TREIN­TA AÑOS CALZÁNDONOS

Runner's World (Spain) - - Sumario - POR ALBERTO HER­NÁN­DEZ

El al­ma ma­ter de la ca­de­na de tien­das es­pe­cia­li­za­das Bi­ki­la, Isi­dro Ló­pez, nos ha­ce una va­lo­ra­ción de sus seis lus­tros de exis­ten­cia tras más de me­dio mi­llón de za­pa­ti­llas ven­di­das.

Pro­ba­ble­men­te no ha­ya una per­so­na en Es­pa­ña que ha­ya tra­ta­do con más co­rre­do­res de ma­ne­ra di­rec­ta. En es­te nú­me­ro 200 en el que las za­pa­ti­llas in­ter­pre­tan un pa­pel pro­ta­go­nis­ta, no po­día­mos de­jar de con­ver­sar con Isi­dro Ló­pez, fun­da­dor de Bi­ki­la, la tien­da de re­fe­ren­cia en nues­tro sec­tor des­de ha­ce tres dé­ca­das.

Pa­ra los co­rre­do­res ma­dri­le­ños, Bi­ki­la pa­re­ce lle­var to­da la vi­da en el nú­me­ro 2 de la Ave­ni­da Do­nos­tia­rra. Pe­ro, ¿cuán­do se ins­ta­ló allí?

En 1988. La inau­gu­ra­ción ofi­cial fue el 15 de ma­yo, mi san­to. Reu­ni­mos a to­da la fa­mi­lia y el 16 fue el pri­mer día de ven­ta al pú­bli­co. Con­ser­vo el cua­dri­to de las ven­tas que hi­ci­mos: 13.000 y pi­co pe­se­tas.

Un pro­fe­sor de Hu­ma­ni­da­des que de­ci­de em­bar­car­se en un pro­yec­to se­me­jan­te… ¿Có­mo alum­bras­te la idea?

Mi mu­jer, Ma­ri Car­men, tra­ba­ja­ba fue­ra. No lle­va­ba mu­cho tiem­po tra­ba­jan­do, unos dos años, por­que con una fa­mi­lia de cua­tro hi­jos (tres chi­cos y una chi­ca), se ha­bía de­di­ca­do siem­pre a cui­dar a los ni­ños, pe­ro yo te­nía in­te­rés en que tra­ba­ja­se fue­ra por­que no acep­ta­ba que no tu­vie­se otra vi­da que la fa­mi­lia. En­tra­ba a las 8 de la ma­ña­na y vol­vía a casa a las 6 de la tar­de y, mien­tras tan­to, yo es­ta­ba to­do el tiem­po con los ni­ños; los lle­va­ba por la ma­ña­na al Co­le­gio Cal­dei­ro (don­de im­par­tía cla­se), vol­vía­mos a co­mer, re­gre­sá­ba­mos al co­le­gio por la tar­de, de nue­vo a casa… Una vez allí me de­di­ca­ba a ha­cer las ta­reas do­més­ti­cas, ellos ha­cían los de­be­res y ju­ga­ban, y cuan­do lle­ga­ba ella, me iba a en­tre­nar.

En­ton­ces nos mar­ca­mos una pri­me­ra eta­pa, más o me­nos en el 87, pa­ra ver si con esa di­ná­mi­ca po­dría ba­jar de 2:31 en ma­ra­tón… pe­ro no lo lo­gré (en­tré en el Ma­ra­tón de Se­vi­lla jus­to de­trás de Mi­guel Án­gel Mos­ta­za, el má­na­ger de Antón, Fiz y Ca­cho; la fo­to es­tá en una co­lum­na de la tien­da). En­ton­ces alar­ga­mos un año más hasta que lo con­se­guí.

A par­tir de en­ton­ces em­pe­za­mos a pen­sar en la idea de la tien­da por­que a mí me co­no­cía mu­cho la gen­te, creo que por el mun­do de las ca­rre­ras y tam­bién por el te­ma de la en­se­ñan­za. El plan era que la lle­va­se ella y así es­tu­vie­se más tiem­po con la fa­mi­lia, por­que si se abría a las 10, no es lo mis­mo que em­pe­zar a las 8, y si se cie­rra a las 13:30, de 13:30 a 17:00 po­día es­tar en casa, por lo que real­men­te ha­bía una me­jo­ra im­por­tan­te.

¿Qué apor­ta­ba nue­vo que no exis­tie­ra en las tien­das de ma­te­rial de­por­ti­vo de la épo­ca?

Des­de el pri­mer mo­men­to hi­ci­mos un se­gui­mien­to de to­dos nues­tros clien­tes que fue­sen co­rre­do­res me­dian­te fi­chas per­so­na­li­za­das; es de­cir, el con­cep­to era dar a ca­da uno lo que ne­ce­si­ta­se, lo que le co­rres­pon­die­se se­gún sus ca­rac­te­rís­ti­cas per­so­na­les; fí­si­cas, anató­mi­cas y fi­na­li­dad pa­ra la que usa­rían las za­pa­ti­llas. Creo que eso era lo bá­si­co, no po­día per­der­se esa in­for­ma­ción y te­nía que que­dar re­fle­ja­da en la tien­da.

Las fi­chas (las clá­si­cas tar­je­tas de ra­yas que se guar­dan en ar­chi­va­do­res de co­lor ver­de) lle­ga­ron a te­ner mu­cho éxi­to, por­que la gen­te lle­ga­ba a la tien­da y de­cía: “Bus­ca mi fi­cha pa­ra que veas quién soy, có­mo soy y lo que es­toy usan­do”. Eran unas 15.000 fi­chas de Ma­drid y unas 10.000 de pro­vin­cias. An­tes no ha­bía In­ter­net, to­do era a ba­se de te­lé­fono. To­das las ven­tas a otras pro­vin­cias eran de clien­tes que ha­bían con­tac­ta­do con no­so­tros por te­lé­fono por los anun­cios que ha­cía­mos en las re­vis­tas de atle­tis­mo y en las oc­ta­vi­llas que dis­tri­buía­mos en las ca­rre­ras (les da­ba un ta­co a mis hi­jos y ellos las re­par­tían).

An­tes de que abrie­ras la tien­da, ¿dón­de se com­pra­ba la gen­te el ma­te­rial?

Ha­bía al­gu­nas tien­das que ven­dían za­pa­ti­llas (Mo­ya, Fer­nan­do Pi­ne­da, Prin­ce­sa 72, Fi­lí­pi­des, Fe­rra­ri 44…), pe­ro no ex­pli­ca­ban las cua­li­da­des de las mis­mas ni las po­nían en re­la­ción con el atle­ta que las iba a lle­var. Ade­más, ven­dían to­do ti­po de za­pa­ti­llas. Bueno, no­so­tros tam­bién ven­día­mos otro ti­po de za­pa­ti­llas cuan­do em­pe­za­mos, por­que te­nía­mos ma­te­rial pa­ra el Co­le­gio Cal­dei­ro. Al prin­ci­pio es­tu­ve com­pa­gi­nan­do bas­tan­te tiem­po la tien­da con la en­se­ñan­za. Nos cos­tó mu­cho, su­fri­mos, no fue lle­gar y lle­nar­se la tien­da. Pa­sa­mos los 10 pri­me­ros años con bas­tan­te di­fi­cul­tad, en mu­chos mo­men­tos pen­sa­mos en ce­rrar por­que aque­llo no da­ba, pe­ro pu­di­mos se­guir con mu­cho te­són y aguan­te.

¿Cuán­tas za­pa­ti­llas ha­béis po­di­do ven­der en es­tos 30 años?

¡Qué di­fí­cil! Al prin­ci­pio, cuan­do ha­bía un mes que pa­sá­ba­mos de los 100 pa­res es que la co­sa iba bien (an­tes lo ano­tá­ba­mos to­do a bo­li), lue­go ha ha­bi­do épo­cas en las que ven­día­mos 80-100 pa­res dia­rios en una so­la tien­da. Se po­dría ha­cer un cálcu­lo…. Creo que más de me­dio mi­llón de pa­res en­tre to­das las tien­das des­de que em­pe­zó Bi­ki­la. Ten­dre­mos que cal­cu­lar­lo exac­ta­men­te, por cu­rio­si­dad.

Aun­que a mí me gus­ta­ría más sa­ber qué por­cen­ta­je de za­pa­ti­llas he­mos ven­di­do bien y mal. Lo im­por­tan­te no es

ven­der mu­chas, sino qué por­cen­ta­je de sa­tis­fac­ción en los co­rre­do­res han da­do esas za­pa­ti­llas. Es­pe­ro que ha­ya si­do del 95-100%. Nues­tro ob­je­ti­vo no era la can­ti­dad, si no la ca­li­dad. Que­ría­mos que el usua­rio cum­plie­ra los ob­je­ti­vos por los cua­les se las com­pra­ba.

¿Qué evo­lu­ción ha ex­pe­ri­men­ta­do el com­pra­dor de Bi­ki­la du­ran­te las úl­ti­mas dé­ca­das?

Ha ha­bi­do de to­do: el que com­pra­ba pa­ra el má­xi­mo ren­di­mien­to y el que com­pra­ba pa­ra la vi­da dia­ria. Aho­ra el ni­vel de exi­gen­cia qui­zás ha ba­ja­do. La gen­te mi­ra mu­cho más las za­pa­ti­llas, las ca­rac­te­rís­ti­cas, sin sa­ber pa­ra qué las ne­ce­si­ta; la fi­na­li­dad pa­ra la que las van a uti­li­zar es­tá muy por de­ba­jo de lo que la za­pa­ti­lla pue­de dar. Ca­si siem­pre la za­pa­ti­lla cum­ple muy por en­ci­ma los ob­je­ti­vos del usua­rio.

Me ex­pli­co: el ti­po de usua­rio nor­mal de hoy no corre a dia­rio. En los pri­me­ros tiem­pos ca­si to­dos los usua­rios en­tre­na­ban a dia­rio, pe­ro hoy igual en­tre­nan 2-3 días a la se­ma­na y pa­ra eso la za­pa­ti­lla cum­ple so­bra­da­men­te, pues por mu­cho que te ma­cha­ques el cuer­po se re­cu­pe­ra en los días de des­can­so. Hoy atien­den más a las sen­sa­cio­nes que al ren­di­mien­to en sí de la za­pa­ti­lla.

¿Có­mo afec­ta que la gen­te ven­ga un po­co más in­for­ma­da, que bu­ceen en In­ter­net…?

La gen­te sa­be de­ter­mi­na­das co­sas, se fi­jan en de­ter­mi­na­dos de­ta­lles. Tie­nes que res­pe­tar lo que quie­ren es­cu­char. Pe­ro hay gen­te de to­do ti­po, hay gen­te que vie­ne con­fia­dí­si­ma y es lo que tú les di­gas. Y lue­go es­tá el re­sa­bi­do y el re­sa­bia­do. El pri­me­ro ha leí­do to­do pe­ro no lo sa­be en­ca­jar muy bien, no sa­be por qué y pa­ra qué, ni qué be­ne­fi­cio y per­jui­cio pue­de ob­te­ner de ello. El re­sa­bia­do ya vie­ne re­bo­ta­do de to­do y tie­ne que ser co­mo él di­ga. En lí­neas ge­ne­ra­les es­ta­mos muy sa­tis­fe­chos de que la gen­te con­fíe en no­so­tros; es de­cir, hay un por­cen­ta­je muy al­to de gen­te que va­lo­ra nues­tra in­for­ma­ción. In­clu­so aun­que sean ya clien­tes que se han com­pra­do un mo­de­lo de­ter­mi­na­do y que po­drían re­pe­tir el mis­mo, si ha pa­sa­do un tiem­po di­cen: “He usa­do es­ta, pe­ro lo que tú me di­gas”. Y les con­tes­ta­mos que no­so­tros pro­po­ne­mos, no de­ci­di­mos, el clien­te de­be pro­bar y, lue­go, se­rá lo que di­ga el pie.

¿Cuál ha si­do la za­pa­ti­lla más ven­di­da des­de que Bi­ki­la abrió sus puer­tas?

Ha ha­bi­do cam­pa­ñas en las que se han ven­di­do más una se­rie de mar­cas-mo­de­lo que otras. La Ni­ke Pe­ga­sus, por ejem­plo, siem­pre ha te­ni­do una bue­na me­dia, pe­ro no ha si­do la más ven­di­da. Se­gu­ra­men­te la Brooks Gly­ce­rin en los años de es­plen­dor, des­de 2008 hasta el año pa­sa­do. An­tes, la Asics GT1000. La se­rie 1000 es una za­pa­ti­lla de ti­po me­dio-ba­jo con una gran aco­gi­da.

En 2017 y es­te año l a Ghost d e Brooks es la que más se ha ven­di­do con di­fe­ren­cia. Brooks es una mar­ca que ha si­do muy in­ter­mi­ten­te en cuan­to a la dis­tri­bu­ción, pe­ro siem­pre han he­cho muy bue­nas za­pa­ti­llas, ade­lan­ta­das res­pec­to a las de­más. No­so­tros y El Cor­te In­glés fui­mos de los pri­me­ros en traer­las a Es­pa­ña. Cuan­do ellos de­ja­ron de ven­der­las y li­qui­da­ron su stock, les com­pra­mos los 3.000 pa­res que te­nían en el al­ma­cén... Y los ven­di­mos to­dos.

¿Y al­gún mo­de­lo que no fue tan bueno co­mo se pen­sa­ba?

Hay mo­de­los que nos he­mos ne­ga­do a te­ner, a pe­sar de que nos ha­yan pre­sio­na­do mu­cho las mar­cas: las Ni­ke Free, por ejem­plo, las de drop ce­ro, mi­ni­ma­lis­tas… Tam­bién nos pa­só con las Ree­bok Zig Tech, las Spi­ra… Si no con­fia­mos en una za­pa­ti­lla, no la com­pra­mos. No tra­ta­mos de sa­tis­fa­cer al fri­ki, sino al 99% de la gen­te nor­mal pa­ra que pue­da dis­fru­tar de su afi­ción por co­rrer.

¿Có­mo os ha afec­ta­do el boom del run­ning a par­tir de 2005?

Al ne­go­cio le ha ido bien, en cuan­to a que ha ha­bi­do un cre­ci­mien­to ex­po­nen­cial, pe­ro to­do lo que cre­ce de esa ma­ne­ra tan ex­plo­si­va en­se­gui­da de­ge­ne­ra y ter­mi­na por ha­cer que las co­sas va­yan mal. Pri­me­ro, pro­vo­ca que las mar­cas ba­jen en ca­li­dad, sa­tu­ren el mer­ca­do con más va­rie­dad de pro­duc­to, com­pi­tan más en­tre ellas… Con­si­guen unas ven­tas que al año si­guien­te son di­fí­ci­les de man­te­ner, y los fa­bri­can­tes lo que pre­ten­den es ven­der más ca­da año. Si lo con­si­guen, bien. Si no, lo co­lo­can en el mer­ca­do pa­se lo que pa­se.

Por otro la­do, el boom del run­ning ha coin­ci­di­do con la cri­sis eco­nó­mi­ca en Es­pa­ña, que em­pie­za en 2007-2008, una cri­sis que cau­só mu­chos des­pi­dos. Al­gu­nos de esos des­pe­di­dos in­vir­tie­ron su in­dem­ni­za­ción en mon­tar tien­das por­que el run­ning es­ta­ba de mo­da. Y los pro­vee­do­res res­pon­die­ron apo­yan­do a to­do el mun­do por igual, in­de­pen­dien­te­men­te de si era un no­va­to o un ve­te­rano co­mo no­so­tros, con el fin de ven­der el pro­duc­to que ellos fa­bri­can, que ca­da vez es más ma­si­vo. Y eso ter­mi­na de­ge­ne­ran­do.

El úl­ti­mo es­ca­lón de es­ta de­ge­ne­ra­ción son las ven­tas por In­ter­net de las pro­pias mar­cas, no so­lo de tien­das y Ama­zon, aun­que cuan­do se ini­ció es­ta ten­den­cia es­tá­ba­mos pre­pa­ra­dos pa­ra aguan­tar­la. En los úl­ti­mos tiem­pos han ce­rra­do mu­chas tien­das fí­si­cas por to­da Es­pa­ña. Las an­ti­guas por ju­bi­la­ción, des­gas­te, etc., pe­ro so­bre to­do ha afec­ta­do a las nue­vas.

No­so­tros po­día­mos ha­ber te­ni­do cien tien­das sin pro­ble­ma en la épo­ca de ex­pan­sión de fran­qui­cias, pe­ro sa­bía­mos que no iba a fun­cio­nar, lle­vo de­fen­dien­do que eso era una bur­bu­ja des­de 2010; re­ci­bía­mos co­rreos a dia­rio con so­li­ci­tu­des pa­ra abrir tien­das.

¿Creéis que el run­ning es un há­bi­to, una cul­tu­ra co­mo en Es­ta­dos Uni­dos, o una mo­da?

Cree­mos que en es­te mo­men­to se es­tá re­ci­clan­do y sa­nean­do to­do. El he­cho de que la gen­te no pier­da la con­fian­za en no­so­tros sig­ni­fi­ca que hay mu­chos que pien­san que pa­ra ha­cer es­te ti­po de co­sas hay que po­ner­se en ma­nos de gen­te que

Lle­vo de­fen­dien­do que ha­bía una

bur­bu­ja en el mun­do del run­ning des­de

2010.

se­pa, no va­le cual­quier co­sa. Por otro la­do, aun­que que­da mu­cha gen­te de esa que quiere ha­cer un ma­ra­tón sin ha­ber co­rri­do an­tes, creo que en­tre to­dos em­pe­za­mos a con­se­guir que en­tien­dan que el ma­ra­tón pue­de ser un ob­je­ti­vo, pe­ro no de hoy pa­ra ma­ña­na, sino a me­dio o lar­go pla­zo, con una ba­se de en­tre­na­mien­to y tra­ba­jo pre­vio que es im­pres­cin­di­ble.

An­tes del boom del run­ning fue cuan­do más lo he dis­fru­ta­do (no mi­rán­do­lo co­mo ne­go­cio), de 2002 a 2008 fue la épo­ca bo­ni­ta. Ha­bía un mon­tón de ele­men­tos que no ha­bían apa­re­ci­do (re­des so­cia­les, ope­ra­do­res gran­des, etc.), ins­crip­cio­nes de ca­rre­ras en tien­das, no ha­bía tan­tas prue­bas… Es­tos nue­vos ele­men­tos lo han dis­tor­sio­na­do to­do. Es­ta­mos aquí por­que nos gus­ta­ba un mon­tón ayu­dar a la gen­te y nos gus­ta­ba tras­la­dar­lo al te­rreno de la prác­ti­ca de­por­ti­va a tra­vés de no­so­tros mis­mos y de nues­tro club.

¿Qué tal afron­táis esa cos­tum­bre de que la gen­te va­ya a la tien­da a mi­rar, de­man­de in­for­ma­ción y lue­go la use pa­ra com­prar por In­ter­net?

Al prin­ci­pio con mu­cha sor­pre­sa por­que an­tes to­do el que en­tra­ba por la tien­da iba a com­prar za­pa­ti­llas. Pe­ro cuan­do em­pie­za a lle­gar gen­te que te ha­ce tra­ba­jar, ex­pli­car to­do, que tie­ne las za­pa­ti­llas ahí con el pre­cio es­tán­dar y te dice que aho­ra ya sa­be lo que ne­ce­si­ta y se lo va a pen­sar, te due­le un mon­tón.

¿Có­mo se a c ept a e s t o? Pues no muy bien. Por suer­te no he te­ni­do mu­chos de esos, son más los que vie­nen y se lle­van lo que ne­ce­si­tan. Si al­guno de es­tos otros lle­ga y te ha­ce esa ju­ga­da, lo da­mos por a lgo que te­ne­mos que acept a r, que su­ce­de, pe­ro no se acep­ta fá­cil­men­te, pues na­die acep­ta ha­cer un tra­ba­jo sin que se lo pa­guen. No­so­tros so­lo te­ne­mos in­te­rés en que te lle­ves las me­jo­res za­pa­ti­llas pa­ra cum­plir tus ob­je­ti­vos.

Cuan­do vas a mi tien­da no te voy a co­brar na­da por sa­ber lo que me vas a pre­gun­tar, pe­ro no ten­gas la ma­la edu­ca­ción de ha­cer­me tra­ba­jar y po­ner a tu dis­po­si­ción mi in­for­ma­ción, mi co­no­ci­mien­to, mi tiem­po y mi de­di­ca­ción, y lue­go no te lle­ves na­da y la com­pres por In­ter­net. En reali­dad, la za­pa­ti­lla te la he ven­di­do yo, pe­ro el be­ne­fi­cio se lo has da­do a otro.

¿Cuán­tos fran­qui­cia­dos y tien­das ha­béis lle­ga­do a te­ner?

Lo má­xi­mo 23 tien­das, de las cua­les 11 eran pro­pias y 12 fran­qui­cia­das. Aho­ra la co­sa se ha re­du­ci­do a 14: nue­ve pro­pias y cin­co fran­qui­cia­das.

No pue­de ser ca­sua­li­dad el ex­qui­si­to tra­to que dis­pen­san tus em­plea­dos, ¿có­mo es el pro­ce­so de se­lec­ción?

El equi­po es­tá com­pues­to por mi fa­mi­lia y los em­plea­dos. To­dos ellos son ve­te­ra­nos en la pro­fe­sión y to­dos son fi­jos, con con­tra­to in­de­fi­ni­do. Al­guno lle­va tra­ba­jan­do con no­so­tros vein­te años y ca­si to­dos más de cin­co. La con­ti­nui­dad es fun­da­men­tal y es­tar vin­cu­la­do de al­gu­na ma­ne­ra al de­por­te es esen­cial. No hay nin­guno que no prac­ti­que es­te de­por­te de una ma­ne­ra dia­ria, in­ten­sa, o si no lo prac­ti­ca aho­ra a ese ni­vel, lo ha prac­ti­ca­do. Es­toy se­gu­ro de que to­dos son lo más ho­nes­tos y tras­pa­ren­tes a la ho­ra de acon­se­jar por­que a to­dos les for­ma­mos no­so­tros.

Y el nom­bre, Bi­ki­la, ¿tal fue el im­pac­to que cau­só en ti el co­rre­dor etío­pe?

Sien­to ad­mi­ra­ción por su his­to­ria, su le­yen­da, sus éxi­tos y su per­so­na. Ta mbién hay coin­ci­den­cias ca­si per­so­na­les, co­mo aque­llo de co­rrer des­cal­zo. Cro­no­lóg ic amen­te, re­cuer­do que cuan­do lle­go a la ci­vi­li­za­ción en 1962 (voy por pri­me­ra vez a la es­cue­la, al pue­blo, ya que an­tes ha­bía es­ta­do en el cam­po, en una fin­ca en la pro­vin­cia de To­le­do), es­ta­ban to­da­vía re­cien­tes las no­ti­cias de Bi­ki­la en los Jue­gos de Ro­ma 1960. En 1964 son los Jue­gos de To­kio y re­cuer­do ver imá­ge­nes de él (ya ha­bía te­le­vi­sio­nes en mi pue­blo).

En 1966 nos ha­bía­mos tras­la­da­do a Mo­ra y yo co­rría de vez en cuan­do, ya que en la es­cue­la nos re­que­rían pa­ra los Jue­gos de la OJE. No en­tre­na­ba nun­ca, pe­ro me lle­va­ban. En el 66 ya co­no­cía a Mariano Ha­ro, Jo­sé Mi­guel Maíz, Javier Ál­va­rez Sal­ga­do... in­clu­so a Ma­mo Wol­de.

La pri­me­ra ca­rre­ra que ga­né iba des­cal­zo. Era la se­gun­da vez que co­rría, por­que 20-30 mi­nu­tos an­tes ha­bía­mos ce­le­bra­do otra mu­cho más cor­ti­ta, en la que iba cal­za­do. A con­ti­nua­ción se dis­pu­tó otra un po­co más lar­ga y le di­je a mi her­mano: “Mi­ra que con es­tas bo­tas voy muy pe­sa­do, me las qui­ta­ré. Voy a co­rrer des­cal­zo”. Es­to creo que fue en el 63, en pri­ma­ve­ra.

¿Qué opi­nión te me­re­cen las nue­vas tec­no­lo­gías apli­ca­das al run­ning?

Las veo in­ne­ce­sa­rias, otra co­sa es que a los co­rre­do­res les ayu­den, les mo­ti­ven… Es de lo que más ha ex­plo­ta­do, aun­que al­gu­nas mar­cas han de­ja­do de ex­plo­rar ese sec­tor por­que los be­ne­fi­cios les re­sul­ta­ban in­su­fi­cien­tes. Al final tie­nes que prio­ri­zar y sa­ber lo que quie­res, y si lo que quie­res es co­rrer, ne­ce­si­tas unas za­pa­ti­llas, un pan­ta­lón y una ca­mi­se­ta. Y al re­vés, si crees que por te­ner un apa­ra­to eres un co­rre­dor…

¿Cuál es el prin­ci­pal cam­bio que ha ha­bi­do en las prio­ri­da­des del co­rre­dor des­de que lle­vas en el mun­di­llo?

Las tres no­ve­da­des más im­por­tan­tes que ha ha­bi­do des­de que em­pe­za­mos han si­do: pri­me­ro el GPS; se­gun­do la ali­men­ta­ción (ge­les, ba­rri­tas, be­bi­das iso­tó­ni­cas, etc.); y ter­ce­ro la amor­ti­gua­ción de las za­pa­ti­llas, que es lo que hoy to­do el mun­do pi­de. He­mos pa­sa­do de un mun­do en el que no ha­bía amor­ti­gua­ción prác­ti­ca­men­te, só­lo la EVA, a lo que hay aho­ra.

¿Cuál es el se­cre­to pa­ra ha­be­ros adap­ta­do a los nue­vos tiem­pos man­te­nien­do vues­tra for­ma de ser?

El cam­bio nos ha cos­ta­do, es­ta­mos adap­tán­do­nos. Una tien­da con va­rie­dad de ar­tícu­los, un club de atle­tis­mo, un seg­men­to de pis­ta de tar­tán, una má­qui­na pa­ra ana­li­zar los apo­yos, un se­gui­mien­to de ca­da uno de los co­rre­do­res con unas

Las tres prin­ci­pa­les no­ve­da­des des­de que em­pe­za­mos han si­do el GPS, la ali­men­ta­ción y la amor­ti­gua­ción.

fi­chas, pu­bli­ci­dad en me­dios de co­mu­ni­ca­ción (de pa­pel)… eran las ba­ses en las que nos asen­ta­mos cuan­do em­pe­za­mos. Hoy no sé si se pue­den man­te­ner es­tas ba­ses. El club sí. ¿Lo de los da­tos? La gen­te aho­ra es más rea­cia a dar­los, es­to con la fi­cha no pa­sa­ba.

Nos ha cos­ta­do sa­ber qué es lo que te­ne­mos que ha­cer pa­ra se­guir sien­do lo que so­mos y que la gen­te, con los nue­vos me­dios que hay, nos co­noz­ca y si­ga conf ian­do en no­so­tros. Nues­tra web la hi­ci­mos pen­san­do en la gen­te que po­día ve­nir a con­seg ui r lo que no te­nía en su pue­blo o ciu­dad. Era una la­bor de in­for­ma­ción y pu­bli­ci­dad más que de ven­ta. Tra­tar de lle­gar don­de no es­tá­ba­mos. Con el tiem­po sí que he­mos da­do ese pa­so. Mu­cha gen­te vie­ne por­que se ha in­for­ma­do pre­via­men­te en la web. Y hay gen­te que nos com­pra a tra­vés de la web (so­bre to­do los que re­pi­ten). Aho­ra he­mos em­pe­za­do a ha­cer ví­deos ex­pli­can­do las za­pa­ti­llas…

Di­cen que el tex­til se ven­de po­co…

No se ven­de na­da, el 99% de la gen­te que vie­ne a la tien­da lo ha­ce con ma­te­rial Ka­len­ji. Es­ta mar­ca lo ha mo­no­po­li­za­do to­do. A las mar­cas se les ha ido la pin­za des­de que em­pe­za­ron a pro­du­cir ro­pa. Una ca­mi­se­ta por mu­cho que apor­te no pue­de cos­tar 50 €, no ha­ce fal­ta.

¿Qué crees que os de­pa­ra­rá el fu­tu­ro?

Nun­ca he­mos te­ni­do pro­yec­to (no pro­yec­té te­ner cua­tro hi­jos, ni dos… ni una fa­mi­lia). Bi­ki­la ha evo­lu­cio­na­do de una ma­ne­ra na­tu­ral, co­mo creo que evo­lu­cio­na una fa­mi­lia nor­mal. Es de­cir, me­jo­rar, lo­grar una es­ta­bi­li­dad, ser fe­li­ces… Me gus­ta­ría que Bi­ki­la pu­die­ra se­guir sien­do in­de­pen­dien­te con res­pec­to a pro­vee­do­res, in­fluen­cers… Ven­der lo que que­re­mos.

¿Y la irrup­ción de la mu­jer?

En la tien­da de Ma­drid te­ne­mos dos plan­tas, una pa­ra mujeres y otra pa­ra hom- bres. Es­tu­vi­mos a pun­to de mon­tar una tien­da so­lo pa­ra mujeres (Bi­ki­la Lady). Hay días que la ven­ta de mujeres es ca­si equi­va­len­te a la de los hom­bres. El por­cen­ta­je de ven­ta de mujeres ha cre­ci­do mu­chí­si­mo. En el cam­po del atle­tis­mo fe­de­ra­do ca­si es­tán a la par, en ca­te­go­ría jú­nior y pro­me­sa ca­si son más las chi­cas que los chi­cos. Por suer­te pa­ra no­so­tros so­mos el re­fe­ren­te en za­pa­ti­llas es­pe­cia­li­za­das (cla­vos, za­pa­ti­llas de sal­tos,

lan­za­mien­tos…)

Por la puer­ta ha­brá en­tra­do gen­te de lo más cu­rio­so, por no ha­blar de mu­chos ros­tros co­no­ci­dos, in­clu­so al­guno que su­po­ne­mos re­sul­ta­ría di­fí­cil pen­sar que era co­rre­dor…

Te­ne­mos clien­tes muy co­no­ci­dos, co­mo Jo­sé Ma­ría Ál­va­rez Pa­lle­te, el presidente de Te­le­fó­ni­ca, un hom­bre sú­per sen­ci­llo, ha­blas con él de co­rre­dor a co­rre­dor. Era clien­te an­tes de al­can­zar su ac­tual pues­to. Una vez nos in­vi­tó a to­da la fa­mi­lia a co­rrer el Ma­ra­tón de Nue­va York. Tam­bién vie­nen el ex mi­nis­tro Án­gel Ga­bi­lon­do, los can­tan­tes Na­cho Cano y Da­ni Mar­tín, mu­chí­si­mos pre­sen­ta­do­res de te­le­vi­sión, ac­tri­ces co­mo Ele­na Ana­ya, Bo­ris Iza­gui­rre, Ber­tín Os­bor­ne, Fer­nan­do Ro­may (no ca­bía por la es­ca­le­ra), Ma­tías Prats, Emi­lio Ara­gón, Javier Can­sa­do, Da­vid Bus­ta­man­te, Ra­fa Me­di­na…

Que­re­mos que to­do el mun­do es­té a gus­to, no­so­tros no ha­ce­mos dis­tin­cio­nes ni les pe­di­mos fo­tos, aquí no se ha­ce la pe­lo­ta a na­die; to­dos es­ta­mos al mis­mo ni­vel, to­dos so­mos co­rre­do­res.

¿Y atle­tas? ¿Han ve­ni­do mu­chos?

Ima­gí­na­te, mu­chí­si­mos: Ar­tu­ro Ca­sa­do, Zer­se­nay Ta­de­se, Azu­ce­na Díaz, Javier So­to­ma­yor, Sid­ney Ma­ree, Ar­tu­ro Ba­rrios, Eliud Kip­cho­ge, Hi­cham El Gue­rrouj…

Co­mo co­rre­dor, ¿Cuál fue tu gran mo­men­to?

La épo­ca en la que qui­se ba­jar de 2:30 en ma­ra­tón. Ha­bía he­cho cua­tro ma­ra­to­nes se­gui­dos en­tre 2:31 y 2:33. Siem­pre apli­ca­ba el mis­mo es­que­ma de en­tre­na­mien­to y siem­pre me sa­lía la mis­ma mar­ca. La úl­ti­ma vez que lo in­ten­té te­nía 36 años, am­plié un po­co más los ki­ló­me­tros y sa­lió un 2:28. Qui­zá sea ese el mo­men­to con el que me que­de.

¿Son los 42 km tu dis­tan­cia fa­vo­ri­ta?

Sí. Siem­pre ha­bía si­do un co­rre­dor ma­lo, me ga­na­ban mu­chos, pe­ro co­mo era una es­pe­cie de re­to u ob­je­ti­vo per­so­nal no me fi­ja­ba en lo que ha­cían los de­más, so­lo en lo que que­ría ha­cer y con­se­guir. Y cuan­do lo con­se­guí, me que­dé tran­qui­lo. Real­men­te fue así, no bus­ca­ba na­da más en es­to.

No es­tu­ve mu­cho tiem­po en un ni­vel de en­tre­na­mien­to al­tí­si­mo, so­lo cin­co años. Coin­ci­dió con el na­ci­mien­to de mis hi­jos. Otras de mis mar­cas son: 32:30 en 10.000 m, 16:00 en 5.000, 4:27 en 1.500, 2:46 en 1.000 y 7:35 en 100 km (en aque­lla épo­ca no ha­bía ca­si me­dias ma­ra­to­nes, no co­rrí nin­gu­na).

La úni­ca vez que hi­ce los 100 km fue en el 88, cuan­do ya te­nía­mos la tien­da. So­lo co­rrí 60 ki­ló­me­tros, los otros 40 me arras­tré li­te­ral­men­te, pa­rán­do­me 4 o 5 mi­nu­tos en ca­da avi­tua­lla­mien­to. Pe­ro no la con­si­de­ro bue­na mar­ca por­que creo que po­día ba­jar de sie­te ho­ras en ese mo­men­to, pe­ro hu­bo erro­res que lue­go he pues­to al ser­vi­cio de la gen­te a la que ten­go que ase­so­rar y ven­der za­pa­ti­llas. Uno de ellos fue el cal­za­do: el que uti­li­cé no era el co­rrec­to, iba bien pa­ra ma­ra­tón, pe­ro ya no pro­te­gía a mis pier­nas lo su­fi­cien­te en otros 60 ki­ló­me­tros más. De­be­ría ha­ber lle­va­do unas za­pa­ti­llas más acol­cha­das.

He­mos oí­do por ahí que eras me­jor en­tre­nan­do que com­pi­tien­do…

Es cier­to. Ten­go un en­tre­na­mien­to, el miér­co­les an­tes de ha­cer un ma­ra­tón, de 20 ki­ló­me­tros en 1:08, des­pués 3 x 1.000 me­tros y 3 x 400 me­tros. Lue­go hi­ce la ma­ra­tón de San Se­bas­tián en 2:33. La ti­ra­da más lar­ga que he he­cho fue de 32 ki­ló­me­tros. He si­do ca­paz de ha­cer 2 x 10.000 me­tros en 33:00… Era la ga­ran­tía de que es­ta­ba pre­pa­ra­do pa­ra cum­plir mis ob­je­ti­vos. Mi ra­zo­na­mien­to era el si­guien­te: si yo quie­ro co­rrer una ma­ra­tón a 3:30 mi­nu­tos el ki­ló­me­tro… ¿por qué no voy a ser ca­paz de ha­cer 10 ki­ló­me­tros a 3:20, des­can­sar y vol­ver a ha­cer otros 10 ki­ló­me­tros a 3:20?

Me gus­ta­ría que Bi­ki­la pu­die­ra se­guir sien­do in­de­pen­dien­te

res­pec­to a pro­vee­do­res,

in­fluen­cers...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.