Ga­mers: de­por­tis­tas de éli­te des­de el si­llón

¿Qué ocu­rre si com­pa­ras el ce­re­bro de un ‘gamer’, pro­fe­sio­nal de los vi­deo­jue­gos con el de un de­por­tis­ta de éli­te? Un cien­tí­fi­co es­pa­ñol lo ha he­cho

Quo - - 12/18 CONTENIDOS - Tex­to: AN­DRÉS MA­SA

Las com­pe­ti­cio­nes de vi­deo­jue­gos no tie­nen na­da que en­vi­diar a las de fút­bol, ba­lon­ces­to o tenis. Sin ale­jar­se de la pan­ta­lla, el ce­re­bro de sus ju­ga­do­res es­tre­lla fun­cio­na de mo­do si­mi­lar al de las es­tre­llas de­por­ti­vas.

An­to­nio Jor­dá aca­ba de re­no­var su con­tra­to con el Vo­da­fo­ne Giants has­ta 2023, el que po­dría ser el úl­ti­mo co­mo ju­ga­dor. “A mis 25 años, no voy a de­cir­te que es­toy en el fi­nal de mi ca­rre­ra, pe­ro uno sí que tie­ne que ir pen­san­do en lo que va ha­cer cuan­do no jue­gue. Es­to es efí­me­ro”, re­fle­xio­na. Jor­dá ad­mi­te tí­mi­da­men­te que los cha­va­les vie­nen pi­san­do fuer­te, pe­ro se no­ta que so­lo tie­ne una co­sa en men­te: su pró­xi­mo tor­neo, que se ce­le­bra en di­ciem­bre en Las Ve­gas (Ne­va­da, EEUU) y en el que su club se jue­ga el ac­ce­so a la li­ga mun­dial más im­por­tan­te en su con­tro­ver­ti­do de­por­te.

Por su for­ma de ha­blar, cual­quie­ra di­ría que el ju­ga­dor for­ma par­te del elen­co de jó­ve­nes ta­len­tos es­pa­ño­les que han con­quis­ta­do dis­ci­pli­nas co­mo el fút­bol, el ba­lon­ces­to y el mo­to­ci­clis­mo. Pe­ro mu­chos ni si­quie­ra le ca­li­fi­ca­rían de de­por­tis­ta tras sa­ber que To­jor, su nom­bre de gue­rra en la are­na de los de­por­tes elec­tró­ni­cos –más co­no­ci­dos co­mo e-sports–, se de­di­ca a ju­gar a Call of Duty. En­tre­na ca­da día pa­ra me­jo­rar en un vi­deo­jue­go que con­sis­te en ma­ne­jar sol­da­dos por un es­ce­na­rio bé­li­co has­ta ha­cer que los enemi­gos muer­dan el pol­vo.

¿Cambiarían de opi­nión si su­pie­ran que su ce­re­bro fun­cio­na co­mo el de un fut­bo­lis­ta pro­fe­sio­nal? Es po­si­ble, y qui­zá una no­ve­do­sa lí­nea de in­ves­ti­ga­ción les ha­ga cam­biar de pa­re­cer. Los cien­tí­fi­cos es­tán aden­trán­do­se en el ce­re­bro de los ga­mers pro­fe­sio­na­les –el nom­bre in­glés de­fi­ne a quie­nes par­ti­ci­pan en com­pe­ti­cio­nes de vi­deo­jue­gos– y co­mien­zan a afir­mar que sí que hay quí­mi­ca en­tre su ór­gano di­rec­tor y el de los fut­bo­lis­tas, los ju­ga­do­res de ba­lon­ces­to y los pi­lo­tos de mo­tos.

La tes­tos­te­ro­na no mien­te

El en­tre­na­mien­to ab­sor­be a To­jor un mí­ni­mo de ocho ho­ras al día, en las que com­bi­na el jue­go con el vi­sio­na­do de ví­deos, el en­sa­yo de tác­ti­cas, las se­sio­nes con el psi­có­lo­go del club y una ru­ti­na de

ejer­ci­cio fí­si­co pa­ra pre­ve­nir tan­to el se­den­ta­ris­mo co­mo las le­sio­nes; sí, el cue­llo, la es­pal­da, el co­do, la mu­ñe­ca y las ro­di­llas de es­tos ju­ga­do­res su­fren y, co­mo los de­por­tis­tas, pue­den aca­bar en el qui­ró­fano por le­sio­nes co­mo el sín­dro­me del tú­nel car­piano.

Su ob­je­ti­vo es cla­ro: ga­nar, ga­nar y vol­ver a ga­nar, co­mo re­su­mió Luis Ara­go­nés, el Sa­bio de Hor­ta­le­za, cuan­do pre­pa­ra­ba al Atlé­ti­co de Ma­drid. Es lo que dis­tin­gue a un cam­peón de quien nun­ca lle­ga­rá a ser­lo. “Hay que te­ner ha­bi­li­dad y al­go de suer­te, pe­ro lo que dis­tin­gue a los ga­na­do­res de for­ma más di­rec­ta es su de­di­ca­ción y su am­bi­ción”, opi­na To­jor, quien pue­de ju­gar de 25 a 30 par­ti­das dia­rias. Y esa ac­ti­tud se no­ta en las hor­mo­nas.

“Los de­por­tis­tas pro­fe­sio­na­les sue­len men­tir bas­tan­te. Di­cen lo que otros quie­ren oír pa­ra ju­gar”, opi­na uno de los cien­tí­fi­cos que se han aden­tra­do en el pai­sa­je de la men­te de los ga­mers, el in­ves­ti­ga­dor de la Uni­ver­si­dad In­ter­na­cio­nal de la Rio­ja (UNIR) Ma­nuel Ji­mé­nez. “Pe­ro a mí no me en­ga­ñan”. Ji­mé­nez co­no­ce la hue­lla hor­mo­nal que de­ja el es­ta­do men­tal en los de­por­tis­tas pro­fe­sio­na­les por­que la ha ana­li­za­do en ju­ga­do­res de éli­te. Aho­ra, la ha bus­ca­do –y en­con­tra­do– en un aná­li­sis de sa­li­va a al­gu­nos com­pa­ñe­ros de To­jor.

La tes­tos­te­ro­na y el cor­ti­sol son hor­mo­nas cla­ve. La pri­me­ra au­men­ta la pro­ba­bi­li­dad de mos­trar un per­fil com­pe­ti­ti­vo y, a pe­sar de ser emi­nen­te­men­te mas­cu­li­na, las de­por­tis­tas con éxi­to mues­tran ni­ve­les de tes­tos­te­ro­na equi­pa­ra­bles a los de mu­chos hom­bres. El cor­ti­sol, co­no­ci­do co­mo ‘hor­mo­na del es­trés’, pre­pa­ra el or­ga­nis­mo pa­ra la ac­ción y ayu­da a fo­ca­li­zar un ob­je­ti­vo. Si al le­van­tar­se de la ca­ma, el día de un par­ti­do, un fut­bo­lis­ta pro­fe­sio­nal

tie­ne los ni­ve­les de cor­ti­sol re­la­ti­va­men­te ba­jos y los de tes­tos­te­ro­na son al­tos, “es­tá pre­pa­ra­do pa­ra com­pe­tir y de­rro­tar a sus ad­ver­sa­rios. De he­cho, pro­ba­ble­men­te lo úni­co que ten­ga en su men­te sea eso”, di­ce Ji­mé­nez.

Tam­bién su­ce­de que cuan­to más ga­nan los de­por­tis­tas, más tes­tos­te­ro­na acu­mu­lan y más pro­ba­bi­li­da­des tie­nen de se­guir ga­nan­do, un efec­to que se in­vier­te en­tre quie­nes pier­den.

“Los e-sports pro­du­cen en los ju­ga­do­res res­pues­tas si­mi­la­res a las que se ob­ser­van en otros de­por­tes de com­pe­ti­ción”, di­ce el cien­tí­fi­co, quien ase­gu­ra que lo ha com­pro­ba­do en un ex­pe­ri­men­to re­cien­te.

Su tra­ba­jo se en­mar­ca en el pro­yec­to Brain Gamer, una ini­cia­ti­va con­jun­ta en­tre la UNIR, la Uni­ver­si­dad de Má­la­ga y la Uni­ver­si­dad de Ro­ma La Sa­pien­za. “Los re­sul­ta­dos nos es­tán di­cien­do que los e-sports no son vi­deo­jue­gos, que son otra co­sa. Ha­brá que se­guir in­ves­ti­gan­do”, di­ce. Lo que es­tá cla­ro, con sus re­sul­ta­dos (pen­dien­tes de pu­bli­ca­ción) en la mano, es que el de­ba­te so­bre si los e-sports son un de­por­te si­gue vi­vo, pe­ro, si son co­rrec­tos, los ga­mers pro­fe­sio­na­les com­par­ten su esen­cia con los de­por­tis­tas de éli­te.

En bus­ca del ins­tin­to de­pre­da­dor

No es la pri­me­ra vez que es­tos pro­fe­sio­na­les se so­me­ten a un aná­li­sis hor­mo­nal, pe­ro ca­si. El pri­mer es­tu­dio se­me­jan­te en ver la luz en una re­vis­ta cien­tí­fi­ca se pu­bli­có en la re­vis­ta Com­pu­ters in Hu­man Beha­viour. Y no res­pal­da el nue­vo aná­li­sis. Sus au­to­res no re­gis­tra­ron los cam­bios hor­mo­na­les que re­la­ta Ji­mé­nez, aun­que tam­bién es­pe­ra­ban que se pro­du­je­ran. Cu­rio­sa­men­te los nue­vos

“Los jue­gos elec­tró­ni­cos

pro­du­cen res­pues­tas si­mi­la­res a las que se ob­ser­van

en otros de­por­tes de com­pe­ti­ción”

ha­llaz­gos no sor­pren­den al in­ves­ti­ga­dor prin­ci­pal del tra­ba­jo, Pe­ter Gray.

El doc­tor en An­tro­po­lo­gía bio­ló­gi­ca de la Uni­ver­si­dad de Ne­va­da en Las Ve­gas ad­mi­te que el en­torno in­for­mal y re­la­ja­do de sus ex­pe­ri­men­tos, en el que los ga­mers ju­ga­ron con­tra la má­qui­na y con­tra per­so­nas que ya co­no­cían, po­dría ha­ber mar­ca­do la di­fe­ren­cia. “Lo que hay en jue­go y el sig­ni­fi­ca­do de la com­pe­ti­ción de­ben te­ner im­por­tan­cia, tal y co­mo in­di­ca la li­te­ra­tu­ra cien­tí­fi­ca so­bre la com­pe­ti­ción atlé­ti­ca, y de­be­ría­mos es­pe­rar lo mis­mo pa­ra los e-sports”, ex­pli­ca.

Por el con­tra­rio, el ex­pe­ri­men­to es­pa­ñol se lle­vó a ca­bo en las se­mi­fi­na­les y las fi­na­les de la Su­per­li­ga es­pa­ño­la del año pa­sa­do, en la que el Vo­da­fo­ne Giants que­dó sub­cam­peón. Y la res­pues­ta hor­mo­nal so­lo se ob­ser­vó cuan­do las com­pe­ti­cio­nes fue­ron ca­ra a ca­ra, no cuan­do los par­ti­ci­pan­tes en el ex­pe­ri­men­to ju­ga­ron con­tra la má­qui­na. Una ri­va­li­dad pro­fun­da se en­cen­dió en la ca­be­za de los jó­ve­nes.

Pa­ra sa­ber qué pa­sa en la men­te de los ga­mers, los in­ves­ti­ga­do­res co­lo­ca­ron des­pués to­da suer­te de ins­tru­men­tos. Un elec­tro­en­ce­fa­ló­gra­fo re­co­gió, en ca­da fa­se del jue­go, la ac­ti­vi­dad de la cor­te­za pre­fron­tal de sus ce­re­bros, la re­gión don­de se pro­ce­sa la to­ma de de­ci­sio­nes.

Tam­bién se han ob­te­ni­do da­tos acer­ca de la con­cen­tra­ción de hor­mo­nas, la di­la­ta­ción de las pu­pi­las, los mo­vi­mien­tos de los ojos o la con­duc­tan­cia de la piel (una me­di­da de la ca­pa­ci­dad de la co­rrien­te eléc­tri­ca por re­co­rrer­la que es­tá re­la­cio­na­da con la ten­sión cor­po­ral; por sim­pli­fi­car, con­sis­te en me­dir cuán­to te su­dan las ma­nos).

En es­te mo­men­to, los cien­tí­fi­cos es­tán cru­zan­do 150 da­tos de ca­da ju­ga­dor con los que pue­den ana­li­zar al de­ta­lle có­mo fun­cio­na el ce­re­bro de ca­da uno de ellos cuan­do ata­ca, de­fien­de, pien­sa una es­tra­te­gia... To­do jun­to de­be­ría mos­trar una res­pues­ta pri­ma­ria que em­pu­ja a los de­por­tis­tas ha­cia el éxi­to.

“Con­si­de­ra­mos que el ju­ga­dor, cuan­do lan­za un ata­que de­fi­ni­ti­vo so­bre su ad­ver­sa­rio, por ejem­plo, se con­vier­te en el mis­mo de­pre­da­dor en que se pue­de con­ver­tir Ra­fa Na­dal cuan­do es­tá en los pun­tos de­ci­si­vos de un set”, ex­pli­ca Ji­mé­nez. Dón­de mi­ran, cuán­to tar­dan en to­mar de­ci­sio­nes, qué pa­pel jue­gan en ellas las hor­mo­nas... to­do cuen­ta pa­ra ga­nar los lau­re­les di­gi­ta­les, y pa­ra con­fir­mar si los ga­mers pue­den ser con­si­de­ra­dos los nue­vos de­por­tis­tas del si­glo XXI.

Los ‘e-sports’ no son un jue­go

Com­pe­ti­ción, com­pe­ti­ción, com­pe­ti­ción. Es la ob­se­sión que mue­ve a un de­por­tis­ta de al­to ni­vel, que nun­ca sa­cia su sed de vic­to­ria. Pe­ro el de­por­te es al­go más que eso: hay re­glas que pro­mue­ven la igual­dad, fe­de­ra­cio­nes que uni­fi­can cri­te­rios, una or­ga­ni­za­ción de las com­pe­ti­cio­nes... To­do lo que es­tá co­men­zan­do a ha­ber en los e-sports y que los pio­ne­ros no co­no­cie­ron en su mo­men­to.

La Li­ga es­pa­ño­la de fút­bol ya ha or­ga­ni­za­do las pri­me­ras com­pe­ti­cio­nes pa­ra acer­car­se a los jó­ve­nes, igual que la NBA y la NFL es­ta­dou­ni­den­ses. Ni­ke ha con­ta­do con la pre­sen­cia del gamer chino Jian Uzi Zi-hao, jun­to a la es­tre­lla del ba­lon­ces­to Leb­ron Ja­mes, en una cam­pa­ña pu­bli­ci­ta­ria chi­na, y el Co­mi­té Olím­pi­co

In­ter­na­cio­nal acep­tó a los e-sports co­mo ac­ti­vi­dad de­por­ti­va el año pa­sa­do. Pron­to va­lo­ra­rá la pro­pues­ta de in­cluir­los en los Jue­gos Olím­pi­cos de Pa­rís 2024 co­mo un es­pec­tácu­lo com­ple­men­ta­rio. Pe­ro ¿cuán­do co­men­za­ron los vi­deo­jue­gos a per­ci­bir­se co­mo de­por­tes?

“Cuan­do yo em­pe­cé a ju­gar, con unos 14 años, ju­gá­ba­mos so­lo por ser el me­jor”, re­cuer­da Da­vid Alon­so, quien, con 26 años, ha si­do ju­ga­dor pro­fe­sio­nal y uno de los pri­me­ros en­tre­na­do­res del sec­tor. Aho­ra es el di­rec­tor de­por­ti­vo en los Giants. “Creo que es­to em­pe­zó a ser un de­por­te cuan­do las mar­cas co­men­za­ron a in­tere­sar­se, em­pe­zó a ha­ber pre­mios y una com­pe­ti­ción mu­cho más se­ria, aun­que pa­ra la gen­te a la que nos ha gus­ta­do nun­ca ha si­do so­lo un jue­go”, re­fle­xio­na.

Aho­ra, no es ra­ro que un ju­ga­dor in­ter­na­cio­nal ga­ne 100.000 eu­ros al año: las com­pe­ti­cio­nes lle­nan es­ta­dios y los e-sports mo­vie­ron 696 mi­llo­nes de eu­ros en 2017, un 41% cien­to más que el año an­te­rior. La ci­fra que se es­pe­ra re­gis­trar en 2018 se ele­va a los 900 mi­llo­nes, y una mi­ría­da de ado­les­cen­tes quie­ren con­ver­tir­se en pro­fe­sio­na­les. Fi­char­los no es ta­rea fá­cil, pe­ro Alon­so sa­be lo que bus­ca. A di­fe­ren­cia de los cien­tí­fi­cos, él ya co­no­ce per­fec­ta­men­te có­mo fun­cio­na el ce­re­bro de los ga­na­do­res.

“Los as­pec­tos men­ta­les son los más im­por­tan­tes”, ex­pli­ca. “Bus­ca­mos per­so­nas que se­pan es­for­zar­se, que ten­gan ca­pa­ci­dad de sa­cri­fi­cio, sean men­tal­men­te fuer­tes pa­ra po­der ges­tio­nar sus emo­cio­nes... Tie­nen que te­ner am­bi­ción, mo­ti­va­ción, con­tar con una gran ca­pa­ci­dad ana­lí­ti­ca pa­ra ad­qui­rir in­for­ma­ción de to­das las re­pe­ti­cio­nes de las par­ti­das”, enu­me­ra. La con­cen­tra­ción y la ca­pa­ci­dad de an­ti­ci­par los mo­vi­mien­tos de los opo­nen­tes son ca­rac­te­rís­ti­cas prin­ci­pa­les pa­ra des­ta­car en to­dos los jue­gos.

De mo­men­to, de­tec­tar que un ju­ga­dor tie­ne las ca­rac­te­rís­ti­cas de un cam­peón es ta­rea del ojo de buen cu­be­ro de per­so­nas co­mo Alon­so, pe­ro aná­li­sis co­mo los que es­tá lle­van­do a ca­bo el pro­yec­to Brain Gamer po­drían fa­ci­li­tar­le da­tos in­tere­san­tes en un fu­tu­ro aún le­jano. Es más, po­drían apor­tar una in­for­ma­ción que cam­bia­ría pa­ra siem­pre la ma­ne­ra de ver a los de­por­tis­tas pro­fe­sio­na­les.

Los ju­ga­do­res de fút­bol, de tenis, de hoc­key, nun­ca po­drán aco­plar tan­tos ins­tru­men­tos a sus cuer­pos du­ran­te un par­ti­do. Ad­mi­tir que los ga­mers pro­fe­sio­na­les com­par­ten nu­me­ro­sas ca­rac­te­rís­ti­cas con otros de­por­tis­tas im­pli­ca­ría acep­tar que los es­tu­dios lle­va­dos a ca­bo en ellos, qui­zá, po­drían con­tri­buir a co­no­cer me­jor a los de­por­tis­tas tra­di­cio­na­les.

Es­tá cla­ro que los nue­vos de­por­tis­tas nun­ca po­drán ser­vir de ins­pi­ra­ción pa­ra es­tu­diar el as­pec­to fí­si­co de los de­por­tes tra­di­cio­na­les. Pe­ro tam­bién lo es que los vi­deo­jue­gos han lle­na­do un va­cío: son la ac­ti­vi­dad que re­quie­re una ma­yor ha­bi­li­dad de los de­dos en una ac­ti­vi­dad de­por­ti­va.

¿Y qué pa­sa­ría si nue­vos desa­rro­llos de la reali­dad vir­tual los pu­sie­ran a co­rrer sin mo­ver­se del si­tio? Quién sa­be. Lo úni­co cier­to es que las par­ti­das en salones re­crea­ti­vos han abier­to pa­so a los tor­neos en es­ta­dios.

Pa­we, bya­li, Bie­liäs­ki, del equi­po Vir­tu, tam­bién du­ran­te la fi­nal de la ELEAGUE (la li­ga pro­fe­sio­nal de ju­ga­do­res de vi­deo­jue­gos). Es ex­per­to en Glo­bal Of­fen­si­ve. Un miem­bro del equi­po pro­fe­sio­nal de e-sport Grif­fin, pre­pa­ra­do pa­ra ju­gar a Lea­gue of Le­gends en Seúl, en ju­lio de 2018.

El ju­ga­dor chino de Lea­gue of Le­gends Jian, Uzi, Zi-hao ha pues­to su ca­ra a una cam­pa­ña de Ni­ke, lo que de­mues­tra el es­ta­tus de los ga­mers en la so­cie­dad ac­tual. Ni­co­lai, dev1ce, Reedtz, del equi­po As­tra­lis, con­si­de­ra­do uno de los me­jo­res del mun­do, en la fi­nal de la ELEAGUE en el Fox Thea­tre en Atlan­ta (Geor­gia, EEUU).

Lea­gue of Le­gends era so­lo un jue­go on­li­ne y gra­tui­to. Aho­ra tam­bién es un es­pec­tácu­lo que reúne a mi­les de es­pec­ta­do­res.

UNA RU­TI­NA AC­TI­VA Los ju­ga­do­res del equi­po sur­co­reano SK Te­le­com T1 son con­si­de­ra­dos de­por­tis­tas de éli­te en su país, aun­que pue­dan en­tre­nar sin sa­lir de un pi­so. La ac­ti­vi­dad fí­si­ca tam­bién es im­por­tan­te en otros paí­ses: un es­tu­dio glo­bal con­clu­yó que los ga­mers se ejer­ci­tan una ho­ra dia­ria.

MEN­TA­LI­ZA­DOS La men­te de los pro­fe­sio­na­les es­tá en otro mun­do: die­ron 8 pun­tos a la im­por­tan­cia de ven­cer, mien­tras los afi­cio­na­dos le die­ron so­lo 3 en el mis­mo cues­tio­na­rio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.