Co­rre a Ven­cer al En­ve­je­ci­mien­to

Y NO MO­RIR EN EL IN­TEN­TO

Runner's World (Spain) - - Sumario - POR JE­REMY SHORE

Pau­tas pa­ra cui­dar tu cuer­po en­tra­do en años sin per­jui­cio de tu ren­di­mien­to y for­ma fí­si­ca, que me­jo­ra­rán.

CON­TA­BA YO trein­ta y tan­tos años cuan­do me rom­pí el me­nis­co in­terno. Co­rrí el ries­go de no vol­ver a co­rrer co­mo lo ha­bía ve­ni­do ha­cien­do: li­bre­men­te, cuan­do me ape­te­cía, to­do el tiem­po que me da­ba la ga­na, por cual­quier te­rreno y a cual­quier in­ten­si­dad.

Así que me es­ta­ble­cí una me­ta: En vez de ope­rar­me, reha­bi­li­ta­ría mi ro­di­lla de tal ma­ne­ra que pu­die­ra se­guir co­rrien­do con sol­ven­cia y jun­to a mis hi­jos. Pe­dí ci­ta con un fi­sio­te­ra­peu­ta es­pe­cia­li­za­do en co­rre­do­res e hi­ce to­do lo que me pi­dió. Tam­bién apren­dí mu­cho por mí mis­mo, no só­lo acer­ca de mi ro­di­lla y cuer­po, sino tam­bién de có­mo en­tre­nar se­gún en­ve­je­cía. Es­tas lec­cio­nes son uni­ver­sa­les y be­ne­fi­cian a to­do aquel que quie­re co­rrer li­bre­men­te y sin do­lor tan­to tiem­po co­mo sea po­si­ble.

Aquí tie­nes al­gu­nas de las cla­ves, que lue­go ver­tí en mi sis­te­ma de en­tre­na­mien­to, re­co­gi­do en mi li­bro Run 360.

¡In­cor­po­ra los In­ter­va­los! Cam­bia los ro­da­jes lar­gos por se­sio­nes más cor­tas e in­ten­sas que in­clu­yan sprints. Las se­ries in­ter­vá­li­cas son bue­nas pa­ra el co­ra­zón, pues lo en­tre­nan pa­ra bom­bear a su má­xi­mo ni­vel y que lue­go se re­cu­pe­re con ra­pi­dez. Tam­bién ha­cen tra­ba­jar a las fi­bras musculares de con­trac­ción rápida, al­ta­men­te me­ta­bó­li­cas. Pa­ra desechar la gra­sa cor­po­ral, cual­quier for­ma de sprint in­ter­vá­li­co es bueno. ¡Re­cu­pé­ra­te Me­jor! En­ve­je­cer po­dría ha­cer­te desear te­ner un fi­sio­te­ra­peu­ta per­so­nal, pe­ro una pe­lo­ta y un ro­di­llo de espuma pue­den ha­cer par­te del tra­ba­jo por me­nos di­ne­ro. Es­tos uten­si­lios de au­to­ma­sa­je pue­den ayudarte a dis­ten­der las zo­nas rí­gi­das, vol­vien­do a los múscu­los más ma­lea­bles y re­cep­ti­vos a los es­ti­ra­mien­tos. Ade­más, te ha­cen sen­tir muy bien.

¡Sal­ta!

Nues­tros te­ji­dos blan­dos pue­den ha­cer­se pro­pen­sos a le­sio­nar­se se­gún en­ve­je­ce­mos, ha­cien­do que ru­ti­nas co­mo le­van­tar pe­sas o de­ter­mi­na­dos ejer­ci­cios plio­mé­tri­cos su­pon­gan un ries­go. Por eso mu­cha gen­te evi­ta la prác­ti­ca de mo­vi­mien­tos ex­plo­si­vos.

Pe­ro hay un mo­do se­gu­ro de ob­te­ner be­ne­fi­cios: tra­ba­ja con tu pe­so cor­po­ral (o si lo quie­res más di­fí­cil, con una cin­ta de re­sis­ten­cia). Co­mien­za des­de aba­jo, en pun­to muer­to, y lue­go haz un mo­vi­mien­to ex­plo­si­vo. Por ejem­plo: Pa­ra ha­cer una sen­ta­di­lla con sal­to, ba­ja len­ta­men­te has­ta que­dar­te en cu­cli­llas. Aguan­ta un par de se­gun­dos y lue­go sal­ta, ate­rri­zan­do con sua­vi­dad. Es­to im­pli­ca a las fi­bras musculares de con­trac­ción rápida (di­fí­ci­les de en­tre­nar), favorece la elasticidad en ca­da pa­so y te pre­pa­ra pa­ra ata­car las cues­tas. Una pre­cau­ción an­tes de em­pe­zar: la cla­ve es una pos­tu­ra co­rrec­ta. Ana­li­za an­tes los mo­vi­mien­tos que vas a efec­tuar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.