SÓ­CRA­TES, UNA ÚTIL CON­DE­NA HIS­TÓ­RI­CA

Quo - - IN -

Si el fi­ló­so­fo no hu­bie­ra si­do con­de­na­do, hoy no se co­no­ce­rían sus teo­rías

Los li­bros de tex­to en­se­ñan que la Gre­cia clá­si­ca ha si­do la cu­na de la de­mo­cra­cia, del pen­sa­mien­to y de la cien­cia. Sin em­bar­go, Só­cra­tes, aun­que fue acu­sa­do de de­li­to re­li­gio­so, de

ha­ber ti­ra­nos ins­trui­do que su­pues­ta­men­te a Cri­tias –uno des­tru­ye­ron de los la de­mo­cra­cia–, de cues­tio­nar el sis­te­ma de elec­ción de los po­lí­ti­cos ate­nien­ses y de co­rrup­ción de me­no­res, se sen­tó en el ban­qui­llo por sus ideas. Se de­fi­nía a sí mis­mo co­mo “la avis­pa que ha­bía si­do pues­ta allí pa­ra es­pa­bi­lar a Ate­nas”, y pre­ci­sa­men­te por ello le juz­gó y con­de­nó a muer­te un ju­ra­do com­pues­to por qui­nien­tas per­so­nas.

Mu­chos de sus de­fen­so­res lo con­si­de­ra­ron un cri­men de es­ta­do pues­to que en Ate­nas no ha­bía una ley que prohi­bie­se de­cir lo que se pen­sa­ba. Ade­más, las agru­pa­cio­nes re­li­gio­sas pri­va­das es­ta­ban per­mi­ti­das si la asam­blea las au­to­ri­za­ba. En cual­quier ca­so, si Só­cra­tes ho hu­bie­ra muer­to, hoy no ha­bría trans­cen­di­do su obra fi­lo­só­fi­ca, ni la de su dis­cí­pu­lo Pla­tón ni tam­po­co la de Aris­tó­te­les.

La va­si­ja con ci­cu­ta en el cen­tro del cua­dro es una de las pro­ta­go­nis­tas de Muer­te de Só­cra­tes, obra de Jac­ques-louis Da­vid.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.