El ori­gen hu­mano

Ha­ce más de 50.000 años es­tos dos se­res, ca­da uno de una es­pe­cie, se apa­rea­ron y tu­vie­ron una hi­ja. Con una so­la as­ti­lla de su hue­so, he­mos si­do ca­pa­ces de re­cons­truir hoy su his­to­ria

Quo - - 11/18 CONTENIDOS - Tex­to: PI­LAR GIL VI­LLAR

En Áfri­ca, ha­ce más de tres mi­llo­nes de años, los ho­mi­ni­nos em­pe­za­ron a di­fe­ren­ciar­se. Lucy, la aus­tra­lo­pi­te­ca de la ima­gen, pu­do ser el co­mien­zo. Hoy es no­ti­cia el ha­llaz­go de un hue­so de ha­ce 50.000 años. Per­te­ne­cía a una hem­bra hi­ja de de­ni­so­vano y nean­der­tal. Es la prue­ba tes­ti­mo­nial de que, efec­ti­va­men­te, ha ha­bi­do cru­ce en­tre es­pe­cies.

La gran apor­ta­ción de Denny a la his­to­ria de la hu­ma­ni­dad fue na­cer, y con­ver­tir­se así en prue­ba irre­fu­ta­ble de que sus pa­dres se ha­bían lia­do, aun­que pa­pá y ma­má nos den bas­tan­te igual co­mo in­di­vi­duos, to­tal­men­te des­co­no­ci­dos, por otra par­te. Lo im­por­tan­te es que ca­da uno de ellos per­te­ne­cía a una es­pe­cie dis­tin­ta –ella nean­der­tal, él de­ni­so­vano– y que, has­ta ha­ce al­go más de una dé­ca­da, rei­na­ba la con­vic­ción de que la evo­lu­ción hu­ma­na se ha­bía desa­rro­lla­do sin ca­nas al ai­re en­tre sus dis­tin­tas ra­mas, por muy cer­ca­nas que es­tu­vie­ran.

Ese mi­to se rom­pió cuan­do apren­di­mos a ex­traer ADN de los fó­si­les y a com­pa­rar­lo con el de po­bla­cio­nes ac­tua­les pa­ra ir apren­dien­do quién pro­ce­de de quién, por un la­do, y có­mo los ge­no­mas han ido mo­di­fi­cán­do­se pa­ra adap­tar­se a di­ver­sos en­tor­nos y con­ver­tir­nos en quie­nes so­mos hoy. Los abi­ga­rra­dos có­di­gos ge­né­ti­cos han ido des­ve­lan­do un pa­sa­do mo­vi­di­to: par­te de la po­bla­ción ac­tual lle­va ge­nes de los des­apa­re­ci­dos de­ni­so­va­nos y nean­der­ta­les, y al­gún ejem­plar de es­tos mos­tró ge­nes de un ta­ta­ta­ta­ra­bue­lo de aque­llos. El im­pul­so pro­crea­dor ha­bía pre­va­le­ci­do cla­ra­men­te so­bre la ta­xo­no­mía, pe­ro no ha­bía­mos en­con­tra­do nin­gún hí­bri­do de pri­me­ra ge­ne­ra­ción. Es­to con­vier­te a Denny en “la au­tén­ti­ca agu­ja en el pa­jar”, ase­gu­ra el pa­leon­tó­lo­go es­pa­ñol An­to­nio Ro­sas: “Ha­llar ese in­di­vi­duo en el re­gis­tro fó­sil es una suer­te que con­vier­te el ha­llaz­go en al­go sin­gu­lar”. Ro­sas no ha par­ti­ci­pa­do en el es­tu­dio, pe­ro su sí­mil re­sul­ta ca­si li­te­ral. En reali­dad, lo que he­mos ha­lla­do de Denny, unos 90.000 años des­pués de su muer­te, es ape­nas una as­ti­lla de hue­so, ex­traí­da en 2012 por pa­leon­tó­lo­gos ru­sos de la cue­va De­ni­so­va, un ya­ci­mien­to de fó­si­les al sur de Si­be­ria. Hay que te­ner en cuen­ta que los 270 m2 de la ca­ver­na de los mon­tes Al­tái han ofre­ci­do des­de 1980 más de 130.000 hue­sos, mu­chos de ellos de ani­ma­les y en gran par­te tri­tu­ra­dos y di­ge­ri­dos por hie­nas. De ahí lo ex­traor­di­na­rio de que el frag­men­to eti­que­ta­do co­mo De­ni­so­va 11 en­con­tra­ra su ca­mino has­ta Leip­zig (Ale­ma­nia), don­de la pa­leo­ge­ne­tis­ta Vi­via­ne Slon, del Ins­ti­tu­to Max Planck de Bio­lo­gía Evo­lu­ti­va (MPIEA), ex­tra­jo su ADN, lo ana­li­zó y de­ci­dió que se ha­bía equi­vo­ca­do. Has­ta seis ve­ces re­pi­tió la ex­trac­ción y se­cuen­cia­ción an­tes de dar cré­di­to a sus re­sul­ta­dos: ha­bía en­con­tra­do la prue­ba di­rec­ta de una hi­bri­da­ción.

A par­tir de ese mo­men­to, ha­bía que sa­car has­ta el úl­ti­mo ápi­ce de in­for­ma­ción de ese hue­so. Jun­to a

Es­tos son los in­di­vi­duos que se han cla­si­fi­ca­do co­mo nean­der­ta­les, de­ni­so­va­nos o mo­der­nos a par­tir de la se­cuen­cia­ción del ADN de sus res­tos. En el úl­ti­mo es­tu­dio se des­ta­ca que la he­ren­cia nean­der­tal en el hu­mano mo­derno de Oa­se su­pera a la de los de­ni­so­va­nos.

Re­cuen­to has­ta hoy

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.