¿Por qué los cohe­tes no se lan­zan al es­pa­cio des­de mon­ta­ñas?

Quo - - QUONSULTAS -

AN­DRÉS AL­CÁN­TA­RA, CO­RREO ELEC­TRÓ­NI­CO R

Es una bue­na idea. La ini­cia­ti­va re­cor­ta­ría mi­les de me­tros el via­je, con el con­si­guien­te aho­rro de com­bus­ti­ble. Pe­ro las mi­sio­nes es­pa­cia­les sue­len co­men­zar en pun­tos de lan­za­mien­to si­tua­dos a ni­vel del mar por otra bue­na ra­zón: el au­tén­ti­co re­to de los in­ge­nie­ros no es tan­to ha­cer que el cohe­te lle­gue has­ta el es­pa­cio co­mo con­se­guir que per­ma­nez­ca en él. Pa­ra lo­grar­lo tie­nen que ser ca­pa­ces de pro­pul­sar­lo con su­fi­cien­te fuer­za co­mo pa­ra que al­can­ce una ve­lo­ci­dad de­ter­mi­na­da, que ga­ran­ti­za el éxi­to del lan­za­mien­to. De ahí que en­viar las na­ves des­de lo al­to de las mon­ta­ñas aña­di­ría más di­fi­cul­ta­des que ven­ta­jas, ya que res­ta­ría tiem­po al bó­li­do pa­ra al­can­zar la ve­lo­ci­dad ne­ce­sa­ria. Ade­más, los de­pó­si­tos de com­bus­ti­ble tie­nen ca­pa­ci­dad de so­bra co­mo pa­ra ha­cer que el vehícu­lo aban­do­ne la at­mós­fe­ra te­rres­tre par­tien­do des­de cual­quier lu­gar de la Tie­rra. Lan­zar un cohe­te des­de un pun­to más cer­cano al fi­nal de la at­mós­fe­ra no ayu­da, pe­ro ha­cer­lo des­de el pun­to más cer­cano al ecua­dor que sea po­si­ble sí lo ha­ce. De he­cho, to­dos los paí­ses tra­tan de ha­cer­se hue­co en al­gún lu­gar cer­cano a es­ta la­ti­tud. La ex­pli­ca­ción es que la ro­ta­ción de la Tie­rra pro­du­ce una re­sis­ten­cia me­nor en es­te lu­gar de la su­per­fi­cie del pla­ne­ta, lo que sig­ni­fi­ca que la ve­lo­ci­dad ne­ce­sa­ria pa­ra via­jar has­ta el es­pa­cio des­de el ecua­dor, y no caer de vuel­ta, es la mí­ni­ma po­si­ble en nues­tro pe­que­ño pun­to azul.

La So­yuz MS-10 des­pe­ga rum­bo a la Es­ta­ción Es­pa­cial In­ter­na­cio­nal des­de el cos­mó­dro­mo de Bai­ko­nur, ubi­ca­do en Ka­za­jis­tán.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.