PA­SOS PRE­VIOS AN­TES DE EM­PE­ZAR

Runner's World (Spain) - - Esquí de Fondo -

AL HA­BLAR DE LAS ZO­NAS MÁS TRABAJADAS en es­te de­por­te ya nos he­mos re­fe­ri­do in­di­rec­ta­men­te a los lu­ga­res de nues­tro cuer­po que de­ben es­tar su­fi­cien­te­men­te to­ni­fi­ca­dos y fuer­tes pa­ra em­pe­zar a dis­fru­tar de es­ta ac­ti­vi­dad sin su­frir agu­je­tas con­ti­nua­men­te (o in­clu­so le­sio­nes, si nos pa­sa­mos en los ini­cios).

LA ZO­NA LUM­BAR es una de las par­tes que más su­fren, so­bre to­do en el es­ti­lo clá­si­co, por lo que de­be­mos in­sis­tir es­pe­cial­men­te en tra­ba­jar bien la zo­na me­dia pa­ra com­pen­sar to­das esas ten­sio­nes que se van a su­frir en la ca­de­na pos­te­rior a ese ni­vel. Esa in­cli­na­ción que de­be lle­var el cuer­po ha­cia de­lan­te y la con­ca­te­na­ción de lar­gas cues­tas ha­cen que po­da­mos te­ner mo­les­tias con­ti­nuas que pue­den de­ri­var en una lum­bal­gia, por lo que to­ca tra­ba­jar el cen­tro ab­do­mi­nal en to­das sus di­men­sio­nes, ya que te­ner una bue­na es­ta­bi­li­za­ción de la par­te de­lan­te­ra pue­de mi­ni­mi­zar la ten­sión en la par­te pos­te­rior y así evi­tar te­ner que pa­rar o su­frir ex­ce­si­vas mo­les­tias por es­te pro­ble­ma.

Otro de los pro­ble­mas ci­ta­dos an­te­rior­men­te se cen­tra en LOS FLE­XO­RES DE CA­DE­RA, ya que el mo­vi­mien­to de des­li­za­mien­to no es muy ha­bi­tual en la vi­da dia­ria o en cual­quier otro de­por­te que no sea de es­te ti­po. Es muy fre­cuen­te vol­ver de una se­sión de ini­cio de tem­po­ra­da con mo­les­tias agu­das en la zo­na de la in­gle y que lle­gan has­ta el aduc­tor, otro ele­va­dor de la ca­de­ra. In­clu­so pue­de que te im­pi­dan co­rrer los si­guien­tes días por ex­ce­si­vas agu­je­tas, lo cual se con­vier­te en un pro­ble­ma si es­tás in­ten­tan­do se­guir un plan de en­tre­na­mieno más o me­nos es­tric­to. Por tan­to, es im­por­tan­te se­guir pri­me­ro uno de los prin­ci­pios del en­tre­na­mien­to co­mo es el de la pro­gre­sión y no me­ter­nos un pa­li­zón el pri­mer día de la tem­po­ra­da de in­vierno. En­tre 60 y 90 mi­nu­tos a in­ten­si­dad me­dia val­drán pa­ra rom­per es­tas li­mi­ta­cio­nes ini­cia­les y así po­der se­guir con el en­tre­na­mien­to de los pró­xi­mos días. Tra­ba­jar un po­co los fle­xo­res tan­to en fuer­za co­mo en fle­xi­bi­li­dad las se­ma­nas pre­vias a la tem­po­ra­da de nie­ve, nos ven­drá fe­no­me­nal. Otra zo­na pa­ra te­ner en cuen­ta, so­bre to­do si te mo­les­ta con fre­cuen­cia, es el TEN­DÓN DE AQUI­LES, un clá­si­co en­tre los co­rre­do­res. Por tan­to, ha­cer un tra­ba­jo pre­vio de es­ti­ra­mien­to y de fuer­za nos ven­drá muy bien pa­ra evi­tar re­caí­das no desea­das. Ojo en las cues­tas: es cuan­do no­ta­re­mos esa ten­sión ex­tra en la zo­na.

Por úl­ti­mo, pa­re­ce que LA RO­DI­LLA no re­quie­re tan­to cui­da­do co­mo en el es­quí al­pino, pe­ro si practicas el es­ti­lo pa­ti­na­dor de­bes tra­ba­jar el cuádriceps de for­ma es­pe­cial pa­ra evi­tar des­equi­li­brios la­te­ra­les que fuer­cen a los li­ga­men­tos cru­za­dos. De se­rie, ya de­be­mos tra­ba­jar los cuádriceps en el gim­na­sio, ya sea con má­qui­nas o ba­rras. Pe­ro si no lo ha­ce­mos, ha­brá que te­ner en cuen­ta es­te as­pec­to que, de apa­re­cer, tie­ne mu­cha peor so­lu­ción que las le­sio­nes an­te­rio­res.

EN EL MIEM­BRO SU­PE­RIOR he­mos ci­ta­do pro­ble­mas en los hom­bros (man­gui­to de los ro­ta­do­res) y en el pul­gar por ma­la co­lo­ca­ción de las dra­go­ne­ras o bas­to­nes. Ca­len­tar esas ar­ti­cu­la­cio­nes es una bue­na cos­tum­bre, apar­te de to­mar­nos nues­tro tiem­po an­tes de em­pe­zar pa­ra ajus­tar bien las lon­gi­tu­des que nos co­rres­pon­dan por nues­tra al­tu­ra a los bas­to­nes y co­lo­car bien las dra­go­ne­ras de la em­pu­ña­du­ra.

Por su­pues­to, an­tes de em­pe­zar de­be­mos con­tar con una bue­na con­di­ción fí­si­ca. No so­lo ae­ró­bi­ca, sino tam­bién de fuer­za, ya que el tra­ba­jo fí­si­co que re­quie­re es­te de­por­te es mu­cho más exi­gen­te que co­rrer. No nos va­le sim­ple­men­te co­rrer de­cen­te­men­te pa­ra em­pe­zar; de­be­mos sa­ber que nues­tro ni­vel en es­ta es­pe­cia­li­dad es mu­cho más ba­jo y que no po­de­mos ini­ciar­nos co­mo si qui­sié­ra­mos co­rrer des­de el pri­mer día. Nos com­pen­sa­rá con el tiem­po, pues nos da­rá un plus de me­jo­ra de nues­tra for­ma, pe­ro de­be­mos ir con cal­ma pa­ra po­der ob­te­ner es­tas ven­ta­jas. En­se­gui­da nos da­re­mos cuen­ta de que no po­de­mos em­pe­zar con un al­to ni­vel de exi­gen­cia, tan­to por las de­fi­cien­cias téc­ni­cas ini­cia­les co­mo por la par­te con­di­cio­nal. Da­te tiem­po e in­clu­so va­rias tem­po­ra­das pa­ra em­pe­zar a pen­sar en en­tre­nar con es­quís.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.