TEST DE IN­TE­LI­GEN­CIA PA­RA PE­CES

Ju­gar, usar he­rra­mien­tas, cui­dar de los en­fer­mos... Son com­por­ta­mien­tos que en­ten­de­mos ex­clu­si­vos de las es­pe­cies in­te­li­gen­tes. ¿Has­ta dón­de lle­gan en es­to la tru­cha, el ba­ca­lao o la man­ta ra­ya? Lo han in­ves­ti­ga­do

Quo - - OUT TODO UN COSMOS NOS RODEA - Tex­to: JUAN SCALITER

La cul­tu­ra los ha til­da­do de sá­di­cos (Ti­bu­rón, Me­ga­lo­dón...) o de des­me­mo­ria­dos (Dory) y, en nues­tro día a día, hay po­co re­pa­ro en hor­near­los con ca­be­za y co­la. Sin em­bar­go, los que los co­no­cen ha­blan de es­pe­cies al­ta­men­te in­tere­san­tes y sen­si­bles. El bió­lo­go Cu­lum Brown, de la Uni­ver­si­dad de Mac­qua­rie, in­ves­ti­ga pe­ces y di­ce: “To­da la evi­den­cia su­gie­re que son tan so­fis­ti­ca­dos co­mo otros ver­te­bra­dos”.

Brown ha rea­li­za­do una in­ves­ti­ga­ción que de­mos­tró que “a los pe­ces ar­coí­ris [Me­la­no­tae­nia boe­se­ma­ni] les bas­tan cin­co in­ten­tos pa­ra apren­der a sa­lir de un la­be­rin­to ar­ti­fi­cial”. Es­to po­dría pa­re­cer fá­cil. Lo que no es tan sen­ci­llo es al­ma­ce­nar esa in­for­ma­ción mu­cho tiem­po. “No so­lo sa­len del la­be­rin­to”, aña­de es­te ex­per­to en con­duc­ta de pe­ces. “Un año des­pués aún re­cuer­dan la ru­ta de es­ca­pe, al­go no­ta­ble pa­ra un pez que so­lo vi­ve dos años”. Ade­más, se­gún Brown “si hay otros pe­ces en el gru­po, el apren­di­za­je es más rá­pi­do”. Es­te es so­lo un ejem­plo del apren­di­za­je so­cial en es­tos ani­ma­les.

Otro es el de los pe­ces león (Pte­rois an­ten­na­ta). En 2014 un es­tu­dio pu­bli­ca­do en Bio­logy Let­ters de­mos­tró que son más leo­nes por la ca­za coope­ra­ti­va que por su ‘pe­lam­bre’: si uno de ellos quie­re ca­zar con otro, se lo pro­po­ne con una dan­za ca­rac­te­rís­ti­ca y con la ca­be­za ga­cha. La tác­ti­ca pa­re­ce muy efec­ti­va, ya que los au­to­res, li­de­ra­dos por Oo­na Lönns­tedt, ha­blan de un ma­yor éxi­to en el gru­po coope­ra­ti­vo que en el de los ca­za­do­res so­li­ta­rios.

Hay ras­gos que los hu­ma­nos aso­cia­mos a la in­te­li­gen­cia, y uno de ellos es la so­cia­bi­li­dad. Y los pe­ces lo son. Son muy so­cia­bles y se en­se­ñan cul­tu­ra, cos­tum­bres y ac­ti­tu­des, se­gún la con­clu­sión de un es­tu­dio rea­li­za­do por Sa­rah Za­la y pu­bli­ca­do en Ani­mal Beha­viour. El equi­po de Za­la reunió a pe­ces ce­bra do­mes­ti­ca­dos y a ejem­pla­res sal­va­jes y des­cu­brie­ron que es­tos úl­ti­mos per­dían la ti­mi­dez des­pués de in­ter­ac­tuar con los pri­me­ros. Lo no­ta­ble es que el efec­to no era in­ver­so: los do­mes­ti­ca­dos no se vol­vían más cau­tos o tí­mi­dos.

¿Có­mo es una prue­ba de in­te­li­gen­cia?

La que na­rra­mos a con­ti­nua­ción es una prue­ba que, ade­más, com­pa­ra­ba las ha­bi­li­da­des de pe­ces y pri­ma­tes. Los lá­bri­dos lim­pia­do­res azu­les (La­broi­des di­mi­dia­tus), de ape­nas 10 cm de lar­go y apa­rien­cia ano­di­na, han si­do los su­je­tos de es­te es­tu­dio. La ex­per­ta Lu­cie H. Sal­wic­zek, del Ins­ti­tu­to Max Planck, les pro­pu­so un re­to, a ellos y a mo­nos ca­pu­chi­nos, chim­pan­cés y oran­gu­ta­nes. La prue­ba era sen­ci­lla. Se les pre­sen­ta­ba un pla­to azul y uno

ro­jo pa­ra que eli­gie­ran de cuál que­rían co­mer. Pe­ro ha­bía un tru­co: si es­co­gían el azul, el ro­jo des­apa­re­cía, pe­ro si ele­gían es­te úl­ti­mo, se po­dían co­mer los dos. Los pe­ces tar­da­ron 45 in­ten­tos en dar­se cuenta; los me­jo­res pri­ma­tes, más de 70 y hu­bo dos chim­pan­cés que no lo re­sol­vie­ron. Lue­go, pa­ra dar­le un gi­ro a la si­tua­ción, cam­bia­ron las tor­nas y el pla­to ‘pre­mia­do’ fue el azul. Nue­va­men­te, los pri­me­ros en dar­se cuenta fue­ron los lá­bri­dos.

El es­tu­dio de es­tos di­mi­nu­tos ha­bi­tan­tes de los ma­res, los lá­bri­dos, ha si­do de los que más han sor­pren­di­do a los ex­per­tos en com­por­ta­mien­to ani­mal. Por ejem­plo, son ca­pa­ces de re­co­no­cer­se ante un es­pe­jo, al­go que se con­si­de­ra un ras­go ele­va­do, que los hu­ma­nos com­par­ti­mos so­lo con al­gu­nos con pri­ma­tes, del­fi­nes y ele­fan­tes. Es­ta prue­ba con­sis­te en po­ner una eti­que­ta o pin­tar­le al ani­mal una man­cha en un lu­gar vi­si­ble. Cuan­do se mi­ra en el es­pe­jo, si tra­ta de qui­tar­se la man­cha de su cuer­po (y no del es­pe­jo) sig­ni­fi­ca que se re­co­no­ce. ¿Quie­re de­cir es­to que los pe­ces son cons­cien­tes? “La con­cien­cia es­tá re­la­cio­na­da con la in­te­li­gen­cia”, nos ex­pli­ca Lo­ri Me­rino, ex­per­ta en neu­ro­cien­cias y con­duc­ta de la Uni­ver­si­dad Emory. “Mu­chos ma­mí­fe­ros tie­nen al­gún ni­vel de con­cien­cia o al me­nos son cons­cien­tes de sí mis­mos, y sí, in­clu­so hay in­di­cios de que los pe­ces pue­den te­ner con­cien­cia. Y es­to es al­go muy in­tere­san­te, ya que se creía que úni­ca­men­te aque­llos ani­ma­les do­ta­dos con neo­cór­tex, so­lo pre­sen­te en los ma­mí­fe­ros, eran cons­cien­tes de sí mis­mos y ex­pe­ri­men­ta­ban do­lor. Pe­ro es-

ta­mos des­cu­brien­do que asu­mir que no sien­ten do­lor por­que ca­re­cen de la neu­ro­ana­to­mía ‘ade­cua­da’ es co­mo se­ña­lar que los glo­bos ae­ros­tá­ti­cos no pue­den vo­lar por­que no tie­nen alas”.

Las ra­yas que usan pa­ji­ta

Otra mues­tra de in­te­li­gen­cia ha­bi­tual en los test es el uso de he­rra­mien­tas. Lu­casz Pas­ko, de la Uni­ver­si­dad de Wro­claw (Po­lo­nia), des­cu­brió que mu­chos pe­ces, en­tre ellos los Choe­ro­don an­cho­ra­go, los tor­dos ver­des y, có­mo no, los lá­bri­dos, son ca­pa­ces de usar­las pa­ra par­tir una pie­za de co­mi­da de­ma­sia­do gran­de. Un ex­pe­ri­men­to li­de­ra­do por Ruth Byr­ne de­mos­tró que las ra­yas de río re­cu­rren a he­rra­mien­tas de su en­torno pa­ra ha­cer­se con un ali­men­to que se les re­sis­te. El equi­po de

Byr­ne pu­so en una pe­ce­ra una pie­za de co­mi­da ca­si inac­ce­si­ble, a me­nos que re­cu­rrie­ran a un tu­bo de PVC. Muy pron­to las cin­co ra­yas se die­ron cuenta de que po­dían crear una suc­ción pa­ra acer­car el ali­men­to a su bo­ca a tra­vés de un tu­bo. Lo ex­tra­ño fue que las hem­bras del gru­po pro­du­cían la suc­ción agi­tan­do sus ale­tas mien­tras que los ma­chos lo ha­cían con la bo­ca. Re­sul­tó inex­pli­ca­ble pa­ra los in­ves­ti­ga­do­res el por­qué de esa di­fe­ren­cia de com­por­ta­mien­to aso­cia­da al gé­ne­ro.

La ca­pa­ci­dad de es­ta­ble­cer va­lo­ra­cio­nes es­té­ti­cas es otra mues­tra de in­te­li­gen­cia. De acuer­do con un es­tu­dio rea­li­za­do por Ava Cha­se, de la Uni­ver­si­dad de Har­vard, los pe­ces koi (muy ha­bi­tua­les en los es­tan­ques de los jar­di­nes ja­po­ne­ses) tie­nen gus­tos re­fi­na­dos y

has­ta in­cli­na­cio­nes por cier­to ti­po de mú­si­ca. Cha­se ins­ta­ló un al­ta­voz en una pe­ce­ra y los en­se­ñó a di­fe­ren­ciar en­tre gé­ne­ros co­mo el clá­si­co y el blues: si pul­sa­ban un bo­tón cuan­do so­na­ba Beet­ho­ven, por ejem­plo, se les da­ba un pre­mio. En su es­tu­dio, la ex­per­ta con­clu­ye: “[Los koi] son ca­pa­ces de dis­tin­guir pa­tro­nes me­ló­di­cos e in­clu­so de cla­si­fi­car la mú­si­ca por gé­ne­ro ar­tís­ti­co”.

La em­pa­tía, la ca­pa­ci­dad de com­pren­der los sen­ti­mien­tos o emo­cio­nes aje­nos e iden­ti­fi­car­se con ellos, se con­si­de­ra la mues­tra de lo más ele­va­do y ex­clu­si­vo del ser hu­mano. Y sin em­bar­go, en su li­bro El in­ge­nio de los pe­ces, Jo­nat­han Bal­com­be des­ta­ca ca­sos de pe­ces, es­pe­cí­fi­ca­men­te los car­pi­nes do­ra­dos y los mo­ros ne­gros, co­mo ejem­plos en los que ha com­pro­ba­do su com­pa­sión. Des­cri­be Bal­com­be que si al­gún miem­bro de la fa­mi­lia es­tá en­fer­mo, ha su­fri­do un ata­que o na­ci­do con una de­for­mi­dad, lo ayu­dan y lo pro­te­gen.

“Sa­be­mos que las hor­mo­nas es­tán muy vin­cu­la­das con las emo­cio­nes”, ar­gu­men­ta Me­rino. “En los hu­ma­nos, por ejem­plo, es­tá la oxi­to­ci­na, po­pu­lar­men­te co­no­ci­da co­mo la ‘hor­mo­na del amor’. Los pe­ces tie­ne su pro­pia ver­sión: la iso­to­ci­na. Es­ta hor­mo­na los lle­va a no mos­trar agre­si­vi­dad a la ho­ra de bus­car pa­re­ja en pe­ces que vi­ven en gru­po, so­bre to­do en aque­llos que prac­ti­can la crian­za coope­ra­ti­va”.

Em­pa­tía, atrac­ción, ama­bi­li­dad... Con­clu­ye Brown: “Es in­tere­san­tí­si­mo in­ves­ti­gar a es­tas cria­tu­ras que evo­lu­cio­na­ron su in­te­li­gen­cia mu­cho an­tes que la de los ma­mí­fe­ros”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.