EL HI­DRÓ­GENO TO­MA OXÍ­GENO

Quo - - KMQ -

Son au­to­mó­vi­les, bar­cos y ca­mio­nes sin ba­te­rías de al­ma­ce­na­je, car­gan el de­pó­si­to en ape­nas cin­co mi­nu­tos, el úni­co re­si­duo que ge­ne­ran es va­por de agua y lo­gran al­can­zar más de 600 ki­ló­me­tros de au­to­no­mía. ¿Cuál es la cla­ve de tal re­vo­lu­ción? Pues se tra­ta del hi­dró­geno. “Cuan­do se uti­li­za co­mo fuen­te de ener­gía, el hi­dró­geno se con­vier­te en el com­bus­ti­ble eterno por­que, a di­fe­ren­cia de los de ca­rác­ter fó­sil, re­sul­ta inago­ta­ble”, se­ña­la En­ri­que Cen­teno, res­pon­sa­ble ins­ti­tu­cio­nal de To­yo­ta. Pa­ra la Agen­cia In­ter­na­cio­nal de la Ener­gía, la mi­tad de los vehícu­los que se ven­dan en el año 2050 fun­cio­na­rán gra­cias al hi­dró­geno. “Po­dría ser el com­bus­ti­ble que mue­va el 80% de las ne­ce­si­da­des, tan­to in­dus­tria­les co­mo do­més­ti­cas o de mo­vi­li­dad en ge­ne­ral. Hoy te­ne­mos el ejem­plo de un co­che y un bar­co, pe­ro tam­bién hay ma­qui­na­ria in­dus­trial, fá­bri­cas, bi­ci­cle­tas, mo­tos... To­do aque­llo que re­quie­ra elec­tri­ci­dad se pue­de ali­men­tar con hi­dró­geno”, ex­pli­ca Cen­teno. En el ca­so con­cre­to del To­yo­ta, la fir­ma ja­po­ne­sa co­mer­cia­li­za en otros mer­ca­dos el mo­de­lo Mi­rai, su ber­li­na de pi­la com­bus­ti­ble, des­de el año 2015. Su au­to­no­mía es si­mi­lar a la de los vehícu­los de ga­so­li­na y mon­ta un mo­tor eléc­tri­co de 113 kw (154 CV). Al­can­za una ve­lo­ci­dad má­xi­ma de 178 km/h y ace­le­ra de 0 a 100 en 9,6 se­gun­dos. “El co­che al­ma­ce­na 5 kg de hi­dró­geno pre­su­ri­za­do a 700 bar en dos de­pó­si­tos, uno ubi­ca­do en el ma­le­te­ro y el otro ba­jo los asien­tos tra­se­ros”, de­ta­lla En­ri­que Cen­teno.

¿Qué di­fe­ren­cia exis­te en­tre el mo­tor de un bar­co de hi­dró­geno y el de un co­che? Son tres, bá­si­ca­men­te. Di­men­sio­nes, ca­pa­ci­dad y el ori­gen

de la elec­tri­ci­dad que los ali­men­ta. Co­mo QUO ha po­di­do com­pro­bar en el Puer­to de Va­len­cia, el Energy Ob­ser­ver re­ci­be elec­tri­ci­dad de tres fuen­tes: pi­la de com­bus­ti­ble de hi­dró­geno, pa­ne­les so­la­res y tur­bi­nas eó­li­cas. El hi­dró­geno lo ge­ne­ra en el pro­pio bar­co me­dian­te elec­tro­li­sis con agua de mar y se al­ma­ce­na a 350 bar en dos de­pó­si­tos de 31 kg ca­da uno. “En el ca­so del To­yo­ta Mi­rai, la elec­tri­ci­dad se ge­ne­ra tam­bién en una pi­la de com­bus­ti­ble de hi­dró­geno, pe­ro se al­ma­ce­na a 700 bar en dos de­pó­si­tos. Ade­más, cuen­ta con una ba­te­ría hí­bri­da de ní­quel-hi­dru­ro me­tá­li­co (NI-MH) que pro­por­cio­na elec­tri­ci­dad de ma­ne­ra pun­tual”, di­ce En­ri­que Cen­teno. Sin du­da, nos en­con­tra­mos an­te un cam­bio de pa­ra­dig­ma en la ma­ne­ra de en­ten­der la mo­vi­li­dad; ca­da vez más co­nec­ta­da, pe­ro so­bre to­do lim­pia. Y ese res­pe­to al me­dioam­bien­te no se li­mi­ta

a la in­no­va­ción en el au­to­mó­vil. Tam­bién afec­ta a otros me­dios de trans­por­te, co­mo los ca­mio­nes de gran to­ne­la­je. El mo­de­lo Class 8, tam­bién de To­yo­ta, cuen­ta con dos gru­pos de pi­las de com­bus­ti­ble ex­traí­das de sen­dos Mi­rai y dis­po­ne de una ba­te­ría de 12 kw/h. Su au­to­no­mía es­ti­ma­da es de 500 ki­ló­me­tros por de­pó­si­to.

No sa­be­mos el re­co­rri­do real que ten­drá el hi­dró­geno en la ca­rre­te­ra, pe­ro sí em­pie­za a vis­lum­brar­se el am­plio aba­ni­co de po­si­bi­li­da­des que da pa­ra el desa­rro­llo de una mo­vi­li­dad sos­te­ni­ble.

¿Dón­de se re­pos­ta?

En las lla­ma­das ‘hi­dro­ge­ne­ras’. Se­gún ha anun­cia­do la Aso­cia­ción Es­pa­ño­la del Hi­dró­geno (AEH2), Es­pa­ña con­ta­rá con un to­tal de vein­te es­ta­cio­nes de ser­vi­cio de hi­dró­geno an­tes del año 2020. Ac­tual­men­te, exis­ten hi­dro­ge­ne­ras ubi­ca­das en Al­ba­ce­te, Hues­ca, Puer­to­llano (Ciu­dad Real), Se­vi­lla y Za­ra­go­za. Nin­gu­na de ellas es­tá pre­pa­ra­da pa­ra el re­pos­ta­je de vehícu­los: la pre­sión de car­ga con la que tra­ba­jan es de 350 bar, idó­nea pa­ra el su­mi­nis­tro ener­gé­ti­co de vehícu­los in­dus­tria­les co­mo las ca­rre­ti­llas ele­va­do­ras. Los tu­ris­mos tra­ba­jan a 700 bar. Por tan­to, las hi­dro­ge­ne­ras ten­drán que adap­tar­se pa­ra cum­plir di­cha exi­gen­cia. De cuán­do y co­mo lo ha­gan de­pen­de el fu­tu­ro de una ener­gía que, se­gún to­dos los ex­per­tos, se­rá la pro­ta­go­nis­ta del fu­tu­ro.

El Energy Ob­ser­ver es el pri­mer bar­co im­pul­sa­do por hi­dró­geno, ener­gía so­lar y tur­bi­nas eó­li­cas.

Es­que­ma de fun­cio­na­mien­to del To­yo­ta Mi­rai. En reali­dad, es un vehícu­lo eléc­tri­co ali­men­ta­do por pi­la de com­bus­ti­ble. Él mis­mo ge­ne­ra la elec­tri­ci­dad a bor­do gra­cias a un pro­ce­so de elec­tro­li­sis que uti­li­za el hi­dró­geno co­mo car­bu­ran­te.

La ven­ta de vehícu­los de hi­dró­geno, co­mo el To­yo­ta Mi­rai, es­tá las­tra­da en nues­tro país de­bi­do a la au­sen­cia de una red de su­mi­nis­tro.

Los ca­mio­nes de hi­dró­geno em­pie­zan a ser una reali­dad. Al­can­zan una au­to­no­mía cer­ca­na a los 500 ki­ló­me­tros por de­pó­si­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.