CRÓ­NI­CA NE­GRA

Una ma­dre y una hi­ja fa­lle­cen tras ser ata­ca­das por sus dos do­gos en su do­mi­ci­lio. Los pe­rros no te­nían chips ni per­mi­sos

Rumore - - Sumario -

Na­die su­po qué pu­do su­ce­der pa­ra que los pe­rros ata­ca­ran a las dos mu­je­res, de 57 y 41 años, has­ta pro­vo­car­les la muer­te en su ca­sa de Col­me­nar de Ore­ja. Se tra­ta­ba de dos ejem­pla­res de la ra­za do­go de Bur­deos, que en prin­ci­pio no es­tán con­si­de­ra­dos co­mo pe­li­gro­sos y que con­vi­vían con la fa­mi­lia con to­da nor­ma­li­dad sin dar nin­gún pro­ble­ma. Sin em­bar­go, ese fa­tí­di­co día to­do se tor­ció y aca­bó de la peor ma­ne­ra. “Nos han di­cho que la hi­ja ve­nía a re­co­ger a su ma­dre pa­ra ir al tra­ba­jo, no le co­gía el te­lé­fono y cuan­do ha en­tra­do, ha vis­to que le ha­bían ata­ca­do los pe­rros y la han ata­ca­do a ella tam­bién. Los pe­rros los han cria­do ellos, no sa­be­mos por qué los han ata­ca­do así”, di­ce Ra­quel, ami­ga de la fa­mi­lia. Los ma­ri­dos de las víc­ti­mas en­con­tra­ron los cuer­pos y aler­ta­ron a Emer­gen­cias. Las au­to­ri­da­des com­pe­ten­tes se­da­ron a los dos pe­rros ata­can­tes y a otros cua­tro que tam­bién vi­vían en la ca­sa y los tras­la­da­ron al Cen­tro In­te­gral de Aco­gi­da de Ani­ma­les de la Co­mu­ni­dad de Ma­drid. Es­tos es­ta­ban sin re­gis­trar ni te­nían chip de iden­ti­fi­ca­ción ni per­mi­sos. Eso po­dría lle­var a su due­ño, ma­ri­do de una de sus víc­ti­mas, a ser acu­sa­do de un de­li­to de ho­mi­ci­dio im­pru­den­te y ne­gli­gen­cia gra­ve en la te­nen­cia de ani­ma­les.

Es­ta es la ca­sa de la ur­ba­ni­za­ción Bal­cón del Ta­jo Oes­te don­de se pro­du­jo la tra­ge­dia. En la ima­gen, la Po­li­cía lle­ga al lu­gar de los he­chos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.