TO­DO POR LA PAS­TA

Sa­be­mos el mo­ti­vo por el que en­tran a GH Dúo: una deu­da de 700.000 € con Ha­cien­da. Su al­to ca­ché les ayu­da­rá a pa­gar­la

Rumore - - Sumario -

Los ver­da­de­ros mo­ti­vos de por qué Ki­ko Ri­ve­ra e Ire­ne Ro­sa­les en­tran en Gran Her­mano Dúo.

La ca­sa más fa­mo­sa de Gua­da­lix abre sus puer­tas nue­va­men­te pa­ra un reality que pue­de hacer tem­blar sus ci­mien­tos. GH Dúo lle­ga a la pan­ta­lla con una pa­re­ja es­tre­lla, la for­ma­da por Ki­ko Ri­ve­ra e Ire­ne Ro­sa­les. Él es ya un ex­per­to en es­te ti­po de for­ma­tos, aun­que su par­ti­ci­pa­ción siem­pre es un fias­co por­que aca­ba aban­do­nan­do; lo hi­zo en 2011 en Su­per­vi­vien­tes y 2015 en GH VIP. ¿Re­pe­ti­rá es­ta vez? Tam­po­co se­ría de ex­tra­ñar y eso preo­cu­pa­ba y mu­cho a la pro­duc­to­ra y a la ca­de­na a la ho­ra de con­tar con él.Aho­ra con­fían en que el he­cho de que le acom­pa­ñe su mu­jer evi­te ries­gos.“Ven­go con la ca­be­za en mi si­tio”, de­cía en su ví­deo de pre­sen­ta­ción. Sin em­bar­go, es­to en reali­dad su­po­ne un ar­ma de do­ble fi­lo pa­ra el DJ. Su en­torno es­tá preo­cu­pa­do por el ca­rác­ter arro­gan­te e im­po­si­ti­vo de Pa­qui­rrín. Los que le co­no­cen bien no creen que pue­da di­si­mu­lar sus ma­los mo­dos por mu­cho tiem­po e in­si­núan que la ma­ne­ra en la que tra­ta a Ire­ne en pri­va­do no es la más ade­cua­da. Es­to po­dría traer­le pro­ble­mas, ene­mis­ta­des y el re­cha­zo del pú­bli­co. La pre­gun­ta es cuán­to tiem­po tar­da­rá el hi­jo de Isa­bel Pan­to­ja en mos­trar su ca­ra B, por qué se arries­ga en­ton­ces a en­trar y bus­car­se una ex­pul­sión dis­ci­pli­na­ria. Los pro­ble­mas eco­nó­mi­cos son la res­pues­ta. Ella me re­co­no­cía que las deu­das con la Agen­cia Tri­bu­ta­ria han au­men­ta­do y que los in­tere­ses mul­ti­pli­can la car­ga.

UNA DEU­DA ENOR­ME

De­ben más de 700.000 eu­ros y quie­ren ali­viar la car­ga to­do lo que pue­dan con lo que ga­na­rán en el pro­gra­ma. Di­cen que po­drían co­brar 40.000 eu­ros por se­ma­na: 30.000 Ki­ko y 10.000 Ire­ne. El di­fe­ren­te ca­ché es de su­ma im­por­tan­cia, por­que en­tran a dúo, pe­ro la par­ti­ci­pa­ción es in­di­vi­dual. Se no­mi­na y se ex­pul­sa a ca­da uno y no a la pa­re­ja. ¿Es es­ta la úni­ca mo­ti­va­ción de Ro­sa­les pa­ra ir a GH Dúo? Pa­re­ce ser que no. La se­vi­lla­na te­nía un acuer­do de par­ti­ci­pa­ción en la pró­xi­ma edi­ción de Su­per­vi­vien­tes y a ella le gus­ta­ba el re­to, pe­ro no que­ría de­jar a su

El en­torno del DJ es­tá preo­cu­pa­do por­que se vea su ca­rác­ter arro­gan­te y sus mo­dos con Ire­ne

ma­ri­do so­lo vol­vien­do a las an­da­das de ru­mo­res que le re­la­cio­na­ban con otras chi­cas.Va­mos, que pre­fie­re atar­le en cor­to en Gua­da­lix.Y pa­ra po­der em­bar­car­se en es­ta aven­tu­ra, Ire­ne cuen­ta con la ayu­da de su ma­dre, May­te, que se ha com­pro­me­ti­do a cuidar de las ni­ñas. Por su par­te, Isa­bel Pan­to­ja po­drá ver a sus nie­tas siem­pre que quie­ra

Al mar­gen de ver a Ki­ko y a su chi­ca en ac­ción, el mor­bo de la par­ti­ci­pa­ción del can­tan­te tam­bién vie­ne da­da por la pre­sen­cia de An­to­nio Te­ja­do en la ca­sa. Ellos se co­no­cen des­de ni­ños cuan­do la Pan­to­ja y Ma­ría del Mon­te eran en­tra­ña­bles ami­gas. En­ton­ces com­par­tie­ron vi­ven­cias y con­fi­den­cias que nos pue­den re­ga­lar mo­men­tos im­pa­ga­bles en el reality.

UN CA­CHÉ MÁS BA­JO

To­do el que ha vi­vi­do la ex­pe­rien­cia cuen­ta que se te ol­vi­da que hay cá­ma­ras, así que am­bos po­drían con­ver­sar y re­la­tar con inocen­cia y na-

tu­ra­li­dad si­tua­cio­nes que re­ve­la­rían la es­tre­chí­si­ma y es­pe­cial re­la­ción que unió a las dos ar­tis­tas du­ran­te años. La in­tér­pre­te de Ma­ri­ne­ro de lu­ces ya ha alec­cio­na­do a su hi­jo pa­ra que no co­men­te so­bre esa eta­pa de su vi­da y es sa­bi­do que a la rei­na de las se­vi­lla­nas no le gus­ta que se ha­ble de su in­ti­mi­dad, pe­ro Te­ja­do es im­pre­de­ci­ble. Él, al igual que Ki­ko, tam­bién tie­ne un ca­rác­ter muy fuer­te y es­to pue­de per­ju­di­car­le. La fa­mi­lia de su no­via, Can­de­la, no le di­ri­ge la pa­la­bra, al pa­re­cer por las con­ti­nuas fal­tas de res­pe­to a la jo­ven. Gri­tos, pa­la­bras feas y ma­los mo­dos que han he­cho que sus alle­ga­dos desaprue­ben la re­la­ción y se en­fren­ten al so­bri­ní­si­mo. An­to­nio ha con­ta­do a sus ín­ti­mos que co­bra­rá 17.000 eu­ros a la se­ma­na. Aun­que se­gu­ro que exa­ge­ra, ha­brá que ver cuán­to aguan­ta y si no sa­le ex­pul­sa­do por la puer­ta de atrás. Su pa­re­ja co­bra­ría so­la­men­te 6.000 eu­ros por ca­da se­ma­na.

EL REPORTAJE DE GUS­TA­VO GON­ZÁ­LEZ

Se­rá la fa­mi­lia de Ire­ne, y no Isa­bel Pan­to­ja, quien se ocu­pe del cui­da­do de las pe­que­ñas Carlota y Ana mien­tras sus pa­pás es­tén en el con­cur­so May­te Váz­quez Va­nes­sa Ro­sa­les

La re­la­ción de Te­ja­do y Can­de­la Ace­ve­do siem­pre ha es­ta­do mar­ca­da por la po­lé­mi­ca. Él no se ha­bla con la fa­mi­lia de ella.

Ki­ko y An­to­nio se co­no­cen des­de ni­ños y, pe­se a rup­tu­ra de la amis­tad de la Pan­to­ja y Ma­ría del Mon­te, han coin­ci­di­do en más de una oca­sión y tie­nen bue­na re­la­ción.

Can­de­la Ace­ve­do

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.