Fren­te a la Ad­ver­si­dad

FRANK MAR­TÍ­NEZ DE­CI­DIÓ ES­CA­PAR DE SUS DES­GRA­CIAS COBIJÁNDOSE EN EL DE­POR­TE. AHO­RA TIE­NE UNA MI­RA­DA DI­FE­REN­TE SO­BRE TO­DO LO QUE LE RO­DEA.

Runner's World (Spain) - - Sumario - POR X AVI BL ASCO

Frank Mar­tí­nez se re­en­con­tró en las ca­rre­ras de obs­tácu­los con la ale­gría de vi­vir.

PPA­RA EN­TEN­DER LA ME­TA­MOR­FO­SIS de Frank nos he­mos de re­mon­tar al ini­cio de es­ta his­to­ria: 5 de enero de 2012. Esa no­che má­gi­ca ve­nía al mun­do Da­niel, el pri­mo­gé­ni­to de Frank, un tra­ba­ja­dor del sec­tor de la me­ta­lur­gia y el ace­ro, es­pe­cia­li­za­do en los úl­ti­mos tiem­pos en pro­duc­tos far­ma­céu­ti­cos. So­lo tres me­ses de vi­da de Da­niel fue­ron su­fi­cien­tes pa­ra com­pro­bar que al­go no fun­cio­na­ba bien. Co­men­zó en ese mo­men­to un pe­re­gri­na­je de prue­bas en cen­tros mé­di­cos y mu­chos si­len­cios en las res­pues­tas. Nin­gún pro­fe­sio­nal sa­ni­ta­rio en­ten­día que le ocu­rría a Da­niel. En­fer­me­dad ra­ra . Así se ca­ta­lo­gan es­tos ca­sos y la del jo­ven Da­niel era tan ra­ra que ni si­quie­ra te­nía nom­bre. Sin diag­nós­ti­co, la so­lu­ción es im­po­si­ble y el 12 de ma­yo de 2013, 17 me­ses des­pués de na­cer, la muer­te de Da­niel des­tro­za­ba por com­ple­to a una fa­mi­lia apa­ren­te­men­te hasta ese mo­men­to nor­mal y fe­liz. Na­da vol­vió a ser igual.

Tres se­ma­nas des­pués de la muer­te de Da­niel, su ma­dre, la mu­jer de Frank, de­ci­dió ini­ciar un ca­mino en so­li­ta­rio rom­pien­do la re­la­ción que am­bos lle­va­ban en co­mún des­de los 16 años.

Si por se­pa­ra­do ca­da uno de es­tos gol­pes pue­de des­equi­li­brar a cual­quie­ra, jun­tos, en me­nos de un mes, son pu­ra di­na­mi­ta. Y la men­te de Frank es­ta­lló. Aun­que se pu­so en ma­nos de psi­có­lo­gos ca­yó en una pro­fun­da de­pre­sión de la que co­men­zó a sa­lir cuan­do dos ín­ti­mos ami­gos, Adri y Sa­ra, lo aco­gie­ron en su casa.

Aún no he­mos con­ta­do que Frank re­si­de en la lo­ca­li­dad ca­ta­la­na de San­ta Ma­ría de Mar­to­re­lles, en el Va­llés Oriental de Bar­ce­lo­na. Allí ha­cía vi­da nor­mal y po­co de­por­te: al­gún par­ti­di­llo de fút­bol con los ami­gos y muy oca­sio­na­les vi­si­tas al gim­na­sio. Cu­rio­sa­men­te fue el de­por­te quien le tra­jo las lla­ves de la nue­va vi­da.

En el pue­blo de al la­do, Sant Fost de Cam­psen­te­lles, hay un gim­na­sio lla­ma­do Ares Are­na. Un día, sin na­da de en­tu­sias­mo, Frank de­ci­dió pro­bar. Allí co­no­ció a nue­vas per­so­nas que con el tiem­po se han con­ver­ti­do en su se­gun­da fa­mi­lia. Y, so­bre to­do, des­cu­brió una dis­ci­pli­na que le cam­bió la vi­da: la Spar­tan Ra­ce.

Cuan­do aca­bó la pri­me­ra prue­ba sin­tió al­go que nun­ca an­tes ha­bía ex­pe­ri­men­ta­do. Re­pi­tió más ve­ces y se dió cuen­ta de que a me­di­da que su­pe­ra­ba obs­tácu­los en la Spar­tan, los que le apa­re­cían en la vi­da eran me­nos com­pli­ca­dos de sal­tar. Lue­go co­no­ció al al­ma ma­ter de la Spar­tan Ra­ce, Án­gel Sán­chez, y se aca­bó de enamo­rar de es­ta dis­ci­pli­na.

Es­te Frank ya no era el de unos me­ses an­tes, aba­ti­do, sin fuer­zas y sin ho­ri­zon­te. Aho­ra Frank ve la vi­da con ham­bre. Asi­mi­la los pro­ble­mas de otra ma­ne­ra, es más em­pá­ti­co con las per­so­nas que le ro­dean. El he­cho de to­car fon­do con el do­ble due­lo que tu­vo que

pa­sar lo ha re­se­tea­do por com­ple­to. “La vi­da no es so­lo le­van­tar­se, ga­nar di­ne­ro y es­tar por es­tar. Es vol­ver a na­cer, ca­da se­gun­do cuen­ta”. Así na­ció ‘Pro­yec­to Da­niel’. Una ini­cia­ti­va so­li­da­ria con la que pre­ten­de re­cau­dar fon­dos pa­ra FE­DER, la aso­cia­ción de en­fer­me­da­des ra­ras. Fon­dos, acla­ra, que se des­ti­nan úni­ca­men­te pa­ra ayu­dar a las fa­mi­lias, por­que co­mo pu­do su­frir en sus pro­pias car­nes, son las gran­des per­ju­di­ca­das. “Ade­más del gol­pe aními­co por ver su­frir a uno de los tu­yos, los gas­tos pa­ra un pa­cien­te de una en­fer­me­dad de es­tas ca­rac­te­rís­ti­cas son al­tí­si­mos”. Aun­que la idea sur­gió en enero, ya han ce­le­bra­do even­tos en Ma­llor­ca, con un con­cur­so de lan­za­mien­to de ja­ba­li­na so­li­da­rio, una que­da­da en Ma­drid con la par­ti­ci­pa­ción de no­ta­bles in­fluen­cers, otra en An­do­rra y re­pe­ti­rán el 13 y 14 de oc­tu­bre en Bar­ce­lo­na.

El pro­yec­to es­tá apa­dri­na­do por Spar­tan Ra­ce, que des­ti­na par­te de sus in­gre­sos pa­ra es­ta cau­sa y cuen­ta con Frank co­mo uno de sus par­ti­ci­pan­tes más fie­les. El pa­sa­do año par­ti­ci­pó en tres prue­bas y en ju­nio to­mó par­te en el ul­tra de An­do­rra de 50 km (que, por cier­to, no pu­do aca­bar al no su­pe­rar uno de los tiem­pos de cor­te). Es­te con­tra­tiem­po no des­ani­mó pa­ra na­da a nues­tro pro­ta­go­nis­ta, que se con­sue­la afir­man­do que en An­do­rra le echó el tiem­po, no sus pier­nas. En oc­tu­bre se po­drá to­mar­se la re­van­cha en Bar­ce­lo­na con la Tri­fec­ta Week End, tres prue­bas en un mis­mo fin de se­ma­na. En di­ciem­bre vol­ve­rá a la car­ga en Va­len­cia con el cam­peo­na­to na­cio­nal y an­tes, si la eco­no­mía se lo per­mi­te, par­ti­ci­pa­rá en la Spar­tan de Gre­cia.

Frank se ha con­ver­ti­do en to­do un ex­per­to en sal­tar obs­tácu­los, los de la Spar­tan. Y, so­bre­to­do, los de la vi­da.

"La Spar­tan Ra­ce no es so­lo co­rrer, es una fi­lo­so­fía, es una me­tá­fo­ra de la vi­da"

TRA­BAS Y CIR­CUI­TOS DE LO MÁS DI­VER­SO: ASÍ ES LASPAR­TAN RA­CE.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.