CALIBRANDO DIS­TAN­CIAS

Runner's World (Spain) - - Sumario - POR AL­BER­TO HER­NÁN­DEZ Y EMI­LIO CUA­DRA­DO

Es un as­pec­to cla­ve del éxi­to de mu­chas ca­rre­ras.

Te re­la­ta­mos en qué con­sis­te el pro­ce­so de ho­mo­lo­ga­ción y quién se en­car­ga de eje­cu­tar­lo.

Des­cu­bre la ex­tre­ma me­ticu­losi­dad con la que los ho­mo­lo­ga­do­res cer­ti­fi­can el cir­cui­to de una ca­rre­ra... Des­cu­bri­rás que, por mu­cho que el apa­ra­ti­to que lle­vas en la mu­ñe­ca di­ga otra co­sa (fa­vo­ra­ble o no a tus in­tere­ses), la ra­zón la lle­van ellos.

LA ES­CE­NA SUE­LE ACONTECER al tér­mino de una ca­rre­ra. El par­ti­ci­pan­te cru­za la me­ta, ex­haus­to, con esa ca­ra de tor­tu­ra con­sen­ti­da que se le que­da a uno tras ba­ta­llar con dor­sal un do­min­go por la ma­ña­na. Se aga­cha, tra­ta de aca­pa­rar al­go de ai­re, co­lo­ca las pal­mas de las ma­nos so­bre sus ro­di­llas fle­xio­na­das y, a los po­cos se­gun­dos, cuan­do la res­pi­ra­ción, aún en­tre­cor­ta­da, re­to­ma un compás más lle­va­de­ro, echa un vis­ta­zo al re­loj (aun­que a es­tas al­tu­ras du­da­mos de la pre­ci­sión del tér­mino, pues esa jo­ya de la tec­no­lo­gía sue­le al­ber­gar, en­tre otras mu­chas fun­cio­nes, un cro­nó­me­tro, un pul­só­me­tro… Y por su­pues­to un GPS, una de las ma­yo­res re­vo­lu­cio­nes ex­pe­ri­men­ta­das en nues­tro de­por­te en los úl­ti­mos 30 años). Lo es­cru­ta, ha­ce un re­pa­so rá­pi­do por la lis­ta de me­mo­rias, frun­ce el ce­ño y, cuan­do se to­pa con el pri­mer co­no­ci­do, es­pe­ta sin pu­dor: “Es­ta­ba mal me­di­do”.

Se re­fie­re, cla­ro es­tá, al re­co­rri­do. La cos­tum­bre sue­le ma­ni­fes­tar­se cuan­do el re­gis­tro con­quis­ta­do no sa­tis­fa­ce nues­tras ex­pec­ta­ti­vas (la es­cru­po­lo­si­dad se re­la­ja bas­tan­te si he­mos he­cho mar­ca per­so­nal), es en­ton­ces cuan­do acha­ca­mos el in­su­fi­cien­te ren­di­mien­to a de­fi­cien­cias en la me­di­ción del tra­za­do: “Le so­bra­ban 300 me­tros”, se es­cu­cha, por po­ner una ci­fra al azar, co­mo si tres hec­tó­me­tros fue­sen al­go sen­ci­llo de ob­viar por el res­pon­sa­ble de cer­ti­fi­car la con­tien­da. Ha­bla­mos, por su­pues­to, de ca­rre­ras ho­mo­lo­ga­das por or­ga­nis­mos atlé­ti­cos ofi­cia­les, en el ca­so de las que no lo es­tén hay po­co que de­cir, pues es ma­ni­fies­ta la la­xi­tud en cum­plir a ra­ja­ta­bla con lo que se ex­po­ne en el re­gla­men­to. Pe­ro lo di­cho, cuan­do hay jue­ces de por me­dio, ha­cer cier­to ti­po de ma­ni­fes­ta­cio­nes sue­le ser fru­to del más pro­fun­do des­co­no­ci­mien­to. Mo­ti­va­do por esa fal­ta de in­for­ma­ción que cun­de en­tre los fon­dis­tas vo­ca­cio­na­les na­ce es­te ar­tícu­lo que, es­pe­re­mos, acla­re du­das e in­duz­ca a la pru­den­cia a la ho­ra de ha­cer cier­tas afir­ma­cio­nes.

PRI­MER PA­SO

Nor­mal­men­te la RFEA (Real Fe­de­ra­ción Es­pa­ño­la de Atle­tis­mo) de­sig­na a dos ho­mo­lo­ga­do­res (prin­ci­pal y lo­cal). El ho­mo­lo­ga­dor lo­cal, una vez que tie­ne con­fir­ma­ción de su de­sig­na­ción, de­be po­ner­se en con­tac­to con el or­ga­ni­za­dor de la prue­ba y re­ca­bar to­da la in­for­ma­ción re­la­cio­na­da con el cir­cui­to (bá­si­ca­men­te ma­pas, lu­ga­res en los que se pue­de ajus­tar la me­di­ción…). Con es­ta in­for­ma­ción se rea­li­za una preho­mo­lo­ga­ción, que con­sis­te en una pri­me­ra me­di­da del cir­cui­to pa­ra com­pro­bar lo cer­ca o le­jos que se ha que­da­do el or­ga­ni­za­dor de la dis­tan­cia ob­je­ti­vo de la ca­rre­ra. Con el re­sul­ta­do de es­ta preho­mo­lo­ga­ción se ha­ce un cálcu­lo apro­xi­ma­do de los me­tros que le fal­tan o so­bran al cir­cui­to y en qué pun­tos se po­dría mo­di­fi­car pa­ra ajus­tar­lo a la dis­tan­cia re­que­ri­da.

LA BA­SE DE CA­LI­BRA­DO

Otra de las fun­cio­nes que tie­ne el ho­mo­lo­ga­dor lo­cal, y que se de­be rea­li­zar an­tes de ha­cer nin­gún ti­po de me­di­ción (in­clui­da la preho­mo­lo­ga­ción), es la de cons­truir una ba­se de ca­li­bra­do (si es que no exis­te una ya crea­da cer­ca del lu­gar de la me­di­ción). Una ba­se de ca­li­bra­do es una rec­ta con una dis­tan­cia co­no­ci­da y me­di­da de la for­ma más exac­ta po­si­ble (en­tre 400 y 500 me­tros es lo re­co­men­da­ble) en la que los ho­mo­lo­ga­do­res ca­li­bran sus bi­ci­cle­tas an­tes y des­pués de ca­da me­di­ción.

¿CUÁN­TO SE TAR­DA?

De­pen­de de la dis­tan­cia y de si ya exis­te una ba­se de ca­li­bra­do o hay que crear­la. En cir­cui­tos pe­que­ños (por ejem­plo, de 1 km pa­ra prue­bas de mar­cha) en los que ya exis­te una ba­se de ca­li­bra­do, la me­di­ción com­ple­ta se pue­de rea­li­zar en una tar­de. En el ca­so de una prue­ba de ma­ra­tón en la que ha­ya que cons­truir una ba­se de ca­li­bra­do es­ta­mos ha­blan­do de en­tre 2 y 3 días de tra­ba­jo to­tal (cons­truc­ción de la ba­se, pre­me­di­ción, me­di­ción y mar­ca­do de los pun­tos ki­lo­mé­tri­cos).

EL PRO­CE­SO EN SÍ

Lo pri­me­ro que hay que ha­cer es ca­li­brar las bi­ci­cle­tas de los ho­mo­lo­ga­do­res en la ba­se de ca­li­bra­do. Pa­ra ello se to­ma la re­fe­ren­cia de lo que in­di­ca el con­ta­dor Jo­nes al co­mien­zo y al fi­nal de la ba­se de ca­li­bra­do. Es­ta ope­ra­ción se re­pi­te cua­tro ve­ces y se ob­tie­ne la me­dia de las uni­da­des del con­ta­dor que se han ne­ce­si­ta­do pa­ra cu­brir la dis­tan­cia cer­ti­fi­ca­da de la ba­se. Con es­te da­to y ha­cien­do una re­gla de tres, ca­da ho­mo­lo­ga­dor ob­tie­ne la can­ti­dad de nú­me­ros ne­ce­sa­rios en su bi­ci­cle­ta pa­ra re­co­rrer un ki­ló­me­tro.

Una vez he­cho es­to, se va al lu­gar pre­vis­to de la ca­rre­ra (hay ve­ces que se pue­de ha­cer tam­bién des­de la me­ta a la sa­li­da, de­pen­dien­do de las ca­rac­te­rís­ti­cas del cir­cui­to) y se ob­tie­ne el va­lor de par­ti­da del con­ta­dor Jo­nes de ca­da bi­ci­cle­ta. El ho­mo­lo­ga­dor lo­cal (que va de­lan­te por­que es el que co­no­ce el cir­cui­to) cal­cu­la el nú­me­ro que tie­ne que mar­car su con­ta­dor en ca­da uno de los pun­tos ki­lo­mé­tri­cos te­nien­do en cuen­ta lo que mar­ca su con­ta­dor en el pun­to de sa­li­da y los cálcu­los rea­li­za­dos al ter­mi­nar en la ba­se de ca­li­bra­do.

Bus­can­do siem­pre el re­co­rri­do más cor­to que pue­de rea­li­zar un co­rre­dor du­ran­te la ca­rre­ra, los dos ho­mo­lo­ga­do­res (uno de­trás del otro) van re­co­rrien­do el cir­cui­to pa­rán­do­se en los pun­tos que ha cal­cu­la­do el ho­mo­lo­ga­dor lo­cal al co­mien­zo de la me­di­ción. En es­tos pun­tos se de­ja una mar­ca tem­po­ral (ti­za, spray…) que pos­te­rior­men­te se uti­li­za­rá pa­ra ajus­tar el re­co­rri­do. El ho­mo­lo­ga­dor prin­ci­pal apun­ta el va­lor que mues­tra su con­ta­dor Jo­nes en ca­da uno de los pun­tos que fi­ja el ho­mo­lo­ga­dor lo­cal. Una vez mar­ca­da la me­ta pro­vi­sio­nal (o la sa­li­da si se ha­ce en sen­ti­do in­ver­so), los ho­mo­lo­ga­do­res vuel­ven a la ba­se de ca­li­bra­do, rea­li­zan las mis­mas ope­ra­cio­nes que la pri­me­ra vez y ob­tie­nen una se­gun­da can­ti­dad de nú­me­ros del con­ta­dor pa­ra re­co­rrer un ki­ló­me­tro.

Con los dos da­tos ob­te­ni­dos en la ba­se de ca­li­bra­do y con to­dos los da­tos re­co­gi­dos del cir­cui­to, se ha­cen unos cálcu­los ma­te­má­ti­cos que sir­ven pa­ra ajus­tar al má­xi­mo la me­di­ción. El re­sul­ta­do de es­tos cálcu­los in­di­ca la dis­tan­cia real me­di­da y los ajus­tes ne­ce­sa­rios pa­ra ga­ran­ti­zar que el cir­cui­to mi­de la dis­tan­cia a cer­ti­fi­car. Una vez co­no­ci­dos los ajus­tes a rea­li­zar, de acuer­do con el or­ga­ni­za­dor se de­ci­de en que pun­tos del cir­cui­to se van a eje­cu­tar y se cal­cu­la lo que hay que mo­ver las mar­cas tem­po­ra­les de­ja­das en el re­co­rri­do du­ran­te la me­di­ción pa­ra de­jar to­do ajus­ta­do. Con es­te cálcu­lo ya he­cho, se vuel­ve a ir a los pun­tos mar­ca­dos, se rea­li­zan los ajus­tes, se de­jan mar­ca­dos de for­ma per­ma­nen­te (cuan­do las au­to­ri­da­des lo per­mi­ten), se aco­tan con re­la­ción a ele­men­tos fi­jos del en­torno del cir­cui­to y se fo­to­gra­fían pa­ra la re­dac­ción del co­rres­pon­dien­te in­for­me.

AR­TÍCU­LOS 260.21.b y 260.21.c

Ade­más del tra­ba­jo de cam­po, los ho­mo­lo­ga­do­res, una vez ce­rra­do el re­co­rri­do de­fi­ni­ti­vo y uti­li­zan­do apli­ca­cio­nes car­to­grá­fi­cas, de­ben com­pro­bar si el cir­cui­to cum­ple con los ar­tícu­los 260.21.b (la dis-

tan­cia en­tre la sa­li­da y la me­ta en lí­nea rec­ta no de­be ser su­pe­rior al 50% de la dis­tan­cia to­tal del cir­cui­to) y 260.21.c (la in­cli­na­ción des­cen­dien­te en­tre la sa­li­da y la me­ta no de­be ser su­pe­rior a 0,1%, es de­cir, 1 me­tro por ca­da ki­ló­me­tro) del re­gla­men­to de la IAAF que es­ta­ble­cen las con­di­cio­nes ne­ce­sa­rias pa­ra que una mar­ca rea­li­za­da en una prue­ba de ru­ta pue­da ser ho­mo­lo­ga­da co­mo ré­cord.

¿SE PUE­DE HOMOLAR CUAL­QUIER DIS­TAN­CIA?

Sí, so­bre to­do por­que, pa­ra las prue­bas en las que se fi­ja un tiem­po y lo que se mi­de es la dis­tan­cia re­co­rri­da, los cir­cui­tos pue­den ser de cual­quier dis­tan­cia siem­pre que es­té en­tre un má­xi­mo y un mí­ni­mo. Lo nor­mal es ho­mo­lo­gar las dis­tan­cias pa­ra las que exis­ten ran­kings o ta­blas de ré­cords (pa­ra prue­bas de ru­ta) o que cum­plen con la nor­ma­ti­va de las prue­bas de mar­cha (en­tre 1 y 2 km; ar­tícu­lo 260.20.b).

Es im­por­tan­te acla­rar que lo que se cer­ti­fi­ca es que el cir­cui­to no mi­de me­nos que la dis­tan­cia ofi­cial. Es de­cir, que aun­que se in­ten­ta que la dis­tan­cia sea exac­ta­men­te la in­di­ca­da en el cer­ti­fi­ca­do, lo que se co­rro­bo­ra es que nun­ca es me­nor a lo in­di­ca­do. Pa­ra ello, du­ran­te el pro­ce­so de me­di­ción se uti­li­za un fac­tor de se­gu­ri­dad lla­ma­do “fac­tor de pre­ven­ción de re­co­rri­do” que ha­ce que, pa­ra los ho­mo­lo­ga­do­res, los ki­ló­me­tros ten­gan 1.001 me­tros (en vez de los 1.000 me­tros ha­bi­tua­les). De es­ta for­ma se com­pen­san las pe­que­ñas di­fi­cul­ta­des que se en­cuen­tran los ho­mo­lo­ga­do­res el día de la me­di­ción ofi­cial (hay que te­ner en cuen­ta que no es lo mis­mo me­dir un cir­cui­to un do­min­go por la ma­ña­na con co­ches cir­cu­lan­do y apar­ca­dos en al­gu­nos ca­sos en los la­te­ra­les de las ca­lles que el pro­pio día de la prue­ba don­de por ne­ce­si­da­des ob­vias se ha po­di­do ges­tio­nar es­te ti­po de pro­ble­mas y el cir­cui­to va a es­tar en ca­si su to­ta­li­dad des­pe­ja­do de es­tas pe­que­ñas di­fi­cul­ta­des.

¿CUÁN­TOS DÍAS AN­TES SE HOMOLOGA?

Es re­co­men­da­ble un mí­ni­mo de dos me­ses an­tes de la ce­le­bra­ción de la prue­ba, siem­pre y cuan­do se ten­ga la cer­te­za de que el re­co­rri­do no va a ser mo­di­fi­ca­do por las au­to­ri­da­des y que no se van a pro­du­cir obras en el mis­mo.

¿CUÁ­LES SON LAS CAU­SAS POR LAS QUE UN CIR­CUI­TO PUE­DE NO SER HO­MO­LO­GA­DO?

Aquí hay que acla­rar con­cep­tos. Los cir­cui­tos siem­pre pue­den ser cer­ti­fi­ca­dos, es de­cir, al fi­nal de ca­da pro­ce­so de me­di­ción los jue­ces cer­ti­fi­can que la dis­tan­cia del cir­cui­to es una con­cre­ta y que las ca­rac­te­rís­ti­cas de los dis­tin­tos pun­tos (en cuan­to a al­ti­tud y dis­tan­cia en lí­nea rec­ta con res­pec­to a la sa­li­da) son unas con­cre­tas. Ade­más, se aña­den in­di­ca­cio­nes de có­mo se tie­nen que rea­li­zar los di­fe­ren­tes gi­ros y qué par­tes de la cal­za­da de­ben es­tar ce­rra­das al trá­fi­co. Las que se pue­den o no ho­mo­lo­gar son las mar­cas pa­ra ré­cord y/o, de­pen­dien­do del or­ga­nis­mo, pa­ra ran­king. En es­te ca­so las con­di­cio­nes que se tie­nen que cum­plir son: la prue­ba ha te­ni­do que es­tar con­tro­la­da por unos jue­ces ofi­cial­men­te de­sig­na­dos por la fe­de­ra­ción co­rres­pon­dien­te (RFEA si es ca­len­da­rio in­ter­na­cio­nal o na­cio­nal y la fe­de­ra­ción au­to­nó­mi­ca co­rres­pon­dien­te si es ca­len­da­rio au­to­nó­mi­co); el cir­cui­to ha si­do cer­ti­fi­ca­do por unos jue­ces de­sig­na­dos por la RFEA; el Juez Ár­bi­tro o uno de sus au­xi­lia­res ha com­pro­ba­do que la ca­rre­ra se ha rea­li­za­do si­guien­do el cir­cui­to in­di­ca­do en el cer­ti­fi­ca­do de ho­mo­lo­ga­ción; el cer­ti­fi­ca­do de ho­mo­lo­ga­ción tie­ne un má­xi­mo de 5 años pa­ra prue­bas in­ter­na­cio­na­les y 7 años pa­ra prue­bas na­cio­na­les y au­to­nó­mi­cas; la di­fe­ren­cia de al­ti­tud des­cen­den­te en­tre la sa­li­da y el pun­to en el que se ha pro­du­ci­do la mar­ca (ge­ne­ral­men­te la me­ta) no su­pera el 0,1% de la dis­tan­cia en ca­rre­ra en­tre los dos pun­tos (10 m pa­ra los 10 km, 42 m pa­ra el ma­ra­tón); la dis­tan­cia me­di­da en una teó­ri­ca lí­nea rec­ta en­tre la sa­li­da y el pun­to en el que se ha pro­du­ci­do la mar­ca (ge­ne­ral­men­te la me­ta) no su­pera el 50% de la dis­tan­cia en ca­rre­ra en­tre los dos pun­tos (5 km pa­ra los 10 km, 21 km pa­ra el ma­ra­tón).

¿CÓ­MO SE LLE­GA A SER HO­MO­LO­GA­DOR?

El pri­mer re­qui­si­to es que el can­di­da­to de­be ser juez con li­cen­cia por la RFEA (en cual­quie­ra de sus tres ni­ve­les). Exis­ten 4 ca­te­go­rías de jue­ces ve­ri­fi­ca­do­res de cir­cui­tos (IAAF/AIMS A, IAAF/AIMS B, RFEA A y RFEA B). Pa­ra ac­ce­der a ca­da una de ellas hay que asis­tir a un se­mi­na­rio de pre­pa­ra­ción, rea­li­zar un exa­men teó­ri­co so­bre co­no­ci­mien­to del re­gla­men­to, eje­cu­tar una me­di­ción so­bre un cir­cui­to real y ela­bo­rar el co­rres­pon­dien­te in­for­me. La com­ple­ji­dad del ejer­ci­cio prác­ti­co de­pen­de del ni­vel al que as­pi­ra el can­di­da­to. Las prue­bas pa­ra ac­ce­der a los ni­ve­les RFEA A y RFEA B las con­vo­ca el Co­mi­té Na­cio­nal de Jue­ces de la RFEA, mien­tras que pa­ra los ni­ve­les in­ter­na­cio­na­les (IAAF/AIMS A e IAAF/AIMS B) es la pro­pia IAAF la que rea­li­za la con­vo­ca­to­ria.

¿CUÁN­TOS HO­MO­LO­GA­DO­RES Y CA­RRE­RAS HO­MO­LO­GA­DAS HAY ES­PA­ÑA?

Se­gún el Co­mi­té Na­cio­nal de Jue­ces hay 118 ho­mo­lo­ga­do­res re­par­ti­dos en­tre las 4 ca­te­go­rías in­di­ca­das an­te­rior­men­te. El ran­go má­xi­mo es IAAF/AIMS A; en Es­pa­ña hay so­lo 5 de esa ca­te­go­ría. A ni­vel in­ter­na­cio­nal úni­ca­men­te la IAAF y a ni­vel na­cio­nal la RFEA pue­den ho­mo­lo­gar. Las prue­bas au­to­nó­mi­cas de­ben so­li­ci­tar a la RFEA la ho­mo­lo­ga­ción de sus cir­cui­tos. El nú­me­ro de cir­cui­tos cer­ti­fi­ca­dos es­tá con­ti­nua­men­te cam­bian­do. En rfea.es se pue­den con­sul­tar los que tie­nen cer­ti­fi­ca­do vá­li­do. Al ce­rrar es­ta edi­ción ha­bía 506 re­gis­tra­dos.

FO­TO­GRA­FÍAS DE MARTA J. FU­NES

Una vez ajus­ta­da y mar­ca­da la me­di­ción de la sa­li­da del EDP Rock ‘n’ Roll Ma­drid Ma­ra­tón & ½ se to­man las re­fe­ren­cias a ele­men­tos fi­jos del mo­bi­lia­rio ur­bano pa­ra pos­te­rior­men­te re­dac­tar el in­for­me que se pre­sen­ta a la en­ti­dad que emi­te el cer­ti­fi­ca­do de ho­mo­lo­ga­ción.

Juan Car­los Puer­ta, miem­bro del pa­nel IAAF/aims B y Emi­lio Cua­dra­do, juez de la real fe­de­ra­ción es­pa­ño­la de atle­tis­mo, los ex­per­tos que nos ayu­da­ron a ela­bo­rar es­te re­por­ta­je.

Ajus­tan­do la me­di­ción en uno de los pun­tos ki­lo­mé­tri­cos del cir­cui­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.