OPEN de­nun­cia a los ta­lle­res ile­ga­les

Recambios y accesorios - - ENTREVISTA -

Al igual que en­ti­da­des co­mo Ce­traa, la Or­ga­ni­za­ción Pro­fe­sio­nal de Es­pe­cia­lis­tas del Neu­má­ti­co ha ha­bi­li­ta­do una sa­la de de­nun­cia en su pá­gi­na web pa­ra que cual­quier per­so­na pue­da po­ner en co­no­ci­mien­to de la en­ti­dad la exis­ten­cia de ta­lle­res ile­ga­les, una la­cra que su­po­ne pa­ra la en­ti­dad “uno de los peo­res enemi­gos de la pos­ven­ta en Es­pa­ña”. A tra­vés de un sen­ci­llo cues­tio­na­rio, to­tal­men­te con­fi­den­cial, el usua­rio pue­de en­viar al área ju­rí­di­ca de OPEN to­da la in­for­ma­ción dis­po­ni­ble so­bre el pre­sun­to es­ta­ble­ci­mien­to ile­gal, in­clu­yen­do fo­to­gra­fías. Los pro­fe­sio­na­les de di­cho de­par­ta­men­to ana­li­za­rán to­das las prue­bas e in­ter­pon­drán, en su ca­so, la co­rres­pon­dien­te de­nun­cia.

“Las de­nun­cias a tí­tu­lo in­di­vi­dual con­lle­van un ni­vel de des­gas­te que no todos los ta­lle­res es­tán dis­pues­tos a asu­mir”, ex­pli­ca Ra­fael Gar­cía; “en pri­mer lu­gar, por­que di­fí­cil­men­te con­si­guen su ob­je­ti­vo y, en se­gun­do, por­que les per­si­gue una ex­tra­ña mal­di­ción: si tie­nes po­cas ins­pec­cio­nes, te aña­do al­gu­na más”. Por es­te mo­ti­vo, OPEN pre­sen­ta las de­nun­cias, sus­ten­ta­das le­gal­men­te, man­te­nien­do el ano­ni­ma­to del ta­ller de­nun­cian­te, sin que su nom­bre apa­rez­ca re­la­cio­na­do. “For­ma par­te de nues­tro ob­je­ti­vo co­mo aso­cia­ción”, aña­de su se­cre­ta­rio ge­ne­ral.

OPEN tan só­lo obli­ga a dar un co­rreo elec­tró­ni­co de con­tac­to por si el área ju­rí­di­ca ne­ce­si­ta acla­rar al­gu­na du­da en re­la­ción con lo apor­ta­do por el de­nun­cian­te. Todos los da­tos con­te­ni­dos en el for­mu­la­rio se tra­ta­rán con­for­me a la Ley Pro­tec­ción de Da­tos de Ca­rác­ter Per­so­nal (LOPD), por lo que nin­gún ter­ce­ro po­drá te­ner ac­ce­so a ellos sin el con­sen­ti­mien­to del usua­rio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.