‘FA­KE NEWS’ SE­XUA­LES

Las re­des so­cia­les abo­nan una inago­ta­ble co­se­cha de bu­los so­bre el se­xo. Man­ten­te aler­ta.

Quo - - 12/18 CONTENIDOS - Tex­to: MA­RIAN BE­NI­TO

Lo úni­co de­mos­tra­ble de un hue­vo de ja­de es la sen­sa­ción de frío que de­ja. Na­da hay en es­ta pie­dra que des­pier­te or­gas­mos fan­tás­ti­cos ni equi­li­bre co­sa al­gu­na. To­do em­pe­zó cuan­do Goop, la web de es­ti­lo de vi­da fun­da­da por la ac­triz Gwy­neth Pal­trow, afir­mó que los fres­qui­tos hue­vos de ja­de y cuar­zo ro­sa, que se in­ser­tan por vía va­gi­nal, pue­den equi­li­brar las hor­mo­nas y re­gu­lar los ci­clos mens­trua­les, en­tre otras co­sas me­nos pro­sai­cas. El con­se­jo de Pal­trow ro­dó por las re­des so­cia­les sin lí­mi­te y sin freno, tan­to que hi­zo ne­ce­sa­ria la in­ter­ven­ción de las au­to­ri­da­des de con­su­mo de Ca­li­for­nia, que han im­pues­to a Goop una mul­ta de 145.000 eu­ros por fal­se­dad en una in­for­ma­ción que afec­ta a la sa­lud.

“Lo úni­co pro­ba­ble es que el hue­vo de ja­de trans­mi­ta gér­me­nes que al­te­ran el equi­li­brio bac­te­riano”, ex­pli­ca la gi­ne­có­lo­ga canadiense Jen Gun­ter, co­no­ci­da por de­nun­ciar es­te ti­po de bu­los que se ha­cen vi­ra­les. Lo ha he­cho tam­bién con la re­co­men­da­ción de la­var las par­tes ín­ti­mas fe­me­ni­nas con pe­pino o la de lle­var toa­lli­tas hú­me­das a mano pa­ra con­se­guir una ‘va­gi­na ve­ra­nie­ga’. Pe­ro na­die pue­de de­cir que con la mul­ta a Goop aca­be pa­ra siem­pre el efec­to má­gi­co del hue­vo de ja­de: una vez que un bu­lo se po­ne a ro­dar, no hay quien lo fre­ne.

Pu­tin y Trump com­par­ten pe­ne

El pe­pino no fue nun­ca un buen ja­bón ín­ti­mo, pe­ro tam­po­co la es­col­ta de mo­tos de Do­nald Trump ha cir­cu­la­do ja­más for­man­do la si­lue­ta de un pe­ne al­re­de­dor del co­che pre­si­den­cial (aun­que na­die pue­de ne­gar que es­ta no­ti­cia sí que ten­dría su gra­cia). Tam­bién se ha­bía di­cho de la es­col­ta de Vla­dí­mir Pu­tin, y lo me­jor es que en­ton­ces, en 2012,

se pu­bli­có una fo­to aé­rea que mos­tra­ba la po­si­ción fá­li­ca de los escoltas mo­to­ri­za­dos. La mis­ma ima­gen, con un sen­ci­llo re­to­que de Pho­tos­hop, es la que aho­ra se dis­tri­bu­ye co­mo la de Trump.

Mu­chas de las fal­sas no­ti­cias de se­xo ini­cian su an­da­du­ra co­mo bro­mas pu­bli­ca­das en pá­gi­nas web hu­mo­rís­ti­cas. En Es­pa­ña, el ori­gen de mu­chas de ellas es Aquí Hay No­ti­cia, pá­gi­na web con una gran sec­ción de no­ti­cias del pe­ne (al­gu­nas, des­ter­ni­llan­tes). Lo ma­lo es que cuan­do se em­pie­zan a com­par­tir en re­des aca­ban le­yén­do­se co­mo cier­tas. Por ejem­plo: “El Ayun­ta­mien­to de Va­lla­do­lid ha de­ci­di­do elec­tri­fi­car el pe­ne de una de sus es­ta­tuas pa­ra evi­tar la acos­tum­bra­da ten­ta­ción de ma­no­sear­lo por par­te de los vian­dan­tes”. Y aquí una de las más re­pli­ca­das: “Be­ber de­ma­sia­do ca­fé ha­ce que el pe­ne se re­duz­ca”. En am­bos ca­sos, las no­ti­cias aca­ba­ron re­pli­cán­do­se co­mo cier­tas en re­des so­cia­les.

¿Cuán­to se ex­tien­de una no­ti­cia así? ¿Has­ta dón­de pue­de lle­gar? La ima­gen de la mo­de­lo

Ch­rissy Tei­gen en su Ins­ta­gram to­man­do un ba­ño va­gi­nal de va­por con agua y hier­bas que ella de­fi­ne co­mo cu­ra­ti­vas y des­in­to­xi­can­tes su­pera el mi­llón de li­kes. Es so­lo un ejem­plo del éxi­to de un bu­lo. La so­cia­li­té Ky­lie Jen­ner in­vi­tó a sus se­gui­do­ras a in­tro­du­cir los la­bios en una bo­te­lla de vi­drio y suc­cio­nar el ai­re pa­ra te­ner una bo­ca car­no­sa y sen­sual co­mo la su­ya. Co­mo res­pues­ta, cen­te­na­res de chi­cas em­pe­za­ron a su­bir fo­tos, con el hash­tag #ky­lie­jen­ner­cha­llen­ge, mos­tran­do sus la­bios in­fla­ma­dos.

Las men­ti­ras via­jan seis ve­ces más rá­pi­do que la ver­dad. To­más Hi­jo, es­cri­tor y pro­fe­sor de la Uni­ver­si­dad de Sa­la­man­ca, di­ce que las que ma­yor in­te­rés des­pier­tan son las que to­can los mie­dos, pre­jui­cios y de­seos más in­ten­sos. Con las pri­me­ras tor­men­tas del oto­ño se pu­bli­có el ca­so de un ciu­da­dano de Ta­rra­go­na al que le ca­yó un ra­yo atraí­do por el pier­cing de sus tes­tícu­los. La men­ti­ra no se que­da en el ti­tu­lar: días atrás, una de las no­ti­cias más mo­vi­das fue la de una su­pues­ta es­tu­dian­te que ha­bía ga­na­do unas olim­pia­das de quí­mi­ca, pe­ro en reali­dad era la fo­to­gra­fía de una ac­triz porno. La chi­ca se lla­ma Mon­ta­ña Gar­cía y es ve­ci­na de Cá­ce­res, y aca­ba de ga­nar las Olim­pia­das de Fí­si­ca y Quí­mi­ca 2018, pe­ro co­mo no es fut­bo­lis­ta y no se de­di­ca a los reali­ties no ve­rás la no­ti­cia en nin­gún me­dio de co­mu­ni­ca­ción”. Ese fue el tuit pu­bli­ca­do por la cuen­ta de Per­yim (@jper­gim), jun­to a la fo­to de una jo­ven con ga­fas que mi­ra son­rien­te a cá­ma­ra. El éxi­to de di­fu­sión fue ma­si­vo. ¡Quién no iba a que­rer dar a co­no­cer a la gua­pí­si­ma es­tu­dian­te!

“Se cuen­tan con cer­te­za y se aco­gen con in­te­rés. Re­du­cen un mun­do gi­gan­tes­co a la es­ca­la de una ca­ri­ca­tu­ra ma­ne­ja­ble”, se­ña­la Hi­jo. ¿Quién no re­cuer­da aque­lla vie­ja his­to­ria de la chi­ca que ha­ce au­tos­top, el con­duc­tor la re­co­ge y al lle­gar a la cur­va, des­pués de in­di­car­le que ahí se ma­tó ella, la mu­cha­cha des­apa­re­ce? Las re­des nos brin­dan aho­ra una ver­sión más li­bi­di­no­sa: la de Lucy Bar­lows, una mo­chi­le­ra bri­tá­ni­ca que se gra­ba te­nien­do or­gas­mos por to­da Amé­ri­ca. Na­die ha vis­to ni a una ni a otra. Ni ras­tro de Lucy, a pe­sar de que sus ca­ras or­gás­mi­cas han si­do tren­ding to­pic y cen­tro

Una jo­ven bri­tá­ni­ca gra­bó sus or­gas­mos con dis­tin­tos hom­bres pa­ra col­gar­los en su inexis­ten­te blog. Ni si­quie­ra ella es real

de mu­chas con­ver­sa­cio­nes en los me­dios de co­mu­ni­ca­ción: des­de Bue­nos Ai­res, su pun­to de par­ti­da, has­ta Ca­na­dá, don­de pu­so fin a su pe­ri­plo, se su­po­ne que la jo­ven bri­tá­ni­ca se fue acos­tan­do con dis­tin­tos hom­bres pa­ra ex­pe­ri­men­tar otras for­mas de pla­cer que lue­go tras­la­da­ría a un inexis­ten­te blog. El mor­bo que des­pier­ta ha he­cho que es­tas fo­tos, que pa­re­cen pan­ta­lla­zos de un úni­co ví­deo, sean vi­ra­les.

So­lo el bi­go­te es ver­da­de­ro

“Al­go que nos lle­ga con sen­ti­mien­tos se cue­la fá­cil­men­te, sea o no au­tén­ti­co. La emo­ción de­ja caer la ba­rre­ra de pre­ven­ción que so­le­mos lle­var pues­ta”, di­ce Fe­rrán La­lue­za, in­ves­ti­ga­dor de la Uni­ver­si­tat Ober­ta de Ca­ta­lun­ya y au­tor de un de­cá­lo­go pa­ra ave­ri­guar si una no­ti­cia es o no cier­ta. Es lo que nos lle­va a dar ve­ra­ci­dad a la in­só­li­ta his­to­ria de Qa­jar, una inexis­ten­te prin­ce­sa de la di­nas­tía per­sa de prin­ci­pios del si­glo XX. Va­rias pu­bli­ca­cio­nes di­gi­ta­les la pre­sen­tan co­mo un ideal de be­lle­za que cau­ti­vó a más de 100 hom­bres y pro­vo­có con su re­cha­zo el sui­ci­dio de 13 enamorados. Lo úni­co cier­to del re­la­to es el fino bi­go­te de su ros­tro, que sí era con­si­de­ra­do un sím­bo­lo de be­lle­za en la so­cie­dad per­sa.

Seis de ca­da diez en­cues­ta­dos por in­ves­ti­ga­do­res de la Uni­ver­si­dad Com­plu­ten­se de Ma­drid res­pon­die­ron que se­rían ca­pa­ces de iden­ti­fi­car una no­ti­cia fal­sa, pe­ro cuan­do se les pu­so a prue­ba con di­fe­ren­tes ti­tu­la­res so­lo tres de ca­da vein­te acer­ta­ron cuá­les eran ve­rí­di­cas. La reali­dad es que el 86% de la po­bla­ción es­pa­ño­la se cree co­sas co­mo que los pe­li­rro­jos es­tán en pe­li­gro de ex­tin­ción. Ha­ce so­lo unas se­ma­nas se pu­bli­ca­ba co­mo no­ti­cia nue­va que oler fla­tu­len­cias de tu pa­re­ja re­por­ta nu­me­ro­sos be­ne­fi­cios, co­mo la es­ta­bi­li­dad. Se ci­ta­ba co­mo fuen­te un es­tu­dio de la Uni­ver­si­dad de Exe­ter, en Reino Uni­do, que lo que di­ce en reali­dad es que han di­se­ña­do y fa­bri­ca­do un com­pues­to que po­dría ser cla­ve en fu­tu­ras te­ra­pias con­tra la dia­be­tes, los de­rra­mes ce­re­bra­les, los ata­ques car­dia­cos y la de­men­cia. Y com­pa­ra­ron su olor con el de las fla­tu­len­cias o el de los hue­vos po­dri­dos. Em­pe­zó a di­vul­gar­se en 2014 y, des­de en­ton­ces, vuel­ve ca­da año.

Di­fa­mar es gra­tis

Lo peor de las fa­ke news de ín­do­le se­xual es su efec­to de­vas­ta­dor. El co­lec­ti­vo LGTB se pue­de con­si­de­rar es­pe­cial­men­te dam­ni­fi­ca­do con ti­tu­la­res que aso­cian ho­mo­se­xua­li­dad con pro­pen­sión a co­me­ter abu­so se­xual, bi­se­xua­li­dad con pro­mis­cui­dad y tran­se­xua­li­dad con en­fer­me­dad men­tal. Son pre­jui­cios que a me­nu­do se ce­ban con nom­bres co­no­ci­dos. ¿Quién no ha es­cu­cha­do al­gu­na vez que Lady Ga­ga es her­ma­fro­di­ta, Ja­mie Lee Cur­tis tie­ne pe­ne o Mó­ni­ca Na­ran­jo es tran­se­xual?

La So­cie­dad Es­pa­ño­la de Con­tra­cep­ción aler­ta con­ti­nua­men­te de los bu­los que cir­cu­lan por la red so­bre mé­to­dos an­ti­con­cep­ti­vos, co­mo que la píl­do­ra en­gor­da, que sus efec­tos son per­ni­cio­sos o que cau­sa es­te­ri­li­dad y cán­cer, o que el DIU es­tá con­tra­in­di­ca­do en jó­ve­nes. Son no­ti­cias que via­jan co­mo la pól­vo­ra acom­pa­ña­das de de­ce­nas de tes­ti­mo­nios y la apos­ti­lla de “a mí me fun­cio­nó”.

El sida no exis­te

La Po­li­cía Na­cio­nal co­rro­bo­ra que en las re­des so­cia­les las fa­ke news se di­vul­gan de ma-

ne­ra anó­ni­ma, pe­ro ha­cien­do re­fe­ren­cia a una fuen­te de con­fian­za o a un mé­di­co des­co­no­ci­dos. Su re­dac­ción, de for­ma atem­po­ral, ex­pli­ca su re­torno ca­da cier­to tiem­po.

Es el ca­so de los ni­dos de avis­pa pa­ra la va­gi­na, que han re­apa­re­ci­do en la web co­mer­cial de Etsy co­mo re­me­dio pa­ra cu­rar in­fec­cio­nes o res­tau­rar la elas­ti­ci­dad del úte­ro.

La Jun­ta de An­da­lu­cía ha lan­za­do una cam­pa­ña con­tra las fa­ke news so­bre se­xo di­ri­gi­da a los jó­ve­nes. Con el es­lo­gan “Bue­nas len­guas, buen se­xo”, pre­ten­de fo­men­tar las re­la­cio­nes sa­lu­da­bles y des­mon­tar bu­los y no­ti­cias fal­sas que des­in­for­man a los ado­les­cen­tes so­bre los mé­to­dos de pre­ven­ción de en­fer­me­da­des de trans­mi­sión se­xual, dis­fun­cio­nes se­xua­les y otros as­pec­tos. El por­tal, ade­más de un test pa­ra eva­luar co­no­ci­mien­tos, des­plie­ga un jue­go pa­ra apren­der a dis­tin­guir las in­for­ma­cio­nes ver­da­de­ras de las fal­sas. Más del 50% tie­nen In­ter­net co­mo úni­ca fuen­te de in­for­ma­ción.

En­tre las fa­ke news clá­si­cas y pe­li­gro­sas es­tán las que men­cio­nan que el sida no exis­te, que es un in­ven­to de los go­bier­nos pa­ra ven­der me­di­ci­nas y ame­dren­tar a la po­bla­ción.

Ca­da vez más gran­de

Que el ta­ma­ño del pe­ne sea la prin­ci­pal preo­cu­pa­ción se­xual en el hom­bre se de­be a un cú­mu­lo inago­ta­ble de in­for­ma­cio­nes fal­sas. Tam­bién abun­dan en­tre los jó­ve­nes avi­sos so­bre con­do­nes que se rom­pen con fa­ci­li­dad o que el vi­rus del sida tras­pa­sa el pre­ser­va­ti­vo. A me­dia­dos de es­te año, un es­tu­dio tu­vo que re­fu­tar el mi­to de Tin­der co­mo por­tal que fa­ci­li­ta el se­xo fá­cil y te­me­ra­rio. Se­gún pu­bli­có Per­so­na­lity and In­di­vi­dual Dif­fe­ren­ces, el ín­di­ce de usua­rios que tie­nen se­xo gra­cias a apli­ca­cio­nes co­mo Tin­der o Bum­ble ha dis­mi­nui­do. In­ves­ti­ga­do­res de la Uni­ver­si­dad No­rue­ga de Cien­cia y Tec­no­lo­gía com­pro­ba­ron que, aun­que la ma­yo­ría de las per­so­nas que uti­li­zan ac­ti­va­men­te las apli­ca­cio­nes de ci­tas es­tán in­tere­sa­das en se­xo a cor­to pla­zo, no lle­ga a cum­plir­lo con na­die.

Los eje­cu­ti­vos de Cam­brid­ge Analy­ti­ca, una em­pre­sa lon­di­nen­se de da­tos di­gi­ta­les, fue­ron gra­ba­dos re­la­tan­do que la fir­ma usa las lla­ma­das ‘tram­pas de miel’ (no­ti­cias so­bre su­pues­tas re­la­cio­nes se­xua­les o ro­mán­ti­cas) pa­ra des­acre­di­tar al ad­ver­sa­rio.

Go­bier­nos y pe­dofi­lia

En Fran­cia, son nu­me­ro­sas las pu­bli­ca­cio­nes que acu­san a la lla­ma­da ley Schiap­pa de le­ga­li­zar la pe­dofi­lia e in­ci­tar a la mas­tur­ba­ción a los ni­ños de cua­tro años, con ti­tu­la­res co­mo “Fran­cia abre la puer­ta a la pe­dofi­lia”. Fue com­par­ti­do en Fa­ce­book más de 14.000 ve­ces. El Go­bierno me­xi­cano ha si­do ata­ca­do tam­bién por otra no­ti­cia fal­sa si­mi­lar que ase­gu­ra­ba que la edad de con­sen­ti­mien­to se­xual se ha­bía re­du­ci­do a 12 años. Su ré­pli­ca en Fa­ce­book ron­da las 14.700 ve­ces.

Es­ta red no es la au­to­ra de las fa­ke news, pe­ro, con sus más de 2.170 mi­llo­nes de usua­rios en to­do el mun­do, sí se pue­de de­cir que es su ma­yor di­vul­ga­do­ra. La Igle­sia ca­tó­li­ca tam­po­co se li­bra: los de­trac­to­res del pa­pa Fran­cis­co usan su ex­ten­sa red en In­ter­net (blogs y pá­gi­nas ul­tra­con­ser­va­do­ras) pa­ra se­ña­lar­le co­mo en­cu­bri­dor de de­pre­da­do­res se­xua­les y pro­mo­tor del as­cen­so de gays a po­si­cio­nes de po­der.

Las fa­ke news se­xua­les no son nue­vas (o la mas­tur­ba­ción nos ha­bría de­ja­do cie­gos a to­dos), pe­ro hoy el ‘efec­to red so­cial’ las con­vier­te en ma­si­vas, rá­pi­das, y mu­cho más in­de­tec­ta­bles de lo que ima­gi­nas.

Que lady Ga­ga es her­ma­fro­di­ta y Mó­ni­ca Na­ran­jo tran­se­xual es­tá en­tre los bu­los con­so­li­da­dos co­mo reales

Con es­te es­lo­gan la Jun­ta de An­da­lu­cía ha lan­za­do una cam­pa­ña con­tra las no­ti­cias fal­sas que des­fi­gu­ran la per­cep­ción ju­ve­nil del se­xo.

La es­col­ta de Trump ba­jo losefec­tos del Pho­tos­hop.

11. Ro­nal­do ase­gu­ra que las acu­sa­cio­nes de vio­la­ción son fa­ke news con el pro­pó­si­to de bus­car la fa­ma.

2. La red vi­ra­li­zó la le­yen­da de la fal­sa prin­ce­sa Qa­jar y los 13 hom­bres que se sui­ci­da­ron por su amor.

Ni es cier­ta la re­gla de la L, ni se re­la­cio­na nú­me­ro de za­pa­to con lon­gi­tud del pe­ne. La fo­to es un gra­fi­ti en Es­to­col­mo.

La pe­lí­cu­la Hys­te­ria re­crea la in­cier­ta his­to­ria de mé­di­cos que cu­ra­ban el his­te­ris­mo fe­me­nino me­dian­te mas­tur­ba­ción.

La pro­mo­ción de hue­vos va­gi­na­les con pro­me­sas irrea­les le ha cos­ta­do a Pal­trow una mul­ta de 125.000 eu­ros, más el im­por­te de ca­da uno.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.