CUAN­DO LA EM­PA­NA­DA ERA UN ‘TUPPER’

Na­ció co­mo en­vol­to­rio de ma­sa pa­ra hor­near y con­ser­var des­pués los ali­men­tos

Quo - - STARS CURIOSO -

¿Al­gu­na vez has mi­ra­do con gu­la las­ti­me­ra el ju­go des­per­di­cia­do pa­ra siem­pre de una car­ne a la bra­sa? Los grie­gos y ro­ma­nos tam­bién. Qui­zá así sur­gió la idea de en­vol­ver las vian­das con una ma­sa de ha­ri­na, agua y gra­sa, que se re­ti­ra­ba y desecha­ba des­pués de la coc­ción.

La cos­tum­bre lle­gó has­ta la Edad Me­dia, en la que se apro­ve­cha­ban tam­bién esos re­ci­pien­tes –lla­ma­dos coffyn (‘ataúd’) en In­gla­te­rra– pa­ra con­ser­var el gui­so du­ran­te mu­cho tiem­po, trans­por­tar­lo o en­viar­lo co­mo re­ga­lo a otros lu­ga­res. Úni­ca­men­te los sir­vien­tes ham­brien­tos hin­ca­ban el dien­te de vez en cuan­do a la pas­ta co­ci­da, por lo ge­ne­ral de ha­ri­na in­te­gral de cen­teno y de va­rios cen­tí­me­tros de gro­sor. Su du­re­za y con­sis­ten­cia per­mi­tían re­uti­li­zar­la a ve­ces co­mo cual­quier ca­zue­la.

Con la abun­dan­cia de azú­car y gra­sa, em­pe­za­ron a ha­cer­se tam­bién dul­ces, más fi­nas y más pro­pen­sas a se­guir el ca­mino ha­cia el es­tó­ma­go hu­mano jun­to al re­lleno que con­te­nían.

Du­ran­te mu­cho tiem­po, se co­cie­ron ma­sas va­cías, que ser­vi­rían lue­go de re­ci­pien­tes de horno.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.