IMPRUDENTE, NO HÉ­ROE

SO­BRE LA GEN­TE QUE CO­RRE LE­SIO­NA­DA UN MA­RA­TÓN

Runner's World (Spain) - - Mundo Runner - POR AL­BER­TO HER­NÁN­DEZ

EL SU­FRI­MIEN­TO, ESE VIE­JO CO­NO­CI­DO. Los co­rre­do­res for­ja­mos nues­tro cuer­po pa­ra tra­tar de acep­tar­lo, com­pren­der­lo, con­vi­vir con él sin pro­vo­car rup­tu­ras abrup­tas. Lo ad­mi­nis­tra­mos en pe­que­ñas do­sis; aho­ra unas se­ries de mil, pa­sa­do ma­ña­na unos cua­tro­cien­tos. Po­co a po­co, la to­le­ran­cia se ha­ce tan gran­de que lle­ga­mos a desear­lo. Lo bus­ca­mos con ahín­co, nos pro­vo­ca sen­sa­cio­nes adic­ti­vas, no con­ce­bi­mos el día sin ese mo­men­to de tor­tu­ra con­sen­ti­da cu­yo co­rre­la­to es al­go bas­tan­te pa­re­ci­do a la fe­li­ci­dad. Unos di­rán que so­mos ma­so­quis­tas. Otros, gi­li­po­llas. Am­bas opi­nio­nes nos res­ba­lan. No­so­tros sa­be­mos lo que se sien­te, aun­que re­sul­te exi­guo el dic­cio­na­rio pa­ra ex­pli­car­lo. Es co­mo ser del Atle­ti: «No lo pue­des en­ten­der». El su­fri­mien­to. Co­sa bien dis­tin­ta es el do­lor. Ima­gino que ha­béis es­cu­cha­do al­gu­na vez aque­lla má­xi­ma de que el se­gun­do es inevi­ta­ble, pe­ro el pri­me­ro es op­cio­nal. Sa­ber su­frir es fun­da­men­tal si que­re­mos ad­qui­rir una mí­ni­ma en­ti­dad co­mo fon­dis­tas; en ca­so con­tra­rio no pa­sa na­da, hay otras ac­ti­vi­da­des tan o más pla­cen­te­ras que co­rrer (lo bo­ni­to de es­cri­bir es que no se te no­ta cuan­do mien­tes). Su­pe­rar los bam­bo­leos de co­ra­zón, la apa­ren­te in­ca­pa­ci­dad de los pul­mo­nes pa­ra aca­pa­rar el ai­re que desean, el pun­zón que de­vas­ta los cuá­dri­ceps a ca­da nue­va zan­ca­da... ¡Qué de­li­cia! ¡Qué or­gu­llo! ¡Qué je­rin­ga­zo de au­to­es­ti­ma! Otra his­to­ria es bus­car ese lí­mi­te cuan­do el cuer­po ya nos ha de­ja­do cla­ro que no es­tá pa­ra fies­tas. Sé que es cos­tum­bre ha­cer oí­dos sor­dos a las le­sio­nes, tra­tar de ne­gar­las y caer ren­di­dos a los bra­zos del cor­to­pla­cis­mo, po­ner por de­lan­te la si­guien­te ca­rre­ra en lu­gar de pen­sar en el bie­nes­tar fu­tu­ro. Des­de que lle­vo en es­te mun­di­llo siem­pre me re­sul­tó cu­rio­so (aun sien­do cons­cien­te del es­ta­do de ob­se­sión que pro­vo­ca la cer­ca­na pre­sen­cia de una ci­ta im­por­tan­te), pe­ro en las úl­ti­mas fe­chas he re­fle­xio­na­do so­bre el te­ma con ma­yor fre­cuen­cia. Creo que fue a par­tir de dos su­ce­sos in­de­pen­dien­tes, aun­que ín­ti­ma­men­te re­la­cio­na­dos.

El pri­me­ro, un via­je con ca­si un cen­te­nar de Fi­lí­pi­des vo­ca­cio­na­les al BMW Ber­lin Ma­rat­hon en el que un por­cen­ta­je im­por­tan­te de ellos es­ta­ba le­sio­na­do an­tes de la prue­ba y, sin em­bar­go, ni uno so­lo se plan­teó la po­si­bi­li­dad de re­nun­ciar al dor­sal y, qué sé yo, dedicar el fin de se­ma­na a en­gu­llir curry braws­burt y dar­se un ru­lo por la Is­la de los Mu­seos. Ha­blo de le­sio­na­dos de ver­dad, gen­te con vi­si­ble co­je­ra y esa ca­ra de cir­cuns­tan­cias que se te que­da cuan­do ca­da pa­so es un la­men­to, no de «le­sio­nes ima­gi­na­rias» que sir­ven de ex­cu­sa pa­ra an­ti­ci­par un mal re­sul­ta­do o apla­car la au­to­pre­sión an­te la cer­ti­dum­bre de que, efec­ti­va­men­te, es­ta­mos lis­tos pa­ra co­rrer de­pri­sa (ya sa­béis, esos que es­tán muy mal pe­ro lue­go ha­cen so­lo 2 mi­nu­tos más de su mar­ca per­so­nal, cuan­do no la me­jo­ran). En 39 oto­ños to­da­vía no he asis­ti­do a nin­gún mi­la­gro, ni en­tre la éli­te ni en­tre los po­pu­la­res; el le­sio­na­do de ver­dad las pa­sa ca­nu­tas, no tie­ne un mi­nu­to de dis­fru­te real du­ran­te los 42,195 km y, en ca­so de arras­trar­se has­ta la me­ta (con in­fi­ni­dad de tra­mos ha­cien­do otro ejer­ci­cio lla­ma­do an­dar), el crono re­sul­ta pau­pé­rri­mo com­pa­ra­do con sus po­si­bi­li­da­des reales en un es­ta­do óp­ti­mo de sa­lud. Que­da, eso sí, el ha­lo de triun­fa­dor an­te la ad­ver­si­dad, la he­roi­ci­dad de quien es ca­paz de atra­ve­sar un cal­va­rio y re­gre­sar a la ofi­ci­na pa­ra con­tar­lo... Pe­ro un hé­roe es una «per­so­na que se dis­tin­gue por ha­ber rea­li­za­do una ha­za­ña ex­tra­or­di­na­ria, es­pe­cial­men­te si re­quie­re mu­cho va­lor». Y aquí no hay na­da ex­tra­or­di­na­rio, pues des­de el pis­to­le­ta­zo de sa­li­da se in­tu­ye có­mo aca­ba la pe­li.

El se­gun­do fue la pu­bli­ca­ción de un ar­tícu­lo de Her­nán Sil­ván en el que afir­ma­ba que son ne­ce­sa­rios 15.000 ki­ló­me­tros en las pier­nas an­tes de en­fren­tar­se a los 42,195 km con ga­ran­tías reales pa­ra tu or­ga­nis­mo. Se le echa­ron en­ci­ma no po­cos lec­to­res, su­pon­go que to­dos ellos mu­cho más dies­tros en la ma­te­ria que un hom­bre que ha co­rri­do los 20 km en 1:00:10, ha si­do atle­ta in­ter­na­cio­nal y, lo que es más im­por­tan­te, es uno de los re­cu­pe­ra­do­res fun­cio­na­les más pres­ti­gio­sos del mun­do (Pre­mio Hans-Hein­rich Rec­ke­weg, con­si­de­ra­do el Os­car de la Me­di­ci­na, en 2010), li­cen­cia­do en Me­di­ci­na y Ci­ru­gía. Di­jo lo que mu­chos no quie­ren es­cu­char, pe­ro pa­re­ce ser que la eclo­sión de las re­des so­cia­les es di­rec­ta­men­te pro­por­cio­nal a la fi­nu­ra de piel de al­gu­nos...

Ca­da uno se des­tru­ye co­mo quie­re (soy el pri­me­ro que ha vi­si­ta­do más ba­res de los ne­ce­sa­rios e in­ge­ri­do to­ne­la­das de bo­lle­ría in­dus­trial, pe­ro sa­bien­do a cien­cia cier­ta que la ra­zón la te­nían los que me acon­se­ja­ban no ha­cer­lo), pe­ro cas­ti­gar­nos sin sen­ti­do pa­ra acor­tar nues­tra vi­da de co­rre­do­res (o nues­tra vi­da, a se­cas), tie­ne bas­tan­te po­co de he­roi­co y de­ma­sia­do de irres­pon­sa­ble.

Al­ber­to Her­nán­dez es Re­dac­tor Je­fe de la re­vis­ta Runner’s World y al­gu­nas otras co­sas que no quie­re que suspa­dres se­pan.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.