EL SOCIÓLOGO QUE LOS ES­TU­DIA

Quo - - OUT -

En opi­nión de D. J. Wi­lliams, los vam­pi­ros reales son sen­ci­lla­men­te una tri­bu ur­ba­na, sin que es­to sig­ni­fi­que nin­gu­na en­fer­me­dad men­tal.

Drá­cu­la de Bram Sto­ker, ins­pi­ra­do en un tal Vlad Te­pes, prín­ci­pe ru­mano del si­glo XV fa­mo­so por des­te­rrar a los oto­ma­nos de Eu­ro­pa, y al que le gus­ta­ba em­pa­lar a sus enemi­gos, y que ni be­bía san­gre (que se­pa­mos), ni sa­lía co­rrien­do an­te una ris­tra de ajos, ni era in­mor­tal, ni se abra­sa­ba a ple­na luz del día, y mu­cho me­nos se trans­for­ma­ba en mur­cié­la­go. Esas son his­to­rias que hun­den sus raí­ces en los mi­tos y le­yen­das de Eu­ro­pa del Es­te, don­de sa­be­mos que a po­co que es­car­be­mos en­con­tra­mos a un vam­pi­ro de la Edad Me­dia en­te­rra­do con los pies y las ma­nos ata­dos, y al­gu­na pie­dra en la bo­ca. En al­gu­nos ca­sos, se tra­ta­ba de per­so­nas que ha­bían si­do te­rri­ble­men­te mal­va­das en vi­da, y que los cam­pe­si­nos en­te­rra­ban si­guien­do es­te ri­tual, te­me­ro­sos de que pu­die­ran se­guir ha­cien­do da­ño in­clu­so es­tan­do muer­tos.

En Ser­bia, Ru­ma­nía o Bul­ga­ria, to­da­vía que­dan pue­blos y al­deas don­de es­tas creen­cias es­tán muy arrai­ga­das. En otros mu­chos ca­sos, el en­te­rra­mien­to con es­te ma­ca­bro ri­tual ha da­do es­ce­na­rios real­men­te abru­ma­do­res. Uno de ellos aca­ba de ser

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.