LOS HOM­BRES TAM­BIÉN FIN­GEN LOS OR­GAS­MOS

Las es­ta­dís­ti­cas re­ve­lan que el tea­tro, en la ca­ma, no es so­lo co­sa de mu­je­res. Pre­gun­ta­mos a ex­per­tos si de­trás es­tán las mis­mas ra­zo­nes

Quo - - 11/18 CONTENIDOS - Tex­to: MA­RIAN BE­NI­TO

Las es­ta­dís­ti­cas re­ve­lan que ellos tam­bién ha­cen tea­tro.

Lo de me­nos es po­ner ca­ra, ges­ti­cu­lar, lan­zar ja­deos o ge­mi­dos y ha­cer co­mo si... Lo com­pli­ca­do es fin­gir una erec­ción y ha­cer que el co­ra­zón bom­bee a un rit­mo so­lo com­pa­ra­ble a un en­tre­na­mien­to de al­to vol­ta­je, muy por en­ci­ma de las 100 pul­sa­cio­nes por mi­nu­to, tal y co­mo ocu­rre cuan­do un hom­bre al­can­za el or­gas­mo. Y, más di­fí­cil to­da­vía, re­pro­du­cir las con­trac­cio­nes mus­cu­la­res que ace­le­ran la eya­cu­la­ción has­ta al­can­zar una ve­lo­ci­dad de 45 ki­ló­me­tros por ho­ra. El or­gas­mo mas­cu­lino se re­suel­ve en po­co tiem­po, en­tre 3 y 8 se­gun­dos, pe­ro pa­re­ce inequí­vo­co. O eso creía­mos. La úl­ti­ma en­cues­ta rea­li­za­da por la mar­ca de pro­duc­tos eró­ti­cos Bi­joux In­dis­crets a más de 1.400 per­so­nas des­ve­la que el 21,2% de los hom­bres han fin­gi­do el or­gas­mo al­gu­na vez en su vi­da. El por- La an­sie­dad por cul­mi­nar con un or­gas­mo los lle­va a fin­gir an­tes de su­frir un re­vés.

cen­ta­je de mu­je­res si­gue sien­do mu­cho ma­yor: el 52,1%. El 8,4% de los va­ro­nes con­fie­san que lo ha­cen siem­pre, ci­fra que con­tras­ta con la res­pues­ta de sus pa­re­jas, ya que so­lo un 10,4% de las mu­je­res pien­san que ellos pue­dan fal­sear su or­gas­mo.

La pri­me­ra in­cóg­ni­ta es có­mo pue­de un hom­bre si­mu­lar una pues­ta en es­ce­na tan apa­ra­to­sa. Da igual que el va­rón sea ca­lla­do, in­tros­pec­ti­vo o ex­pre­si­vo: la fi­sio­lo­gía es de­ma­sia­do evi­den­te y ca­si siem­pre va uni­da a la eya­cu­la­ción. El uró­lo­go Jo­sé Luis Arron­do lo ve com­pli­ca­do, pe­ro nos trans­mi­te una de las pe­ri­cias más re­pe­ti­das por sus pa­cien­tes pa­ra que re­sul­te creí­ble: “Ade­más de los ges­tos, el pre­ser­va­ti­vo ayu­da a di­si­par cual­quier sos­pe­cha. Lo re­ti­ran in­me­dia­ta­men­te y lo arro­jan a la ba­su­ra”. Pe­ro ¿qué ocu­rre con las con­trac­cio­nes es­pas­mó­di­cas que la mu­jer

de­be­ría cap­tar cuan­do el or­gas­mo se pro­du­ce en el in­te­rior de su va­gi­na? ¿Y la ex­plo­sión or­gás­mi­ca? Eso sin con­tar con el mo­men­to que si­gue a la eya­cu­la­ción, tam­bién in­con­fun­di­ble, se­gún des­cri­bie­ron en 1977 dos jó­ve­nes fi­ló­so­fos fran­ce­ses –Pas­cal Bruck­ner y Alain Fin­kiel­kraut– en una crí­ti­ca mor­daz de la se­xua­li­dad mas­cu­li­na: “Des­pués del or­gas­mo, no es el co­ra­zón sino el cuer­po lo que le fal­ta al hom­bre, una gran de­vas­ta­ción le pri­va de su po­ten­cia”. A pe­sar de to­do, una in­ves­ti­ga­ción de la Uni­ver­si­dad Brig­ham Young pu­bli­ca­da en The Jour­nal of Se­xual Me­di­ci­ne mos­tró, tras ana­li­zar la per­cep­ción del or­gas­mo en 1.683 pa­re­jas he­te­ro­se­xua­les re­cién ca­sa­das, que el 43% de las pa­re­jas no son ca­pa­ces de pre­ci­sar cuán­do su­ce­de.

La si­guien­te cues­tión es: ¿por qué? A me­nu­do se ex­po­nen las ra­zo­nes de la mu­jer, más ha­bi­tual en es­tas en­cues­tas cuan­do se mi­de la au­sen­cia de or­gas­mo. ¿Son las mis­mas ra­zo­nes las que lle­van al hom­bre a si­mu­lar el éx­ta­sis? Las pes­qui­sas son bas­tan­te re­cien­tes, ya que se tra­ta de un asun­to po­co ma­ni­fies­to en la li­te­ra­tu­ra cien­tí­fi­ca so­bre se­xua­li­dad mas­cu­li­na. El psi­có­lo­go Arun Man­suk­ha­ni men­cio­na dos es­tu­dios –uno de 2010 de la Uni­ver­si­dad de Kan­sas y otro de 2016 de la de Que­bec– que des­ve­la­ron que los hom­bres fin­gen su or­gas­mo en un 25% de las oca­sio­nes, so­bre to­do si el se­xo es va­gi­nal. “Aun­que am­bos se hi­cie­ron con po­bla­ción muy jo­ven y, por tan­to, con una ma­yor pro­por­ción de re­la­cio­nes es­po­rá­di­cas, en su mo­men­to fue­ron una sor­pre­sa. Em­pe­za­mos a in­da­gar las ra­zo­nes que es­tán de­trás de es­te fin­gi­mien­to y pron­to vi­mos que eran muy pa­re­ci­das a las que da­ban las mu­je­res pa­ra ex­pli­car por qué fin­gen ellas”, di­ce. Si nos ate­ne­mos a la es­ca­la de fal­si­fi­ca­ción del or­gas­mo fe­me­nino, se­rían: dar por ter­mi­na­do el en­cuen­tro, au­men­tar la pro­pia

RO­BERT PATTINSON: “TE­NÍA QUE HA­CER CO­MO QUE ME MASTURBABA, Y ESO FIN­GI­DO NO SA­LE. EN­TON­CES ME MAS­TUR­BÉ Y CON­SE­GUÍ EYA­CU­LAR DE VER­DAD” El pro­ta­go­nis­ta de Sin lí­mi­tes, en su pa­pel de Sal­va­dor Da­lí, pre­fi­rió que su or­gas­mo fue­se real en lu­gar de in­ven­tar mue­cas. DOS MI­NU­TOS DE SE­XO DE ‘WATCH­MEN’ SON SU­FI­CIEN­TES PA­RA CON­SI­DE­RAR LA ES­CE­NA CO­MO UNA DE LAS PEO­RES DE LA CI­NE­MA­TO­GRA­FÍA MUN­DIAL La pe­lí­cu­la es­tá car­ga­da de ra­re­zas, co­mo un or­gas­mo a rit­mo de la can­ción Ha­lle­lu­jah e imi­tan­do el arran­que y des­pe­gue de una na­ve.

Igual que la mu­jer, ellos lo ha­cen pa­ra dar por ter­mi­na­do un se­xo que no desean, sin frus­trar a su pa­re­ja

ex­ci­ta­ción, evi­tar la in­se­gu­ri­dad y el mie­do a no al­can­zar el or­gas­mo y, la más co­mún, evi­tar he­rir los sen­ti­mien­tos de la pa­re­ja y que pue­da sen­tir­se no desea­da.

En el es­tu­dio de Que­bec, los par­ti­ci­pan­tes que ha­bían fin­gi­do ale­ga­ron que la ex­pe­rien­cia ín­ti­ma era ma­la o que no ha­bían he­cho una bue­na elec­ción de pa­re­ja, cir­cuns­tan­cias que apa­gan la li­bi­do y pro­vo­can una me­nor sa­tis­fac­ción, lo que di­fi­cul­ta la con­se­cu­ción del or­gas­mo. Tam­bién hu­bo al­guno que con­fe­só ha­ber fin­gi­do con el fin de te­ner un or­gas­mo si­mul­tá­neo con su pa­re­ja, de­jan­do pa­ten­te la erró­nea ne­ce­si­dad de sin­cro­ni­zar pa­ra au­men­tar el pla­cer. Es­te ti­po de exi­gen­cias par­ten, a jui­cio de Man­suk­ha­ni, de los pro­pios hom­bres y su vi­sión de lo que de­be ser la se­xua­li­dad. “No ha­ce fal­ta más que ver el porno que con­su­men: erec­cio­nes po­ten­tes y rá­pi­das, mu­cho de­seo, pe­ne­tra­cio­nes inaca­ba­bles y fa­ci­li­dad pa­ra el or­gas­mo. Son im­po­si­cio­nes que el hom­bre tras­la­da a su se­xua­li­dad y tie­nen mu­cho que ver con es­ta di­fi­cul­tad pa­ra al­can­zar el or­gas­mo y, por tan­to, te­ner que fin­gir­lo. Si voy a la ca­ma co­mo el que va a un tor­neo, no me re­la­jo, no me de­jo lle­var. In­flu­yen tam­bién otros fac­to­res, co­mo ha­ber con­su­mi­do al­cohol u otras sus­tan­cias, el can­san­cio, la di­fi­cul­tad de man­te­ner la ex­ci­ta­ción, mu­chas ve­ces pro­vo­ca­da por ha­ber fin­gi­do un ex­ce­so al prin­ci­pio de la re­la­ción, o que la per­so­na pue­da su­frir eya­cu­la­ción re­tar­da­da”. Lo que es­te pro­fe­sio­nal de­ja cla­ro es que un or­gas­mo fin­gi­do no se pa­re­ce al real ni ex­ter­na ni in­ter­na­men­te.

Se des­mo­ro­na el im­pe­rio ge­ni­tal

“Pre­ca­ria, pre­coz, pre­ma­tu­ra, no lle­ga a su ho­ra, re­pen­ti­na, im­pre­vi­si­ble, siem­pre ca­tas­tró­fi­ca”. Con es­ta de­fi­ni­ción de la eya­cu­la­ción, los fi­ló­so­fos fran­ce­ses men­cio­na­dos ya in­tu­ye­ron el des­mo­ro­na­mien­to del im­pe­rio de lo ge­ni­tal y del or­gas­mo en la se­xua­li­dad mas­cu­li­na. “Di­fí­cil de lo­grar y ca­da vez más po­bre en sa­tis­fac­cio­nes”, con­clu­ye­ron. Arron­do lo acha­ca a la pre­sión que su­fre el hom­bre, que se ve en la obli­ga­ción de ajus­tar cuen­tas con su vi­ri­li­dad cuan­do el 43% ya no pien­san en se­xo ni si­quie­ra una vez al día. “La an­sie­dad del or­gas­mo y el de­ber del pla­cer fe­me­nino si­guen li­ga­dos a la con­di­ción mas­cu­li­na, y es­ta ten­sión aca­ba blo­quean­do el de­seo”, ex­pli­ca.

EL RE­PER­TO­RIO DE AS­PA­VIEN­TOS DE KLI­NE EN LA CA­MA, EN ‘UN PEZ LLA­MA­DO WAN­DA’, LE HI­ZO ME­RE­CE­DOR DEL ÓS­CAR AL ME­JOR AC­TOR SE­CUN­DA­RIO Na­die re­tuer­ce me­jor el ges­to ni si­mu­la pla­cer me­jor que Ke­vin Kli­ne. Su gri­to sar­cás­ti­co y su­rrea­lis­ta pue­de co­lo­car­se en la ga­le­ría de or­gas­mos cé­le­bres, jun­to al mo­men­to cum­bre que pro­ta­go­ni­zó la ac­triz Meg Ryan.

Así lo ob­ser­va en su con­sul­ta Jo­sé Bustamante, psi­có­lo­go y au­tor de En qué pien­san los hom­bres: “An­te una mu­jer li­be­ra­da de com­ple­jos y ver­güen­zas, él se en­cuen­tra aún des­co­lo­ca­do. Pre­fie­re men­tir a sen­tir­se juz­ga­do o ca­ta­lo­ga­do de mal aman­te. Es la sa­li­da que en­cuen­tran tam­bién al­gu­nos pa­cien­tes que son in­ca­pa­ces de man­te­ner la erec­ción. Fin­gen pa­ra jus­ti­fi­car su pér­di­da y así aca­bar con el coi­to”. Ha vis­to có­mo en mu­chos de sus pa­cien­tes que han vi­vi­do co­mo una ha­za­ña el man­te­ner du­ran­te mu­cho tiem­po la ex­ci­ta­ción, aho­ra ese po­der se con­vier­te en un no po­der eya­cu­lar. “A ve­ces”, aña­de, “la anor­gas­mia es se­cun­da­ria. Es de­cir, hom­bres que, si no es fue­ra de la va­gi­na, no con­si­guen eya­cu­lar, y otros que so­lo lo lo­gran en si­tua­cio­nes muy es­pe­cia­les”.

Una so­la vez ‘pia­do­sa’ no es gran co­sa

Fer­nan­do Vi­lla­dan­gos, psi­có­lo­go y se­xó­lo­go, con­si­de­ra que el ver­da­de­ro pro­ble­ma es la fal­ta de de­seo. “To­do es­tá ba­sa­do en una con­fu­sión y en el mi­to que di­ce que si no hay or­gas­mo no se ha dis­fru­ta­do real­men­te. Sien­ten que no pue­den sa­tis­fa­cer a su pa­re­ja y eso los lle­va a fin­gir­lo y a ob­se­sio­nar­se pa­ra que la otra per­so­na lo lo­gre. Ade­más de di­fí­cil, so­lo com­pli­ca las co­sas y di­fi­cul­ta la so­lu­ción”. ¿Tan ma­lo es si­mu­lar el clí­max? “Un ‘pia­do­so’ or­gas­mo fin­gi­do no es gran co­sa”, res­pon­de Man­suk­ha­ni. “Ha­cer­lo ha­bi­tual­men­te, sí. Im­pli­ca fal­ta de fran­que­za, no dis­fru­tar de la re­la­ción, no te­ner una sen­sa­ción de con­tac­to pleno con la pa­re­ja

BO­RIS CUAN­DO IZA­GUI­RRE HA­BLA DE CON­FIE­SA, SE­XO, QUE HA FIN­GI­DO OR­GAS­MOS EN MUL­TI­TUD DE OCA­SIO­NES Y ES AL­GO QUE LE HA­CE SEN­TIR­SE SA­TIS­FE­CHO. “SOY EX­PER­TO”, DI­CE

e, in­clu­so, pue­de de­ri­var ha­cia una eya­cu­la­ción re­tar­da­da, un tras­torno que sí en­tor­pe­ce con­se­guir un or­gas­mo. Son, en cual­quier ca­so, con­se­cuen­cias in­de­sea­bles”.

El gran di­le­ma es có­mo afron­tar esa fal­ta de de­seo. “Es su gran que­bra­de­ro de ca­be­za”, re­co­no­ce Arron­do. “Si no le ape­te­ce y, en lu­gar de en­ta­blar un diá­lo­go, se ob­ce­ca en mos­trar su vi­ri­li­dad, em­pie­za a te­ner un pro­ble­ma”. De to­dos mo­dos, con­si­de­ra que los por­cen­ta­jes de si­mu­la­ción le pa­re­cen ex­ce­si­vos. “Ex­cep­to en or­gas­mos se­cos, lo nor­mal es que cuan­do hay erec­ción se pro­duz­ca eya­cu­la­ción. Al me­nos así es en un 90% de los hom­bres. Otra co­sa es el or­gas­mo se­co o re­tró­gra­do, que ocu­rre cuan­do se al­can­za el clí­max pe­ro el se­men se que­da en el in­te­rior de­bi­do a un mal fun­cio­na­mien­to mus­cu­lar. No de­ja de ser al­go inusual”.

“No pa­re­ce fá­cil ser un hom­bre en es­tos días, so­bre to­do un hom­bre se­xual”. Lo anun­cia Abraham Mor­gen­ta­ler, un uró­lo­go ca­na­dien­se que du­ran­te ca­si tres dé­ca­das ha re­co­pi­la­do his­to­rias de pa­cien­tes que le con­fie­san que fin­gen con sus pa­re­jas. La pri­me­ra vez tu­vo que cer­cio­rar­se de que ha­bía es­cu­cha­do bien. Des­pués se pre­gun­tó có­mo e, in­me­dia­ta­men­te, pa­só a lo que real­men­te le in­tere­sa­ba: ¿por qué? Des­de en­ton­ces, es­te doc­tor di­ce que ha vis­to y oí­do ca­si to­do, pe­ro su idea fi­nal no cam­bia: sub­ya­ce el mie­do a fa­llar, a eya­cu­lar

EL CE­NIT SE­XUAL DE NI­CO­LAS CA­GE EN EL FILM ‘BAD LIEUTENANT’ RE­SUL­TA UNA PA­RO­DIA DE SÍ MIS­MO: DE­MA­SIA­DO SOBREACTUADO Y PO­CO CREÍ­BLE El ac­tor in­ter­pre­ta a un tra­fi­can­te de dro­ga que com­par­te ca­ma y adic­cio­nes con una pros­ti­tu­ta. La co­caí­na ro­bó el pro­ta­go­nis­mo que de­be­ría ha­ber te­ni­do el se­xo.

an­tes de tiem­po, a per­der la erec­ción. Son ries­gos más pa­ten­tes a me­di­da que el va­rón va cum­plien­do años y se da un dé­fi­cit de tes­tos­te­ro­na. La es­ta­dís­ti­ca di­ce que, por ca­da cin­co o seis in­ten­tos de coi­to, el hom­bre adul­to nor­mal sue­le te­ner una in­su­fi­cien­cia eréc­til. Al­re­de­dor del 95% de la po­bla­ción su­fri­rá a lo lar­go de su vi­da un mal mo­men­to se­xual y el 60% desa­rro­lla­rá una dis­fun­ción se­xual.

Fren­te a es­ta reali­dad, Arron­do vis­lum­bra en el or­gas­mo fin­gi­do una re­vo­lu­ción se­xual mas­cu­li­na. El hom­bre ya no quie­re lle­var la ba­tu­ta en la ca­ma y pue­de que es­ta sea so­la­men­te una fa­se en la que aún se vea des­orien­ta­do. “Se res­que­bra­jó la idea de mu­jer pa­si­va y hom­bre ac­ti­vo. Más que una cri­sis de la mas­cu­li­ni­dad, es­ta­ría­mos ca­si an­te una li­be­ra­ción se­xual. Lo del ma­cho nos es­ta­ba es­cla­vi­zan­do. Una nue­va vi­ri­li­dad tam­bién se ex­pre­sa en la ca­ma con una se­xua­li­dad más sen­si­ble y cer­ca­na a los sen­ti­mien­tos. En el nue­vo re­par­to de pa­pe­les, ya no nos ju­ga­mos to­do por lo que te­ne­mos en la en­tre­pier­na”.

Más que una cri­sis de mas­cu­li­ni­dad, es­ta­ría­mos an­te una li­be­ra­ción se­xual, se­gún los ex­per­tos

Las imá­ge­nes mues­tran ma­yor ac­ti­vi­dad en la cor­te­zaso­ma­to­sen­so­rial du­ran­te el or­gas­mofe­me­nino (dcha.). En hom­bres (iz­da.), en el la­do de­re­choy el ce­re­be­lo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.