CRÓ­NI­CA NE­GRA

Pa­trick No­guei­ra ex­pli­ca cuál es la ra­zón que le lle­vó a ase­si­nar a sus fa­mi­lia­res en 2016. Su jui­cio co­men­zó la se­ma­na pa­sa­da

Rumore - - sumario -

Por qué ase­si­nó a sus tíos y pri­mos aquel 17 de agos­to de 2016 en la lo­ca­li­dad de Pioz, en Gua­da­la­ja­ra? Eso es lo que se in­ten­ta di­lu­ci­dar en el jui­cio con­tra Pa­trick No­guei­ra,que se ini­ció la se­ma­na pa­sa­da en la Au­dien­cia de Gua­da­la­ja­ra. Su abo­ga­da ha se­ña­la­do que el jo­ven, ac­tual­men­te con 21 años y au­tor con­fe­so de los crí­me­nes, pa­de­ce un da­ño ce­re­bral que “en cier­ta me­di­da, pre­de­ter­mi­na su con­duc­ta”. Mien­tras el Mi­nis­te­rio Fis­cal pi­de 20 años por ca­da una de las muer­tes de los dos adul­tos, el res­to de acu­sa­cio­nes de­man­dan la pri­sión per­ma­nen­te re­vi­sa­ble.

Du­ran­te la pri­me­ra jor­na­da del jui­cio, se pu­die­ron ver las fo­to­gra­fías que Pa­trick le en­vió a un ami­go bra­si­le­ño su­yo por What­sApp, en las que se lo ve en­san­gren­ta­do y po­san­do con su tío muer­to y con el ca­dá­ver sec­cio­na­do.“De mo­do jo­co­so na­rra epi­so­dios co­mo:‘Qué ri­sa, los ni­ños no co­rren cuan­do los voy a ma­tar, los ni­ños se aga­rran cuan­do los voy a ma­tar”, ex­pu­so la fis­cal je­fe de Gua­da­la­ja­ra.

PA­TRICK SE HA­CE LA VÍC­TI­MA

El ase­sino con­fe­so so­lo con­tes­tó a las pre­gun­tas de su abo­ga­da, quien di­ce que su re­pre­sen­ta­do su­fre una “ano­ma­lía ce­re­bral”. Al pa­re­cer, Pa­trick tu­vo una in­fan­cia di­fí­cil, con ma­los tra­tos y hu­mi­lla­cio­nes, lo que le lle­vó a re­fu­giar­se en el al­cohol con tan so­lo 10 años. Na­ci­do en Bra­sil, se tras­la­dó a Europa con la in­ten­ción de con­ver­tir­se en fut­bo­lis­ta y sus tíos lo aco­gie­ron. Res­pec­to a la re­la­ción con es­tos, Pa­trick di­ce que les de­jó di­ne­ro y que su tío Mar­cos lle­gó a ro­bar­le la tar­je­ta de cré­di­to. In­clu­so que es­te le chan­ta­jeó: le pi­dió 6.000 eu­ros y le ame­na­zó con de­nun­ciar­lo a ex­tran­je­ría si no se los da­ba. Cuan­do Mar­cos, su mu­jer y sus hi­jos se mu­da­ron de ca­sa, no se lo di­je­ron a Pa­trick y el tío le con­tó a otros miem­bros de la fa­mi­lia que Pa­trick se dro­ga­ba.“Me sen­tí un ton­to de mier­da”, afir­ma Pa­trick.To­do es­to hi­zo que se sin­tie­ra “ago­bia­do” y a pun­to de “ex­plo­tar”. Por su par­te, un com­pa­ñe­ro del tío de­cla­ró que es­te des­con­fia­ba de su sobrino,por­que creía que es­ta­ba lia­do con su mu­jer.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.