UN AVE AR­TI­FI­CIAL QUE SAL­VA PE­RI­QUI­TOS

Quo - - STARS TECNO -

Pa­ra re­cu­pe­rar las diez­ma­das po­bla­cio­nes de pe­ri­qui­to mi­gra­dor, ne­ce­si­ta­mos po­der con­tar­los y co­no­cer me­jor sus cos­tum­bres. Pe­ro ni si­quie­ra cuan­do se los mar­ca con trans­mi­so­res re­sul­ta fá­cil re­co­ger sus se­ña­les de ra­dio, ya que, ade­más de ca­mu­flar­se en el ver­de fo­lla­je, ellos vue­lan y no­so­tros no. Por eso, Oli­ver Cliff y su equi­po han de­ci­di­do so­lu­cio­nar el pro­ble­ma des­de el cie­lo y han pro­gra­ma­do un dron es­pe­cí­fi­ca­men­te pa­ra lo­ca­li­zar­los, in­clu­so en­tre el fo­lla­je más tu­pi­do. Los li­ge­ros apa­ra­tos re­ci­ben en tiem­po real la se­ñal de ra­dio de ca­da ani­mal y su soft­wa­re pre­di­ce a par­tir de esos da­tos dón­de va a en­con­trar­se el ave en un mo­men­to de­ter­mi­na­do. En las prue­bas rea­li­za­das en Aus­tra­lia acer­ta­ron con un mar­gen de error má­xi­mo de 50 m y a la mis­ma ve­lo­ci­dad (o más rá­pi­do) que los ras­trea­do­res hu­ma­nos. Así se des­cu­brió que uti­li­zan zo­nas dis­tin­tas pa­ra ani­dar y pa­ra bus­car ali­men­to y se los si­guió has­ta pa­ra­de­ros des­co­no­ci­dos has­ta en­ton­ces.

Has­ta la lle­ga­da del dron, las se­ña­les de las eti­que­tas de los pe­ri­qui­tos se re­co­gían con equi­pos de mano.

MIGRADORESEn pe­li­gro de ex­tin­ción,es­te pe­ri­qui­to, con so­lo1.000 pa­re­jas re­pro­duc­to­ras li­bres, ani­da en loshue­cos de los ár­bo­les del sud­es­te de Aus­tra­lia. En ve­rano cru­za a la is­lade Tas­ma­nia, don­de críahas­ta el oto­ño. Co­mese­mi­llas, fru­ta, po­len,ho­jas, in­sec­tos y lar­vas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.