CÓ­MO EN­CA­JAR­LO EN UN PLAN DE RUN­NING

Runner's World (Spain) - - Esquí de Fondo -

LAS DE­MAN­DAS ENER­GÉ­TI­CAS y con­di­cio­na­les del es­quí re­quie­ren de un tra­ba­jo pre­do­mi­nan­te­men­te ae­ró­bi­co, pe­ro en oca­sio­nes lle­ga­re­mos al anae­ró­bi­co, lo cual en­ri­que­ce enor­me­men­te nues­tra fle­xi­bi­li­dad me­ta­bó­li­ca pa­ra so­por­tar mo­men­tos exi­gen­tes des­de el pun­to de vis­ta fí­si­co y men­tal que se nos plan­tea en las ca­rre­ras a pie. Es­tas ca­rac­te­rís­ti­cas nos ven­drán muy bien pa­ra po­der in­te­grar­lo en nues­tro plan in­ver­nal de en­tre­na­mien­to.

A ni­vel mus­cu­lar, el ma­yor es­fuer­zo fí­si­co re­cae so­bre las pier­nas (cuádriceps, aduc­to­res y fle­xo­res de ca­de­ra), pe­ro ade­más de­be­re­mos desa­rro­llar los múscu­los dor­sa­les y zo­na me­dia o co­re (an­te­rior y pos­te­rior), su re­sis­ten­cia y fuer­za son fun­da­men­ta­les te­nien­do en cuen­ta la ne­ce­si­dad im­pe­rio­sa de rea­li­zar nu­me­ro­sos mo­vi­mien­tos con el fin de man­te­ner el equi­li­brio. Fi­nal­men­te, ten­dre­mos en cuen­ta los bra­zos, pues­to que su bue­na for­ma es im­pres­cin­di­ble pa­ra per­mi­tir­nos man­te­ner el equi­li­brio, la coor­di­na­ción y eje­cu­ción de los ges­tos de avan­ce, pues­to que el uso co­rrec­to de los bra­zos per­mi­te aho­rrar gran can­ti­dad de ener­gía al es­quia­dor.

Una vez asu­mi­dos es­tos de­ta­lles, po­de­mos sus­ti­tuir los ro­da­jes lar­gos (ca­pa­ci­dad ae­ró­bi­ca) que sue­len so­por­tar mu­chos pe­que­ños im­pac­tos (y cu­ya du­ra­ción no con­vie­ne ex­ce­der las dos ho­ras in­clu­so cuan­do pre­pa­ra­mos ma­ra­tón) por se­sio­nes de es­quí de fon­do en la mon­ta­ña en las que po­de­mos so­bre­pa­sar fá­cil­men­te esas dos ho­ras y ofre­cer nue­vas adap­ta­cio­nes cen­tra­les, gra­cias a so­bre­pa­sar los es­fuer­zos de in­ten­si­dad me­dia du­ran­te un tiem­po que no es el ha­bi­tual. Es­tos nue­vos es­tí­mu­los sue­len pro­vo­car un au­men­to del ren­di­mien­to por las nue­vas adap­ta­cio­nes tan­to a ni­vel car­dio­vas­cu­lar co­mo a ni­vel de sis­te­ma de trans­por­te y en­zi­má­ti­co, ya que va­mos a po­ner a fun­cio­nar zo­nas me­ta­bó­li­cas des­co­no­ci­das pa­ra nues­tro or­ga­nis­mo y, en­ci­ma, con cier­ta si­mi­li­tud a nues­tra ca­rre­ra a pie. No ca­be des­de­ñar es­tas ven­ta­jas, así po­de­mos sus­ti­tuir per­fec­ta­men­te esas se­sio­nes lar­gas tí­pi­cas del fin de se­ma­na.

Otro en­tre­na­mien­to que po­de­mos al­ter­nar con el es­quí son las se­sio­nes de ca­rre­ra en las que in­ter­ca­la­mos subidas y ba­ja­das que, o bien por in­ten­tar si­mu­lar las con­di­cio­nes de una ca­rre­ra en con­cre­to (por ejem­plo, los úl­ti­mos 8 km de Cen­tral Park en el ma­ra­tón de Nue­va York), o bien por­que nos in­tere­sa tra­ba­jar la fuer­za es­pe­cí­fi­ca en fa­ti­ga, se adap­tan fá­cil­men­te a las con­di­cio­nes de una se­sión de es­quí de fon­do en las que las cues­tas apa­re­cen con­ti­nua­men­te (es­ta­mos en una zo­na mon­ta­ño­sa y no es pre­ci­sa­men­te lla­na). Ade­más po­de­mos adap­tar­nos ha­cien­do las subidas es­pe­cial­men­te fuer­tes, ya que las ba­ja­das so­lo ofre­cen ten­sión mus­cu­lar par­cial e iso­mé­tri­ca, pues el apa­ra­to car­dio­vas­cu­lar re­quie­re mu­cha me­nos in­ten­si­dad y so­le­mos re­cu­pe­rar­nos con ma­yor fa­ci­li­dad que co­rrien­do, evi­tan­do in­clu­so los im­pac­tos ex­cén­tri­cos de la ca­rre­ra, muy in­tere­san­tes des­de el pun­to de vis­ta de ga­nan­cia de fuer­za, pe­ro muy le­si­vos si no es­ta­mos su­fi­cien­te­men­te pre­pa­ra­dos.

Por tan­to, po­de­mos plan­tear dos es­ce­na­rios: uno en el que usa­mos es­ta ac­ti­vi­dad un par de ve­ces a la se­ma­na por­que te­ne­mos una es­ta­ción cer­ca que nos per­mi­te ir con fa­ci­li­dad, u otro en el que, por ejem­plo, va­mos de con­cen­tra­ción y po­de­mos es­quiar de for­ma con­ti­nua du­ran­te una se­ma­na en­te­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.