TU­BÉRCU­LO ES­TRE­LLA

Runner's World (Spain) - - Marca Personal - ÁLEX PÉ­REZ

“ES UNA DE LAS FUEN­TES MÁS IM­POR­TAN­TES DE AN­TI­OXI­DAN­TES EN LA DIE­TA DE LOS HU­MA­NOS”. CON­CLU­YE LA RE­VIS­TA CRI­TI­CAL REVIEWS IN FOOD SCIEN­CE AND

NU­TRI­TION. NUE­VOS ES­TU­DIOS SU­GIE­REN QUE ES­TA PLAN­TA HERBÁCEA TAM­BIÉN PUE­DE SER UN GRAN ALIA­DO DE QUIE­NES ES­TÁN A DIE­TA, SIEM­PRE QUE SE CON­SU­MA FRÍA.

¿EL HOM­BRE VIE­NE DE LA PA­TA­TA? Ha­ce años La Trin­ca can­ta­ba “pa­sa con el Dar­win tan­to dar la la­ta, si el hom­bre vie­ne de la pa­ta­ta”, ju­gan­do iró­ni­ca­men­te con el do­ble sen­ti­do del tér­mino al re­fe­rir­se a sal­va sea la par­te fe­me­ni­na y al sa­bro­so ali­men­to de ori­gen ame­ri­cano. Bus­ca en Youtu­be y te reirás un buen ra­to.

La pa­ta­ta o pa­pa, es un tu­bércu­lo (ri­zo­ma o en­gro­sa­mien­to de los ta­llos se­cun­da­rios que cre­cen ba­jo tie­rra) que for­ma la plan­ta So­la­num tu­be­ro­sum y que al­ma­ce­na al­mi­dón, al­gu­nas vi­ta­mi­nas y mi­ne­ra­les, un po­co de fi­bra ve­ge­tal y mu­cha agua. La be­ren­je­na, el to­ma­te y el pi­mien­to son es­pe­cies ve­ge­ta­les pri­mas her­ma­nas de la pa­ta­ta, al per­te­ne­cer to­das a la mis­ma fa­mi­lia bo­tá­ni­ca: las so­la­ná­ceas.

SU ORI­GEN

La pa­ta­ta pro­ce­de de Su­da­mé­ri­ca, de zo­nas an­di­nas re­par­ti­das aho­ra en­tre los es­ta­dos de Pe­rú, Bo­li­via y Chi­le. Lle­gó a Eu­ro­pa a par­tir de la co­lo­ni­za­ción del con­ti­nen­te ame­ri­cano que lle­va­ron a ca­bo los con­quis­ta­do­res del reino de Cas­ti­lla, aun­que no se em­pe­zó a cul­ti­var y con­su­mir has­ta el si­glo XVI, te­nien­do un uso más ge­ne­ra­li­za­do bas­tan­te más tar­de.

Du­ran­te mu­chos años se ha con­si­de­ra­do un ali­men­to bá­si­co, al ofre­cer­se a un pre­cio muy ase­qui­ble, ser de fá­cil y lar­ga con­ser­va­ción y por te­ner una gran ver­sa­ti­li­dad en los fo­go­nes. Hoy en día no go­za de de­ma­sia­do pres­ti­gio en nues­tra co­ci­na y, real­men­te, es una pe­na, da­das sus bue­nas pro­pie­da­des or­ga­no­lép­ti­cas (sa­bor, tex­tu­ra, etc.) y nu­tri­cio­na­les.

LA HAM­BRU­NA IR­LAN­DE­SA Y LA GRAN MI­GRA­CIÓN

En el si­glo XIX el cul­ti­vo bá­si­co pa­ra ali­men­tar a las cla­ses po­pu­la­res de Ir­lan­da. En­tre 1845 y 1851 la ro­ya de la pa­ta­ta (un hon­go) cau­so da­ños irre­pa­ra­bles en las co­se­chas del tu­bércu­lo. El 80% de la po­bla­ción de Ir­lan­da se ali­men­ta­ba fun­da­men­tal­men­te de pa­ta­tas, por lo que, si no que­rían mo­rir de ham­bre, no te­nían más re­me­dio que emi­grar. En aque­llos años la po­bla­ción del aquel país dis­mi­nu­yó en más de 1.500.000 ha­bi­tan­tes, sien­do EE.UU. uno de los paí­ses que más emi­gran­tes ab­sor­bió.

Es un ali­men­to que se em­pe­zó a con­su­mir en Eu­ro­pa ha­ce unos 400 años y al que le cos­tó lo su­yo ha­cer­se po­pu­lar. En Fran­cia, pri­me­ro se uti­li­zó co­mo ali­men­to pa­ra ani­ma­les y no co­mo ali­men­to pa­ra per­so­nas. Su po­pu­la­ri­dad en aquel país se de­bió a An­toi­ne Par­men­tier, cien­tí­fi­co que tra­ba­jó en el ser­vi­cio de sa­lud de la Fran­cia na­po­leó­ni­ca (hay una co­no­ci­da re­ce­ta de pa­ta­tas bau­ti­za­da con su ape­lli­do).

Por cier­to. Cuan­do con­su­mes al­gún su­ple­men­to die­té­ti­co pa­ra deportistas, es po­si­ble que es­tés co­mien­do pa­ta­ta sin sa­ber­lo. La mal­to­dex­tri­na y glu­co­sa (carbohidratos) que for­ma par­te de la com­po­si­ción de ge­les, be­bi­da iso­tó­ni­ca de re­po­si­ción, ba­rri­tas e in­clu­so de al­gún pre­pa­ra­do de los lla­ma­dos ‘re­cu­pe­ra­do­res’, pue­de pro­ve­nir de la pa­ta­ta. El maíz tam­bién pue­de em­plear­se co­mo ma­te­ria pri­ma de di­chos carbohidratos.

Y las ‘pa­ta­tas’, esas que vie­nen en­va­sa­das en tu­bo, se ha­cen a par­tir de al­mi­dón de pa­ta­ta y no de pa­ta­tas cló­ni­cas de ca­li­bre idén­ti­co, per­fec­ta y fi­na­men­te cor­ta­das. O sea, que no son pa­ta­tas fri­tas; son pas­ta de pa­ta­tas fri­tas.

VA­LOR NU­TRI­CIO­NAL

La pa­ta­ta se in­clu­ye en el gru­po de los fa­ri­ná­ceos, aque­llos ali­men­tos más ri­cos en hi­dra­tos de car­bono de asi­mi­la­ción len­ta de los que nos con­vie­ne co­mer de for­ma abun­dan­te, so­bre to­do si prac­ti­ca­mos de­por­te y ne­ce­si­ta­mos un buen apor­te ener­gé­ti­co pa­ra te­ner un buen ren­di­mien­to fí­si­co. Ce­rea­les (arroz, tri­go, maíz y sus ela­bo­ra­dos) y le­gum­bres (gar­ban­zos, len­te­jas, alu­bias) tam­bién for­man par­te de es­te gru­po.

Nu­tri­cio­nal­men­te, la pa­ta­ta es un pro­duc­to muy in- te­re­san­te: por ca­da 100 g de ali­men­to po­de­mos ob­te­ner 73 kcal y en­tre 75 y 80 g de agua; 1,8 g de fi­bra, 16 g de carbohidratos, 2,5 g de pro­teí­na y 0,2 g de gra­sa, sien­do es­pe­cial­men­te ri­ca en po­ta­sio y en vi­ta­mi­nas C y B6. De­pen­dien­do de có­mo la pre­pa­re­mos, su va­lor ener­gé­ti­co y nu­tri­cio­nal pue­de mo­di­fi­car­se en ma­yor o me­nor me­di­da

El ín­di­ce glu­cé­mi­co (IG) es un in­di­ca­dor que nos in­for­ma de lo que tar­dan los hi­dra­tos de car­bono en apa­re­cer, con­ver­ti­dos en glu­co­sa, en nues­tra san­gre. Los azú­ca­res mono y di­sa­cá­ri­dos sim­ples tie­nen un IG muy al­to, mien­tras que los al­mi­do­nes y otro ti­po de po­li­sa­cá­ri­dos son de asi­mi­la­ción más len­ta (le­gum­bres, ce­rea­les o sus de­ri­va­dos, etc.). Las pa­ta­tas, en fun­ción de có­mo es­tén pre­pa­ra­das, tie­nen un IG y una car­ga ca­ló­ri­ca que pue­den va­riar bas­tan­te:

“Su al­mi­dón re­sis­ten­te -un ti­po de fi­bra- fa­vo­re­ce la sa­cie­dad, me­jo­ra el con­trol de azú­car en san­gre y au­men­ta la que­ma de gra­sas me­dian­te el blo­queo del me­ta­bo­lis­mo de los carbohidratos”

PA­TA­TAS EN LA CO­CI­NA Y OTRAS VELEIDADES

La pa­ta­ta com­bi­na la mar de bien con mu­chos otros ali­men­tos (car­nes, pes­ca­dos, ver­du­ras, le­gum­bres) y ad­mi­te di­fe­ren­tes ti­pos de pre­pa­ra­cio­nes: asa­da, al va­por, her­vi­da, gui­sa­da, al mi­cro­on­das o fri­ta. En fun­ción del pla­to que con­fi­gu­re, pue­de pa­sar de ser un ejem­plo de li­ge­re­za y di­ges­ti­bi­li­dad a ser una au­tén­ti­ca bom­ba ca­ló­ri­ca: unas ape­te­ci­bles pa­ta­tas al va­por con un sal­tea­do de bró­co­li, al­ca­cho­fas y al­baha­ca no es lo mis­mo que un su­cu­len­to mar­mi­ta­ko de atún, o unas po­ten­tes pa­ta­tas fri­tas en acei­te de oli­va.

LAS PA­TA­TAS FRI­TAS CONGELADAS

Las pa­ta­tas fri­tas congeladas sue­len es­tar pre­co­ci­na­das (pre-fri­tas) en acei­tes ve­ge­ta­les que no son tan sa­lu­da­bles co­mo nues­tro fan­tás­ti­co acei­te de oli­va. Mi con­se­jo es que si te vas a per­mi­tir el gus­ta­zo de co­mer pa­ta­tas fri­tas, te pon­gas a pe­lar pa­ta­tas, las cor­tes en ti­ras, las de­jes un ra­ti­to en re­mo­jo en agua fría (pa­ra que suel­te el al­mi­dón de la zo­na del cor­te) y las frías en abun­dan­te acei­te de oli­va. Y cuan­do es­tén fri­tas, pon­las so­bre pa­pel de co­ci­na pa­ra que és­te ab­sor­ba el ex­ce­so de acei­te y no que­den tan “prin­gás”. Aña­de un po­co de sal en el mo­men­to de ser­vir­las. ¡Y des­pués a co­rrer!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.