POS­TA­LES

“HAY UN CRU­CE DE CA­MI­NOS EN UN INS­TAN­TE” (To­mas Trans­trö­mer)

Runner's World (Spain) - - Mundo Runner - POR MI­GUEL CAL­VO Mi­guel Cal­vo es es­ta­dís­ti­co de la AEEA. Sí­gue­le en @Mi­gue­lCal­vo_A

SIEM­PRE A ME­DIO CA­MINO en­tre la li­te­ra­tu­ra y la reali­dad, En­ri­que Vi­la-Ma­tas di­bu­jó un pe­que­ño cuen­to en el pró­lo­go de su li­bro Sui­ci­dios ejem­pla­res (Via­jar, per­der paí­ses).

Se­gún el re­la­to, ha­ce años co­men­za­ron a apa­re­cer unos mis­te­rio­sos gra­fi­tis en las pa­re­des de Fez, en Ma­rrue­cos, sin que na­die en­ten­die­ra su sig­ni­fi­ca­do. Con el tiem­po se des­cu­brió que eran obra de un va­ga­bun­do, un cam­pe­sino que ha­bía emi­gra­do a la ciu­dad y que no se ha­bía in­te­gra­do en la vi­da ur­ba­na. Pa­ra orien­tar­se, mar­ca­ba es­tas re­fe­ren­cias de su pro­pio ma­pa se­cre­to, guián­do­se con ellas a tra­vés de las ca­lles de la ciu­dad mo­der­na, tan ex­tra­ña y hos­til pa­ra él.

Co­mo aquel hom­bre de Fez, co­mo el pro­pio Vi­la-Ma­tas, en oca­sio­nes tam­bién no­so­tros nos orien­ta­mos a cie­gas a par­tir de un ma­pa es­con­di­do y, ca­si sin dar­nos cuen­ta, va­mos acu­mu­lan­do pos­ta­les que con los años nos se­gui­rán guian­do a tra­vés del la­be­rin­to al que lla­ma­mos vi­da.

En una de es­tas pos­ta­les, pren­di­da en una re­cien­te por­ta­da de la edi­ción ho­lan­de­sa de Run­ner´s World, ve­mos un fan­tás­ti­co pri­mer plano del ma­ra­to­niano Eliud Kip­cho­ge. Con el en­can­to de las co­sas más sim­ples, el ros­tro del co­rre­dor ke­niano, ne­gro aza­ba­che, des­ta­ca so­bre un fon­do azul tur­que­sa y una ca­mi­se­ta blan­ca, con su son­ri­sa ilu­mi­nan­do to­da la es­ce­na y un sen­ci­llo ti­tu­lar: la ma­gia del ma­ra­tón.

Kip­cho­ge aca­ba de ba­tir el ré­cord del mun­do de ma­ra­tón, aca­ba de ter­mi­nar de mo­de­lar su le­yen­da co­mo uno de los me­jo­res co­rre­do­res de la his­to­ria, pe­ro le­jos de gran­des lu­jos y pa­la­cios, su fi­sio­te­ra­peu­ta y com­pa­ñe­ro de en­tre­na­mien­to Marc Roig nos re­la­ta el con­tex­to de la fotografía, re­cor­dán­do­nos que las co­sas siem­pre de­pen­den de los ojos con las que se mi­ran: “La ma­gia del fo­tó­gra­fo es­tá en el con­tras­te. Ese fon­do ver­de-azu­la­do es el al­ma­cén de le­ña que te­ne­mos en Kap­ta­gat, una cons­truc­ción de cha­pa me­tá­li­ca al­go oxi­da­da que na­die en el mun­do pen­sa­ría usar en una fo­to”.

Otras de las pos­ta­les que nos he­mos guar­da­do du­ran­te los úl­ti­mos me­ses fue pu­bli­ca­da por la agen­cia de re­pre­sen­ta­ción ho­lan­de­sa Glo­bal Sports en la vís­pe­ra del ma­ra­tón de Ams­ter­dam.

En la ima­gen, el in­te­rior de un pre­cio­so tea­tro va­cío vis­to des­de arriba e ilu­mi­na­do úni­ca­men­te por unos fo­cos muy te­nues que desafían a la os­cu­ri­dad, co­mo si la fun­ción ya hu­bie­se ter­mi­na­do ha­ce mu­cho tiem­po. Las bu­ta­cas ta­pi­za­das en ro­jo des­ta­can so­bre los to­nos do­ra­dos de los ar­cos que con­for­man el fron­tal del tea­tro, re­fle­jo de otra épo­ca. Y jus­to en el cen­tro, en el es­ce­na­rio cir­cu­lar que ocu­pa la par­te cen­tral del tea­tro co­mo si de un circo se tra­ta­se, Ke­ne­ni­sa Be­ke­le per­ma­ne­ce de pie ves­ti­do con un chán­dal ne­gro y blan­co mien­tras pa­re­ce bus­car tiem­pos me­jo­res, pe­ro re­cor­dán­do­nos que la vi­da, con to­dos sus aplau­sos y sus so­le­da­des, tam­bién pue­de ser un enor­me tea­tro en el que unas ve­ces re­tum­ban los ví­to­res del pú­bli­co y otras so­lo que­da el si­len­cio del gra­de­río va­cío.

To­do pa­sa. To­do que­da. Y, al fi­nal, siem­pre po­dre­mos re­gre­sar a la fotografía de la lí­nea de me­ta de los 5.000 me­tros del Mun­dial de Pa­rís 2003 en el es­ta­dio de Saint-Den­nis.

En ese mo­men­to, co­mo ocu­rrió en un pri­mer mo­men­to en las ca­lles de Fez, na­die pu­do apre­ciar su sig­ni­fi­ca­do y la fo­to pa­re­ció que­dar so­lo co­mo re­fle­jo de la sor­pre­sa de que un gran co­rre­dor lla­ma­do Eliud Kip­cho­ge, por en­ton­ces ca­si des­co­no­ci­do, se im­pu­sie­ra en los úl­ti­mos me­tros al mí­ti­co Hi­cham El Gue­rrouj y el pro­pio Be­ke­le.

Pe­ro, con el tiem­po, la ima­gen ha que­da­do co­mo una vie­ja pos­tal im­pres­cin­di­ble pa­ra orien­tar­nos por el ma­pa de la his­to­ria del de­por­te que nos ha to­ca­do vi­vir, jun­tan­do pa­ra siem­pre a los tres atle­tas que en un pe­rio­do de 20 años (19982018) han ter­mi­na­do aca­pa­ran­do to­dos los ré­cords mun­dia­les vi­gen­tes des­de 1.500 me­tros has­ta el ma­ra­tón.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.