Men­te Po­si­ti­va

Runner's World (Spain) - - Sumario - POR ERIN KELLY

No re­cu­rras a po­ner­te tra­bas de an­te­mano, pues son una ex­cu­sa pa­ra jus­ti­fi­car un mal ren­di­mien­to.

CUAN­DO LOS PRE­TEX­TOS SON EN REALI­DAD PRO­DUC­TO DE IMPONERNOS TRA­BAS

MI AMI­GA ERIN Y yo so­lía­mos em­pe­zar nues­tros ro­da­jes ma­tu­ti­nos con excusas. “No te sor­pren­das si hoy voy muy len­ta”, pre­tex­ta­ba yo. “Me que­dé has­ta tar­de aca­ban­do un tra­ba­jo”. Ella ca­si siem­pre abría los ojos y adu­cía una ra­zón de la que tam­po­co es­ta­ba se­gu­ra al 100%, co­sa que me ha­cía sus­pi­rar ali­via­da.

En­ton­ces un día co­men­cé a cues­tio­nar es­ta ru­ti­na aco­mo­da­ti­cia. Las dos so­mos com­pe­ti­ti­vas y au­to­su­fi­cien­tes, nos sen­ti­mos rea­li­za­das. Apar­te de co­rrer ma­ra­to­nes, tra­ba­ja­mos a jor­na­da com­ple­ta y te­ne­mos una flo­re­cien­te vi­da so­cial. ¿Por qué em­pe­zá­ba­mos en­ton­ces nues­tros ro­da­jes con­tán­do­nos que no po­día­mos rea­li­zar­los?

Plan­teé la cues­tión a Ben Oliva, un psi­có­lo­go de­por­ti­vo y en­tre­na­dor de ren­di­mien­to men­tal en Spor­tS­tra­ta. Él di­ce que po­ner­se una mis­ma tra­bas –así era mi com­por­ta­mien­to- es una “ma­ne­ra de re­ba­jar tus ex­pec­ta­ti­vas pa­ra con­ti­go mis­ma y no que­dar de­cep­cio­na­da si no las al­can­zas”.

La iro­nía es que po­ner­se tra­bas co­mo es­cu­do, en reali­dad nos ha­ce da­ño. Un es­tu­dio pu­bli­ca­do en Jour­nal of Per­so­na­lity and So­cial Psy­cho­logy re­ve­ló que po­ner­se tra­bas a uno mis­mo pue­de con­lle­var una re­duc­ción de la mo­ti­va­ción ge­ne­ral, co­sa que pue­de ex­pli­car por qué no he ba­ti­do mi me­jor mar­ca en ma­ra­tón des­de 2014, pe­se a com­pe­tir en la dis­tan­cia más de me­dia do­ce­na de ve­ces des­de en­ton­ces.

Ar­ma­da con es­ta in­for­ma­ción y ago­bia­da por una de­pri­men­te rup­tu­ra el pa­sa­do oto­ño, rom­pí ama­rras con mis há­bi­tos de au­to­sa­bo­ta­je. Me pro­me­tí de­jar de ra­jar­me an­tes de em­pe­zar, ce­sar de pro­te­ger­me pre­ven­ti­va­men­te con pa­la­bras an­te un mal re­sul­ta­do y de­jar que mis ac­cio­nes ha­bla­ran por sí mis­mas. Ha­bía es­ta­do pa­san­do de pun­ti­llas por mis am­bi­cio­nes pa­ra pro­te­ger­me fren­te al fra­ca­so y la de­rro­ta. An­tes que de­jar que mis gran­des ob­je­ti­vos me asus­ta­ran, me pro­me­tí asu­mir el desafío y de­cla­rar, al­to y cla­ro, que lo afron­to. El ob­je­ti­vo ini­cial era co­rrer el Ma­ra­tón de Bos­ton de 2018.

Por si es­to so­na­se un po­co de­cep­cio­nan­te, oíd­me bien: Pri­me­ro, la me­ta era co­rrer en Bos­ton en 3:15:00, una me­jo­ra de mi mar­ca per­so­nal en más de cin­co mi­nu­tos. En de­fi­ni­ti­va, una mi­sión am­bi­cio­sa. Pe­ro mi char­la con Oliva me ayu­dó a dar­me cuen­ta de que un tiem­po fi­nal es­pe­cí­fi­co, rá­pi­do, po­día con­du­cir a que me pu­sie­se tra­bas. Él me su­gi­rió di­ri­gir to­dos los es­fuer­zos a las fa­ses con­tro­la­bles de mis en­tre­na­mien­tos; bá­si­ca­men­te, adop­tan­do una men­ta­li­dad de cre­ci­mien­to ha­cia un re­sul­ta­do fi­ja­do, es­pe­cí­fi­co.

Así que con­tra­té a un pre­pa­ra­dor, me hi­ce con un re­loj con GPS y ob­tu­ve la ayu­da de un buen ami­go, del cual sa­bía se ha­ría res­pon­sa­ble du­ran­te los du­ros me­ses de en­tre­na­mien­to in­ver­na­les. Pro­me­tí

no dor­mi­tar nun­ca en mis ki­ló­me­tros al al­ba y asu­mir la du­re­za de las ti­ra­das lar­gas y los tra­ba­jos de ve­lo­ci­dad. Ju­ré exi­gir­me un po­co más cuan­do ata­ca­ra las cues­tas y sen­tir­me as­que­ro­sa­men­te pe­re­zo­sa en mis días de des­can­so. No ha­bría lu­gar a excusas tras la lí­nea de me­ta.

Mi en­tre­na­dor creía que si ha­cía to­do es­to, una mar­ca de 3:10:00 es­ta­ría a mi al­can­ce en Bos­ton. Yo tam­bién lo creí.

Ya sa­be­mos del desa­pa­ci­ble tiem­po que gol­peó es­te año Bos­ton. Sos­tu­ve mi rit­mo, con un vien­to y una llu­via de ca­ra ho­rro­ro­sos, du­ran­te la pri­me­ra par­te de la ca­rre­ra e in­clu­so du­ran­te un tra­mo de la se­gun­da. Pe­ro des­pués de la pri­me­ra subida por New­ton Hill, mis cuá­dri­ceps se aga­rro­ta­ron y me di con­tra el mu­ro. Me ar­mé de va­lor y con­ti­nué pe­no­sa­men­te has­ta fi­na­li­zar en 3:22:19, más de diez mi­nu­tos de lo es­pe­ra­do.

Pe­ro no con­si­de­ro que tal ex­pe­rien­cia fue­ra un fra­ca­so. Mi au­daz en­fo­que me lle­vó a co­rrer mi ma­ra­tón más rá­pi­do en cua­tro años y a me­jo­rar en más de dos mi­nu­tos mi ré­cord per­so­nal del circuito pe­se a la llu­via, un vien­to en con­tra de 40 km/h y mu­cho frío. Co­rrí rá­pi­do y me arries­gué. Y cuan­do mi cuer­po se des­mo­ro­nó, mi men­te re­sis­tió, cen­trán­do­se en ter­mi­nar con in­de­pen­den­cia de lo que mos­tra­ra el cro­nó­me­tro.

Apren­der a ce­sar de po­ner­me tra­bas ha re­per­cu­ti­do más allá de mis ca­rre­ras. De­jé de año­rar a mi ex y per­se­guir a otros que no me­re­cían mi tiem­po y ener­gía. Con­cer­té ci­ta con un te­ra­peu­ta pa­ra tra­tar de ma­ne­ra res­pon­sa­ble las con­se­cuen­cias de mi rup­tu­ra y de­ci­dí que era ho­ra de de­jar de ha­blar de re­gre­sar a la uni­ver­si­dad en la cos­ta Oes­te, co­sa que fi­nal­men­te hi­ce. Aho­ra ten­go la con­fian­za pa­ra de­cir lo que quie­ro y el co­ra­je pa­ra per­se­guir­lo. La pa­sa­da se­ma­na, cuan­do que­dé con Erin pa­ra nues­tro ro­da­je ma­tu­tino, son­reí y le di­je: “Vea­mos lo rá­pi­do que po­de­mos ir hoy”.

La au­to­ra, jus­to an­tes de su ro­da­je ma­tu­tino en su na­tal Ber­ke­ley(Ca­li­for­nia).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.