¿QUÉ SE CON­SI­DE­RA MI­CRO­DO­SIS?

Quo - - IN -

En­tre 0,05 y 0,1 ve­ces la que pro­du­ce efec­tos psicodélicos. Mu­chos tes­ti­mo­nios sub­ra­yan que pro­por­cio­nan un au­men­to de la crea­ti­vi­dad y el ren­di­mien­to la­bo­ral.

los efec­tos psicodélicos, pe­ro sí per­mi­ten des­ta­car en un mun­do la­bo­ral ul­tra­com­pe­ti­ti­vo, al tiem­po que me­jo­ran la sa­lud men­tal. Al­gu­nos cien­tí­fi­cos se han to­ma­do en se­rio la idea de que se pue­de ser más pro­duc­ti­vo, crea­ti­vo y so­cia­ble de es­ta ma­ne­ra, y es­tán co­men­zan­do a es­tu­diar si ver­da­de­ra­men­te ob­tie­nen ayu­da de es­tas sus­tan­cias o si no son más que pla­ce­bo. Es el co­mien­zo de un lar­go via­je.

RE­SUL­TA­DOS ALU­CI­NAN­TES

La vi­da de Paul Sta­mets cam­bió pa­ra siem­pre cuan­do era jo­ven, mien­tras ca­mi­na­ba por una ca­lle de su pue­blo de Ohio, en EEUU. La chi­ca de la que es­ta­ba se­cre­ta­men­te enamo­ra­do se acer­có a él y le di­jo: “¿Có­mo es­tás?”. Sta­mets la mi­ró a los ojos, con con­fian­za, y res­pon­dió: “Es­toy muy bien, gra­cias”. Va­ya si lo es­ta­ba: ha­bía pa­sa­do seis años de te­ra­pia por una tar­ta­mu­dez in­con­tro­la­ble, y no ha­bría si­do ca­paz de ar­ti­cu­lar una res­pues­ta se­me­jan­te de no ser por la gran do­sis de psi­lo­ci­bi­na que ha­bía in­ge­ri­do el día an­te­rior em­pa­que­ta­da por la na­tu­ra­le­za en unos hon­gos psi­lo­ci­bios.

Des­pués de que la at­mós­fe­ra se hi­cie­ra lí­qui­da en torno al jo­ven, ba­jo una gran tor­men­ta que

arro­ja­ba fo­go­na­zos y re­pro­du­cía frac­ta­les al­re­de­dor del ro­ble que so­lía vi­si­tar de ni­ño, al que se ha­bía en­ca­ra­ma­do mien­tras los hon­gos ha­cían su ma­gia, Sta­mets se di­ri­gió de vuel­ta al pue­blo y co­men­zó a de­cir­se a sí mis­mo:

“Yo no soy es­tú­pi­do, es­toy bien. No tar­ta­mu­dees más, no tar­ta­mu­dees más”. Se re­pi­tió el men­sa­je cien­tos de ve­ces. No ha vuel­to a ha­cer­lo.

El mi­có­lo­go ha com­par­ti­do es­ta his­to­ria con el mun­do pa­ra con­ven­cer del enor­me po­ten­cial ocul­to en el reino de las se­tas y los hon­gos, pe­ro su va­lor es úni­ca­men­te anec­dó­ti­co. Lo cu­rio­so es que otras per­so­nas di­cen que de­ja­ron de tar­ta­mu­dear gra­cias a la psi­lo­ci­bi­na, y al­gu­nos ase­gu­ran que so­lo ne­ce­si­ta­ron mi­cro­do­sis du­ran­te un mes. Pue­de que tras sus ex­pe­rien­cias ha­ya al­go más que anéc­do­tas...

Es la idea que ha mo­vi­do al psi­có­lo­go Ja­mes Fa­di­man a re­co­pi­lar más de cien tes­ti­mo­nios, de más de do­ce paí­ses, so­bre vi­ven­cias per­so­na­les re­la­cio­na­das con mi­cro­do­sis de dis­tin­tos psi­co­fár­ma­cos. En­tre ellos hay un es­pe­cia­lis­ta en psi­co­far­ma­co­lo­gía es­pa­ñol, quien tra­ba­ja en una agen­cia ofi­cial en­car­ga­da de es­tu­diar el uso de las dro­gas en la po­bla­ción. El jo­ven ha con­ta­do su ex­pe­rien­cia con mi­cro­do­sis de LSD a QUO ba­jo el pseu­dó­ni­mo de Man­ri­que: “To­da­vía hay mu­chos pre­jui­cios”, ex­pli­ca. La ex­pe­rien­cia de Man­ri­que fue po­si­ti­va las dos ve­ces que las ha to­ma­do, en sen­dos pe­rio­dos de un mes. “Mi hu­mor era me­jor y mi pro­duc­ti­vi­dad era es­pe­cial­men­te más ele­va­da en las ta­reas re­la­cio­na­das con la es­cri­tu­ra”, re­cuer­da. “Tam­bién per­ci­bí cier­ta fa­ci­li­dad a la ho­ra de crear ideas nue­vas, de te­ner pen­sa­mien­to la­te­ral, de com­bi­nar di­fe­ren­tes con­cep­tos, pe­ro creo que no fue muy po­si­ti­vo en ám­bi­tos en los que hay una gran car­ga emo­cio­nal, co­mo con es­trés y en otras si­tua­cio­nes que, con psicodélicos, pue­den per­ci­bir­se co­mo to­da­vía más ame­na­zan­tes o an­gus­tio­sas. En el am­bien­te la­bo­ral me dis­traía mu­cho más por­que es­ta­ba más in­mer­so en lo que su­ce­día a mi al­re­de­dor, pe­ro eso era po­si­ti­vo cuan­do se tra­ta­ba de es­tar aten­to en una reu­nión”, re­me­mo­ra Man­ri­que. En la vi­da per­so­nal, los be­ne­fi­cios fue­ron evi­den­tes: “No­té una co­sa que se lla­ma ‘me­ta­cog­ni­ción’, que es pen­sar más en tus pro­pios pen­sa­mien­tos ”, se­ña­la el psi­có­lo­go .“apli­ca do alas elec­cio­nes re­la­cio­na­das con los há­bi­tos, es­to tie­ne el efec­to de que te lo pien­sas dos ve­ces an­tes de ir­te a co­mer al Mcdo­nald’s, por ejem-

Al­gu­nos pa­cien­tes di­cen ha­ber de­ja­do de tar­ta­mu­dear gra­cias a la ad­mi­nis­tra­ción de mi­cro­do­sis de psi­lo­ci­bi­na

plo”, aña­de. Cu­rio­sa­men­te, otros par­ti­ci­pan­tes en el ex­pe­ri­men­to tam­bién sub­ra­ya­ron que cui­da­ron más su ali­men­ta­ción, que po­dían ven­cer adic­cio­nes co­mo el ta­ba­quis­mo más fá­cil­men­te, que mos­tra­ban me­jor pre­dis­po­si­ción a ha­cer de­por­te...

Por otra par­te, al­gu­nas per­so­nas con el sín­dro­me de As­per­ger re­por­ta­ron desen­vol­ver­se me­jor en si­tua­cio­nes so­cia­les, otras di­je­ron que fo­men­ta la crea­ti­vi­dad, que ali­via los sín­to­mas de de­pre­sión, que eli­mi­na el do­lor mens­trual, que man­tie­ne la pro­cras­ti­na­ción a ra­ya y que au­men­ta la pro­duc­ti­vi­dad en el tra­ba­jo, en­tre otras mu­chas ven­ta­jas.

Pe­ro los re­sul­ta­dos del es­tu­dio su­gie­ren que las mi­cro­do­sis no son re­co­men­da­bles pa­ra per­so­nas con ce­gue­ra al co­lor, que pue­den te­ner alucinaciones per­sis­ten­tes, pa­ra per­so­nas con sín­to­mas de psi­co­sis ni pa­ra quie­nes es­tén den­tro del es­pec­tro au­tis­ta.

“Es ver­dad que pe­que­ñas me­jo­ras, a dia­rio, pue­den ser gran­des me­jo­ras en una vi­da, pe­ro no creo que sea sano que la gen­te se acer­que a es­to co­mo a una gran es­pe­ran­za”, ad­vier­te Man­ri­que. Se­gún su ex­pe­rien­cia y la de sus co­no­ci­dos, es re­co­men­da­ble des­te­rrar la idea de que uno se con­ver­ti­rá en el tra­ba­ja­dor del año por desa­yu­nar mi­cro­do­sis de LSD. “La ver­dad es que ha­bla­mos de efec­tos muy su­ti­les. Co­noz­co a gen­te que ha de­ja­do de to­mar mi­cro­do­sis por­que de­cía que no le ha­cían na­da”, ase­gu­ra. No es su ca­so: él re­pe­ti­ría. Ni el LSD ni la psi­lo­ci­bi­na son

as­pi­ri­nas, ca­da uno res­pon­de a su ma­ne­ra, y las con­se­cuen­cias no son siem­pre las es­pe­ra­das.

Los psicodélicos pa­re­cen ser úti­les pa­ra dar­le al ce­re­bro una nue­va es­truc­tu­ra

¿ME­NOS ES MÁS?

El mi­có­lo­go Paul Sta­mets pro­ba­ble­men­te se des­hi­zo de su tar­ta­mu­dez por el me­ca­nis­mo de ac­ción de psicodélicos, que, a gran­des ras­gos, pa­re­cen ser ca­pa­ces de deses­truc­tu­rar la for­ma en la que el ce­re­bro ha es­ta­do fun­cio­nan­do du­ran­te años, de ma­ne­ra que pue­de ‘re­se­tear­se’. Al­gu­nos cien­tí­fi­cos han vis­to en es­te me­ca­nis­mo una opor­tu­ni­dad pa­ra, con do­sis al­tas y a tra­vés de ex­pe­rien­cias psi­co­dé­li­cas apo­ya­das por pro­fe­sio­na­les, tra­tar adic­cio­nes y ali­viar los sín­to­mas de en­fer­me­da­des men­ta­les co­mo la de­pre­sión y el es­trés pos­trau­má­ti­co, así co­mo pa­ra re­ba­jar la an­sie­dad. Los par­ti­da­rios de es­tas sus­tan­cias ven en ellas po­ten­cial pa­ra ser muy be­ne­fi­cio­sas a muy ba­jo cos­te, y ase­gu­ran que sus efec­tos son muy du­ra­de­ros.

Pe­ro los es­tu­dios so­bre las mi­cro­do­sis de es­tos com­pues­tos han re­ci­bi­do mu­cha me­nos aten­ción que las do­sis psi­co­dé­li­cas, lo que lla­ma a la cau­te­la. “El ni­vel de to­xi­ci­dad de es­tas sus­tan­cias, si real­men­te se ha­ce con las do­sis que di­cen, no me preo­cu­pa por­que el LSD y la psi­lo­ci­bi­na son se­gu­ras a ni­vel fí­si­co, pe­ro a ni­vel psí­qui­co de­pen­de de la men­te que ten­gas”, ad­vier­te Mi­reia Ven­tu­ra, di­rec­to­ra de los Ser­vi­cios de Aná­li­sis de sus­tan­cias del pro­yec­to pa­ra re­du­cir el ries­go del uso de dro­gas Energy Con­trol. “Hay per­so­nas que pue­den te­ner la men­te un po­co dis­tin­ta, no sa­be­mos lo que pue­de pa­sar y no hay es­tu­dios que pue­dan dar­nos un po­co más de in­for­ma­ción”, ad­vier­te la far­ma­céu­ti­ca. La re­es­truc­tu­ra­ción del ce­re­bro tras la ex­pe­rien­cia, es­pe­cial­men­te cuan­do se ha­ce por li­bre, pue­de no ir siem­pre en la bue­na di­rec­ción, y po­dría lle­gar a crear nue­vos pro­ble­mas. Y no so­lo eso: “Lo que sí me preo­cu­pa es que son sus­tan­cias que se ad­quie­ren prin­ci­pal­men­te en el mer­ca­do ne­gro, y ahí hay una opa­ci­dad to­tal”, pro­si­gue Ven­tu­ra. Or­ga­ni­za­cio­nes co­mo la su­ya ana­li­zan el con­te­ni­do de lo que ha­yan de­ci­di­do pro­bar, pe­ro “sin es­tu­dios cien­tí­fi­cos que lo res­pal­den no sa­be­mos na­da”, in­sis­te. Las du­das co­men­za­rán a di­si­par­se pron­to.

CO­MIEN­ZAN LOS ES­TU­DIOS

“En es­te mo­men­to es di­fí­cil juz­gar si el fe­nó­meno de las mi­cro­do­sis es una exa­ge­ra­ción de los me­dios de co­mu­ni­ca­ción o si es tan po­pu­lar por­que en reali­dad fun­cio­na”, sen­ten­cia Lui­sa Pro­chaz­ko­va, doc­to­ran­do en la Uni­dad de Psi­co­lo­gía cog­ni­ti­va de la Uni­ver­si­dad de Lei­den, en Ho­lan­da. Ella ya tra­ba­ja pa­ra re­sol­ver la du­da.

Pro­chaz­ko­va ha he­cho un ex­pe­ri­men­to so­bre los efec­tos de mi­cro­do­sis de psi­lo­ci­bi­na en el

ren­di­mien­to men­tal de 38 vo­lun­ta­rios, a quie­nes so­me­tió a dis­tin­tas prue­bas cog­ni­ti­vas con y sin mi­cro­do­sis de psi­lo­ci­bi­na dán­do­les tru­fas que con­tie­nen la sus­tan­cia. Su con­clu­sión es que la dro­ga po­dría te­ner efec­tos po­si­ti­vos en el pen­sa­mien­to con­ver­gen­te y di­ver­gen­te.

El pri­me­ro es aquel que per­mi­te re­unir y or­ga­ni­zar las dis­tin­tas pie­zas de in­for­ma­ción pa­ra al­can­zar una so­lu­ción úni­ca a un pro­ble­ma bien de­fi­ni­do. El se­gun­do im­pul­sa la ta­rea de re­unir una va­rie­dad de res­pues­tas a un pro­ble­ma di­fu­so. Am­bas fa­cul­ta­des es­tán re­la­cio­na­das con la crea­ti­vi­dad.

“Uno pue­de es­pe­cu­lar con que los tra­ba­jos crea­ti­vos pue­den be­ne­fi­ciar­se de las mi­cro­do­sis, cuan­do es­te no tie­ne que ser ne­ce­sa­ria­men­te el ca­so en los pues­tos que re­quie­ren un pen­sa­mien­to ana­lí­ti­co”, di­ce Pro­chaz­co­va. Pe­ro su tra­ba­jo tie­ne se­rias li­mi­ta­cio­nes que se ad­mi­ten abier­ta­men­te en el ar­tícu­lo don­de la cien­tí­fi­ca y su equi­po de­ta­llan có­mo lle­va­ron a ca­bo la in­ves­ti­ga­ción en un ta­ller in­for­ma­ti­vo de la So­cie­dad Psi­co­dé­li­ca de Ho­lan­da, es­cri­to que ha vis­to la luz en el re­po­si­to­rio di­gi­tal Bior­xiv, don­de los tex­tos no son re­vi­sa­dos por ex­per­tos an­tes de su pu­bli­ca­ción, co­mo sí ocu­rre en las re­vis­tas cien­tí­fi­cas tra­di­cio­na­les.

Una de sus fla­que­zas es que la crea­ti­vi­dad po­dría ha­ber me­jo­ra­do por la ex­pec­ta­ti­va de los su­je­tos, que hu­bie­ra ac­tua­do una es­pe­cie de efec­to pla­ce­bo. De he­cho, la li­mi­ta­ción más im­por­tan­te del es­tu­dio es que no tu­vo un gru­po de con­trol que hu­bie­ra in­ge­ri­do una sus­tan­cia ino­cua y que per­mi­tie­se a los cien­tí­fi­cos cuan­ti­fi­car di­cho efec­to, una som­bra que ha acom­pa­ña­do al uso de mi­cro­do­sis des­de me­dia­dos del si­glo pa­sa­do. Es un pro­ble­ma que el in­ves­ti­ga­dor del Im­pe­rial Co­lle­ge de Lon­dres Da­vid Errit­zoe quie­re so­lu­cio­nar pron­to.

Errit­zoe es­tá re­clu­tan­do vo­lun­ta­rios pa­ra es­tu­diar el efec­to de las mi­cro­do­sis de LSD a tra­vés de prue­bas cog­ni­ti­vas que ha­rán a tra­vés de un si­tio web. Su es­tu­dio sí ten­drá un gru­po de con­trol, aun­que si­gue es­tan­do le­jos de los es­tán­da­res más ri­gu­ro­sos de la cien­cia mo­der­na. “Es ob­vio que hay li­mi­ta­cio­nes cien­tí­fi­cas al di­se­ño de los es­tu­dios en lí­nea”, di­ce. “Pe­ro es­te es un in­ten­to de in­tro­du­cir un con­trol de una ma­ne­ra fi­nan­cie­ra y lo­gís­ti­ca­men­te fac­ti­ble, co­mo un es­tu­dio pi­lo­to”, aña­de el in­ves­ti­ga­dor.

El su­yo se­rá el pri­mer tra­ba­jo de es­te ti­po, y es­ta­rá a me­dio ca­mino en­tre uno pu­ra­men­te cien­tí­fi­co y uno que cuen­ta con tes­ti­mo­nios, por lo que sus con­clu­sio­nes tam­bién es­ta­rán en­tre la anéc­do­ta y la cien­cia.

Si los re­sul­ta­dos son fa­vo­ra­bles, los cien­tí­fi­cos pien­san em­bar­car­se en un pro­yec­to más or­to­do­xo que re­lle­ne el va­cío de in­for­ma­ción cien­tí­fi­ca que tie­nen el uso de do­sis di­mi­nu­tas de psicodélicos. Se­rá el año que vie­ne, cuan­do po­dría ini­ciar­se un via­je cien­tí­fi­co alu­ci­nan­te. O no, por­que el pri­mer pa­so es el más lar­go.

Un es­tu­dio con­clu­ye que las mi­cro­do­sis au­men­tan la crea­ti­vi­dad

Fran­cis Crick pue­do ha­ber co­des­cu­bier­to la es­truc­tu­ra del ADN con mi­cro­do­sis de LSD, unaprác­ti­ca co­mún en su épo­ca.El al­ma ma­ter de Ap­ple, Ste­ve Jobs, re­co­no­ció ha­ber ex­pe­ri­men­ta­do con LSD du­ran­te una eta­pade su ju­ven­tud.

Los kits pa­ra ela­bo­rar cáp­su­las son la so­lu­ción pa­ra evi­tar los ma­lossa­bo­res.

Al­gu­nas tru­fas ni si­quie­ratie­nen un nom­bre; a es­tas las han bau­ti­za­do co­mo ‘ma­ta­dra­go­nes’.

Las tru­fas con psi­lo­ci­bi­na son le­ga­les en Ho­lan­da, pe­ro no las man­dan a Es­pa­ña, don­de no lo son.

La ex­pe­rien­cia de los ri­tua­les con ayahuas­ca, pre­pa­ra­dos por cha­ma­nes co­mo es­te, ha lle­va­do a al­gu­nas per­so­nas a pro­bar sus efec­tos enmi­cro­do­sis.

Una ra­dio­gra­fía de hon­gos del gé­ne­ro Psi­locy­be,que con­tie­nen psi­lo­ci­bi­na, una sus­tan­cia psi­co­dé­li­ca pa­ra la que se es­tu­dian apli­ca­cio­nesmé­di­cas pa­ra tra­tar en­fer­me­da­des men­ta­les.

El LSD, una dro­ga re­crea­ti­va cuan­do se acu­ñó es­ta mo­ne­da, po­dría te­ner usos muy dis­tin­tos gra­cias a las mi­cro­do­sis.

‘Se­tas má­gi­cas’ en una tien­da de Ho­lan­da, don­de su uso re­crea­ti­vo fue le­gal has­ta que gran nú­me­ro de in­ter­ven­cio­nes sa­ni­ta­rias con­du­je­ron a su prohi­bi­ción.

El de­cano del de­par­ta­men­to de Far­ma­co­lo­gía de la Uni­ver­si­dad de Emory (EEUU), Carl Pfeif­fer, se so­me­tió a un ex­pe­ri­men­to con LSD pa­ra es­tu­diar los efec­tos, que en­ton­ces se com­pa­ra­ban con la es­qui­zo­fre­nia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.