El Rin­cón del Tro­ta­mun­dos

EU­RO­PA TIE­NE UN DO­BLE CAM­PEÓN DE 1.500 Y 5.000 ME­TROS DE 17 AÑOS. ¿TA­LEN­TO EFÍMERO O PRÓ­XI­MA LE­YEN­DA?

Runner's World (Spain) - - Sumario - POR AL­BERT CA­BA­LLE­RO

Analizamos el fe­nó­meno del pre­coz no­rue­go Ja­kob Ingebrigtsen, do­ble cam­peón eu­ro­peo.

RODABA YO CON MI COM­PA­ÑE­RO DE FATIGAS Pa­blo, (uno de los me­jo­res obs­ta­cu­lis­tas ca­ta­la­nes en la ca­te­go­ría de ve­te­ra­nos) y, en­tre zan­ca­das, apa­re­ció es­te ob­je­to de ter­tu­lia, por­que, ade­más de atle­tas, los atle­tas acos­tum­bra­mos a ser afi­cio­na­dos. Ese día to­ca­ba ha­blar de Ja­kob Ingebrigtsen, quien un mes an­tes ha­bía lo­gra­do en Ber­lín dos oros en 24 ho­ras, al es­ti­lo El Gue­rrouj; es de­cir, en una prue­ba de me­dio­fon­do y en otra de fon­do, co­mo hi­zo Ber­ka­ne en los Jue­gos Olím­pi­cos de Ate­nas’04. Ja­kob, ade­más, ha co­rri­do es­ta tem­po­ra­da los 1.500 me­tros en 3:31.18, la mi­lla en 3:52.28 y los 5 ki­ló­me­tros en pis­ta en 13:17.06.

Mi ‘Pa­ble­te’, co­mo le lla­mo ca­ri­ño­sa­men­te, tie­ne una fi­lo­so­fía del atle­tis­mo de ren­di­mien­to más con­ser­va­do­ra, más de lar­go pla­zo. Ese sa­voir fai­re de ir “piano piano” y “par­ti­do a par­ti­do”, co­mo el Cho­lo Si­meo­ne, le ha per­mi­ti­do en­ca­de­nar va­rias tem­po­ra­das sin le­sio­nes, al­can­zan­do el pi­co de for­ma cuan­do más le in­tere­sa, que es en el mes de ma­yo, cuan­do se dispu­tan los Cam­peo­na­tos de Ca­ta­lun­ya en ca­te­go­ría Más­ter. Por eso yo in­tu­yo que a Pa­ble­te le pa­re­ce que el me­nor de los tres her­ma­nos no­rue­gos tal vez es­té yen­do de­ma­sia­do de­pri­sa, sin per­jui­cio de que re­co­noz­ca que el chi­co es un por­ten­to de la na­tu­ra­le­za, al­go ob­vio. Yo, en cam­bio, dis­cre­po de mi com­pi. Creo que si un atle­ta, aun­que aún sea me­nor de edad, es­tá fí­si­ca y men­tal­men­te pre­pa­ra­do pa­ra dar el sal­to a la éli­te y me­dir­se con los me­jo­res de en­tre los ma­yo­res, de­be ha­cer­lo en cuan­to pue­da. No di­go que ha­ya que ace­le­rar eta­pas y ha­cer en­tre­nar al ado­les­cen­te más de la cuen­ta pa­ra lle­gar an­tes, pe­ro si en­tre­nan­do lo que le to­ca pa­ra su edad (su­pon­ga­mos que en el ca­so de Ja­kob ha si­do así), es el me­jor de Eu­ro­pa, ¿pa­ra qué es­pe­rar más y pa­ra qué de­jar pa­sar opor­tu­ni­da­des? El atle­ta no­rue­go ha lo­gra­do con 17 años (a día de hoy, ya 18) más que la ma­yo­ría de los atle­tas de éli­te en to­das sus ca­rre­ras de­por­ti­vas. Co­mo se sue­le de­cir en el ar­got cas­te­llano, “que le qui­ten lo bai­lao”. Si un atle­ta jo­ven se in­tu­ye que va a ser un atle­ta de éli­te, cuan­to an­tes co­rra en­tre la éli­te, me­jor. Al fin y al ca­bo, ese es el es­ce­na­rio en el que se va a desen­vol­ver en los pró­xi­mos años, si to­do sa­le bien. Eso sí, mi teo­ría di­ce que al atle­ta no­vel no hay que pe­dir­le, en ese cam­peo­na­to ab­so­lu­to, más de lo que se su­po­ne que pue­de ha­cer. No hay que crear­le nin­gu­na pre­sión. La pre­sión y la exi­gen­cia de­be te­ner­la en el cam­peo­na­to del gru­po de edad al cual per­te­ne­ce.

Al hi­lo del “fe­nó­meno Ingebrigtsen”, Car­les Cas­ti­lle­jo pu­bli­có en Fa­ce­book, una fra­se que de­cía (más o me­nos, no re­cuer­do sus pa­la­bras le­tra por le­tra), que si el mu­cha­cho, con 17 años, ha­bía co­rri­do en 3:31 los 1.500 me­tros, ha­bría que es­pe­rar de él que en los años ve­ni­de­ros lo­gra­ra una mar­ca de 3:26 ó 3:27 en la dis­tan­cia, o de lo con­tra­rio se po­dría in­ter­pre­tar que no cum­pli­rá las ex­pec­ta­ti­vas.

Es una opi­nión que com­par­to ple­na­men­te con Car­les. Si pa­san los años, y Ja­kob no lo­gra co­rrer en esos 3:26-27 que apun­ta ‘Cas­ti’, o los 5.000 me­tros al­re­de­dor de 12:50, en­ton­ces di­ría que el aho­ra jo­ven­cí­si­mo Ja­kob Ingebrigtsen no lo­gra­rá al­can­zar la ca­te­go­ría de le­yen­da, sino que se que­da­ría en uno de los me­jo­res atle­tas del con­ti­nen­te, pe­ro sin lle­gar a la al­tu­ra de los Be­ke­le, Fa­rah, Radcliffe o El Gue­rrouj, por ci­tar ejem­plos de le­yen­das.

En cual­quier ca­so, lo que ha lo­gra­do has­ta la fe­cha la pro­di­gio­sa fa­mi­lia In­ge­brigs­ten sí es de le­yen­da y di­fí­cil­men­te se re­pe­ti­rá en la his­to­ria del atle­tis­mo. En­tre los tres her­ma­nos Ja­kob, Fi­lip y Hen­rik su­man, só­lo al ai­re li­bre, cin­co me­da­llas en Eu­ro­peos y una en Mun­dia­les. Y, pa­ra el show y la pren­sa, el sur­gi­mien­to de ta­len­tos pre­ma­tu­ros co­mo el no­rue­go Ja­kob Ingebrigtsen o el sue­co Ar­mand Du­plan­tis nos vie­ne caí­do del cie­lo.

Al­bert Ca­ba­lle­ro co­la­bo­ra­dor de nues­tra re­vis­ta des­de su pri­mer nú­me­ro, tie­ne una mar­ca de2:29:25 en ma­ra­tón.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.