BILL GATES

Una en­tre­vis­ta ex­clu­si­va con el hom­bre que quie­re erra­di­car la po­bre­za del pla­ne­ta y pre­pa­rar­nos pa­ra la pró­xi­ma pan­de­mia de ori­gen des­co­no­ci­do. Ni las re­des so­cia­les se sal­van de su azo­te

Quo - - 11/18 CONTENIDOS - Tex­to: JOE SHUTE / THE TE­LE­GRAPH / THE IN­TER­VIEW PEO­PLE Fo­tos: GETTY

En­tre­vis­ta con el hom­bre que quie­re erra­di­car el ham­bre del pla­ne­ta.

El puen­te de man­do del im­pe­rio de Bill Gates, des­de don­de go­bier­na to­do Mi­cro­soft, ocu­pa el úl­ti­mo pi­so de un dis­cre­to edi­fi­cio de ofi­ci­nas en los su­bur­bios de Seattle, con vis­tas al la­go Was­hing­ton. Aquí, en el feu­do del se­gun­do hom­bre más ri­co del mun­do, to­do, des­de los ejem­plos de ar­te mo­derno, pa­san­do por las pan­ta­llas in­crus­ta­das en las pa­re­des, has­ta lle­gar a la re­lu­cien­te ca­fe­te­ría del per­so­nal, con una es­tu­fa de le­ña ar­ti­fi­cial, to­do es­tá di­se­ña­do te­nien­do en cuen­ta el más mí­ni­mo de­ta­lle.

Tan al mí­ni­mo de­ta­lle co­mo la pro­pia vi­da de Gates. Sus asis­ten­tes ad­mi­nis­tran su ho­ra­rio dia­rio en frac­cio­nes de cin­co mi­nu­tos. Ca­da uno de esos cin­co mi­nu­tos es­tá re­ser­va­do pa­ra al­go. Bill Gates lle­ga a nues­tra en­tre­vis­ta en su ofi­ci­na de cris­tal, co­no­ci­da co­mo La Pe­ce­ra, y su atuen­do es in­ma­cu­la­do, des­de los pan­ta­lo­nes os­cu­ros al jer­sey gris de ca­che­mir. La úni­ca man­cha en el con­jun­to es una lí­nea he­cha con un ro­tu­la­dor, que re­co­rre to­do el lar­go de su pal­ma iz­quier­da: pa­re­ce que ha lim­pia­do con la mano una pi­za­rra blan­ca.

Hoy, a sus 62 años, en es­ta se­gun­da eta­pa de su vi­da, el fun­da­dor de Mi­cro­soft, que po­si­ble­men­te sea el prin­ci­pal fi­lán­tro­po del pla­ne­ta, si­gue sien­do un enig­ma en mu­chos sen­ti­dos. Le pre­gun­to cuál de los desafíos pa­ra la se­gu­ri­dad sa­ni­ta­ria mun­dial es el que más te­mor le pro­du­ce, y Gates des­ta­ca tres: re­sis­ten­cia a los an­ti­bió­ti­cos, re­cor­tes fi­nan­cie­ros pa­ra me­jo­rar la sa­lud en los paí­ses más po­bres y la pró­xi­ma en­fer­me­dad des­co­no­ci­da, men­cio­na­da por la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud co­mo ‘en­fer­me­dad X’.

“No es­ta­mos to­tal­men­te pre­pa­ra­dos pa­ra la pró­xi­ma pan­de­mia mun­dial”, ex­pli­ca Gates. “La ame­na­za del pa­tó­geno des­co­no­ci­do, al­ta­men­te con­ta­gio­so, le­tal y de dis­per­sión rá­pi­da, es real. Po­dría ser una ce­pa de gri­pe mu­ta­da u otra co­sa com­ple­ta­men­te dis­tin­ta. La gri­pe por­ci­na y los bro­tes de ébola de 2014 fue­ron un atis­bo de es­ta ame­na­za”.

Áfri­ca cre­ce de­ma­sia­do

Pe­ro en su men­te hay otro te­mor, uno que a me­nu­do to­dos ocul­tan ba­jo la al­fom­bra en el mun­do desa­rro­lla­do: la ex­plo­sión de­mo­grá­fi­ca en los paí­ses más po­bres de Áfri­ca y su im­pac­to fu­tu­ro, ya sea ali­men­tan­do la po­bre­za, la ines­ta­bi­li­dad po­lí­ti­ca, el con­flic­to y los re­fu­gia­dos o pro­vo­can­do un nue­vo au­ge en el cre­ci­mien­to mun­dial, co­mo su­ce­dió en In­dia y Chi­na.

Es­ta preo­cu­pa­ción, y có­mo re­sol­ver­la, do­mi­na la se­gun­da pu­bli­ca­ción anual del In­for­me de la Fun­da­ción Bill y Me­lin­da Gates, que se pu­bli­có en sep­tiem­bre. En él, ha­ce un se­gui­mien­to de los ma­yo­res desafíos que afron­ta­mos co­mo es­pe­cie.

“No es­ta­mos pre­pa­ra­dos pa­ra la pró­xi­ma pan­de­mia mun­dial. Y la ame­na­za es real”

Fiel a las cos­tum­bres de un hom­bre que, en los ini­cios de Mi­cro­soft, me­mo­ri­zó las ma­trí­cu­las de los vehícu­los de sus em­plea­dos pa­ra con­tro­lar quién tra­ba­ja­ba y cuán­tas ho­ras, el nue­vo in­for­me pu­bli­ca­do por su fun­da­ción con­tie­ne un sor­pren­den­te ni­vel de de­ta­lle. Y la con­clu­sión in­quie­ta enor­me­men­te al siem­pre op­ti­mis­ta Gates: “Pa­ra de­cir­lo sin ro­deos, se des­ve­la que dé­ca­das de pro­gre­so en la lu­cha con­tra la po­bre­za y la en­fer­me­dad pue­den es­tar a pun­to de es­tan­car­se”.

A me­di­da que las ta­sas de na­ta­li­dad des­cien­den en el mun­do desa­rro­lla­do, en las par­tes más po­bres de Áfri­ca es­tán en au­ge: en 2050, los diez paí­ses más po­bres del con­ti­nen­te au­men­ta­rán más del do­ble en po­bla­ción.

“Lo que es alu­ci­nan­te es que si los ex­per­tos en de­mo­gra­fía, que han si­do muy pre­ci­sos has­ta la fe­cha, tie­nen ra­zón so­bre Áfri­ca, en­ton­ces el con­ti­nen­te pa­sa­rá de los mil mi­llo­nes ac­tua­les a du­pli­car ese nú­me­ro a me­dia­dos de si­glo, pa­ra al­can­zar los cua­tro mil mi­llo­nes a fi­na­les”.

La Fun­da­ción Bill y Me­lin­da Gates na­ció en el año 2000 y es una fu­sión de los di­ver­sos in­tere­ses fi­lan­tró­pi­cos de la pa­re­ja, que se ca­só en 1994. Y han pa­sa­do ya diez años des­de que Gates de­jó Mi­cro­soft pa­ra tra­ba­jar a tiem­po com­ple­to en es­ta fun­da­ción. In­clu­so en ese bre­ve lap­so, el mun­do se ha trans­for­ma­do, en par­te gra­cias a la tec­no­lo­gía desa­rro­lla­da por Gates.

45,8 mi­llo­nes de se­gui­do­res

El hom­bre que al­gu­na vez so­ñó con un “or­de­na­dor en ca­da ho­gar” to­da­vía po­see una fe in­que­bran­ta­ble en el po­der de la tec­no­lo­gía. Pu­bli­ca ac­tua­li­za­cio­nes pe­rió­di­cas en Fa­ce­book y en Twit­ter, don­de cuen­ta con 45,8 mi­llo­nes de se­gui­do­res. Se­gún los in­for­mes, su man­sión fren­te al mar en uno de los ba­rrios pe­ri­fé­ri­cos de Seattle (Was­hing­ton, EEUU), es­tá equi­pa­da con pan­ta­llas y sen­so­res de de­ce­nas de mi­les de dó­la­res. Jeff Be­zos, fun­da­dor y di­rec­tor eje­cu­ti­vo de Ama­zon, que es­te año su­peró a Gates en la lis­ta anual de For­bes, con una for­tu­na de 112.000 mi­llo­nes de dó­la­res, en com­pa­ra­ción con los 90.000 mi­llo­nes del fun­da­dor de Mi­cro­soft, es su ve­cino.

Pe­ro la lu­na de miel de la tec­no­lo­gía, ad­mi­te, ha lle­ga­do a su fin. Gates cree que las com­pa­ñías del sec­tor de­be­rían es­tar me­jor re­gu­la­das y su im­pac­to (par­ti­cu­lar­men­te en los jó­ve­nes) ten­dría que com­pren­der­se me­jor. “Los go­bier­nos de­ci­di­rán có­mo ha­cer­lo”, afir­ma. “Del mis­mo mo­do que las fa­mi­lias de­ci­den cuá­les son las re­glas pa­ra sus hi­jos, los go­bier­nos tam­bién de­ben edu­car­se en es­tos te­mas. Sí, es­tas com­pa­ñías es­tán tra­tan­do de ser be­nig­nas y las per­so­nas in­vo­lu-

cra­das no son mal­va­das, pe­ro, en úl­ti­ma ins­tan­cia, de­pen­de de los go­bier­nos en­ten­der qué co­sas de­be­rían re­gu­lar­se”.

Es­ta­mos ha­blan­do aho­ra, que­da cla­ro, so­bre el fun­da­dor de Fa­ce­book, Mark Zuc­ker­berg, quien apa­re­ce por de­trás de Gates en la lis­ta mun­dial de ri­cos y cu­ya com­pa­ñía de re­des so­cia­les ha si­do gol­pea­da por una se­rie de es­cán­da­los vin­cu­la­dos a hac­keos, fa­ke news, in­tru­sión en las elec­cio­nes y el uso in­de­bi­do de da­tos pri­va­dos.

“In­clu­so él [Zuc­ker­berg] no su­po pre­de­cir to­do lo que su­ce­de­ría, que se usa­ra co­mo una pla­ta­for­ma de in­fluen­cia po­lí­ti­ca”, agre­ga Gates, quien fue al­go así co­mo un men­tor del crea­dor de Fa­ce­book, tam­bién in­vo­lu­cra­do en sus pro­pias ac­ti­vi­da­des fi­lan­tró­pi­cas. “Y to­do se va a in­ten­si­fi­car más aún. Las per­so­nas que tie­nen mu­cho éxi­to de­ben cum­plir con un es­tán­dar muy al­to. Al­go de eso con­du­ci­rá a una per­so­na­li­za­ción muy in­jus­ta, co­mo si es­tos erro­res se de­bie­ran a fa­llos ex­clu­si­vos de Mark o al­go así. Mark sa­be que es­tá en una po­si­ción de res­pon­sa­bi­li­dad y es­tá tra­tan­do de apren­der so­bre es­to”.

Su mi­ra­da de Elon Musk

Otro mul­ti­mi­llo­na­rio tec­no­ló­gi­co que re­cien­te­men­te pro­vo­có ti­tu­la­res muy po­lé­mi­cos es Elon Musk. En su ca­so, pu­bli­có una se­rie de tuits (aho­ra eli­mi­na­dos) en los que, en­tre otras co­sas, lla­ma­ba ‘pe­dó­fi­lo’ a uno de los sub­ma­ri­nis­tas que ayu­da­ron en el res­ca­te de los do­ce ni­ños atra­pa­dos en una cue­va de Tai­lan­dia por una inun­da­ción. A es­te res­pec­to, Gates es bas­tan­te más cir­cuns­pec­to. “No co­noz­co a Elon tan pro­fun­da­men­te”, se­ña­la. “No he ha­bla­do con él so­bre la po­lé­mi­ca. Pe­ro no creo que sea al­guien por quien de­ba sen­tir lás­ti­ma”.

La era tec­no­ló­gi­ca tam­bién ha en­gen­dra­do una cri­sis en las de­mo­cra­cias oc­ci­den­ta­les, con una so­cie­dad ca­da vez más po­la­ri­za­da. Gates ad­mi­te que con­si­de­ra que la ac­tual fal­ta de con­fian­za en la pren­sa, la edu­ca­ción y los po­lí­ti­cos “es un po­co ate­rra­do­ra”. Por lo tan­to, tam­bién lo es la ten­den­cia a ser “más na­cio­na­lis­ta y me­nos glo­bal”, al­go que se ha he­cho evi­den­te con la po­lí­ti­ca del pre­si­den­te es­ta­dou­ni­den­se Do­nald Trump de “Amé­ri­ca pri­me­ro” y, ase­gu­ra, en me­nor me­di­da, con el Bre­xit.

Gates elo­gia la re­cien­te gi­ra afri­ca­na de The­re­sa May, en

“Me ate­rra la ten­den­cia a los na­cio­na­lis­mos en un mun­do tan glo­bal co­mo el ac­tual”

la que vol­vió a com­pro­me­ter­se con el ob­je­ti­vo de gas­to de ayu­da de Gran Bre­ta­ña del 0,7% de la Ren­ta Na­cio­nal Bru­ta. Por otro la­do, ha in­ten­ta­do re­unir­se con Je­remy Corbyn (lí­der del Par­ti­do La­bo­ris­ta bri­tá­ni­co, de la opo­si­ción y muy im­pli­ca­do en cam­pa­ñas en pro de los de­re­chos hu­ma­nos), aun­que has­ta aho­ra no ha po­di­do ser, de­bi­do a di­fe­ren­cias ho­ra­rias.

La fi­lan­tro­pía exi­gi­da

A prin­ci­pios de es­te año, en una car­ta abier­ta pu­bli­ca­da por el dé­ci­mo aniver­sa­rio de la fun­da­ción que li­de­ra con su mu­jer, Me­lin­da, se po­día leer: “La fi­lan­tro­pía es una res­pon­sa­bi­li­dad bá­si­ca de cual­quie­ra con mu­cho di­ne­ro. No es jus­to que ten­ga­mos tan­ta ri­que­za cuan­do mi­les de mi­llo­nes tie­nen tan po­co”. An­tes de ca­sar­se, la pa­re­ja (que se co­no­ció en una ce­na en 1987) di­ce que a me­nu­do ha­bla­ban de re­ga­lar­lo to­do. De he­cho, ya se han com­pro­me­ti­do pú­bli­ca­men­te a le­gar su for­tu­na a di­ver­sas ini­cia­ti­vas, en lu­gar de de­jar­la a sus tres hi­jos, de en­tre 16 y 22 años. Tal ce­lo fue he­re­da­do, en par­te, de su pa­dre, Wi­lliam Gates Sr., abo­ga­do y tam­bién fi­lán­tro­po de­cla­ra­do, quien, cu­rio­sa­men­te, te­nien­do en cuen­ta las nue­vas ad­ver­ten­cias de Gates so­bre la po­bla­ción, fue un de­fen­sor del con­trol de la na­ta­li­dad en EEUU. Por su par­te, la de­ci­sión de cen­trar­se en los de­re­chos de las mu­je­res en los paí­ses en vías de desa­rro­llo es al­go que tam­bién se de­be a la in­fluen­cia de Me­lin­da.

“En mi fa­mi­lia es­ta­ba am­plia­men­te acep­ta­do que tan­to mis dos her­ma­nas co­mo yo iría­mos a la uni­ver­si­dad. No ha­bía pro­fe­sio­nes que no es­tu­vie­ran abier­tas pa­ra ellas, y eso era al­go que es­ta­ba muy cla­ro. Lo mis­mo ocu­rría en la fa­mi­lia de Me­lin­da. Se han he­cho mu­chos pro­gre­sos en lo que res­pec­ta a las ideas ex­tre­mas de los ro­les de gé­ne­ro, al me­nos en las fa­mi­lias de cla­se me­dia y al­ta de EEUU. Na­die quie­re vi­vir en un ho­gar po­bre, pe­ro ser una mu­jer en un ho­gar po­bre es par­ti­cu­lar­men­te di­fí­cil”.

Así, vol­vien­do al desafío de Áfri­ca, Gates en­fa­ti­za los pe­li­gros ob­vios de in­ten­tar cual­quier po­lí­ti­ca si­mi­lar a las lle­va­das a ca­bo por Chi­na o la In­dia. Pa­ra él, la so­lu­ción pa­sa por me­jo­rar el ac­ce­so al con­trol de la na­ta­li­dad y edu­car y dar­le el po­der a las mu­je­res. Así es co­mo me­jo­ran las eco­no­mías.

Ser uno de los hom­bres más ri­cos no bas­ta en un pla­ne­ta tan di­vi­di­do, pe­ro Gates se mue­ve, y se no­ta. Y quie­re cam­bios.

De lo que más se arre­pien­te Gates es de que, pe­se a la pre­sen­cia de su com­pa­ñía en to­do el mun­do y a su la­bor fi­lan­tró­pi­ca, so­lo ha­bla in­glés: nun­ca apren­dió otro idio­ma.

En el mo­men­to de es­ta fo­to, es­ta­ba en una de las pri­me­ras es­cue­las que con­ta­ron con un or­de­na­dor: La­ke­si­de School. Allí ideó su pri­mer pro­gra­ma in­for­má­ti­co.

Con Ro­ger Fe­de­rer (le en­tu­sias­ma el te­nis) y An­ge­la Mer­kel. Arri­ba, en su vi­si­ta a Kha­ga­ria (In­dia), pa­ra ver los pro­gre­sos en la lu­cha con­tra la po­lio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.