Rumore

¿QUÉ ES INTEGRAL?

OCU pide ampliar la normativa del pan a todos los productos integrales para que no nos engañen al anunciar sus beneficios

-

Este verano entraba en vigor una nueva normativa sobre el pan que, entre otras cosas, definía cuándo es integral y cuándo no. Sin embargo, y como denuncia OCU, esa normativa ha dejado fuera a otros productos a base de cereales como galletas, masas o cereales de desayuno, lo que dificulta saber cuándo estos son integrales. Por eso, la Organizaci­ón de Consumidor­es y Usuarios pide ampliar esa normativa del pan a todos los productos integrales.

USO DE RECLAMOS

Según OCU, muchas marcas utilizan calificati­vos como “integral” o “de grano entero” como bandera de productos en los que ni lo uno ni lo otro son la caracterís­tica definitori­a. Además, lo hacen sin necesidad de incluir un mínimo de ingredient­es integrales y pese a faltarle al grano una parte importante para estar íntegro. Además, para OCU, si este porcentaje es anecdótico o el producto abusa de la sal, el azúcar o la grasa, no debería permitirse que destacara el término “integral”, para que las connotacio­nes saludables que tiene no enmascaren la verdadera naturaleza del producto. Si un producto dice estar hecho con grano entero, todo el grano debería ser entero.Y si mezcla grano entero y refinado, el consumidor tiene que saber en qué medida exacta lo hace. Es el caso de algunas galletas, snacks o cereales, que incluyen las palabras “a base de cereales”,“integral” o “con grano entero” impresas en la parte frontal de los envases para dar un aire saludable al producto, pero que obligan al consumidor a leer la letra pequeña para descubrir el conjunto de ingredient­es y su proporción.

HARINA REFINADA + SALVADO

Muchos productos integrales se hacen volviendo a añadir a la harina refinada el salvado o cascarilla que se separa al moler el cereal, en lugar de utilizar la harina que resulta directamen­te de moler el grano íntegro, más comúnmente llamado “grano entero”. Sin embargo, OCU aclara que la suma de harina refinada y salvado no equivale al grano entero. Para eso, sería necesario añadir un tercer elemento, el germen, que se retira de la harina refinada y de los productos pseudointe­grales, entre otras cosas, porque sus grasas tienden a enranciars­e, lo que puede acortar la vida comercial de los alimentos en los que interviene.Y es precisamen­te en este germen donde se concentra en buena medida la singularid­ad nutritiva de los cereales.

MÁS NUTRIENTES

La diferencia entre integral y no integral no es anecdótica: se calcula que el grano entero tiene, según de qué cereal se trate, hasta un 75 % más de nutrientes que las versiones refinadas y cada una de sus partes aporta unos beneficios particular­es de los de las otras.

 ??  ??

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain