MÉ­XI­CO 68

Runner's World (Spain) - - Sumario -

Los Jue­gos Olím­pi­cos más cé­le­bres

de la his­to­ria celebran su 50º aniver­sa­rio re­bo­san­do mo­der­ni­dad, con­tra­dic­cio­nes y una sig­ni­fi­ca­ción to­tal que tam­bién ex­ce­de al de­por­te.

Y los más cé­le­bres. La or­ga­ni­za­ción en 1968 de la XIX Olim­pia­da en la ca­pi­tal me­xi­ca­na su­pu­so la en­tra­da en trom­ba del de­por­te en la era mo­der­na. Cas­ca­das de ré­cords in­creí­bles, nue­vas tecnologías apli­ca­das, di­fu­sión ra­dio­te­le­vi­si­va, em­pla­za­mien­to geo­grá­fi­co iné­di­to, iconografía fas­ci­nan­te, to­da suer­te de pio­ne­ros, ini­cia­ti­vas ane­xas y unos he­chos -tam­bién ex­tra de­por­ti­vos- pa­ra la pos­te­ri­dad, con­for­ma­ron un even­to uni­ver­sal cu­ya sig­ni­fi­ca­ción si­gue tras­cen­dien­do las épo­cas.

EL PA­SA­DO MES DE OC­TU­BRE se cum­plie­ron cin­cuen­ta años de la ce­le­bra­ción de un even­to de­por­ti­vo sor­pren­den­te, me­mo­ra­ble, tal vez el más im­por­tan­te de to­dos los tiem­pos. Des­de su gé­ne­sis, los JJ.OO. de Ciu­dad de Mé­xi­co pro­me­tían rom­per mol­des. To­do iba a ser di­fe­ren­te, nue­vo. Y, por su­pues­to, me­jor. Su desa­rro­llo en­tre el 12 y 27 de oc­tu­bre de 1968 y pos­te­rior im­pron­ta con­fir­ma­ron que el ma­yor es­pec­tácu­lo de­por­ti­vo del mun­do en­tra­ba en una nue­va di­men­sión, des­co­no­ci­da has­ta en­ton­ces, a me­nu­do pre­sa de sus pro­pias con­tra­dic­cio­nes.

Im­bri­ca­da ab­so­lu­ta­men­te en la co­yun­tu­ra geo­po­lí­ti­ca de su tiem­po, la can­di­da­tu­ra me­xi­ca­na a la or­ga­ni­za­ción de la XIX Olim­pia­da ter­mi­nó por evi­den­ciar la ten­sión in­ter­na­cio­nal de un año muy es­pe­cial en nues­tra ci­vi­li­za­ción: 1968. Mé­xi­co 68 su­po asi­mis­mo plas­mar ese cho­que gran­dio­so, mag­ni­fi­car­lo en su ver­tien­te de­por­ti­va y or­ga­ni­za­ti­va, y a la pos­tre –ya pa­ra siem­pre- pre­sen­tar­lo co­mo un to­do in­di­so­lu­ble. Pe­ro, co­mo di­ce el al­ter ego de Dos­toievs­ki en El Ju­ga­dor, son mu­chos los he­chos acu­mu­la­dos y de­be­mos ex­pli­car­nos.

UNA CAN­DI­DA­TU­RA Y UN TRIUN­FO SOR­PREN­DEN­TES

Mé­xi­co con­ta­ba ya con in­fra­es­truc­tu­ras de­por­ti­vas y ex­pe­rien­cia or­ga­ni­za­ti­va de gran­des even­tos (Jue­gos Pa­na­me­ri­ca­nos de 1955 y Mun­dial de Pen­tatlón Mo­derno en 1962) cuan­do en 1963 la can­di­da­tu­ra de Ciu­dad de Mé­xi­co re­sul­ta ven­ce­do­ra du­ran­te la 60º Se­sión del COI en Ba­de­nBa­den (RFA). El país ha­bía aco­me­ti­do la dé­ca­da de los se­sen­ta con un ba­ga­je de fuer­te cre­ci­mien­to ma­cro­eco­nó­mi­co inin­te­rrum­pi­do (el «Mi­la­gro Me­xi­cano») y la si­tua­ción ge­ne­ral era me­jor que en otros paí­ses del con­ti­nen­te. Du­ran­te el pro­ce­so de eva­lua­ción, el país her­mano en­tre­gó al COI un ex­ten­so li­bro don­de da­ba res­pues­ta a mu­chas cues­tio­nes plan­tea­das, in­clui­da la con­cer­nien­te a los efec­tos de la al­ti­tud en los com­pe­ti­do­res. Ade­más, el Go­bierno me­xi­cano ins­ti­tu­yó en sus ám­bi­tos de ac­ción ex­te­rior un fino tra­ba­jo di­plo­má­ti­co pa­ra ga­nar­se la ad­he­sión del pre­si­den­te del COI y sus miem­bros con de­re­cho a vo­to.

Cuan­do el 18 de oc­tu­bre de 1963 el da­nés Ivar Vind anun­cia la ciu­dad ven­ce­do­ra (¡en pri­me­ra ron­da!), la de­le­ga­ción nor­te­ame­ri­ca­na ex­plo­ta de jú­bi­lo. Son los pri­me­ros Jue­gos que aco­ge­rá La­ti­noa­mé­ri­ca y en de­tri­men­to de las ciu­da­des a prio­ri fa­vo­ri­tas, la es­ta­dou­ni­den­se Detroit y la fran­ce­sa Lyon.

¿Y có­mo, pues? Pues gra­cias a una pre­sen­ta­ción im­pac­tan­te, don­de sus po­nen­tes afir­ma­ron que el cos­te de ma­nu­ten­ción y alo­ja­mien­to de ca­da atle­ta as­cen­de­ría a 2,80 dó­la­res dia­rios que los in­gre­sos re­sul­tan­tes de re­trans­mi­sión su­fra­ga­rían (con­cep­to no­ve­do­so); gra­cias a su ne­ga­ción de efec­tos ne­ga­ti­vos de la al­ti­tud en los atle­tas y al com­pro­mi­so de par­te del Co­mi­té Or­ga­ni­za­dor de asu­mir los gas­tos de acli­ma­ta­ción de aque­llos de­por­tis­tas que así lo so­li­ci­ta­sen; gra­cias a la re­la­ti­va bo­nan­za eco­nó­mi­ca de Mé­xi­co y a la pro­mo­ción de la se­de a tra­vés de sus em­ba­ja­das y con­su­la­dos allen­de el mun­do; y, so­bre to­do, gra­cias al ar­qui­tec­to Pe­dro Ramírez Váz­quez, pos­te­rior pre­si­den­te del Co­mi­té Or­ga­ni­za­dor, y al pro­ve­cho que la can­di­da­tu­ra su­po sa­car de una co­yun­tu­ra in­ter­na­cio­nal que di­fí­cil­men­te po­día re­sul­tar a Mé­xi­co es­qui­va. Nos ex­pli­ca­mos.

Los años se­sen­ta son la épo­ca en la que el mar­cha­mo de la mal lla­ma­da Gue­rra Fría (no tan­to el en­fren­ta­mien­to ideo­ló­gi­co por blo­ques co­mo la pro­fu­sión de san­grien­tos con­flic­tos ar­ma­dos en los que se in­vo­lu­cran las po­ten­cias tras los pro­ce­sos de des­co­lo­ni­za­ción en Áfri­ca, Asia y Orien­te Me­dio) mar­ca la pau­ta en las re­la­cio­nes in­ter­na­cio­na­les. En esos con­vul­sos años, el Co­mi­té Olím­pi­co In­ter­na­cio­nal bus­ca una re­de­fi­ni­ción de su geo­po­lí­ti­ca, un «reaco­mo­do pro­fun­do», en pa­la­bras del pro­fe­sor Ariel Ro­drí­guez Ku­ri1. No en vano, su pre­si­den­te des­de 1952, el es­ta­dou­ni­den­se Avery Brun­da­ge, tra­ta­ba de lle­var el olim­pis­mo más allá de Eu­ro­pa Oc­ci­den­tal y EE.UU., un círcu­lo (no só­lo) geo­grá­fi­co vi­cio­so ape­nas ro­to cua­tro años an­tes con los Jue­gos de To­kio. El apo­yo po­lí­ti­co del pre­si­den­te Adol­fo Ló­pez Ma­teos (19581964) y los dis­cur­sos en los que se te­nía muy en cuen­ta el sis­te­ma de alian­zas den­tro de la at­mós­fe­ra de la Gue­rra Fría, obró al fin que la can­di­da­tu­ra me­xi­ca­na ob­tu­vie­ra el fa­vor en for­ma de vo­tos de los blo­ques eu­ro­peo orien­tal, la­ti­noa­me­ri­cano y afri­cano. De re­sul­tas, Mé­xi­co 68 su­pu­so un des­pla­za­mien­to geo­po­lí-

ti­co sin pre­ce­den­tes, pues a di­fe­ren­cia de Ja­pón, el país no es­ta­ba ali­nea­do con nin­gún blo­que y de­fen­día una po­lí­ti­ca in­ter­na­cio­nal de dis­ten­sión. En otras pa­la­bras, las ten­sio­nes y dispu­tas in­he­ren­tes a la or­ga­ni­za­ción de un even­to tan gi­gan­tes­co, tan glo­bal, iban a re­caer en un Mé­xi­co que no era fo­co ni re­pre­sen­ta­ción de la ten­sión exis­ten­te en­tre los dos mun­dos en li­za ideo­ló­gi­ca.

PROLEGÓMENOS TEN­SOS…

Su­dá­fri­ca. El país del apart­heid ha­bía si­do ve­ta­do ya en los an­te­rio­res Jue­gos, To­kio 64, por ne­gar­se a va­riar ni un ápi­ce su sis­te­ma de se­gre­ga­ción ra­cial y de de­re­chos. Pe­ro en 1968, el Co­mi­té Olím­pi­co Su­da­fri­cano pac­tó de pa­la­bra di­ver­sos com­pro­mi­sos y ac­ce­dió a pre­sen­tar un equi­po mul­ti­rra­cial. Tras una vi­si­ta al país, el COI con­si­de­ró apro­pia­do ex­ten­der una in­vi­ta­ción for­mal pa­ra los Jue­gos me­xi­ca­nos, cu­yos or­ga­ni­za­do­res re­ci­bie­ron la no­ti­cia ofi­cial el 16 de fe­bre­ro. Aca­ta­ron la de­ci­sión, si bien re­cal­ca­ron la im­po­si­bi­li­dad de «cam­bio en los prin­ci­pios que ca­rac­te­ri­zan his­tó­ri­ca­men­te a nues­tro país. Mé­xi­co ha si­do y se­gui­rá sien­do un país sin dis­cri­mi­na­cio­nes» 2.

Pe­ro Mé­xi­co no fue el úni­co país en re­ce­lar de tal de­ci­sión. Ca­si to­da Áfri­ca, In­dia, los paí­ses de Eu­ro­pa Orien­tal con la Unión So­vié­ti­ca al fren­te y, ahí es na­da, mu­chos atle­tas es­ta­dou­ni­den­ses ne­gros, ame­na­za­ron con no par­ti­ci­par. A fi­na­les de mar­zo de 1968 la ame­na­za tam­bién par­tía de los paí­ses ára­bes y de las an­ti­guas co­lo­nias bri­tá­ni­cas del Ca­ri­be. El boi­cot pin­ta­ba to­tal. Fi­nal­men­te, acu­cia­dos por los re­que­ri­mien­tos del Co­mi­té Or­ga­ni­za­dor, los miem­bros del COI re­con­si­de­ra­ron su de­ci­sión y ve­ta­ron la par­ti­ci­pa­ción del Es­ta­do ra­cis­ta su­da­fri­cano.

…Y SAN­GRIEN­TOS

La at­mós­fe­ra de en­mien­da al po­der del Ma­yo Fran­cés y tal vez tam­bién de la Pri­ma­ve­ra de Pra­ga se ex­ten­die­ron tam­bién a Mé­xi­co, don­de el mo­vi­mien­to es­tu­dian­til de­nun­cia­ba la fa­la­cia del

MÉ­XI­CO 68 MAGNIFICÓ EN SU VER­TIEN­TE DE­POR­TI­VA Y ORGANIZ AT I VA L A LIZ A CULTUR A L Y GEO­PO­LÍ­TI­CA ESCENIFICADA EN UN AÑO ES­PE­CIAL: 19 6 8.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.