De­sert Run 2018

El es­ce­na­rio ideal pa­ra aden­trar­nos en uno de los rin­co­nes más apa­sio­nan­tes del mun­do sin te­ner que so­me­ter a nues­tras pier­nas a un cas­ti­go ex­ce­si­vo.

Runner's World (Spain) - - Sumario - POR NE­REA RUANO Y AL­BER­TO HER­NÁN­DEZ FO­TO­GRA­FÍAS DE JOR­DI ANGUERA

Allá que fui­mos al de­sier­to del Saha­ra pa­ra par­ti­ci­par en es­ta in­creí­ble ca­rre­ra.

CO­RRER EN EL DE­SIER­TO. Tran­si­tar ha­cia el horizonte de are­na. Avan­zar a rit­mo te­dio­so mien­tras tra­tas de en­ga­ñar a tu pro­pia con­cien­cia pa­ra no ha­cer­le par­tí­ci­pe del su­fri­mien­to que es­tá por ve­nir. Per­ci­bir en el or­ga­nis­mo los efec­tos de la des­hi­dra­ta­ción, ha­cer un ejer­ci­cio de es­toi­cis­mo an­te un sol que, de jus­ti­cia, en­tien­de po­co. Ser cons­cien­te de la de­vas­ta­ción de cuá­dri­ceps, is­quios, ge­me­los… Sa­ber que tus pies son una con­ven­ción de ampollas. Afron­tar la fa­ti­ga ex­tre­ma, pen­sar que vas a per­der la ba­ta­lla con­tra el aban­dono, de­jar­te ir… Re­gre­sar, er­guir la ca­be­za… Vol­ver­la a ba­jar. Con­ver­tir­te en un mues­tra­rio de es­ta­dos de áni­mo; que­rer llo­rar, reír, des­apa­re­cer. No­tar la ame­na­za de la no­che al tiem­po que la tem­pe­ra­tu­ra de tu cuer­po des­cien­de es­tre­pi­to­sa­men­te, sen­tir frío don­de an­tes ha­bía fue­go. Acor­tar la zan­ca­da, asu­mir un co­rrer tos­co, hos­til. Creer que el do­lor ha­brá va­li­do la pe­na cuan­do re­gre­ses a ca­sa y, aún con­va­le­cien­te, con­tem­ples tu me­da­lla de fi­nis­her des­de la es­pon­jo­si­dad del so­fá. Na­da de es­to tie­ne que ver con la De­sert Run.

Los aman­tes del lar­go alien­to vi­vi­mos en un per­ma­nen­te bu­cle de cul­to al ex­ce­so, una co­rrien­te que iden­ti­fi­ca el es­ta­tus de un co­rre­dor en fun­ción de los ki­ló­me­tros que es ca­paz de su­mar de una ta­ca­da. Día sí, día tam­bién, nos ta­la­dran los oí­dos con can­ta­res so­bre hé­roes mo­der­nos que de­vo­ran en un día dis­tan­cias más pro­pias de un vehícu­lo mo­to­ri­za­do que de un ser hu­mano con trac­ción a dos sim­ples za­pa­ti­llas. La épi­ca de la acu­mu­la­ción in­dis­cri­mi­na­da. Por eso son tan ne­ce­sa­rias ci­tas co­mo es­ta, un ho­me­na­je a los de­por­tis­tas sin com­ple­jos que no tie­nen por qué pa­sar pe­nu­rias si quie­ren dis­fru­tar del as­fal­to, el mon­te o, ca­so que nos ocu­pa, el de­sier­to.

De­sert Run, que el pa­sa­do oc­tu­bre fes­te­jó su dé­ci­mo cum­plea­ños, ofre­ce la po­si­bi­li­dad de com­pe­tir en uno de los es­ce­na­rios más es­pec­ta­cu­la­res del pla­ne­ta (es­cri­bir un li­bro, plan­tar un ár­bol, te­ner un hi­jo… e ir al de­sier­to, ha­ced­nos ca­so) sin hi­po­te­car nues­tra sa­lud, en­tre­gar­nos a in­ter­mi­na­bles ho­ras de en­tre­na­mien­to ni pa­sar ca­la­mi­da­des más allá de las pro­vo­ca­das por el es­fuer­zo sos­te­ni­do du­ran­te unos re­co­rri­dos téc­ni­ca y fí­si­ca­men­te ase­qui­bles a cual­quie­ra que ten­ga por cos­tum­bre ejer­ci­tar­se con asi­dui­dad.

Tres eta­pas: 15, 21 y 26 km. Par­tien­do a las nue­ve de la ma­ña­na (a las ocho los ca­mi­nan­tes, por­que sí, aquí no es pe­ca­do an­dar) y re­ci­bien­do en me­ta al úl­ti­mo en en­trar no más allá de la una. Con avi­tua­lla­mien­tos bien sur­ti­dos ca­da 4 ki­ló­me­tros que ha­cen in­ne­ce­sa­ria una lo­gís­ti­ca de­ma­sia­do apa­ra­to­sa en lo que a equi­pa­mien­to se re­fie­re. To­do ello al sur de Ma­rrue­cos, ca­si

en la fron­te­ra con Ar­ge­lia (se ate­rri­za en el ae­ro­puer­to de Erra­chi­dia), con la sa­li­da de la pri­me­ra y se­gun­da jor­na­da en los mis­mos ho­te­les don­de se per­noc­ta; el úl­ti­mo día, la tra­ca fi­nal, el ar­co de ini­cio es­tá li­te­ral­men­te en me­dio de la in­men­si­dad y la me­ta en el Oas­sis de Tis­ser­di­mi­ne, tan be­llo que no pa­só des­aper­ci­bi­do a los productores de la pe­lí­cu­la Saha­ra, cu­yo equi­po de ro­da­je gra­bó allí par­te de los ex­te­rio­res de la cin­ta.

Se tra­ta de una ca­rre­ra en la que la ten­sión bri­lla por su au­sen­cia, en la que in­clu­so los pri­me­ros de la ge­ne­ral, los que se jue­gan el oro, la pla­ta y el bron­ce, pa­san el tiem­po li­bre en la pis­ci­na, mon­tan­do en dro­me­da­rio, asis­tien­do al cre­púscu­lo des­de la ci­ma de las du­nas, atra­can­do el bu­fet li­bre (se co­me de me­sa y man­tel, na­da de lio­fi­li­za­dos ni his­to­rias ra­ras), vi­si­tan­do po­bla­dos nó­ma­das, des­cu­brien­do la ma­gia de un en­torno en el que re­sul­ta com­pli­ca­do no en­tre­gar­se a pro­fun­das re­fle­xio­nes. Sin abu­rri­das es­pe­ras en so­le­dad co­te­jan­do las cla­si­fi­ca­cio­nes. Co­mo­di­dad, re­la­ja­ción, in­vo­lu­cra­ción to­tal de los que no lle­van dor­sal al pe­cho, que, li­te­ral­men­te, pue­den ha­cer lo que les ven­ga en ga­na: se­guir a los pro­ta­go­nis­tas en 4 x 4, alis­tar­se co­mo vo­lun­ta­rios pa­ra dar bo­te­llas de agua, acom­pa­ñar a sus ami­gos o fa­mi­lia­res du­ran­te los tra­mos que deseen, pues la IAAF no tie­ne ve­la en es­te en­tie­rro…

Un es­pí­ri­tu de ca­ma­ra­de­ría, de res­pe­to por el ri­val, que no es obs­tácu­lo pa­ra el de­ve­nir pu­ra­men­te de­por­ti­vo de la ca­rre­ra; los pri­me­ros ca­bal­gan de­pri­sa. Hay tác­ti­ca, es­tra­te­gia, mi­ra­das de sos­la­yo, ata­ques y des­fa­lle­ci­mien­tos… pe­ro to­do se aca­ba cuan­do cru­zan la lí­nea fi­nal, se co­men un par de dá­ti­les y re­gre­san a su es­ta­tus ha­bi­tual den­tro de un gru­po que se her­ma­na se­gún pa­san los mi­nu­tos (123 lle­ga­ron a me­ta en la úl­ti­ma edi­ción, a los que hay que su­mar otros tan­tos acom­pa­ñan­tes). No obs­tan­te, en la nó­mi­na de ga­na­do­res de la De­sert Run fi­gu­ran nom­bres que no sa­ben lo que es dar una ba­ta­lla por per­di­da: Abel An­tón, Mar­tín Fiz y Che­ma Mar­tí­nez son al­gu­nos ejem­plos.

Se tra­ta pues de una ca­rre­ra ver­sá­til co­mo po­cas, ca­paz de sa­tis­fa­cer por igual los ím­pe­tus más gue­rre­ros que la me­ra cu­rio­si­dad de sa­ber qué se sien­te sur­can­do la are­na (es una li­cen­cia es­ti­lís­ti­ca, el 95% del re­co­rri­do es te­rreno fir­me, no tan di­fe­ren­te al de los ca­mi­nos por los que la ma­yo­ría es­tre­na­mos nor­mal­men­te), pro­po­nién­do­nos un re­to rea­lis­ta, una aven­tu­ra en la que im­pe­re la cor­du­ra. No pri­var­nos del go­ce del ama­ne­cer ni del so­bre­co­ge­dor im­pac­to de mi­rar al cie­lo en ple­na os­cu­ri­dad y es­tam­par­nos con­tra un en­jam­bre de es­tre­llas im­po­si­ble de con­tem­plar en nin­gún otro lu­gar del mun­do.

Avi­tua­lla­mien­tos ca­da 4 km a ba­se de agua, be­bi­da iso­tó­ni­ca 226ERS y fru­ta.

Sa­li­da de la se­gun­da eta­pa, a las puer­tasdel Bi­vouac de la Be­lle Etoi­le, don­de se per­noc­ta en unas con­for­ta­bles hai­mas.

Los tra­mos de du­nas de­jan re­cuer­dos en los ge­me­los y te lle­nan lasza­pa­ti­llas de are­na... pe­ro son la esen­cia dela ca­rre­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.