El Rin­cón del Tro­ta­mun­dos

ELIUD KIP­CHO­GE DES­LUM­BRÓ AL MUN­DO EL PA­SA­DO 16 DE SEP­TIEM­BRE EN BERLÍN CON UN NUE­VO RÉ­CORD DEL MUN­DO. SIN CUES­TIO­NAR QUE EL KE­NIANO ES EL ME­JOR MA­RA­TO­NIANO DE LA HIS­TO­RIA, LA DU­DA ES AVE­RI­GUAR HAS­TA QUÉ PUN­TO SUS ZA­PA­TI­LLAS SON TAM­BIÉN “CUL­PA­BLES” DE S

Runner's World (Spain) - - Sumario - POR AL­BERT CA­BA­LLE­RO

La ha­za­ña de Kip­cho­ge si­gue dan­do que ha­blar, tam­bién des­de el pun­to de vis­ta de la im­por­tan­cia de sus za­pa­ti­llas.

ELIUD KIP­CHO­GE y sus 2:01:39 ob­te­ni­dos en el pa­sa­do ma­ra­tón ber­li­nés, su­po­nen, muy pro­ba­ble­men­te, la ma­yor ha­za­ña his­tó­ri­ca en el ma­ra­tón. El atle­ta de Kap­sis­yi­wa (Va­lle del Rift), a sus 34 años, ha lo­gra­do una ha­za­ña tal que, a día de hoy, no se vis­lum­bra ser hu­mano, más allá de él mis­mo, que sea ca­paz no ya de su­pe­rar­la, sino si­quie­ra de acer­car­se a ella. El ta­len­to na­tu­ral de es­te fon­dis­ta de la et­nia de los nan­di es in­cues­tio­na­ble, y ahí es­tán sus ha­za­ñas, tan­to cro­no­mé­tri­cas co­mo en for­ma de tí­tu­los: en 2003 se pro­cla­mó cam­peón del mun­do en el es­ta­dio pa­ri­sien­se de Saint-De­nis, de­rro­tan­do a unos Hi­cham El Gue­rrouj y Ke­ne­si­sa Be­ke­le que vi­vían sus me­jo­res días de vino y ro­sas de­por­ti­vos. Que Kip­cho­ge es uno de esos ta­len­tos que sur­gen ca­da diez o in­clu­so vein­te años, es al­go ob­vio. Pe­ro tam­bién nos ca­be la du­da de des­cu­brir has­ta qué pun­to sus za­pa­ti­llas Ni­ke Zoom Va­porfly 4% tie­nen que ver con el lo­gro de sus 2:01:39.

En el cir­cui­to ita­liano de Mon­za, el pa­sa­do mes de ma­yo, Eliud Kip­cho­ge se que­dó a es­ca­sos 25 se­gun­dos de lo que pro­po­nía el es­lo­gan de Ni­ke: “Brea­king2”. Es de­cir, ba­jar de las 2:00 ho­ras en un ma­ra­tón. Aun­que bien es cier­to que aque­lla ca­rre­ra en el cir­cui­to ita­liano no se po­día ho­mo­lo­gar co­mo ré­cord del mun­do por cau­sa de di­ver­sas “irre­gu­la­ri­da­des téc­ni­cas” du­ran­te su por­ten­to­sa ex­hi­bi­ción (que la IAAF no pue­de ad­mi­tir en su re­gla­men­to), que­dó cla­ro que Kip­cho­ge al­ber­ga­ba en sus pier­nas una mar­ca es­tra­tos­fé­ri­ca so­bre unos 42,195 ki­ló­me­tros, co­sa que se de­mos­tró en Berlín. Pe­ro va­ya­mos a lo que nos ocu­pa: ¿Has­ta qué pun­to las Ni­ke Zoom Va­porfly pue­den su­po­ner una ayu­da “ex­tra” (si lo fue­ran) en el ges­to téc­ni­co de su ca­rre­ra?

Si ana­li­za­mos la es­truc­tu­ra de la za­pa­ti­lla, ve­mos que vie­ne “ar­ma­da” con una pla­ca de fi­bra de car­bono cur­va en la sue­la, que, en­tien­do yo, has­ta cier­to pun­to po­dría do­tar de un efec­to mue­lle a un atle­ta que co­rre con una téc­ni­ca ca­si per­fec­ta y que, co­mo se di­ría en el ar­got atlé­ti­co, “en­tra de me­ta­tar­so”. El mis­mo Ale­jan­dro Ca­la­buig, di­rec­tor de es­te me­dio, me co­men­tó que él ha­bía pro­ba­do en pri­me­ra per­so­na una ré­pli­ca de las za­pa­ti­llas del re­cord­man y que, en su opi­nión, és­tas no eran ap­tas pa­ra atle­tas “al uso”, sino que más bien es­ta­ban con­ce­bi­das pa­ra co­rre­do­res que téc­ni­ca­men­te co­rran co­mo los án­ge­les. Re­cuer­do in­clu­so una fra­se de Álex: “A mí, con esas za­pa­ti­llas, has­ta me cues­ta avan­zar. Yo ta­lo­neo mu­cho –co­mo nos pa­sa a tan­tos run­ners- y no­to que, por la par­te tra­se­ra del pie, me hun­do”, ex­pli­ca­ba nues­tro “Boss”.

In­sis­tien­do en no qui­tar ni un ápi­ce de mé­ri­to a la ges­ta de Kip­cho­ge, em­pie­zo a pen­sar que, en un fu­tu­ro, la tec­no­lo­gía se­rá vi­tal pa­ra que el ser hu­mano pue­da se­guir ba­tien­do ré­cords. Nues­tra ge­né­ti­ca no va a cam­biar bá­si­ca­men­te en unos po­cos años, y creo que nues­tros ge­nes se­rán muy pa­re­ci­dos a los de nues­tros nie­tos. Pe­ro el avan­ce de la tec­no­lo­gía, in­du­da­ble­men­te, no ce­sa­rá. En mi opi­nión, es­to pro­vo­ca­rá que las mar­cas de­por­ti­vas desa­rro­llen tec­no­lo­gías que ayu­den sus­tan­cial­men­te al atle­ta a co­rrer más de­pri­sa, y ha­rá, tam­bién se­gún mi cri­te­rio, que la IAAF ten­ga que le­gis­lar so­bre ellas, co­mo ya hi­zo la Fe­de­ra­ción In­ter­na­cio­nal de Na­ta­ción (FI­NA) en su día res­pec­to a los ba­ña­do­res fa­bri­ca­dos con po­liu­re­tano de una re­co­no­ci­da mar­ca que, li­te­ral­men­te, “vol­vió lo­ca” a la ta­bla mun­dial de ré­cords du­ran­te los Mun­dia­les de Ro­ma2009. O, co­mo es­tá es­ti­pu­la­do que las bi­ci­cle­tas de las prue­bas más re­co­no­ci­das del ca­len­da­rio de la UCI han de te­ner un pe­so mí­ni­mo, pa­ra evi­tar cua­dros ul­tra­li­ge­ros.

¿Y Ni­ke? En mi opi­nión, es­ta com­pa­ñía ha­ce lo que tie­ne que ha­cer. Y lo ha­ce muy bien; I+D, mer­ca­do­tec­nia y tra­tar de ven­der mu­chas Ni­ke Zoom Va­porfly 4% a 250 eu­ros. Pa­ra eso es una em­pre­sa, di­go yo.

Al­bert Ca­ba­lle­ro co­la­bo­ra­dor de nues­tra re­vis­ta des­de su pri­mer nú­me­ro, tie­ne una mar­ca de2:29:25 en ma­ra­tón.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.