HI­JOS... DE JU­GUE­TE

Rumore - - Vida Loca -

Es­ta chi­ca bri­tá­ni­ca de 19 años vi­ve con sus 12 mu­ñe­cos hi­per­rea­lis­tas, con los que se com­por­ta co­mo si fue­ra su ma­dre

Es muy jo­ven y ya pue­de pre­su­mir de te­ner fa­mi­lia nu­me­ro­sa... sin ha­ber pa­sa­do por un par­to.Natasha Ha­rrid­ge con­vi­ve con 12 mu­ñe­cos re­born, a los que vis­te y cui­da co­mo si fue­ran be­bés reales, co­mo si fue­ran sus pro­pios hi­jos. ¡In­clu­so ad­mi­te ha­ber­los lle­va­do a una ci­ta con un chi­co! Di­ce que él no vol­vió a lla­mar­la... Se­gún sus pro­pias pa­la­bras, em­pe­zó a co­lec­cio­nar es­tos mu­ñe­cos hi­per­rea­lis­tas ha­ce años pa­ra re­fu­giar­se del aco­so es­co­lar que es­ta­ba su­frien­do; y la han ayu­da­do mu­cho a ni­vel emo­cio­nal. Aho­ra con­vi­ve con ellos, ejer­ce de ma­dre en­tre­ga­da y no le im­por­ta que la cri­ti­quen.“Me sien­to có­mo­da con ellos por­que se tra­ta de asu­mir res­pon­sa­bi­li­da­des con al­go tan de­li­ca­do co­mo un be­bé. Sí, sé que no son reales, pe­ro lo pa­re­cen.” Natasha se lle­va a sus hi­jos de ju­gue­te de com­pras, los sa­ca a la ca­lle... y es­tá acos­tum­bra­da a la reac­ción que pro­vo­ca en la gen­te.“Mu­chas per­so­nas me pre­gun­tan si son mu­ñe­cos. Otras sien­ten cu­rio­si­dad y me pi­den co­ger­los o ha­cer­se fo­tos con ellos.” El pre­cio de un re­born pue­de su­pe­rar los mil eu­ros, así que ella ha in­ver­ti­do un ver­da­de­ro di­ne­ral.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.