FIE­BRE SA­NA

Runner's World (Spain) - - Sumario - POR HER­NÁN SIL­VÁN

Enu­me­ra­mos al­gu­nas de las bon­da­des de co­rrer que la cien­cia ha ido va­li­dan­do a lo lar­go de los años.

“Es una fie­bre no ya del sá­ba­do por la no­che co­mo la que su­fre John Tra­vol­ta, sino de ca­si to­das las ho­ras del día: Amé­ri­ca se ha vuel­to lo­ca y co­rre y co­rre. Es­ta fie­bre se lla­ma

jog­ging o run­ning y es lo que los in­gle­ses* han de­fi­ni­do siem­pre co­mo foo­ting; ha­cer pier­nas, co­rrer. Es una epi­de­mia na­cio­nal. Hay que guar­dar la lí­nea, evi­tar el in­far­to, pro­lon­gar la es­pe­ran­za de vi­da. Los nor­te­ame­ri­ca­nos se ha pro­pues­to vi­vir me­jor y más tiem­po que los ja­po­ne­ses y los sue­cos. Veo aquí có­mo to­do el mun­do ma­dru­ga pa­ra en­fun­dar­se un chán­dal, cal­zar­se za­pa­ti­llas de atle­ta de ma­ra­tón, dar­se li­ni­men­to y sa­lir ha­cia el cés­ped o las ace­ras en bus­ca de esa so­le­dad que siem­pre acom­pa­ña al co­rre­dor de fon­do. Los ami­gos que ayer vi hip­no­ti­za­dos por la te­le­vi­sión o de­di­ca­dos al bri­co­la­je hoy son ro­bus­tos co­rre­do­res. En los cóc­te­les unos y otros

jog­gers se in­ter­cam­bian ex­pe­rien­cias”.

AUN­QUE LO PA­REZ­CA, es­te no es un tex­to ac­tual. El pá­rra­fo an­te­rior en­ca­be­za un ar­tícu­lo pu­bli­ca­do en La Voz de Ga­li­cia por el ge­nial re­por­te­ro Ma­nu Le­gui­ne­che, el 8 de agos­to de 1978.

In­fa­ti­ga­ble cro­nis­ta de mil y una gue­rras, es­te pe­rio­dis­ta ga­na­dor de to­dos los pre­mios po­si­bles y fun­da­dor de la agen­cia de no­ti­cias Colpisa, na­rra­ba así, a fi­na­les de los años se­ten­ta del si­glo pa­sa­do, la im­pac­tan­te mo­da que aca­ba­ba de sur­gir en Nue­va York. Una no­ve­na par­te de los nor­te­ame­ri­ca­nos, es de­cir, 25 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes de los 225 que Es­ta­dos Uni­dos te­nía en­ton­ces, prac­ti­ca­ba eso que em­pe­za­ban a lla­mar run­ning.

Cua­ren­ta años des­pués, ya en Es­pa­ña, se es­ti­ma que apro­xi­ma­da­men­te una no­ve­na par­te de sus ha­bi­tan­tes (cin­co de sus 46 mi­llo­nes) se ha­cen lla­mar run­ners y son pre­sa de la mis­ma “fie­bre” que na­rra­ba Le­gui­ne­che.

Mien­tras, a ni­vel com­pe­ti­ti­vo, el cé­le­bre ma­ra­tón de Nue­va York que co­men­zó en 1970 (re­fun­da­do en 1976) tu­vo una ré­pli­ca in­me­dia­ta en Es­pa­ña con el ma­ra­tón de Ma­drid, cu­ya pri­me­ra edi­ción fue en ma­yo de 1978. Sin em­bar­go, la for­ma ma­si­va de ha­cer de­por­te no ha acon­te­ci­do aquí has­ta ha­ce bien po­co. Los que ya co­rría­mos en la épo­ca que na­rra el cro­nis­ta, des­de ha­ce me­nos de diez años ve­ni­mos ob­ser­van­do có­mo los par­ques y ca­lles de nues­tras ciu­da­des y pue­blos se lle­nan de co­rre­do­res. Los que se apo­ya­ban en la ba­rra del pub y los que nos mi­ra­ban ex­tra­ña­dos des­de la puer­ta del bar con una ca­ña de cer­ve­za en la mano, tam­bién se han apun­ta­do. Es una ma­ra­vi­llo­sa fie­bre. Pa­re­ce in­creí­ble, pe­ro es así. Es ten­den­cia, co­mo aho­ra se lla­ma a lo que an­tes era mo­da.

¿Qué sa­be­mos en Me­di­ci­na so­bre lo sa­lu­da­ble que es el ejer­ci­cio fí­si­co y cuá­les son sus lí­mi­tes, in­de­pen­dien­te­men­te de que sea o no una mo­da? Pues, en ge­ne­ral, hay muy bue­nas no­ti­cias so­bre la prác­ti­ca de ejer­ci­cio fí­si­co mo­de­ra­do.

Se sa­be que ha­cer ejer­ci­cio fí­si­co con re­gu­la­ri­dad pre­vie­ne la mor­ta­li­dad pre­ma­tu­ra de cual­quier cau­sa. Es­to su­ce­de in­de­pen­dien­te­men­te del se­xo, ob­te­nién­do­se ma­yor be­ne­fi­cio con más vo­lu­men o más in­ten­si­dad del ejer­ci­cio (War­bur­ton y otros en Can J Pub Health, 2007). Tam­bién sa­be­mos que el ejer­ci­cio dis­mi­nu­ye la in­ci­den­cia de car­dio­pa­tía is­qué­mi­ca. De he­cho, ca­mi­nar una ho­ra a la se­ma­na re­du­ce a la mi­tad el ries­go de su­frir un in­far­to, in­de­pen­dien­te­men­te del se­xo y, tam­bién, con una re­la­ción do­sis-be­ne­fi­cio (Lee y otros en JAMA, 2000; Fra­ming­ham Study, Arch In­tern Med., Fran­co y otros, 2005; The HUNT Study in Nor­way, Eur J Car­dio­vasc Prev Reha­bil., Wis­loff y otros , 2006).

Por otra par­te, la ac­ti­vi­dad fí­si­ca mo­de­ra­da du­ran­te al me­nos trein­ta mi­nu­tos al día re­du­ce un 31% el ries­go de pa­de­cer un ic­tus ce­re­bral, in­de­pen­dien­te­men­te del se­xo (Wen­del-Vos y otros en Int J Epi­de­miol, 2004). Y dis­mi­nu­ye el ries­go de su­frir hi­per­ten­sión ar­te­rial has­ta en un 32% en el gru­po más ac­ti­vo (War­bur­ton y otros en Can J Pub Health, 2007).

Se sa­be que el ejer­ci­cio fí­si­co re­du­ce la in­ci­den­cia de cán­cer de co­lon y, tam­bién, hay una re­la­ción di­rec­ta­men­te pro­por­cio­nal en­tre vo­lu­men e in­ten­si­dad (Thu­ne y otros en Med Sci Sports Exerc., 2001; War­bur­ton y otros en Can J Pub Health, 2007).

El ejer­ci­cio fí­si­co re­du­ce la in­ci­den­cia de cán­cer de ma­ma y se es­ta­ble­ce una dis­mi­nu­ción del 6% del ries­go ob­je­ti­vo de pa­de­cer­lo por ca­da ho­ra adi­cio­nal de ac­ti­vi­dad fí­si­ca se­ma­nal (Thu­ne y otros en Med Sci Sports Exerc., 2001; War­bur­ton y otros en Can J Pub Health, 2007; Mon­nink­hof y otros en Epi­de­miology, 2007).

Res­pec­to a la dia­be­tes ti­po 2, hay una re­duc­ción de un 42% de in­ci­den­cia cuan­do ha­ces de­por­te. Y por ca­da 500 ki­lo­ca­lo­rías gas­ta­das ha­cien­do ejer­ci­cio fí­si­co, el ries­go de pa­de­cer es­ta dia­be­tes dis­mi­nuía un 6% adi­cio­nal. De he­cho, los que prac­ti­ca­ban me­nos de me­dia ho­ra de ac­ti­vi­dad fí­si­ca dia­ria re­du­je­ron la in­ci­den­cia so­la­men­te un 4% (Helm­rich y otros en N Engl J Med, 1991; Hu y otros en Dia­be­to­lo­gia, 2003; Bas­suk y otros en Am J Li­festy­le Med., 2008).

Res­pec­to al sis­te­ma múscu­lo-es­que­lé­ti­co, tam­bién las no­ti­cias son es­tu­pen­das. El ejer­ci­cio fí­si­co co­ti­diano au­men­ta la den­si­dad mi­ne­ral de nues­tros hue­sos en co­lum­na, ca­de­ra

L A AC­TI V IDAD FÍ­SI­CA MODER ADA DUR AN­TE AL ME­NOS 3 0 MI­NU­TOS AL DÍ A RE­DU­CE HAS­TA UN 31% EL RIES­GO DE PA­DE­CER UN IC­TUS CEREBR AL.

y mu­ñe­ca, re­du­cien­do la pre­va­len­cia de os­teo­po­ro­sis y re­ba­jan­do un 17% la in­ci­den­cia de frac­tu­ras; la de ca­de­ra se re­du­ce un 6% por ca­da ho­ra se­ma­nal de ca­mi­na­ta li­ge­ra (Bo­naiu­ti y otros en Co­chra­ne Da­ta­ba­se Syst Rev., 2002; Ro­bi­tai­lle y otros en Am J Prev Med., 2008; She­rring­ton y otros en J Am Ge­ratr Soc., 2008).

Res­pec­to a los sín­to­mas de an­sie­dad y de­pre­sión, una re­vi­sión de 19.842 hom­bres y mu­je­res con­clu­ye que cual­quier for­ma de ac­ti­vi­dad fí­si­ca re­du­cía un 41% el ries­go de pa­de­cer es­tos tras­tor­nos psi­co­ló­gi­cos. Los ejer­ci­cios ae­ró­bi­cos y los de fuer­za me­jo­ran el sue­ño, la ca­li­dad de vi­da y los sín­to­mas de de­pre­sión (Law­lor y Hop­ker en BMJ, 2001; Ha­mer y otros en Br J Sports Med., 2009; He­rring y otros en Arch Med Int., 2010). En otro es­tu­dio eva­lua­ti­vo pu­bli­ca­do en sep­tiem­bre de 2018 por Lan­cet Psy­chiatry (Che­kroud y otros) se de­mues­tra que el ejer­ci­cio fí­si­co bien re­gla­do y pau­ta­do (3-5 ve­ces por se­ma­na) me­jo­ra la sa­lud men­tal de 1,2 mi­llo­nes de es­ta­dou­ni­den­ses, co­mo po­bla­ción es­tu­dia­da.

Tam­bién, en una eva­lua­ción de ocho es­tu­dios con 35.675 hom­bres, rea­li­za­do por Par­sons y Kas­he­fi en 2008, se de­mues­tra que el ejer­ci­cio fí­si­co re­du­ce la hi­per­tro­fia pros­tá­ti­ca y la sin­to­ma­to­lo­gía uri­na­ria en un 26-30% (Par­sons y Kas­he­fi en Eur. Urol. 2008).

Co­mo se pue­de com­pro­bar, el ejer­ci­cio fí­si­co mo­de­ra­do y bien pau­ta­do pue­de ayu­dar­nos a me­jo­rar nues­tra ca­li­dad de vi­da y, bien uti­li­za­do, ser un ex­tra­or­di­na­rio agen­te de sa­lud.

En el ca­so de la ca­rre­ra pe­des­tre so­bre lar­gas dis­tan­cias (fiel re­pre­sen­ta­ción de lo que ha­ce el co­rre­dor po­pu­lar), se tra­ta de un ejer­ci­cio de ti­po ae­ró­bi­co, co­mo la na­ta­ción, el es­quí de fon­do o el ciclismo. La ven­ta­ja de es­te ti­po de de­por­tes es que in­flu­yen fa­vo­ra­ble­men­te en múl­ti­ples as­pec­tos de la sa­lud. Co­rrer tie­ne una ven­ta­ja aña­di­da: no exi­ge mu­chos pre­pa­ra­ti­vos. Con unas bue­nas za­pa­ti­llas y unos cal­ce­ti­nes que ten­gan po­ca o nin­gu­na cos­tu­ra, un pan­ta­lón cor­to y una ca­mi­se­ta, po­de­mos sa­lir de casa y vol­ver su­dan­do al ca­bo de una ho­ra, agra­de­ci­dos de cuer­po y men­te. Es es­ta in­me­dia­tez la que en­gan­cha a tan­ta gen­te y ha­ce au­men­tar la “fie­bre”.

Otro as­pec­to in­tere­san­te es la po­si­bi­li­dad de prac­ti­car es­te

de­por­te con un si­mu­la­dor y ba­jo te­cho cuan­do las con­di­cio­nes cli­má­ti­cas no acom­pa­ñan: en la cin­ta ro­dan­te del gim­na­sio o de casa. Aun­que, ob­via­men­te, con el cli­ma tan fa­vo­ra­ble de nues­tro país, es muy agra­da­ble prac­ti­car­lo al ai­re li­bre.

Es re­co­men­da­ble em­pe­zar an­dan­do y, po­co a po­co, em­pe­zar a tro­tar con sua­vi­dad, au­men­tan­do muy pro­gre­si­va­men­te las dis­tan­cias re­co­rri­das y des­can­san­do en­tre días de prác­ti­ca. Co­mo tam­bién se re­co­mien­da un sua­ve ca­len­ta­mien­to an­tes de echar a co­rrer y, des­pués de la ca­rre­ra, es­ti­rar aque­llos múscu­los que más se ha­yan so­li­ci­ta­do. Es es­te úl­ti­mo as­pec­to el que exi­ge un cier­to co­no­ci­mien­to so­bre cuál es la me­jor ma­ne­ra de em­pe­zar a co­rrer y no ha­cer­lo a lo lo­co. Un téc­ni­co acre­di­ta­do o un en­tre­na­dor per­so­nal pue­den ser­nos de gran ayu­da cuan­do em­pe­za­mos.

Y si to­do son ven­ta­jas, ¿cuá­les son las des­ven­ta­jas? ¿Cuá­les las pre­cau­cio­nes?

La prin­ci­pal des­ven­ta­ja de la ca­rre­ra a pie res­pec­to a la na­ta­ción, la elíp­ti­ca (si­mu­la­dor de es­quí de fon­do), la bi­ci­cle­ta o pa­ti­nar es el im­pac­to pro­du­ci­do al cho­car re­pe­ti­das ve­ces nues­tros pies con­tra el sue­lo. Es­te in­con­ve­nien­te exi­ge dos pre­cau­cio­nes im­por­tan­tí­si­mas: el cal­za­do de­be amor­ti­guar al má­xi­mo y las zan­ca­das que reali­ce­mos de­ben ser lo más eco­nó­mi­cas po­si­bles, sin gran­des alar­des, al me­nos al prin­ci­pio. Otro as­pec­to crí­ti­co pa­ra no lle­var­nos sus­tos in­ne­ce­sa­rios es es­tar en nues­tro pe­so pa­ra co­rrer. No de­be­mos caer en la idea de “co­rro pa­ra per­der pe­so”; es más bien al re­vés. Cuan­do adel­ga­ce, po­dré co­rrer. No an­tes. El cálcu­lo es bien sen­ci­llo: Di­vi­do mi pe­so en­tre el cua­dra­do de mi al­tu­ra y si la ci­fra es­tá en­tre 20 y 25 no ha­brá ries­go aña­di­do. Si, por el con­tra­rio, la ci­fra es ma­yor de 25 (es de­cir, ten­go so­bre­pe­so) la ca­rre­ra se­rá muy sua­ve y al­ter­nan­do con tra­mos an­dan­do. Así evi­ta­re­mos ex­ce­so de im­pac­to en nues­tras ar­ti­cu­la­cio­nes y múscu­los.

Si no es­tu­vié­ra­mos so­me­ti­dos a la fuer­za de gra­ve­dad, mu­chas de es­tas le­sio­nes no exis­ti­rían. Pe­ro, co­mo bien di­jo New­ton, los ha­bi­tan­tes de es­te pla­ne­ta no po­de­mos es­ca­par a ella y de­be­mos adap­tar­nos pa­ra mi­ni­mi­zar nues­tro pe­so y, por en­de, la vio­len­cia de nues­tros im­pac­tos en el sue­lo.

Del im­pac­to ex­ce­si­vo de co­rrer se de­ri­van las prin­ci­pa­les le­sio­nes del co­rre­dor: es­guin­ce de to­bi­llo, do­lor me­ta­tar­sal, fas­ci­tis plan­tar, periostitis, ten­di­ni­tis de los ti­bia­les, ten­di­ni­tis del Aqui­les, es­guin­ce de ro­di­lla, ti­rón del po­plí­teo, pin­za­mien­to de me­nis­cos, con­dro­pa­tía ro­tu­lia­na, ten­di­ni­tis ro­tu­lia­na, ten­di­ni­tis de la pa­ta de gan­so, sín­dro­me de aduc­to­res, sín­dro­me de is­quio­ti­bia­les cor­tos, sín­dro­me del piramidal, dor­sal­gia me­cá­ni­ca del co­rre­dor, ten­sión ex­ce­si­va del dia­frag­ma, do­lor cer­vi­cal del co­rre­dor, ciá­ti­ca y lum­bal­gia me­cá­ni­ca o lum­ba­go del co­rre­dor.

En es­te tra­ba­jo va­mos a cen­trar­nos en es­ta úl­ti­ma le­sión, la lum­bal­gia o lum­ba­go del co­rre­dor, es­tu­dian­do sus po­si­bles orí­ge­nes y la for­ma más na­tu­ral de tra­tar­lo co­mo una al­ter­na­ti­va a la to­ma ex­ce­si­va de fár­ma­cos (an­ti­in­fla­ma­to­rios, cal­man­tes, re­la­jan­tes mus­cu­la­res e in­clu­so an­ti-epi­lép­ti­cos, que de to­do se man­da pa­ra es­tos cua­dros) e in­ten­tan­do no aca­bar en el qui­ró­fano. Mi in­ten­ción, al in­ves­ti­gar­lo y trans­cri­bir­lo aquí, es que la ma­ra­vi­llo­sa fie­bre de co­rrer per­du­re en­tre no­so­tros por mu­chos años y que lo vea­mos, a ser po­si­ble co­rrien­do.

L A PRIN­CI­PAL DESVENTA JA DE L A CA­RRER A A PIE ES EL IM­PAC­TO QUE SE PRO­DU­CE AL CHO­CAR NUES­TROS PIES REPE TIDAS VE­CES CONTR A EL SUE­LO.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.