JUI­CIO AL HOM­BRE LO­BO

Quo - - IN -

Un ase­sino po­ten­ció su ima­gen de li­cán­tro­po pa­ra jus­ti­fi­car su mal­dad

To­da­vía re­cuer­dan en Oren­se có­mo las don­ce­llas des­apa­re­cían al ir­se a tra­ba­jar a Ma­drid. Co­rrían los pri­me­ros años del si­glo XIX cuan­do Ma­nuel Blan­co Ro­ma­san­ta las acom­pa­ña­ba en su via­je ha­cia un mun­do me­jor. Ja­más lle­ga­ban. Las sos­pe­chas rá­pi­da­men­te se cen­tra­ron en es­te buho­ne­ro que re­co­rría ha­bi­tual­men­te el ca­mino en­tre Ga­li­cia y las tie­rras de Cas­ti­lla. Lle­ga­do el jui­cio, la es­tra­te­gia de la de­fen­sa pa­só por ar­gu­men­tar que el acu­sa­do se trans­for­ma­ba en hom­bre lo­bo cuan­do lle­ga­ba la lu­na lle­na. Fue con­de­na­do a muer­te, pe­na que fue con­mu­ta­da por ca­de­na per­pe­tua.

Ma­nuel Blan­co Ro­ma­san­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.