RO­SA­NA, EL ME­JOR APO­YO DE TOÑI MO­RENO

La pre­sen­ta­do­ra, que ha re­ci­bi­do un ma­za­zo pro­fe­sio­nal, se re­fu­gia en la can­tan­te ca­na­ria pa­ra afron­tar su nue­va eta­pa

Rumore - - sumario -

Fo­tos ex­clu­si­vas de las dos ami­gas tras el ma­za­zo pro­fe­sio­nal que ha su­fri­do la pre­sen­ta­do­ra.

En los úl­ti­mos me­ses, Toñi Mo­reno y Ro­sa­na se han con­ver­ti­do en in­se­pa­ra­bles. Sa­be­mos de es­ta amis­tad des­de el pa­sa­do mes de enero, cuan­do la ca­na­ria acu­dió a Vi­va la vi­da y la pre­sen­ta­do­ra le ex­pre­só su pro­fun­da ad­mi­ra­ción co­mo ar­tis­ta. La bue­na sin­to­nía en­tre am­bas fue in­me­dia­ta; tan­to, que la can­tan­te acep­tó com­po­ner la nue­va can­ción de ca­be­ce­ra del pro­gra­ma. Des­de en­ton­ces, han com­par­ti­do mu­chos mo­men­tos jun­tas, co­mo he­mos po­di­do ver en las re­des so­cia­les, y su re­la­ción se ha ido es­tre­chan­do. Aho­ra que Toñi es­tá un po­co cons­ter­na­da por su ines­pe­ra­do cam­bio de tra­ba­jo en Me­dia­set (de­ja Vi­va la vi­da pa­ra pre­sen­tar Mu­je­res y hom­bres y vi­ce­ver­sa), Ro­sa­na se ha con­ver­ti­do en uno de sus me­jo­res apo­yos. El pa­sa­do 9 de octubre, la ca­ta­la­na lle­ga­ba a Ma­drid pa­ra asis­tir a una reunión en la ca­de­na. Fue en esa ci­ta don­de los res­pon­sa­bles de Me­dia­set ya le de­ja­ron caer que la sus­ti­tui­rían en el ma­ga­zi­ne del fin de se­ma­na; al­go que le con­fir-

ma­rían días más tar­de de for­ma ofi­cial, se­gún ha des­ve­la­do Ok­dia­rio. Ter­mi­na­do el en­cuen­tro, la pre­sen­ta­do­ra y Ro­sa­na se fue­ron a co­mer con un gru­po de ami­gas a un res­tau­ran­te ita­liano en Po­zue­lo de Alar­cón. Mo­reno pa­re­cía bas­tan­te tris­te; no es un se­cre­to que la de­ci­sión de la ca­de­na no le ha gus­ta­do. Ella se en­con­tra­ba muy a gus­to en Vi­ve la vi­da, un es­pa­cio don­de se sen­tía to­tal­men­te afian­za­da, y no en­tien­de por qué ha de cam­biar.

DI­FÍ­CIL MO­MEN­TO

Di­cen que se la ha vis­to llo­rar en cor­tes de pu­bli­ci­dad y que le ha cos­ta­do en­ca­jar la no­ti­cia. In­clu­so en la re­cien­te vi­si­ta de Los Mo­ran­cos al pro­gra­ma, César Ca­da­val mos­tró su apo­yo a la pre­sen­ta­do­ra con es­tas pa­la­bras: “Me en­can­ta có­mo haces tu pro­gra­ma.Te lo di­go de­lan­te de to­do el mun­do. Me en­can­taTo­ñi Mo­reno por la tar­de. Me en­can­ta”. Es, por tan­to, un di­fí­cil mo­men­to pa­ra la ca­ta­la­na. Por suer­te, tie­ne mu­chas per­so­nas que es­tán a su la­do, en­tre ellas Ro­sa­na, que le da áni­mos. La in­tér­pre­te de El talismán sue­le ir a re­co­ger­la a Telecinco cuan­do Toñi aca­ba el pro­gra­ma y las he­mos vis­to ce­nan­do en un res­tau­ran­te de la ca­pi­tal.

El cam­bio pro­fe­sio­nal im­pues­to a Toñi Mo­reno des­ca­ba­la mu­cho su agen­da. Ella, que re­si­de ha­bi­tual­men­te en Má­la­ga, tam­bién pre­sen­ta en Ca­nal Sur el es­pa­cio Gen­te ma­ra­vi­llo­sa y aho­ra ten­drá que ha­cer en­ca­je de bo­li­llos pa­ra com­pa­gi­nar es­te es­pa­cio con Mu­je­res y hom­bres y vi­ce­ver­sa, que se gra­ba a dia­rio.

Toñi y la ca­na­ria, am­bas con atuen­dos de­por­ti­vos, pa­sean por Ma­drid mien­tras com­par­ten im­pre­sio­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.