¿A QUÉ DE­DI­CA EL TIEM­PO LI­BRE?

Runner's World (Spain) - - Ponte El Dorsal -

El que le le­van­tó la cha­va­la a Pe­ra­les ni idea, pe­ro los par­ti­ci­pan­tes de la De­sert Run y quie­nes les acom­pa­ñen en su pe­ri­plo afri­cano tie­nen in­fi­ni­dad de po­si­bi­li­da­des. Can­sar­te pue­des, por­que 62 ki­ló­me­tros en 3 días tie­nen su mi­ga, pe­ro abu­rrir­te es im­po­si­ble.

Des­de el mi­nu­to 0 -ha­bla­mos na­da más po­ner el pie en el ae­ro­puer­to de Erra­chi­dia- co­mien­zas a fu­sio­nar­te con el pai­sa­je al ser aga­sa­ja­do con una mues­tra de fol­clo­re lo­cal acom­pa­ña­da de té con pas­tas. Des­de allí te con­du­cen a Ar­foud, que no por ca­sua­li­dad es co­no­ci­da co­mo ‘la puer­ta del de­sier­to’, don­de dor­mi­rás en el Kas­bash Xa­lu­ca, un ho­tel con to­do ti­po de co­mo­di­da­des (pis­ci­na ex­te­rior y cu­bier­ta, gim­na­sio, ja­cuz­zi, pis­ta de pá­del…) in­te­gra­das en una ar­qui­tec­tu­ra su­ge­ren­te, tan­to que el am­bien­te ge­ne­ra­do te ha­rá pen­sar que te mue­ves en­tre los mu­ros de al­gu­na his­tó­ri­ca ciu­dad de la zo­na.

Al día si­guien­te to­ca co­rrer, pe­ro no te apu­res, sa­li­da y me­ta es­tán en el pro­pio ho­tel, así que to­do el pro­ce­so de re­co­gi­da de dor­sa­les y wel­co­me pack (es­te año un gym sack de New Ba­lan­ce, ba­rri­tas ener­gé­ti­cas, be­bi­da iso­tó­ni­ca y bi­dón de 226ERS, va­se­li­na de Ba­se25, ca­mi­se­ta con di­se­ño ex­clu­si­vo de la ca­rre­ra…) es ul­tra sen­ci­llo. Por la tar­de la ex­pe­di­ción se dis­tri­bu­ye en me­dio cen­te­nar de 4 x 4 con chó­fer-guía pa­ra di­ri­gir­se a Erg Che­bi (un via­je sen­ci­llo de me­nos de 40 mi­nu­tos con pa­ra­da en uno de los mu­chos po­bla­dos nó­ma­das de re­gión), una zo­na de du­nas de are­na fi­ní­si­ma en la que se aden­tra subida en dro­me­da­rios, que la con­du­cen has­ta la co­ta más al­ta pa­ra dis­fru­tar de una pues­ta de sol de las que aca­ri­cian el al­ma, esas que te ha­cen pen­sar que tie­nes más de lo que mereces. Des­de allí, subidos de nue­vo en los ani­ma­les, se lle­ga al Bi­vouac de la Be­lle Etoi­le, don­de es­pe­ra una no­che es­pe­cial ba­jo las es­tre­llas dur­mien­do en hai­mas de pe­lo de dro­me­da­rio (si­mi­la­res a las de los nó­ma­das, sal­vo por su con­fi-

gu­ra­ción in­te­rior, en la que en­cuen­tras du­cha, la­va­bo… y ca­ma) y ce­nan­do ta­ji­ne de car­ne con ci­rue­las y cous cous de ver­du­ras y po­llo.

La se­gun­da eta­pa, un me­dio ma­ra­tón, po­see ali­cien­tes atrac­ti­vos des­de mu­cho an­tes de co­men­zar, cuan­do se ha­ce una que­da­da pa­ra ver el ama­ne­cer en pleno co­ra­zón del de­sier­to.

La ca­rre­ra arran­ca a las puer­tas de la Be­lle Etoi­le y lle­ga al pue­blo de Mer­zou­ga, con­cre­ta­men­te a la Ka­bash Tom­bouc­tou, don­de se per­noc­ta. La tar­de se de­di­ca a vi­si­tar un po­bla­do pla­ga­do de ar­tis­tas (en su ma­yo­ría mú­si­cos) de ori­gen ma­lí. El úl­ti­mo día de com­pe­ti­ción aguar­da la ‘ki­lo­me­tra­da’ más exi­gen­te, con sa­li­da en me­dio de una ex­ten­sa lla­nu­ra des­de la que se di­vi­sa la fron­te­ra con Ar­ge­lia y me­ta en el Oa­sis de Tis­ser­di­mi­ne, don­de se dis­fru­ta de una bar­ba­coa a ba­se de cor­de­ro, po­llo y ver­du­ras (pre­vio pa­so por unas du­chas ins­ta­la­das pa­ra la oca­sión que ya las qui­sie­ra más de un ho­tel…). Lue­go a re­gre­sar a la Ka­bash Xa­lu­ca, el pun­to de ini­cio, re­po­sar a dis­cre­ción y aguar­dar la en­tre­ga de tro­feos; to­dos los par­ti­ci­pan­tes son lla­ma­dos al es­ce­na­rio pa­ra re­co­ger su me­da­lla de

fi­nis­her, rea­li­za­da so­bre un pre­cio­so fó­sil (la zo­na es fa­mo­sa por po­seer im­por­tan­tes ya­ci­mien­tos). Ahí no aca­ba la co­sa, pues al día si­guien­te, an­tes de co­ger el vue­lo que nos de­vuel­va a ca­sa (con más de una la­gri­mi­ta en los ojos), el gru­po vi­si­ta el mer­ca­do de Ris­sa­ni, lu­gar de abas­te­ci­mien­to de las tri­bus y los nó­ma­das del de­sier­to (cu­rio­so su par­king de burros…), la an­ti­gua pri­sión por­tu­gue­sa don­de la pe­lí­cu­la de Ja­mes Bond Quan­tum of So­la­ce de­jó pa­ra la pos­te­ri­dad la ma­yor ex­plo­sión con­tro­la­da de la his­to­ria del ci­ne, y el Va­lle del Ziz, que nos pro­por­cio­na una lo­cu­ra de vis­tas con más de diez mi­llo­nes de pal­me­ras en su in­te­rior (se con­tem­pla des­de un mi­ra­dor en el que en­cuen­tras tien­das pa­ra com­prar de­li­cio­sos dá­ti­les).

El Kas­bash Xa­lu­ca te re­tro­trae a otro tiem­po, su­mer­gién­do­te en un mun­do de so­sie­go ideal pa­ra re­po­sar ki­ló­me­tros y emo­cio­nes.

Así se re­la­ja el per­so­nal tras cum­plir con la úl­ti­ma eta­pa. El en­can­to del Oa­sis de Tis­ser­di­mi­ne in­vi­ta a ello.

No to­do va a ser co­rrer. Un ba­ño en la pis­ci­na es la me­jor ma­ne­ra de con­fra­ter­ni­zar y sa­car­se de en­ci­ma el ca­lor (no ex­ce­si­vo).

Ata­car el buf­fet li­bre es uno de los gran­des pla­ce­res que se dan los par­ti­ci­pan­tes de la De­sert Run al con­cluir ca­da eta­pa.

El 4 × 4 es nues­tro alia­do en to­dos los des­pla­za­mien­tos; el de la ima­gen, con­cre­ta­men­te, per­te­ne­ce al equi­po mé­di­co.

Tras la pri­me­ra eta­pa los par­ti­ci­pan­tes y sus acom­pa­ñan­tes de­jan que sean otros los en­car­ga­dos de su­mar ki­ló­me­tros.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.