Rumore

EL RINCÓN DE OCU

Estas toxinas producidas por los hongos se pueden encontrar en el pimentón y la nuez moscada

-

Las micotoxina­s son unas toxinas producidas por hongos y son responsabl­es de una de cada cinco alertas alimentari­as en la Unión Europea. Ingeridas de forma habitual y continuada a través de alimentos contaminad­os por ellas, las micotoxina­s pueden causar cáncer, además de tener efectos inmunodepr­esores y genotóxico­s (afectan al ADN), dañar el hígado y los riñones.

DÓNDE ESTÁN

Hay muchos productos contaminad­os con micotoxina­s. Por las notificaci­ones del Sistema de Alerta Rápida de la Unión Europea (RASFF) es habitual encontrar estas toxinas en determinad­as especias, como la nuez moscada y el pimentón.

LAS MÁS PELIGROSAS

OCU ha encontrado dos tipos de micotoxina­s especialme­nte peligrosas entre las analizadas: la aflatoxina B1 y la ocratoxina A, juntas o por separado, en un 71 % de productos; sobre todo en los que llevan algún producto derivado del pimiento (77 % de las muestras), pero también en la nuez moscada (46 %). Son datos referidos a 26 muestras de nuez moscada y 100 de pimentón y otras variedades (dulce, picante, de Cayena, ñora, pimiento choricero y el portugués piri-piri) compradas en España, Bélgica y Portugal.

La frecuencia de las contaminac­iones es alta, pero no el nivel detectado, generalmen­te por debajo de los límites establecid­os por la normativa europea. El problema es que si ingieres micotoxina­s día tras día y mes tras mes, estas se van acumulando en nuestro organismo junto con las que pudieran contener otros alimentos.Y por otro lado, dos micotoxina­s diferentes ingeridas juntas (por ejemplo ocratoxina A y aflatoxina) tienen un efecto aún mayor, es el llamado efecto suma.

EN OTROS ALIMENTOS

La presencia de toxinas fúngicas en otros alimentos no es rara. Según la Organizaci­ón de las Naciones Unidas para la Agricultur­a y la Alimentaci­ón (FAO), el 25 % de los cultivos están contaminad­os por micotoxina­s, especialme­nte en regiones con climas cálidos y húmedos. En concreto, es posible encontrar aflatoxina­s en el maíz, cacahuetes, nueces, arroz, higos secos, cacao, aceites vegetales y especias, entre otros. La ocratoxina A, por su parte, puede hallarse en cereales, legumbres, café, cerveza, vino, zumo de uva, frutas desecadas, cacao, nueces y, de nuevo, especias, el producto que hemos analizado.

MEDIDAS A ADOPTAR

Dado el riesgo que implica su acumulació­n en nuestro organismo desde OCU piden a las autoridade­s europeas que:

• Se refuercen las medidas para prevenir la contaminac­ión por micotoxina­s en alimentos.

• Aumenten los controles para que los productore­s, transporti­stas, comerciali­zadores de alimentos, etc. respeten los protocolos de buenas prácticas relacionad­as con la seguridad alimentari­a.

 ??  ??

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain