Pe­rros pa­ra in­ves­ti­gar el cán­cer hu­mano

Los pe­rros su­fren cán­ce­res muy si­mi­la­res a los nues­tros. Los gal­gos, por ejem­plo, se ven es­pe­cial­men­te afec­ta­dos. Cu­rar­los a ellos ser­vi­rá pa­ra cu­rar­nos a no­so­tros

Quo - - 12/18 CONTENIDOS - Tex­to: PI­LAR GIL VILLAR

Nues­tros que­ri­dos ca­nes desa­rro­llan los mis­mos ti­pos de tu­mo­res que no­so­tros. Cuan­do no hay otra es­pe­ran­za, ¿por qué no pro­bar en ellos nue­vos fár­ma­cos que po­drían ayu­dar­les y al­gún día ser­vir­nos a no­so­tros?

Se ini­cia con un do­lor per­ma­nen­te en un bra­zo, pier­na o la pel­vis, re­sis­ten­te al re­po­so, de diag­nós­ti­ti­co es­qui­vo en sus ini­cios, has­ta que mues­tra su ca­ra más cruel con una pro­tu­be­ran­cia ma­ni­fies­ta. El os­teo­sar­co­ma arran­ca su pro­ce­so tu­mo­ral en las cé­lu­las óseas, afec­ta so­bre to­do a va­ro­nes de en­tre 10 y 25 años y su­po­ne el 2,5% de los cán­ce­res in­fan­ti­les. En pe­rros, sin em­bar­go, es mu­cho más fre­cuen­te. “A lo lar­go de su ca­rre­ra, un ci­ru­jano or­to­pe­da de EEUU ve­rá qui­zá a un ni­ño con ese diag­nós­ti­co. Los ve­te­ri­na­rios re­ci­ben a 40.000 pe­rros con la en­fer­me­dad. Y el tu­mor es exac­ta­men­te igual”, ex­po­ne el ve­te­ri­na­rio de Va­len­cia Juan Bo­rre­go. Re­sul­ta ló­gi­co que uno de los prin­ci­pa­les tra­ta­mien­tos –de in­mu­no­te­ra­pia– se desa­rro­lla­ra en la­bo­ra­to­rios ve­te­ri­na­rios y sal­ta­ra, con­ve­nien­te­men­te adap­ta­do, a hos­pi­ta­les hu­ma­nos. En un pro­ce­so si­mi­lar, las téc­ni­cas qui­rúr­gi­cas pa­ra ex­tir­par esos tu­mo­res en ni­ños de­ri­va­ron de las es­ta­ble­ci­das pa­ra sal­var las pa­tas de los ca­nes.

Es más, Car­los Ál­va­rez, pe­dia­tra del Na­tion­wi­de Chil­dren’s Hos­pi­tal en Co­lum­bus (Ohio, EEUU), bus­ca en la ra­za más pro­pen­sa a pa­de­cer es­ta en­fer­me­dad, los gal­gos, las mu­ta­cio­nes ge­né­ti­cas que pre­dis­po­nen a ella. Da­do que el os­teo­sar­co­ma afec­ta más a los ejem­pla­res de ca­rre­ra que a los de ex­hi­bi­ción, el in­ves­ti­ga­dor sos­pe­cha que esas va­rian­tes se fue­ron se­lec­cio­nan­do in­vo­lun­ta­ria­men­te jun­to a las que do­tan a es­tos ani­ma­les de su ex­tra­or­di­na­ria ve­lo­ci­dad. Si las iden­ti­fi­ca, aco­ta­rá con­si­de­ra­ble­men­te el ca­mino ha­cia una te­ra­pia es­pe­cí­fi­ca, tras­la­da­ble des­pués a hu­ma­nos.

En la Loui­sia­na Sta­te Uni­ver­sity, Geor­ge Strain si­gue un pro­ce­so si­mi­lar en pos de los ge­nes que cau­san sor­de­ra.

Me­jor que un ra­tón

To­das esas in­ves­ti­ga­cio­nes res­pon­den al en­fo­que “One Health, One Me­di­ci­ne”, cu­yo men­sa­je ven­dría a de­cir: ca­da vez en­con­tra­mos más pa­re­ci­dos en­tre hu­ma­nos y ani­ma­les. Usé­mos­los pa­ra ace­le­rar los avan­ces en la sa­lud de to­dos. Eso im­pli­ca mul­ti­pli­car los puen­tes en­tre me­di­ci­na y ve­te­ri­na­ria y di­fu­mi­nar sus fron­te­ras, co­mo ha­ce la lla­ma­da me­di­ci­na com­pa­ra­ti­va. Los pe­rros se han con­ver­ti­do en sus prin­ci­pa­les pro­ta­go­nis­tas. ¿Por qué? A di­fe­ren­cia de otros ani­ma­les, vi­ven con no­so­tros, si­guen nues­tros rit­mos y es­tán ex­pues­tos a los mis­mos fac­to­res am­bien­ta­les. Te­ne­mos las mis­mas in­fluen­cias ex­ter­nas en la sa­lud. Pe­ro ade­más, des­de 2003 sa­be­mos que su ge­no­ma coin­ci­de en más de un 80% con el nues­tro. Los ra­to­nes, el mo­de­lo ani­mal ma­yo­ri­ta­rio en in­ves­ti­ga­ción mé­di­ca, se que­dan en un 67%.

De he­cho, los roe­do­res no desa­rro­llan de for­ma na­tu­ral mu­chas de las en­fer­me­da­des que es­tu­dia­mos en ellos. Por ejem­plo, el cán­cer. Los tu­mo­res se les pro­vo­can en los la­bo­ra­to­rios –des­pués de de­bi­li­tar­les el sis­te­ma in­mu­no­ló­gi­co–, y se tra­ta de ani­ma­les prác­ti­ca­men­te idén­ti­cos ge­né­ti­ca­men­te y con una mé­du­la me­nos sen­si­ble a la qui­mio­te­ra­pia y una anato­mía me­nos pa­re­ci­da a la hu­ma­na. Por to­dos es­tos fac­to­res “me­nos del 8% de las qui­mios efi­ca­ces en

en­sa­yos pre­clí­ni­cos con ra­to­nes lle­gan al es­ta­dio fi­nal pa­ra apro­ba­ción en hu­ma­nos”, ex­pli­ca­ba Ju­lia Wu, del Ro­yal Ve­te­ri­nary Co­lle­ge de Lon­dres, en una jor­na­da so­bre me­di­ci­na úni­ca en la Es­cue­la Po­li­téc­ni­ca Fe­de­ral (ETH) de Zú­rich.

Los pe­rros, sin em­bar­go, su­fren de ma­ne­ra na­tu­ral cán­ce­res muy si­mi­la­res a los nues­tros, has­ta el pun­to de que el 50% de los que pa­san de los diez años fa­lle­cen de es­ta pa­to­lo­gía. Co­mo no­so­tros, pre­sen­tan me­tás­ta­sis en zo­nas dis­tan­tes del cuer­po, tam­bién desa­rro­llan re­sis­ten­cia a me­di­ca­men­tos y ca­da in­di­vi­duo es ge­né­ti­ca­men­te dis­tin­to de los de­más (ex­cep­to en el ca­so de ge­me­los, cla­ro). Su­po­nen, por tan­to, un va­lio­so pa­so in­ter­me­dio en­tre el roe­dor y las per­so­nas pa­ra ve­ri­fi­car cau­sas de en­fer­me­dad y com­pro­bar la efi­cien­cia y se­gu­ri­dad de po­si­bles re­me­dios. Con un de­ta­lle aña­di­do: al te­ner una vi­da más cor­ta, sus cán­ce­res avan­zan el do­ble de rá­pi­do que los hu­ma­nos. Es de­cir, se pue­den ob­te­ner re­sul­ta­dos en la mi­tad de tiem­po.

El tiem­po es oro en la in­ves­ti­ga­ción te­ra­péu­ti­ca. La pro­pia Wu ci­ta­ba en su in­ter­ven­ción que “el desa­rro­llo ac­tual de un me­di­ca­men­to pue­de lle­var has­ta 16 años y cos­tar unos 1.800 mi­llo­nes de dó­la­res des­de que se iden­ti­fi­ca la sus­tan­cia so­bre la que de­be ac­tuar has­ta su sa­li­da al mer­ca­do. Aun así, el 59% de los me­di­ca­men­tos en fa­se 3 [en­sa­yos en más de 100 pa­cien­tes hu­ma­nos] no sa­len ade­lan­te”. Cual­quier op­ción que con­tri­bu­ya a ace­le­rar el pro­ce­so es bien­ve­ni­da. So­bre to­do si tam­bién su­po­ne un be­ne­fi­cio pa­ra el ob­je­to de la in­ves­ti­ga­ción.

No son co­ba­yas

Los pe­rros que par­ti­ci­pan en los es­tu­dios de on­co­lo­gía com­pa­ra­da no son ani­ma­les de la­bo­ra­to­rio co­mo ta­les. Han en­fer­ma­do es­pon­tá­nea­men­te y no res­pon­den a los me­di­ca­men­tos dis­po­ni­bles. Juan Bo­rre­go, fun­da­dor y di­rec­tor del Ins­ti­tu­to Ve­te­ri­na­rio de On­co­lo­gía Com­pa­ra­da (IVOC), pun­tua­li­za que “pa­ra de­ci­dir quién par­ti­ci­pa en los en­sa­yos, los hos­pi­ta­les tie­nen un co­mi­té éti­co re­gu­la­do por ca­da país y por Eu­ro­pa”. El pa­cien­te siem­pre de­be ga­nar, a me­nu­do con be­ne­fi­cio pa­ra sus due­ños, que so­los no po­drían afron­tar los tra­ta­mien­tos. Co­mo ejem­plo, el ve­te­ri­na­rio men­cio­na un re­cien­te es­tu­dio eu­ro­peo so­bre el lin­fo­ma en el que in­ter­vino y “en el que la com­pa­ñía pa­ga­ba to­do el tra­ta­mien­to, de 1.500 o 2.000 eu­ros”.

Una ayu­da ca­da vez más ne­ce­sa­ria. Ana La­ra Gar­cía, pre­si­den­ta de la So­cie­dad Eu­ro­pea de On­co­lo­gía Ve­te­ri­na­ria, de­cla­ra­ba al Co­le­gio Ofi­cial de Ve­te­ri­na­rios de Las Pal­mas que los avan­ces en su cam­po y la con­si­de­ra­ción de las mas­co­tas co­mo miem­bros de la fa­mi­lia “han he­cho que pue­dan vi­vir más tiem­po, lo que se tra­du­ce a su vez en un au­men­to de la in­ci­den­cia del cán­cer”. De ahí que la on­co­lo­gía ve­te­ri­na­ria “se ha­ya con­ver­ti­do en una ne­ce­si­dad”. Don­de pri­me­ro re­ci­bió im­pul­so y se de­ci­dió unir­la a la me­di­ci­na fue en EEUU, que ya cuen­ta con múl­ti­ples ini­cia­ti­vas.

Del cán­cer a la dia­be­tes

En el Con­sor­cio de En­sa­yos de On­co­lo­gía Com­pa­ra­ti­va, 22 cen­tros de in­ves­ti­ga­ción aca­dé­mi-

ca di­se­ñan y rea­li­zan en­sa­yos pa­ra tra­tar el cán­cer en pe­rros y eva­luar la apli­ca­ción de sus re­sul­ta­dos a per­so­nas. Su tra­ba­jo se com­ple­men­ta con el de otro con­sor­cio, el de On­co­lo­gía Com­pa­ra­ti­va y Ge­nó­mi­ca (CCOGC, por sus si­glas en in­glés), fun­da­do pa­ra re­unir mues­tras tu­mo­ra­les de tres mil pe­rros y po­ner­las a dis­po­si­ción de la co­mu­ni­dad in­ves­ti­ga­do­ra. Y des­de 2013 el Re­gis­tro Na­cio­nal de Cán­cer Ve­te­ri­na­rio asig­na mas­co­tas a en­sa­yos clí­ni­cos tras una eva­lua­ción pro­fe­sio­nal.

Uno de los cam­pos que in­te­gra a las mas­co­tas es la in­ves­ti­ga­ción de in­mu­no­te­ra­pias. En la Uni­ver­si­dad de Te­xas A&M mo­di­fi­can las cé­lu­las T –unos de nues­tros cen­ti­ne­las in­ter­nos– pa­ra que ata­quen el lin­fo­ma, el cán­cer más ha­bi­tual en pe­rros. El 80% de los afec­ta­dos so­lo so­bre­vi­ven un año al diag­nós­ti­co, in­clu­so con tra­ta­mien­to. En los pri­me­ros re­sul­ta­dos del en­sa­yo, la su­per­vi­ven­cia se mul­ti­pli­ca­ba ca­si por cin­co.

Ni­co­la Ma­son, de la Uni­ver­si­dad de Pen­sil­va­nia, tam­bién se sir­ve del sis­te­ma in­mu­ne, ac­ti­ván­do­lo con bac­te­rias, en la lu­cha con­tra el cán­cer de ve­ji­ga re­la­cio­na­do con una mu­ta­ción es­pe­cí­fi­ca de un gen. Se ha­lla en el 87% de los pe­rros que lo pa­de­cen, pe­ro tam­bién en el me­la­no­ma hu­mano y nues­tros car­ci­no­mas co­lo­rrec­tal, pul­mo­nar y de ti­roi­des.

Por otro la­do, el tu­mor ce­re­bral más agre­si­vo en am­bas es­pe­cies, el glio­blas­to­ma, con­cen­tra la aten­ción de un pro­yec­to de cin­co años fi­nan­cia­do por los Ins­ti­tu­tos Na­cio­na­les de Sa­lud. Ade­más de la in­mu­no­te­ra­pia, eva­lúa la te­ra­pia gé­ni­ca, va­cu­nas per­so­na­li­za­das y la com­bi­na­ción de va­rios tra­ta­mien­tos dis­tin­tos.

Más allá del cán­cer, Cla­ris­sa Her­nán­dez Step­hens in­ten­ta com­ba­tir la dia­be­tes des­de la Uni­ver­si­dad de Pur­due. Allí prue­ba una te­ra­pia de mí­ni­ma in­va­sión en pe­rros con la en­fer­me­dad, con la pers­pec­ti­va de rea­li­zar des­pués en­sa­yos en per­so­nas. Si re­sul­ta, sus­ti­tui­ría la ad­mi­nis­tra­ción dia­ria de in­su­li­na por una in­yec­ción tri­mes­tral de cé­lu­las pan­creá­ti­cas cu­bier­tas por co­lá­geno. Mi­llo­nes de per­so­nas de­ja­rían de es­tar cons­tan­te­men­te pen­dien­tes de su ni­vel de glu­co­sa o del de sus pe­rros. Y mu­chas se lo de­be­rían a ellos.

EN UN RE­CIEN­TE ES­TU­DIO SO­BRE EL LIN­FO­MA, LA COM­PA­ÑÍA FAR­MA­CÉU­TI­CA ASU­MIÓ LOS HAS­TA 2.000 EU­ROS DEL TRA­TA­MIEN­TO, QUE MU­CHOS DUE­ÑOS NO HA­BRÍAN PO­DI­DO PA­GAR

EL GLIO­BLAS­TO­MA (tu­mor ce­re­bral) pre­sen­ta un tre­men­dopa­re­ci­do en las re­so­nan­cias mag­né­ti­cas de un pe­rro (A) y unhu­mano (B), y sus res­pec­ti­vas imá­ge­nes mi­cros­có­pi­cas (C y D).

RADIOTERAPIA pa­ra tra­tar el cán­cer de hue­sos. En pe­rros se es­tá es­tu­dian­do en va­rios cen­tros, con la es­pe­ran­za de que sus re­sul­ta­dos sean apli­ca­bles a hu­ma­nos.

EN ES­PA­ÑA mu­chos in­ves­ti­ga­do­res des­co­no­cen la me­di­ci­na com­pa­ra­da y eso fre­na los es­tu­dios en es­te cam­po.

RA­DIA­CIÓN CON ULTRASONIDO Jef­frey Ruth in­ves­ti­ga su apli­ca­ción al sar­co­ma de te­ji­dos blan­dos en Vir­gi­nia (EEUU).

CÉ­LU­LA DE ME­LA­NO­MA HU­MANO Una de las mu­ta­cio­nes ge­né­ti­cas que lo pro­vo­ca cau­sa tam­bién el cán­cer de ve­ji­ga en pe­rros y se es­tá es­tu­dian­do en ellos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.