36 AÑOS DI­CIEN­DO LO MIS­MO

Las ba­lle­nas jo­ro­ba­das va­rían sus can­cio­nes, pe­ro con­ser­van sus lla­ma­das

Quo - - STARS NATURA -

El can­to de las ba­lle­nas jo­ro­ba­das se con­si­de­ra el más com­ple­jo de la na­tu­ra­le­za. Y aún es más ad­mi­ra­ble des­de que sa­be­mos que in­clu­ye in­no­va­cio­nes que se ex­pan­den ba­jo el mar, co­mo si fue­ran ‘mo­das’. Pe­ro, apar­te de esas com­po­si­cio­nes que com­bi­nan y reite­ran dis­tin­tos pa­tro­nes, es­tos ce­tá­ceos emi­ten lla­ma­das –más cor­tas– ais­la­das. Y, cu­rio­sa­men­te, es­tas no cam­bian, se­gún ha des­cu­bier­to Mi­che­lle Four­net, de la Uni­ver­si­dad Es­ta­tal de Ore­gón (EEUU). An­tes de lle­gar a es­ta con­clu­sión, ana­li­zó con su equi­po las gra­ba­cio­nes rea­li­za­das a gru­pos de ba­lle­nas jo­ro­ba­das en el su­r­es­te de Alas­ka en­tre 1976 y 2012.

La ma­yo­ría de las lla­ma­das que se apre­cia­ban en ellas no ha­bían va­ria­do en cua­tro dé­ca­das. Se­gún pu­bli­can en Scien­ti­fic Re­ports, esa per­sis­ten­cia pue­de apor­tar pis­tas so­bre su fun­ción.

Así co­mo los can­tos se con­si­de­ran una es­tra­te­gia de cor­te­jo, es­tos otros so­ni­dos ser­vi­rían pa­ra, por ejem­plo, man­te­ner la es­truc­tu­ra so­cial o con­tri­buir a la coor­di­na­ción cuan­do bus­can el kril y los pe­que­ños pe­ces de los que se ali­men­tan.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.