Q ¿Por qué los ele­fan­tes ape­nas tie­nen cán­cer?

Quo - - QUONSULTAS - PER­LA GU­TIÉ­RREZ, CO­RREO ELEC­TRÓ­NI­CO

REs una pre­gun­ta que ha man­te­ni­do ocu­pa­dos a los bió­lo­gos evo­lu­ti­vos des­de la dé­ca­da de los 70, cuan­do el in­ves­ti­ga­dor Ri­chard Pe­to for­mu­ló la pa­ra­do­ja que lle­va su ape­lli­do.

Si el cán­cer es el re­sul­ta­do de una re­pro­duc­ción ce­lu­lar anor­mal, lo ló­gi­co es que los ani­ma­les más gran­des ten­gan ma­yo­res pro­ba­bi­li­da­des de te­ner la en­fer­me­dad, pues­to que tie­nen más cé­lu­las. Sin em­bar­go, la ex­pe­rien­cia mues­tra que el ries­go es me­nor en­tre los ani­ma­les de ma­yor ta­ma­ño. Pa­re­ce que la ex­pli­ca­ción a la pa­ra­do­ja de Pe­to es­tá en la gran va­rie­dad de ge­nes pro­tec­to­res que tie­ne es­te ani­mal. En­tre ellos, des­ta­ca el TP53, al que los in­ves­ti­ga­do­res co­no­cen co­mo ‘el guar­dián del ge­no­ma’ por­que se en­car­ga de re­pa­rar el ADN da­ña­do. Mien­tras los hu­ma­nos te­ne­mos una co­pia, los ele­fan­tes tie­nen, co­mo mí­ni­mo, vein­te dis­tin­tas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.