¿CUÁN­TO CO­BRAN LOS in­fluen­cers POR SUS FO­TOS?

Los fa­mo­sos ha­cen ca­ja pu­bli­ci­tan­do mar­cas a tra­vés de sus per­fi­les de Ins­ta­gram

Rumore - - Sumario -

Se ha con­ver­ti­do en un au­tén­ti­co ne­go­cio pa­ra ac­tri­ces, mo­de­los, can­tan­tes, fut­bo­lis­tas, per­so­na­jes me­diá­ti­cos... Mu­chos se em­bol­san un di­ne­ral por su­bir una fo­to ci­tan­do una de­ter­mi­na­da mar­ca, más aún si son ima­gen de la mis­ma. Pe­ro ¿có­mo fun­cio­na real­men­te el ne­go­cio de Ins­ta­gram? Te po­ne­mos en si­tua­ción. Las mar­cas con­tac­tan con per­so­nas con un ele­va­do nú­me­ro de se­gui­do­res en sus per­fi­les pa­ra que po­sen con sus pro­duc­tos y con­se­guir una pu­bli­ci­dad di­rec­ta y rá­pi­da. El im­pac­to se tra­du­ce en los “Me gus­ta” (li­kes) que los se­gui­do­res dan a la ima­gen.

LA FA­MA VEN­DE

Las ci­fras de lo que pue­den lle­gar a co­brar es­tos in­fluen­cers por cada pu­bli­ca­ción es un ta­bú, aun­que en oca­sio­nes ellos mis­mos lo han con­ta­do o ex­per­tos en el te­ma lo han va­lo­ra­do. La ecua­ción es sen­ci­lla: cuan­tos más se­gui­do­res ten­ga el per­so­na­je fa­mo­so, más se le pa­ga. Men­ción es­pe­cial re­quie­ren al­gu­nos per­so­na­jes, co­mo la hi­ja de Paz Pa­di­lla, quien, pe­se a no ser co­no­ci­da ni per­te­ne­cer al mun­do del es­pec­tácu­lo, ha con­se­gui­do su­bir en Ins­ta­gram a gol­pe de fo­to... Así em­pe­zó Dul­cei­da y hoy es una de las más in­flu­yen­tes de nues­tro país...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.