PA­LA­BRA DE CAMINANTE

Runner's World (Spain) - - Palabra De Corredor -

UNA MA­ÑA­NA CUAL­QUIE­RA te le­van­tas de la ca­ma, te du­chas y cuan­do vas ca­mino del tra­ba­jo te das cuen­ta de que al­go fa­lla en tu ro­di­lla iz­quier­da. Pue­des ca­mi­nar, pe­ro la no­tas em­bo­ta­da, al­go in­fla­ma­da e ines­ta­ble. Te pre­gun­tas qué te es­tás pa­san­do pe­ro no en­cuen­tras res­pues­ta, ya que no has sen­ti­do mo­les­tias en los días pre­ce­den­tes y es­ta­bas co­rrien­do a gus­to, ha­cien­do ro­da­jes cor­tos y sua­ves. No le das mu­cha im­por­tan­cia, así que al día si­guien­te sa­les a tro­tar con ilu­sión, pe­ro in­me­dia­ta­men­te per­ci­bes que no es una so­bre­car­ga y que ade­más si rea­li­zas al­gún mo­vi­mien­to la­te­ral es­cu­chas un le­ve “clac”, co­mo si ti­ra­ras brus­ca­men­te de la cuer­da de una gui­ta­rra. Te de­tie­nes, tra­tas de res­pi­rar, pa­sas los peo­res mi­nu­tos -los de la asun­ción de la le­sión- y co­mien­zas a vi­sua­li­zar que vas a es­tar unos días sin co­rrer.

Lle­ga la vi­si­ta a un fi­sio y es­te le qui­ta im­por­tan­cia. Te tra­ta, de­tec­ta pro­ble­mas en la cin­ti­lla y el po­plí­teo, pe­ro te ani­ma a co­rrer en un par de días. Obe­de­ces y lo in­ten­tas, pe­ro no pue­des y sa­bes que si fuer­zas se­rá peor. Afor­tu­na­da­men­te, soy un ti­po sen­sa­to y la ex­pe­rien­cia me sir­ve pa­ra evi­tar las lo­cu­ras de­por­ti­vas, así que de­ci­do ir a otro fi­sio, que me ha­ce una eco­gra­fía y me ex­plo­ra. No­to que sa­be lo que ha­ce y aun­que el ecó­gra­fo no es el apa­ra­to ideal pa­ra de­tec­tar pro­ble­mas de me­nis­co, en­tre lo que se in­tu­ye en la pan­ta­lla y las prue­bas de ex­plo­ra­ción ma­nual co­mien­za a tra­tar­me co­mo si tu­vie­ra una pa­ra­me­nis­ci­tis y me re­co­mien­da que me ha­ga una re­so­nan­cia mag­né­ti­ca. Acu­do tam­bién al doc­tor Hernán Sil­ván, que rá­pi­da­men­te per­ci­be con sus sa­bias ma­nos que pue­de tra­tar­se de una ro­tu­ra de me­nis­co.

Con la opi­nión de es­tos dos ex­per­tos, acu­do al al trau­ma­tó­lo­go de la so­cie­dad mé­di­ca pa­ra so­li­ci­tar­le una re­so­nan­cia mag­né­ti­ca que me sa­que de du­das. El ti­po tie­ne más de 60 años, tra­ba­ja en un pres­ti­gio­so cen­tro mé­di­co y apa­ren­ta se­gu­ri­dad, pe­ro su pri­me­ra me­di­da, sin ex­plo­rar­me, es en­tre­gar­me un vo­lan­te pa­ra que me ha­gan una ra­dio­gra­fía. Al prin­ci­pio no me pa­re­ce ma­la idea, pa­ra des­car­tar otro ti­po de pro­ble­mas, pe­ro lo que no sa­bía es que esa prue­ba era la úni­ca que que­ría ha­cer­me. Pa­so por ra­yos, en­tre­go la ra­dio­gra­fía al mé­di­co y me di­ce que el me­nis­co es­tá per­fec­to, que lo que ten­go es una in­fla­ma­ción del ten­dón ro­tu­liano. En tono tran­qui­lo y ama­ble le co­men­to que en una ra­dio­gra­fía no se ve el me­nis­co, que por fa­vor me au­to­ri­ce la rea­li­za­ción de una re­so­nan­cia, que es la prue­ba ade­cua­da pa­ra sa­ber lo que ten­go. Se in­dig­na y me in­vi­ta a sa­lir de su con­sul­ta, no sin an­tes re­ce­tar­me un po­ten­te an­ti­in­fla­ma­to­rio. Una se­ma­na des­pués, en otro cen­tro y pa­gan­do 200 eu­ros, me ha­cen una re­so­nan­cia en la que de­tec­tan una ro­tu­ra en el cuerno pos­te­rior del me­nis­co in­terno...

A día de hoy, des­pués de 100 días sin co­rrer, he apren­di­do a va­lo­rar más las ca­mi­na­tas con y sin dorsal y me he en­gan­cha­do al gim­na­sio. Vol­ve­ré con más fuer­za. Le­sio­na­do se apren­de más que nun­ca y te das cuen­ta de lo mal que en­tre­nas ha­bi­tual­men­te. El tra­ba­jo de la fuer­za es lo más im­por­tan­te y de­be­ría­mos gra­bar­lo en nues­tra men­te pa­ra no ol­vi­dar­lo ja­más.

DI­REC­TOR

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.