IM­PE­CA­BLE PRO­CE­SO A JE­SÚS DE NA­ZA­RET

Quo - - IN -

Fue un jui­cio jus­to des­de el pun­to de vis­ta le­gis­la­ti­vo

Una dis­cu­sión ju­rí­di­ca más que un de­ba­te re­li­gio­so fue lo que lle­vó a Je­sús de Na­za­ret a la cruz. Las pe­leas y dis­cu­sio­nes que la fi­gu­ra cla­ve del cris­tia­nis­mo man­tu­vo con los re­pre­sen­tan­tes po­lí­ti­cos del mo­men­to fue­ron fun­da­men­tal­men­te de ti­po le­gal y so­cial. Je­sús cues­tio­na­ba la ley To­rá, y la ma­ne­ra rí­gi­da en la que se apli­ca­ban sus 613 nor­mas po­nía en du­da el de­re­cho ro­mano… Era un di­si­den­te en to­da re­gla que tu­vo que afron­tar dos

pro­ce­sos Sa­ne­drín, se­di­ción, al­go pe­na­les. fue acu­sa­do que era En el castigado de pri­me­ro, blas­fe­mia con en el y la muer­te. Bri­llan­te ju­ris­ta, se de­fen­dió rein­ter­pre­tan­do los Evan­ge­lios. En el pro­ce­so fren­te a Pi­la­to, el pre­fec­to ro­mano, se si­guió un pro­ce­di­mien­to si­mi­lar al que en la ac­tua­li­dad se em­plea en Es­pa­ña: acu­sa­ción, ale­ga­to de la de­fen­sa, prue­bas y sen­ten­cia. Du­ran­te to­do el jui­cio, Je­sús man­tu­vo un sor­pren­den­te si­len­cio en lo que mu­chos han in­ter­pre­ta­do una asun­ción del que ter­mi­nó sien­do su des­tino. “En reali­dad, con las le­yes del mo­men­to, no ha­bía otra so­lu­ción po­si­ble ni otra sen­ten­cia”, opi­na el juez Váz­quez Taín, au­tor de Gran­des jui­cios de la His­to­ria.

El pa­dre del cris­tia­nis­mo se en­fren­to a dospro­ce­sos, una re­li­gio­so y otro ci­vil.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.