Cui­da las Ro­di­llas

ANA­LI­ZA­MOS UN EJER­CI­CIO QUE APOR­TA­RÁ MU­CHO BE­NE­FI­CIOS A LA AR­TI­CU­LA­CIÓN MÁS COM­PLE­JA DE NUES­TRO APA­RA­TO LOCOMOTOR: LA RO­DI­LLA.

Runner's World (Spain) - - Sumario - POR IGNACIO L AGUNA

Te brin­da­mos ejer­ci­cios iso­mé­tri­cos pa­ra mi­mar es­ta com­ple­jí­si­ma ar­ti­cu­la­ción.

TAN­TO SI PRACTICAS LA CA­RRE­RA DE FOR­MA ES­PO­RÁ­DI­CA, co­mo si eres un co­rre­dor ex­pe­ri­men­ta­do, se­gu­ro que en al­gu­na oca­sión has es­cu­cha­do que co­rrer no es bueno pa­ra las ro­di­llas. Pues na­da más le­jos de la reali­dad, siem­pre y cuan­do la bio­me­cá­ni­ca ar­ti­cu­lar sea la co­rrec­ta y exis­ta un equi­li­brio de fuer­zas, tono y elas­ti­ci­dad en to­do el apa­ra­to fle­xoex­ten­sor de la ro­di­lla. Ade­más, ten en cuen­ta que una co­rrec­ta nu­tri­ción tam­bién apor­ta­rá el equi­li­brio bio­quí­mi­co ne­ce­sa­rio pa­ra el man­te­ni­mien­to de las es­truc­tu­ras in­ter­nas que so­por­ta­rán to­dos los im­pac­tos de la ca­rre­ra.

Hay va­rias co­sas que de­be­mos te­ner en cuen­ta: La ar­ti­cu­la­ción de la ro­di­lla es bio­me­cá­ni­ca­men­te la más com­ple­ja del apa­ra­to locomotor. Por su com­por­ta­mien­to bio­me­cá­ni­co, su fun­cio­na­li­dad y el nú­me­ro de im­pac­tos al que se ve so­me­ti­da, los ex­per­tos coin­ci­den en que nos en­con­tra­mos an­te la ar­ti­cu­la­ción más com­ple­ja del or­ga­nis­mo hu­mano. Es­to es un ar­ma de do­ble fi­lo; por un la­do nos per­mi­te dis­fru­tar de al­go que só­lo nues­tra es­pe­cie pue­de lo­grar de for­ma con­ti­nua, la bi­pe­des­ta­ción, y de la mis­ma ma­ne­ra re­co­rrer gran­des dis­tan­cias o al­can­zar ve­lo­ci­da­des re­la­ti­va­men­te al­tas. Y por otro, de­be­mos te­ner muy con­tro­la­da su co­rrec­ta fun­cio­na­li­dad y el es­trés al que la so­me­te­mos.

Ab­sor­be to­dos y ca­da uno de los im­pac­tos de­ri­va­dos de nues­tro des­pla­za­mien­to, ya sea ha­cien­do de­por­te o en nues­tra vi­da co­ti­dia­na. Pues­to que so­mos un apa­ra­to locomotor di­se­ña­do pa­ra des­pla­zar­se y ha­ce un tiem­po que lo ha­ce­mos er­gui­dos, es inevi­ta­ble que exis­ta un en­cuen­tro de fuer­zas as­cen­den­tes (las que pro­ce­den del im­pac­to con­tra el sue­lo) y des­cen­den­tes (las que pro­vie­nen del pe­so del res­to del cuer­po) que con­flu­yen en es­ta ar­ti­cu­la­ción de for­ma inevi­ta­ble.

Una ma­la fun­cio­na­li­dad se­rá cau­sa fre­cuen­te de le­sión, al­ta­men­te im­pe­di­ti­va, y con una re­cu­pe­ra­ción al­go len­ta, ya que es una ar­ti­cu­la­ción que usa­mos du­ran­te to­do el día.

Si he­mos des­cui­da­do al­guno de los pun­tos an­te­rio­res, nues­tros apo­yos no son los ade­cua­dos, es­tá so­me­ti­da a mu­cho es­trés y no le pro­por­cio­na­mos el man­te­ni­mien­to que ne­ce­si­ta, nos en­con­tra­mos an­te un al­to ries­go de le­sión, que nos fas­ti­dia­rá du­ran­te to­do el día, nos im­pe­di­rá prac­ti­car el de­por­te que tan­to nos gus­ta y su re­cu­pe­ra­ción se­rá len­ta al no tra­tar­se de una ar­ti­cu­la­ción con la que per­mi­tir­nos el lu­jo de ha­cer un re­po­so re­la­ti­vo du­ran­te la mis­ma, pues­to que la usa­mos en ca­da des­pla­za­mien­to dia­rio.

Pa­sa­mos a ana­li­zar un ejer­ci­cio sen­ci­llo, que to­do el mun­do pue­de ha­cer en su casa y que apor­ta­rá es­ta­bi­li­dad y equi­li­brio pa­ra ayu­dar­nos a man­te­ner­la muy fuer­te: un ejer­ci­cio isométrico de cuádriceps, “La Si­lla”.

Só­lo ne­ce­si­ta­mos una pa­red, nues­tro cuer­po ha­rá el res­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.