Sue­los ra­diac­ti­vos en te­rri­to­rio es­pa­ñol

Seis zo­nas de Es­pa­ña es­tán con­ta­mi­na­das con ma­te­ria­les ra­diac­ti­vos co­lo­ca­dos por el ser hu­mano. Se des­co­no­ce con pre­ci­sión qué gra­do de to­xi­ci­dad tie­nen. ¿Es­tán en ries­go los ciu­da­da­nos?

Quo - - 12/18 CONTENIDOS -

En nues­tro país hay seis zo­nas con­ta­mi­na­das por ra­diac­ti­vi­dad de­ri­va­da de ver­ti­dos o ac­ci­den­tes. Te con­ta­mos dón­de es­tán, cuá­les son los ni­ve­les y has­ta qué pun­to de­be­ría preo­cu­par­se la po­bla­ción cir­cun­dan­te.

De­ce­nas de li­tros de agua con ele­men­tos ra­diac­ti­vos se ver­tie­ron al Man­za­na­res el 7 de no­viem­bre de 1970. Fal­ta­ba po­co pa­ra el me­dio­día cuan­do téc­ni­cos de la Jun­ta de Ener­gía Nu­clear (JEN, hoy, CIEMAT) tra­ta­ban de tras­va­sar desechos del tan­que A-1 de la plan­ta M-I al de­pó­si­to T-3 de la plan­ta CIES y se pro­du­cía uno de los ma­yo­res ac­ci­den­tes ra­diac­ti­vos que ha ha­bi­do en Es­pa­ña. El al­can­ta­ri­lla­do de la ave­ni­da Com­plu­ten­se de Ma­drid, don­de es­ta­ba la se­de de la JEN, re­ci­bió aque­llos ver­ti­dos, que ter­mi­na­ron en las cuen­cas de los ríos Man­za­na­res, Ja­ra­ma y Ta­jo, ade­más de fil­trar­se al sub­sue­lo. Dos me­ses tar­da­ron las au­to­ri­da­des en co­mu­ni­car de for­ma po­co cla­ra el es­ca­pe. Vein­ti­cua­tro años des­pués, en 1994, tras la des­cla­si­fi­ca­ción de los do­cu­men­tos so­bre el ca­so, la ciu­da­da­nía su­po real­men­te qué pa­so.

Hoy, aquel in­ci­den­te ha vuel­to a ser no­ti­cia jun­to a otros en­cla­ves de par­ti­cu­lar ra­diac­ti­vi­dad: el Hon­dón de Car­ta­ge­na (Mur­cia), el em­bal­se de Flix en el Ebro (Ta­rra­go­na), el es­tua­rio del río Tin­to (Huel­va), las ma­ris­mas de Men­da­ña (Huel­va), Pa­lo­ma­res (Al­me­ría) y las pro­pias cuen­cas de los ríos Ja­ra­ma, He­na­res y Ta­jo (Ma­drid y To­le­do). En ca­da uno

de ellos ha ha­bi­do un ti­po de ac­ci­den­te, ver­ti­dos de dis­tin­ta ín­do­le, una ges­tión di­fe­ren­te y ac­tua­cio­nes dis­pa­res. Y tras to­dos es­tá la mano del hom­bre: pro­duc­ción de fer­ti­li­zan­tes, de pien­sos, el cho­que de avio­nes... En Pa­lo­ma­res llo­vie­ron plu­to­nio-239 y ame­ri­cio-241 so­bre 40 hec­tá­reas; en el es­tua­rio del río Tin­to y en las ma­ris­mas de Men­da­ña, el ce­sio-137 y el ra­dio-226 pe­ne­tra­ron en el te­rreno; en Car­ta­ge­na y en el em­bal­se de Flix, el pro­ble­ma fue el ura­nio-238; y en las cuen­cas del He­na­res, Ta­jo y Ja­ra­ma en­con­tra­ron es­tron­cio-90, ce­sio-137, ru­te­nio-106 y par­tí­cu­las de plu­to­nio. Son los lla­ma­dos ‘te­rre­nos ra­diac­ti­vos’. ¿Pe­li­gro­sos? Se­gún pa­ra quién. Lo lle­vas den­tro “To­dos los sue­los son ra­diac­ti­vos. Tam­bién lo son los ma­te­ria­les que nos ro­dean, los ele­men­tos de la na­tu­ra­le­za, nues­tros pro­pios cuer­pos, los hue­sos del es­que­le­to”, di­ce Fran­cis­co Gon­zá­lez, doc­tor en Cien­cias Fí­si­cas y con una tra­yec­to­ria de más de cua­ren­ta años en la cen­tral nu­clear de Ga­ro­ña co­mo je­fe de la Sec­ción Nu­clear y de la di­rec­ción de Pro­duc­ción: “Siem­pre hay un por­cen­ta­je de isó­to­pos a nues­tro al­re­de­dor. La ra­diac­ti­vi­dad na­tu­ral es­tá pre­sen­te en nues­tras vi­das”.

Pe­ro lo que hay en esas seis zo­nas no es na­tu­ral, sino que se de­be a la ac­ción del hom­bre. En las ban­ca­das del Ja­ra­ma el ori­gen es­tu­vo en una ac­ti­vi­dad nu­clear que, se­gún la ex­pli­ca­ción del go­bierno de Fran­co, pre­ten­día me­jo­rar la pro­duc­ción agrí­co­la y la in­ves­ti­ga­ción mé­di­ca. El pro­pio Luis Ca­rre­ro Blan­co (en­ton­ces vi­ce­pre­si­den­te del Go­bierno) de­fen­día, sin em­bar­go, que el fin úl­ti­mo era el desa­rro­llo de ar­mas nu­clea­res.

El día de la tra­ge­dia na­die avi­só, nin­gu­na alar­ma sal­tó. Tam­po­co los días si­guien­tes. To­do con­ti­nuó con nor­ma­li­dad: los ni­ños yen­do a las es­cue­las, los ga­na­de­ros cui­dan­do sus ca­ba­ñas y los agri­cul­to­res, aje­nos a po­si­bles to­xi­ci­da­des, re­co­lec­tan­do hor­ta­li­zas pa­ra ven­der­las en los mer­ca­dos de Ma­drid. Un es­tu­dio del Cen­tro Na­cio­nal de Epi­de­mio­lo­gía so­bre la evo­lu­ción de di­fe­ren­tes tu­mo­res en­tre los años 1989 y 2006 pu­so de ma­ni­fies­to que du­ran­te esos años la in­ci­den­cia del cán­cer de es­tó­ma­go y co­lo­rrec­tal en los va­ro­nes de la zo­na fue unas tres ve­ces su­pe­rior a otras re­gio­nes de Es­pa­ña en las que la en­fer­me­dad ape­nas se ma­ni­fes­tó. Aun así, no fue ni con mu­cho la peor.

“No hay que con­fun­dir ra­diac­ti­vi­dad con con­ta­mi­na­ción”, ex­pli­ca Fran­cis­co Gon­zá­lez: “La ra­dia­ción es ener­gía que pro­du­ce un da­ño en el ADN de las cé­lu­las de los se­res vi­vos. La en­con­tra­mos en los ra­yos X, por ejem­plo, en la pro­pia luz so­lar aun­que en es­te ca­so so­lo afec­te en la piel... La con­ta­mi­na­ción es otra co­sa y se pro­du­ce al in­ge­rir o res­pi­rar un ele­men­to ra­dio­ac­ti­vo. Su pe­li­gro­si­dad ra­di­ca en que per­ma­ne­ce en el or­ga­nis­mo, no se li­be­ra. Ocu­rre con el yo­do ra­diac­ti­vo, uno de los pro­duc­tos más com­pli­ca­dos de la fi­sión nu­clear. Va di­rec­to a la glán­du­la ti­roi­des y des­de allí emi­te per­ma­nen­te­men­te ra­dia­cio­nes que da­ñan el sis­te­ma ce­lu­lar de for­ma con­ti­nua. Por eso lo pe­li­gro­so es la con­ta­mi­na­ción, es de­cir, las zo­nas im­preg­na­das de ele­men­tos ra­diac­ti­vos”.

Una ta­rea pen­dien­te

El Con­se­jo de Se­gu­ri­dad Nu­clear (CSN) sa­be dón­de es­tán esas áreas de es­pe­cial ra­diac­ti­vi­dad en Es­pa­ña. To­das en su día aca­pa­ra­ron ti­tu­la­res de pren­sa y le­van­ta­ron las alar­mas. En 2008 el Con­gre­so so­li­ci­tó al CSN que se ca­ta­lo­ga­ran pa­ra eva­luar su al­can­ce. Diez años des­pués, el en­car­go no se ha cum­pli­do o, al me­nos, no es pú­bli­co. Las ex­pli­ca­cio­nes son di­ver­sas y pa­ra eva­luar­las hay que re­cor­dar que el CSN no de­pen­de de un mi­nis­te­rio, sino del Par­la­men­to. Sus cin­co con­se­je­ros, in­clui­do el pre­si­den­te, son nom­bra­dos por acuer­do en­tre los gru­pos par­la­men­ta­rios. De ahí que ten­ga sen­ti­do un co­mu­ni­ca­do en el que acla­ra que la pre­sen­ta­ción del in­for­me opor­tuno es­tá pen­dien­te de una re­gu­la­ción que es­pe­ci­fi­que en qué tér­mi­nos

TO­DOS LOS SUE­LOS SON RA­DIAC­TI­VOS.

CUAL­QUIE­RA DE NO­SO­TROS ES­TÁ RO­DEA­DO

DE ISÓ­TO­POS DE FOR­MA NA­TU­RAL

de­be efec­tuar­se. En el Mi­nis­te­rio de Tran­si­ción Eco­ló­gi­ca ase­gu­ran que pre­sen­ta­rán un plan de re­si­duos ra­diac­ti­vos a lo lar­go de 2019. Lo ha­rán des­pués de que el con­se­jo vi­va una gran trans­for­ma­ción: en­tre di­ciem­bre y enero de­ben ce­sar, se­gún or­de­na la re­gla­men­ta­ción, cua­tro de los cin­co con­se­je­ros, in­clui­do el pre­si­den­te. El bai­le de si­llas es­tá ya pre­pa­ra­do y las as­pi­ra­cio­nes per­so­na­les y po­lí­ti­cas mu­si­ca­li­za­rán el fes­te­jo.

Por eso, a día de hoy, los ciu­da­da­nos des­co­no­cen qué con­cen­tra­ción y ac­ti­vi­dad ra­diac­ti­va hay en ca­da una de es­tas zo­nas. Sí se sa­be, al me­nos así lo sos­tie­ne el CSN en un co­mu­ni­ca­do di­fun­di­do el 3 de oc­tu­bre, que “no exis­te ries­go

ra­dio­ló­gi­co sig­ni­fi­ca­ti­vo”. Y po­co más. La re­la­ción de es­te or­ga­nis­mo con los me­dios siem­pre es cau­te­lo­sa. La alar­ma so­cial preo­cu­pa.

El ca­so más me­diá­ti­co de to­dos fue el de Pa­lo­ma­res, en Al­me­ría. Dos avio­nes es­ta­dou­ni­den­ses cho­ca­ron en pleno vue­lo en 1966, uno de ellos con bom­bas tur­bo­nu­clea­res a bor­do, y es­par­cie­ron so­bre el sue­lo de es­te mu­ni­ci­pio al­me­rien­se gran­des can­ti­da­des de plu­to­nio-239, plu­to­nio-240 y ame­ri­cio-241. El en­ton­ces mi­nis­tro del In­te­rior, Ma­nuel Fraga, se dio un ba­ño de mul­ti­tu­des en la pla­ya de Qui­ta­pe­lle­jos pa­ra tra­tar de trans­mi­tir con­fian­za. “Tú hoy pue­des pa­sear por Pa­lo­ma­res, es­tar un año en­te­ro

vi­vien­do allí sin que te pa­se na­da. Lo que hay allí son ele­men­tos pe­sa­dos, no ga­ses que se pue­dan res­pi­rar. Es co­mo si es­tu­vie­ras cin­co mi­nu­tos ha­cién­do­te una pla­ca de ra­yos X. Otra co­sa se­ría si co­ges un kilo de ese ma­te­rial, te lo lle­vas a tu ca­sa y duer­mes con él. En ese ca­so, el da­ño po­dría com­pa­rar­se al de es­tar ha­cién­do­se una ra­dio­gra­fía sin fin”, ad­vier­te Fran­cis­co Gon­zá­lez: “Por eso hay zo­nas va­lla­das, pa­ra evi­tar que la gen­te se con­ta­mi­ne y se lle­ve ac­ci­den­tal­men­te esos pro­duc­tos ra­diac­ti­vos en los za­pa­tos, uñas o en cual­quier otro lu­gar”, con­clu­ye.

Las me­di­das coer­ci­ti­vas no siem­pre fun­cio­nan. A pe­sar de las aler­tas, el pa­ra­je del Hon­dón, en Car­ta­ge­na, ha vis­to pro­yec­tos de to­do ti­po: in­mo­bi­lia­rios, de zo­nas ver­des, de ser­vi­cios... En es­ta área, que es­tu­vo ha­bi­ta­da por los ro­ma­nos en el si­glo VI, Po­ta­sas y De­ri­va­dos, del gru­po Er­cros, desa­rro­lló a par­tir de los años 70 una ac­ti­vi­dad in­dus­trial pa­ra pro­du­cir fer­ti­li­zan­tes. Co­mo con­se­cuen­cia se crea­ron de­pó­si­tos de lo­dos de fos­fa­tos, con una ex­ten­sión cer­ca­na a 108 hec­tá­reas, en los que hay ura­nio-238. Me­di­cio­nes pos­te­rio­res des­ve­la­ron una ra­diac­ti­vi­dad de 0,054 mi­li­sie­vert (msv) en un año, una ci­fra in­fe­rior a los lí­mi­tes re­co­men­da­dos en Es­pa­ña, que se si­túan en 1 msv en la po­bla­ción ge­ne­ral y 20 en pro­fe­sio­na­les co­mo los de las cen­tra­les.

“No hay que ate­mo­ri­zar a la ciu­da­da­nía, sino in­for­mar­la de for­ma trans­pa­ren­te”, di­ce Nie­ves Sán­chez Gui­tián, pre­si­den­ta de la Aso­cia­ción Pro­fe­sio­nal de Téc­ni­cos en Se­gu­ri­dad Nu­clear y Pro­tec­ción Ra­dio­ló­gi­ca: “Si ver­da­de­ra­men­te hu­bie­ra un im­pac­to en los ciu­da­da­nos gra­ve, el Con­se­jo de Se­gu­ri­dad Nu­clear ha­bría to­ma­do me­di­das”, acla­ra. ¿Cuá­les son esas me­di­das? La res­tau­ra­ción de un te­rreno con­ta­mi­na­do va­ría en fun­ción de lo que allí se en­cuen­tre, su con­cen­tra­ción y ac­ti­vi­dad. Un pro­duc­to tó­xi­co de lar­ga du­ra­ción, aun­que sea en po­ca can­ti­dad, se­rá no­ci­vo du­ran­te mi­les de años. Pa­ra eli­mi­nar­lo hay que re­mo­ver las tie­rras, re­ti­rar­las y lle­var­las a un al­ma­cén. Cuan­do no se ha­ce es por­que la con­ta­mi­na­ción es­tá muy em­be­bi­da en el te­rreno, la ex­ten­sión de te­rri­to­rio muy gran­de o la can­ti­dad de ele­men­tos ra­diac­ti­vos muy al­ta. Así se hi­zo en Flix, en el Ebro, don­de los lo­dos de fos­fa­tos, con pre­sen­cia de ura­nio-238, fue­ron re­ti­ra­dos en 1988 tras el fin de la ac­ti­vi­dad in­dus­trial de Er­ki­mia.

Ta­reas de lim­pie­za

1.400 to­ne­la­das de tie­rra se lle­va­ron los ame­ri­ca­nos pa­ra in­ten­tar lim­piar los 25.000 m2 que se con­ta­mi­na­ron tras aquel ac­ci­den­te. O al me­nos eso di­je­ron. Ha­ce diez años se en­con­tra­ron unas trin­che­ras en las que los ame­ri­ca­nos ha­bían es­con­di­do 1.000 m3 de ma­te­rial ra­diac­ti­vo. Los pla­nes ur­ba­nís­ti­cos del mo­men­to y el son­ro­jo y pos­te­rior re­ti­ra­da del ma­te­rial por par­te de los es­ta­dou­ni­den­ses im­pul­sa­ron la lim­pie­za de una zo­na que, sin sos­pe­char­lo, en­con­tró en la bur­bu­ja in­mo­bi­lia­ria un alia­do de ex­cep­ción. Hoy los con­tro­les pe­rió­di­cos a los ciu­da­da­nos con­fir­man la au­sen­cia de si­tua­cio­nes anó­ma­las.

Huel­va no ha te­ni­do la mis­ma suer­te. A su pe­sar, se con­vir­tió en pro­ta­go­nis­ta en 1998 cuan­do isó­to­pos ra­diac­ti­vos de ce­sio-137 pro­ce­den­tes de las ma­ris­mas de Men­da­ña se pa­sea­ron li­bre-

LOS AME­RI­CA­NOS SE LLE­VA­RON

1.400 t DE TIE­RRA DE PA­LO­MA­RES

Y EM­PLEA­RON UN EJÉR­CI­TO

DE BUZOS PA­RA LO­CA­LI­ZAR

UNA BOM­BA PER­DI­DA

men­te por Fran­cia, Sui­za, Ita­lia... En al­gu­nos pun­tos su pre­sen­cia fue mil ve­ces su­pe­rior a la ra­diac­ti­vi­dad de fon­do na­tu­ral, se­gún cons­ta en los ar­chi­vos de Green­pea­ce. Las au­to­ri­da­des em­pren­die­ron una in­ves­ti­ga­ción que lle­vó a la fac­to­ría que Ace­ri­nox tie­ne en Algeciras (Cá­diz), don­de se fun­dió ac­ci­den­tal­men­te una fuen­te de ce­sio-137, un isó­to­po muy da­ñino, que lle­gó a la at­mós­fe­ra y con­ta­mi­nó las es­co­rias de la fun­di­ción, los hor­nos y otros equi­pos. Los re­si­duos de to­do aque­llo se en­te­rra­ron de for­ma in­con­tro­la­da en la zo­na CRI-9, Cen­tro de Re­cu­pe­ra­ción de Iner­tes, en las ma­ris­mas de Men­da­ña, a po­cos me­tros de Huel­va ca­pi­tal. Se­gún da­tos de Green­pea­ce, los ma­te­ria­les con­ta­mi­na­dos por ce­sio-137 as­cen­die­ron a 7.131 to­ne­la­das y el CSN re­co­no­ció ni­ve­les de ra­diac­ti­vi­dad equi­va­len­tes a más de 3.500 ve­ces los per­mi­ti­dos por la le­gis­la­ción. Se cu­brie­ron con una ca­pa de ar­ci­lla y se mez­cla­ron con los re­si­duos de Fer­ti­be­ria, com­pa­ñía que des­de 1968 es­tu­vo de­po­si­tan­do to­ne­la­das de fos­fo­ye­sos en el es­tua­rio del río Tin­to, en la con­fluen­cia con el Odiel. La ta­sa de cán­cer de pul­món y de ve­ji­ga mas­cu­lino en Huel­va, un año des­pués de la ex­cur­sión iso­tó­pi­ca de aquel 1998 y has­ta 2008, fue 4,8 ve­ces su­pe­rior a las zo­nas de me­nor in­ci­den­cia en Es­pa­ña, co­mo el Pi­ri­neo ara­go­nés, se­gún da­tos del Cen­tro Na­cio­nal de Epi­de­mio­lo­gía.

¿Es la con­ta­mi­na­ción ra­diac­ti­va la úni­ca cau­san­te o in­ter­vie­nen otros fac­to­res? Di­fí­cil es sa­ber­lo. Un es­tu­dio de las uni­ver­si­da­des de Se­vi­lla y de Huel­va sos­tie­ne que el po­si­ble im­pac­to ra­dio­ló­gi­co de los api­la­mien­tos de fos­fo­ye­sos so­bre la po­bla­ción onu­ben­se se si­túa cla­ra­men­te por de­ba­jo de los lí­mi­tes fi­ja­dos en la nor­ma­ti­va vi­gen­te (1 msv/año). No hay da­tos pre­ci­sos de otros en­cla­ves co­mo Flix o los ríos Ja­ra­ma, Man­za­na­res y Ta­jo. “Si no hay preo­cu­pa­ción por par­te de los es­pe­cia­lis­tas, es que to­do es­tá con­tro­la­do”, ase­gu­ra Fran­cis­co Gon­zá­lez tras pa­sar gran par­te de su vi­da me­ti­do en una cen­tral nu­clear.

–¿Se co­me­ría us­ted una col cul­ti­va­da en las ori­llas del Ja­ra­ma?

–Sin nin­gu­na du­da.

–¿Y una tru­cha?

–Mmmmm... sí. Si es­tá sin tri­pas y me ase­gu­ro de que su or­ga­nis­mo no asi­mi­la ele­men­tos quí­mi­cos co­mo el ce­sio o el es­tron­cio, tam­bién.

UN EX­TRA­ÑO EFEC­TO La luz azul es ca­rac­te­rís­ti­ca de los de­pó­si­tos de com­bus­ti­ble de reac­to­res nu­clea­res. Es­te fe­nó­meno lu­mí­ni­co re­ci­be el nom­bre de efec­to Che­ren­kov.

El en­ton­ces mi­nis­tro del In­te­rior,Ma­nuel Fraga (iz­da.), y An­gierBidd­le Du­ke, em­ba­ja­dor de EEUU, se ba­ñanen Pa­lo­ma­res tras el ac­ci­den­te nu­clear pa­ra in­ten­tar trans­mi­tirtran­qui­li­dad.

UN EXPARAÍSO Lasbal­sas de fos­fo­ye­sos de las ma­ris­mas de Men­da­ña (Huel­va) ocu­pan una ex­ten­sión cer­ca­na a 1.600 m2.

En el es­tua­rio del río Tin­to se han mez­cla­do re­si­duos de di­fe­ren­tes ti­pos de ac­ti­vi­da­des.

UN RES­CA­TE MI­LLO­NA­RIOUn ejér­ci­to de bu­cea­do­res, 34 bar­cos y cua­tro su­mer­gi­bles em­pleó la Ar­ma­da de EEUU en re­cu­pe­rar una de las bom­bas, que ca­yó en aguas de Pa­lo­ma­res. Te­mían que fue­ra en­con­tra­da por un país enemi­go. En la ima­gen, tras su res­ca­te por el mi­ni­sub­ma­rino Al­vin.

PRI­MOS HER­MA­NOSEl mer­cu­rio no es un ele­men­to ra­diac­ti­vo, pe­ro sí al­ta­men­te da­ñino pa­ra los sis­te­mas ner­vio­so e in­mu­ni­ta­rio. Al­gu­nas tra­zas de es­te me­tal fue­ron ver­ti­das ha­ce años en el em­bal­se de Flix.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.