La Vi­da a Zan­ca­das

CUAN­DO VEN­CE LA SEN­SA­TEZ DEL CO­RA­ZÓN

Runner's World (Spain) - - Sumario - POR AU­RO­RA PÉ­REZ

Cuan­do el co­ra­zón se con­vier­te en el me­tró­no­mo de tu rit­mo.

ME DI­CEN QUE CO­RRA CON EL CO­RA­ZÓN, pe­ro ellos no sa­ben que con el co­ra­zón co­rre­mos siem­pre por­que él tie­ne ra­zo­nes que la ra­zón no en­tien­de, co­mo di­jo un sa­bio. Él nos da el im­pul­so y no­so­tros po­ne­mos las pri­sas.

Y en esas pri­sas, aún so­mos ca­pa­ces de son­reír. Y ellos creen, al ver la son­ri­sa, que al­gún acon­te­ci­mien­to fe­liz lle­gó a nues­tra vi­da. Pe­ro no era eso; era tan so­lo que com­ple­ta­mos el ca­mino que nos era es­qui­vo y que nues­tra son­ri­sa es cau­sa di­rec­ta del or­gu­llo y vo­lun­tad que pu­si­mos en ello. Y eso es lo que me­re­ció la pe­na.

Y me in­sis­ten pa­ra que co­rra con el co­ra­zón, y es que no sé co­rrer a sus es­pal­das, no sé en­ga­ñar­le cuan­do ve una me­ta y se ace­le­ra, no sé de­cir­le que no cuan­do in­sis­ten­te­men­te me di­ce que si­ga, no sé ta­par­me los oí­dos a su in­sis­ten­cia mien­tras ha­go oí­dos sor­dos a la ra­zón que al otro ex­tre­mo ten­sa la cuer­da y me su­su­rra que pa­re.

Y la ra­zón me da ra­zo­nes que no en­tien­do, el co­ra­zón me ex­pli­ca lo que ig­no­ro.

Y le pre­gun­to a la ra­zón por qué co­rro y ella en au­sen­cia de ar­gu­men­tos ca­lla; pre­gun­to al co­ra­zón en­ton­ces y tam­bién ca­lla mien­tras por to­da res­pues­ta lle­ga su ta­ñi­do a mi pe­cho. Y me di­cen que las pri­sas no son bue­nas, pe­ro, ¿qué ha­cer cuan­do los latidos bro­tan?

Pues fue un la­ti­do de ilu­sión el que me des­cu­brió el pa­raí­so en la tie­rra y em­pe­za­ron mis zan­ca­das a po­blar­lo y a lle­nar­se los ca­mi­nos de sus­pi­ros, sa­lien­do de la gar­gan­ta y a inun­dar­se de re­sue­llos y de as­fi­xias sa­lien­do de las en­tra­ñas. Y su­pe que nun­ca más po­dría vi­vir de otra ma­ne­ra que no fue­ra a tra­vés del es­fuer­zo y del te­són, de oír pre­go­nar en el de­sier­to el gri­to de las zan­ca­das he­ri­das, de cu­rar­las nue­va­men­te y re­di­mir los pa­sos no da­dos; caer y le­van­tar­se, de­cre­cer y me­drar a ca­da avan­ce.

Y no se de­be ol­vi­dar ca­da pa­so y pe­nar en el de­sier­to, sa­bien­do que exis­te el pa­raí­so y es el lu­gar más ha­bi­ta­ble.

Y si­gue el co­ra­zón pal­pi­tan­do sus res­pues­tas y si­gue la ra­zón in­ca­paz de dar­le ré­pli­ca, pues las ra­zo­nes que tie­nen las pier­nas pa­ra co­rrer no las co­no­ce na­die. Na­die es­cu­cha el mur­mu­llo de pi­sa­das en el as­fal­to, ni la con­ver­sa­ción que flu­ye en­tre ellas y ele­va ca­da pie, ni la res­pues­ta de la res­pi­ra­ción an­gus­tia­da se­gún la pri­sa, o re­po­sa­da se­gún la pau­sa.

Tan so­lo en la so­le­dad se pue­de es­cu­char el in­men­so rui­do que sa­le del pe­cho, que es co­mo un es­ter­tor de ale­gría del que la ra­zón se si­gue em­pe­ñan­do en ne­gar su exis­ten­cia.

Y el co­ra­zón ha­bla con sus pul­sos y la ra­zón se son­ro­ja sin ha­llar con­tes­ta­ción a las pre­gun­tas. Y el co­ra­zón tra­ma su con­ju­ra y con las zan­ca­das pla­nea su es­tra­te­gia, sin pa­rar de agi­tar­se, sa­bien­do que ga­na­rá ca­da ba­ta­lla de­jan­do sin jui­cio a la ra­zón. Ella, que se te­nía por jui­cio­sa y po­de­ro­sa, no sa­bía que se to­pa­ba con el po­de­ro­so múscu­lo que in­su­fla la vi­da y la alum­bra, im­pres­cin­di­ble has­ta el pun­to de do­mi­nar la men­te y go­ber­nar­la. Y la ra­zón se ha­ce pe­que­ña mien­tras se con­trae el co­ra­zón y se dis­tien­de, rey por fin en su reino de zan­ca­das. Ais­la­da la ra­zón, sin ex­pli­ca­cio­nes que con­ven­zan, sin con­si­de­ra­cio­nes que de­ba­tir su­cum­be a la ló­gi­ca de su opo­nen­te, aga­cha la mi­ra­da y da la vuel­ta, ven­ci­da. Ya no es el enemi­go que fre­na­rá el avan­ce, cam­bia­ron las tor­nas y ter­mi­nó su go­ber­nan­za.

Y si­gue el co­ra­zón di­la­tan­do y re­tra­yen­do sus pa­re­des al tiem­po que gol­pea y oxi­ge­na ca­da múscu­lo. Vuel­ven a ser fe­li­ces las zan­ca­das, las nue­vas le­yes las am­pa­ran y la ra­zón, ya sin re­cur­sos, asien­te y se con­ven­ce.

Au­ro­ra Pé­rez es la atle­ta ve­te­ra­na es­pa­ño­la más lau­rea­da de to­doslos tiem­pos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.