TA­LEN­TO TAR­DÍO

La his­to­ria de Marta Ga­li­many es la de una mu­jer que lle­gó al atle­tis­mo du­ran­te su eta­pa uni­ver­si­ta­ria, ca­si por ca­sua­li­dad. No tu­vo mar­cas des­ta­ca­das en sus ini­cios pe­ro, tem­po­ra­da tras tem­po­ra­da, ha ido cre­cien­do has­ta lle­gar a la se­lec­ción na­cio­nal.

Runner's World (Spain) - - Sumario - POR AL­BERT CA­BA­LLE­RO

El ca­so de la ma­ra­to­nia­na Marta Ga­li­many es inusual: lle­gó al atle­tis­mo cuan­do ya era ma­yor de edad. Aho­ra, re­ba­sa­da la trein­te­na, ya es in­ter­na­cio­nal.

EM­PE­CE­MOS POR EL FI­NAL. En el año 2018 que es­tá a pun­to de lle­gar a su fin Marta Ga­li­many ha lo­gra­do la in­ter­na­cio­na­li­dad con la se­lec­ción es­pa­ño­la en el Cam­peo­na­to de Eu­ro­pa de ma­ra­tón (Berlín, 12 de agos­to). Los éxi­tos em­pe­za­ron a lle­gar un año an­tes, cuan­do en el Ma­ra­tón de Berlín de 2017, acom­pa­ña­da por su lie­bre Ro­ger Ro­ca, com­ple­tó la dis­tan­cia en 2:34:16. Pa­ra la atle­ta de Valls ha si­do “tra­ba­jar año tras año, co­mo una hor­mi­gui­ta, has­ta lle­gar aquí. 2018 ha si­do un año en el que, ade­más, he que­da­do se­gun­da en los Jue­gos del Mediterráneo, dispu­tados al la­do de mi casa, y en Berlín que­da­mos ter­ce­ras por equi­pos en el Eu­ro­peo”. Ha si­do un cur­so, pues, prác­ti­ca­men­te per­fec­to.

En es­te sue­ño que ha vis­to la luz tie­ne es­pe­cial in­ci­den­cia un nom­bre pro­pio: Jor­di To­da, su en­tre­na­dor. Ha di­ri­gi­do los pa­sos de es­ta es­pi­ga­da atle­ta con una pre­ci­sión mi­li­mé­tri­ca, un tra­ba­jo ela­bo­ra­do y pa­cien­te, co­mo si del me­jor vino se tra­ta­ra. “Jor­di me di­jo que él veía fac­ti­ble que pu­die­ra lle­gar a la se­lec­ción en 2018. En Berlín, en mi de­but, me­teo­ro­ló­gi­ca­men­te sa­lió un mal día, es­tu­vo llo­vien­do du­ran­te una par­te de la ca­rre­ra. Pe­ro atlé­ti­ca­men­te me sa­lió re­don­do. Cuan­do lle­gué a me­ta no po­día de­jar de llo­rar. Pen­sé que ha­bía lo­gra­do un sue­ño y que en esa ci­fra de 2:34:16 que mar­ca­ba el re­loj de me­ta se ha­bían plas­ma­do mu­chas ho­ras de sa­cri­fi­cio, mías y de las per­so­nas de mi en­torno. Sen­tí que tan­to es­fuer­zo ha­bía va­li­do la pe­na”.

La fi­lo­so­fía de Jor­di To­da pa­ra lle­var a Marta has­ta ese sue­ño cul­mi­na­do es sim­ple: “El en­tien­de que pa­ra afron­tar un ob­je­ti­vo an­tes se de­be su­pe­rar otro me­nor. Por ejem­plo, has­ta que no ba­jé de 34 mi­nu­tos en 10 km no me per­mi­tió dar el sal­to al ma­ra­tón. Por­que no­so­tros con­ce­bi­mos que, una vez el atle­ta lle­ga al ma­ra­tón, ya no hay una vuel­ta atrás, ya no es ló­gi­co que vuel­va a ba­jar de dis­tan­cia”. Es un buen ra­zo­na­mien­to, por­que Marta, que ve­nía del tar­tán, te­nía cla­ro que en los 3.000 obs­tácu­los y en el 5.000 “no te­nía po­si­bi­li­da­des de ser in­ter­na­cio­nal. O era en ma­ra­tón, o no era”. Y es que la fon­dis­ta de Valls gus­ta de com­pe­tir en to­das las prue­bas, tam­bién cross y pis­ta, sin des­cui­dar el tra­ba­jo en dis­tan­cias me­no­res. Es más, cree que en los 5.000 me­tros, su me­jor mar­ca per­so­nal, es­ta­ble­ci­da en 2015 en 16:29.42, “es me­jo­ra­ble, por­que nun­ca he co­rri­do un mee­ting so­bre esa dis­tan­cia, nor­mal­men­te ha­go mar­ca en el Cam­peo­na­to de Es­pa­ña”.

La his­to­ria atlé­ti­ca de Marta es cu­rio­sa: lle­gó al atle­tis­mo du­ran­te su eta­pa uni­ver­si­ta­ria, mien­tras es­tu­dia­ba Cien­cias Am­bien­ta­les en Bar­ce­lo­na. Ju­gó a ba­lon­ces­to has­ta los 17 años en su Valls na­tal, pe­ro al em­pe­zar la 'uni' de­jó de la­do to­da ac­ti­vi­dad de­por­ti­va. En­ton­ces se apun­tó al Club Es­por­tiu Uni­ver­si­ta­ri pa­ra “ha­cer de­por­te-sa­lud”, nos con­fie­sa ella mis­ma. Co­rrió un en­cuen­tro de li­ga con su club, en los 3.000 me­tros obs­tácu­los; que­dó se­gun­da, aun­que no re­cuer­da la mar­ca. Si

re­cuer­da que “esa prue­ba da mu­chos pun­tos en los en­cuen­tros li­gue­ros, así que se pue­de de­cir que me co­ti­cé bien (ri­sas)”. Del Uni­ver­si­ta­ri Marta sal­tó al ISS L’Hos­pi­ta­let, un club con más en­jun­dia, que ya dispu­ta li­gas na­cio­na­les, y que le per­mi­tió a la en­ton­ces obs­ta­cu­lis­ta “co­brar al­gún di­ne­ri­llo con es­to del atle­tis­mo”, co­sa que has­ta ese mo­men­to le pa­re­cía im­pen­sa­ble. Des­pués de tres años en el club de L’Hos­pi­ta­let, pa­só a la Agru­pa­ció Atlè­ti­ca Ca­ta­lun­ya, don­de es­tu­vo tres años más, y de allí al Fút­bol Club Bar­ce­lo­na, su equi­po ac­tual, siem­pre ava­la­da por el he­cho de ser una bue­na obs­ta­cu­lis­ta. El ma­ra­tón, por aquel en­ton­ces, no es­ta­ba pa­ra na­da en los pla­nes de Marta. En el Ba­rça ella to­ma un es­pe­cial pro­ta­go­nis­mo, no só­lo en las prue­bas de pis­ta, sino tam­bién en el equi­po de cross. “El he­cho de ser una atle­ta ca­ta­la­na”, ad­mi­te Marta, “ayu­dó mu­cho a que aca­ba­se vis­tien­do de azul­gra­na”. Y es que, de al­gún mo­do, la de Valls es una re­fe­ren­te en el equi­po fe­me­nino cu­lé.

La vi­da de­por­ti­va de Marta cam­bió cuan­do de­ci­dió dar el sal­to al atle­tis­mo se­mi-pro­fe­sio­nal. “Tras aca­bar mi eta­pa uni­ver­si­ta­ria vol­ví a Valls. Tra­ba­ja­ba 8 ho­ras al día en una em­pre­sa del sec­tor ali­men­ta­rio en Les Bor­ges Blan­ques, que es­tá a más de 50 ki­ló­me­tros de mi casa. En­ton­ces me sur­gió la po­si­bi­li­dad de tra­ba­jar cua­tro ho­ras en una em­pre­sa de Valls (GEOTEC) y po­der­me de­di­car mu­cho más al atle­tis­mo, así que acep­té la ofer­ta”. En ese mo­men­to vuel­ve a sur­gir con fuer­za la fi­gu­ra de su en­tre­na­dor: “Jor­di cre­yó en mí y ello me hi­zo creer a mí mis­ma. Él es geó­lo­go de pro­fe­sión, pe­ro es, so­bre to­do, un apa­sio­na­do del atle­tis­mo. Mi pro­yec­to de­por­ti­vo es un pro­yec­to que te­ne­mos am­bos en co­mún, lo sien­to así”. La fon­dis­ta de l’Alt Camp va­lo­ra que, pa­ra ella, es pre­fe­ri­ble “no ser atle­ta a jor­na­da com­ple­ta, tam­bién quie­ro lle­nar mi vi­da con otras mo­ti­va­cio­nes más allá del atle­tis­mo”, nos cuen­ta.

Una de los se­cre­tos de Marta pa­ra lo­grar sus éxi­tos han si­do las con­cen­tra­cio­nes que rea­li­za en ve­rano en Les Te­rre de l’Ebre, en la zo­na de Am­pos­ta o de Sant Jau­me d’En­ve­ja, muy cer­ca de la fron­te­ra en­tre Ca­ta­lu­ña y la pro­vin­cia de Cas­te­llón. La ma­ra­to­nia­na azul­gra­na sue­le pa­sar eta­pas de tres se­ma­nas, co­rrien­do a lo lar­go de una Vía Ver­de muy lla­na que, co­mo ella

"MI EN­TRE­NA­DOR EN­TIEN­DE QUE

PAR A AFRON­TAR UN OB­JE TI­VO AN­TES SE DE­BE SUPER AR OTRO ME­NOR. HAS­TA QUE NO BA JÉ DE 3 4 EN 10 KM NO ME PER­MI­TIÓ DAR EL SAL­TO AL MAR ATÓN".

mis­ma nos cuen­ta, “es tan lar­ga que no te la aca­bas. Ade­más, el he­cho de es­tar con­cen­tra­da a 100 ki­ló­me­tros de mi casa ha­ce que, si por mo­ti­vos de tra­ba­jo he de re­gre­sar a Valls, en un mo­men­to voy y vuel­vo con el co­che”. La ex­pe­rien­cia de ha­cer sta­ges cer­ca de la desem­bo­ca­du­ra del Ebro la ini­ció Marta en 2017, mien­tras pre­pa­ra­ba el Ma­ra­tón de Berlín. Otro de los lu­ga­res idí­li­cos de Ca­ta­lu­ña en los que se ha con­cen­tra­do es Olot (Gi­ro­na).

Fue­ra del atle­tis­mo, a la atle­ta azul­gra­na, de 33 años, le gus­ta “es­tar con mi fa­mi­lia, ir a co­mer con los ami­gos y via­jar”. Se con­si­de­ra una per­so­na rea­li­za­da, tan­to en el plano atlé­ti­co co­mo en el per­so­nal, por­que “siem­pre he he­cho lo que que­ría. Si una co­sa no me ape­te­ce, no la ha­go. Soy atle­ta por­que me gus­ta ser atle­ta, me gus­ta vi­vir así. Si no, lo de­ja­ría, sin du­da”, con­fie­sa con fir­me­za. En el ho­ri­zon­te es­tán los Jue­gos Olím­pi­cos de To­kio 2020, pa­ra los que, jun­to a Jor­di, ya es­tá tra­ba­jan­do en for­ma de ma­cro­ci­clo bi­a­nual. ¿Y si no sa­lie­ra bien la op­ción de cla­si­fi­car­se? “Pues se­gu­ra­men­te pen­sa­ría en otro ma­cro­ci­clo, has­ta 2024, con mo­ti­vo de los Jue­gos Olím­pi­cos de Pa­rís. Al fin y al ca­bo a mí me gus­ta la vi­da de atle­ta, no me im­por­ta­ría se­guir cua­tro años más vi­vien­do co­mo tal. El día que no me ape­tez­ca aban­do­na­ré la al­ta com­pe­ti­ción”. Así de cla­ra y con­ci­sa es Marta.

No es, la de Valls, una per­so­na muy mi­tó­ma­na, pe­ro con­fie­sa ad­mi­rar a Est­her Gue­rre­ro, por­que “vi­ve el atle­tis­mo co­mo yo lo vi­vo, le apa­sio­na el de­por­te y vi­vir co­mo un atle­ta igual que a mí, es al­go que se lee en el bri­llo de sus ojos”. Tam­bién sien­te Marta es­pe­cial pre­di­lec­ción por Ana Lo­zano, de quien nos des­ta­ca que, al mar­gen de ser una gran fon­dis­ta, “tie­ne la ca­be­za muy bien amue­bla­da”. So­bre el equi­po de ma­ra­tón fe­me­nino ac­tual con­si­de­ra que “he­mos he­cho un gru­po muy com­pac­to a la vez que muy com­pe­ti­ti­vo, en el que es­ta­mos va­rias chi­cas a un ni­vel muy pa­re­jo y en el que tie­nes que ga­nar­te el pues­to. A mí una de las co­sas que más me han lle­na­do de la pre­pa­ra­ción pa­ra el Eu­ro­peo de Berlín ha si­do el po­der con­vi­vir con el res­to de ma­ra­to­nia­nas en las con­cen­tra­cio­nes que la RFEA nos ha­cía con mo­ti­vo de los test de lac­ta­tos. Las chi­cas he­mos he­cho, co­mo de­ci­mos en ca­ta­lán, una pin­ya (la ba­se des­de las que le­van­tan las to­rres hu­ma­nas, els cas­te­llers).

Nues­tra pro­ta­go­nis­ta sue­le en­tre­nar so­la ha­bi­tual­men­te, y, a lo su­mo, “se me en­gan­chan un par de chi­cos a los que más que ha­cer­me ellos de lie­bre a mí les ha­go yo de lie­bre a ellos (ri­sas), pe­ro que, sin­ce­ra­men­te, les agra­dez­co que me quie­ran acom­pa­ñar en los en­tre­nos y es­tar a mi la­do. Cuan­do pue­do en­tre­nar con una bue­na lie­bre es cuan­do voy a Igua­la­da. Allí me apo­yo en Ro­ger Ro­ca, mi lie­bre de ca­be­ce­ra, pa­ra rea­li­zar los rit­mos más exi­gen­tes. ¡En­ton­ces sí que me sa­len siem­pre los en­tre­na­mien­tos per­fec­tos!

Su me­jor se­sión pre­pa­ra­to­ria, que re­cuer­de, son 2 x 5.000 me­tros a “17 mi­nu­tos y muy po­qui­to, es de­cir, no tan le­jos de mi mar­ca per­so­nal en la dis­tan­cia…”. An­tes del pa­sa­do Cam­peo­na­to de Eu­ro­pa de Berlín Marta lle­gó a acu­mu­lar 200 ki­ló­me­tros en una se­ma­na, con la anéc­do­ta de que “el do­min­go por la tar­de sa­lí a ro­dar 10 ki­ló­me­tros ex­tras que no te­nía pla­ni­fi­ca­dos, por­que me di cuen­ta de que, en ese mo­men­to, ha­bía acu­mu­la­do 190 ki­ló­me­tros du­ran­te la se­ma­na. Me pu­se ca­be­zo­ta y me di­je a mí mis­ma que que­ría lle­gar a la ci­fra de 200 ki­ló­me­tros. Así que me cal­cé las za­pa­ti­llas y me fui a ro­dar, se me an­to­jó…”. Y es que co­mo di­jo en una oca­sión la lu­cha­do­ra de MMA Ron­da Rou­sey, “los cam­peo­nes siem­pre ha­cen más”.

Otro de los pi­la­res en la pre­pa­ra­ción de Marta es tra­ba­jar a fon­do la téc­ni­ca de ca­rre­ra y los in­ter­vals cor­tos a rit­mos vi­vos. La fuer­za, “cuan­do pre­pa­ro ma­ra­tón la so­le­mos de­jar más de la­do, pe­ro es por un pro­ble­ma de tiem­po dis­po­ni­ble pa­ra en­tre­nar”, ma­ti­za la ma­ra­to­nia­na del Ba­rça. Su dis­tan­cia pre­fe­ri­da es el me­dio ma­ra­tón, que “siem­pre me sue­le sa­lir bien”.

En 2019 tie­ne la mi­ra­da pues­ta en el ma­ra­tón del Mun­dial de Doha (Qa­tar), pe­ro con ma­ti­ces; “el pro­ble­ma de es­te es que se va a lle­var a ca­bo en el mes de oc­tu­bre y, de ca­ra a pre­pa­rar un ma­ra­tón en con­di­cio­nes a ini­cios del 2020, pen­san­do en To­kio, no nos fa­vo­re­ce a la ho­ra de pla­ni­fi­car. Si al fi­nal fue­ra a Doha a co­rrer el ma­ra­tón se­ría ce­rrar un ci­clo y, co­mo quien di­ce, al día si­guien­te em­pe­zar otro. Pe­ro por su­pues­to, si me cla­si­fi­co pa­ra el Mun­dial iré; se­ría la má­xi­ma com­pe­ti­ción en la que ha­bría par­ti­ci­pa­do en to­da mi ca­rre­ra de­por­ti­va, ten­dré en­ton­ces 34 años, y, por lo tan­to, es ob­vio que si me cla­si­fi­co, es­ta­ré allí. Lo que quie­ro de­cir es que si no me cla­si­fi­co tam­po­co se­rá nin­gún dra­ma, pues­to que el no ir me per­mi­ti­rá en­ca­rar la pre­pa­ra­ción en bus­ca de la cla­si­fi­ca­ción pa­ra los Jue­gos Olím­pi­cos de To­kio, con ma­yor mar­gen de tiem­po, con un ca­len­da­rio más desaho­ga­do”, pun­tua­li­za la ma­ra­to­nia­na.

Su his­to­ria es la de una mu­jer y una atle­ta he­cha a sí mis­ma, co­mo di­rían los ame­ri­ca­nos. Marta lle­gó al atle­tis­mo prác­ti­ca­men­te sien­do ma­yor de edad, co­mo una atle­ta de club, sin ca­si co­no­ci­mien­to de lo que su­po­nía ser una de­por­tis­ta de éli­te. De la mano de Jor­di tu­vo un sue­ño, un de­seo, una am­bi­ción.

En­ton­ces, cre­yó, pa­ra ver al­gún día su ob­je­ti­vo cum­pli­do. Co­mo can­ta Fi­to Ca­bra­les jun­to a sus Fi­ti­pal­dis: “Sé que no pue­do dor­mir por­que siem­pre es­toy so­ñan­do”. Te ve­re­mos en Doha, Marta. Y en To­kio.

"SIEM­PRE HE HE­CHO LO QUE QUE­RÍA SI UNA CO­SA NO ME APE­TE­CE, NO LA HA­GO. SOY ATLE­TA POR­QUE ME GUS­TA VI­VIR ASÍ. SINO LO DE­JA­RÍA"

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.