Via­je a Nue­va York

Runner's World (Spain) - - Sumario - Por Fer­nan­do Sebastián Fotos Jor­di An­gue­ra

Acu­di­mos en per­so­na a la dispu­ta del clá­si­co de los clá­si­cos en la me­gá­po­lis es­ta­dou­ni­den­se y te lo con­ta­mos con mu­cho gus­to.

1970, Gary Muhrc­ke ga­na la pri­me­ra edi­ción del ma­ra­tón, en Cen­tral Park.“Meap un­té 15 mi­nu­tos

an­tes­de­la­sa­li­da”. Muhrc­ke es bom­be­ro y tie­ne 30

años .“No he en­tre­na­do na­da des­de ha­ce tres se­ma­nas por­que es­toy le­sio­na­do, pe­ro me sien­to bien y he de­ci­di­do co­rrer. No sé co­mo sal­drá, me lo to­ma­ré co­mo la ca­rre­ra de es­ta se­ma­na ”. Jun­to a él, 126 co­rre­do­res sa­lie­ron ese do­min­go a cu­brir los 42,195 km dan­do vuel­tas a Cen­tral Park en una ca­lu­ro­sa ma­ña­na de do­min­go y en ve­rano. A fal­ta de cin­co mi­llas pa­ra la me­ta, Muhrc­ke ade­lan­tó a Tom Fle­ming, un jo­ven es­tu­dian­te de 19 años que más tar­de ga­na­ría dos ve­ces la prue­ba, y a Mo­ses May­field en la mi­lla 24, pa­ra ter­mi­nar im­po­nién­do­se en un tiem­po de 2:31:39. So­lo 55 co­rre­do­res ter­mi­na­ron. Ha­bían pa­ga­do 1 dó­lar de ins­crip­ción. El pre­su­pues­to del ma­ra­tón fue po­co más de mil... Va­mos, co­mo aho­ra.

CRÓNICA BREVE DE UNA MA­ÑA­NA DE OTO­ÑO. Sí, es co­mo si ya hu­bie­ses es­ta­do más de una vez, “creo que to­do es­to lo he vis­to y no he ve­ni­do en la vi­da”. La fra­se re­sue­na des­de que el au­to­bús en­tra en Man­hat­tan has­ta los pri­me­ros ra­yos de sol que te en­cuen­tras su­bien­do por Broad­way ca­mino del en­tre­na­mien­to del vier­nes en Cen­tral Park. Te has vis­to mil ve­ces en Nue­va York el pri­mer do­min­go de no­viem­bre, por­que tu re­li­gión “run­ner” así lo mar­ca: una vez en la vi­da vi­si­ta­rás la me­ca del ma­ra­tón (pu­ris­tas: lo sé, es Bos­ton, sí, pe­ro dé­jen­me mi ra­to de li­te­ra­tu­ra neo­yor­qui­na). Ya has pa­sa­do por el man­tra de la bús­que­da de la fe­li­ci­dad, el sen­tir­te li­bre co­rrien­do y la fra­se in­ten­si­ta en Instagram. Por fin has cru­za­do el char­co y ca­si pa­sa­do ma­ña­na te vas a dar otra pan­za­da de ki­ló­me­tros pa­ra ter­mi­nar en un par­que. Sí, un par­que, pe­ro es­ta vez es Cen­tral Park.

Sin dar­te cuen­ta es­tás en el bus vien­do ama­ne­cer, cru­zan­do el río Hud­son, ves­ti­do con un chán­dal de ha­ce mil años, la bol­sa lle­na de ca­chi­va­ches tec­no­ló­gi­cos y el desa­yuno com­pra­do en el Dua­ne Rea­de de de­ba­jo del ho­tel. En na­da apa­re­ce­rá por los cris­ta­les em­pa­ña­dos el puen­te de Ve­rra­zano, y los ojos de tus com­pa­ñe­ros de fa­ti­gas se tor­na­rán en el día que lle­ga­ban los Re­yes Ma­gos a casa y apa­re­cías por el sa­lón vien­do las ca­jas de ju­gue­tes en los so­fás de es­cay. Ya es­tá, es­tás a na­da de es­cu­char el gran ca­ño­na­zo de los ma­ri­nes, el New York, New York de Si­na­tra y los 3 km de puen­te de Ve­rra­zano que sir­ven de pro­le­gó­meno al que siem­pre lla­mo “el día más bo­ni­to de tu ca­rre­ra de­por­ti­va”. ¡Exa­ge­ra­do!

Va­le, ga­nas­te un tro­feo de cross de ni­ño. O por fin ba­jas­te de 40 mi­nu­tos en el ba­rrio. So­lo te lo per­dono si no das el co­ña­zo to­do el año con el Ex­cel de en­tre­na­mien­tos en la puer­ta de la ne­ve­ra, ¡que ya no ca­be ni el me­nú del co­le­gio de tu hi­jo el pe­que­ño!

Al grano, de ahí en ade­lan­te puen­tes, mu­chos puen­tes, fa­ci­lo­nes y de subidón co­mo el de Ve­rra­zano, apes­to­so co­mo el Pu­las­ki en el me­dio ma­ra­tón o in­su­fri­ble co­mo el de Queens­bo­ro allá por el ki­ló­me­tro 24. To­dos, ab­so­lu­ta­men­te to­dos, se te que­da­rán en la re­ti­na pa­ra to­da la vi­da. Aña­de­le los ra­pe­ros del Bronx, los cien­tos de ban­de­ras de Chi­le, Co­lom­bia o Pe­rú de Brooklyn, la en­tra­da en la 1ª ave­ni­da de Man­hat­tan, las ca­lles de Har­lem o esa 5ª ave­ni­da ya en Man­hat­tan que no de­ja de su­bir y su­bir has­ta ca­si el Me­tro­po­li­tan Mu­seum con los úl­ti­mos alien­tos ya den­tro de Cen­tral Park. Ah, y la ca­lle 59 des­de la 5ª ave­ni­da has­ta la 8ª, que tam­bién “pi­ca” al­go pa­ra arriba y pa­re­ce que no quie­re que aca­bes por fin el ma­ra­tón.

49 AÑOS DE MA­RA­TÓN BUENO NO, 48.

Seis años des­pués, 2.090 ins­cri­tos se pre­pa­ra­ban pa­ra co­rrer por los cin­co ba­rrios más im­por­tan­tes de Nue­va York: Sta­ten Is­land, Brooklyn, Queens, Bronx y Man­hat­tan. Es­ta­mos se­gu­ros que muy po­cos se ima­gi­na­ban que des­de esa edi­ción y has­ta 2018, mi­les y mi­les de co­rre­do­res de to­do el mun­do iban a cum­plir su sue­ño ma­ra­to­niano en la ciu­dad ame­ri­ca­na.

¿Por qúe 48? En 2012 la prue­ba se sus­pen­dió el vier­nes pre­vio por la tar­de. Lo que se hi­zo co­mo un ejem­plo de so­li­da­ri­dad con los afec­ta­dos por el hu­ra­cán Sandy, el trans­por­te de me­dios téc­ni­cos del ma­ra­tón a las zo­nas afec­ta­das, etc… no fue más que una com­ple­ja ope­ra­ción pro­pa­gan­dís­ti­ca pre­via a las elec­cio­nes a la Casa Blan­ca de cin­co días des­pués. Una gue­rra de fotos en­tre go­ber­na­do­res de es­ta­dos y una lu­cha de ar­tícu­los en­tre gru­pos editoriales afi­nes y no afi­nes al ma­ra­tón y a la al­cal­día del mo­men­to. Una pe­na, por­que real­men­te el gran per­ju­di­ca­do fue el co­rre­dor in­ter­na­cio­nal, que se veía en la ciu­dad con 2.000 € de me­dia in­ver­ti­dos y sin po­der cum­plir su sue­ño de co­rre­dor po­pu­lar.

Eso sí, otro da­to más de ci­fras ma­rean­tes, el ma­ra­tón “de­ja” en la ciu­dad un im­pac­to eco­nó­mi­co de más de 400 mi­llo­nes de eu­ros. Ahí lo de­jo.

ANÉC­DO­TAS Y MÁS ANÉC­DO­TAS.

Bus­quen en Youtu­be a Ger­mán Sil­va en 1994 con­fun­dién­do­se en Cen­tral Park

y vol­vien­do a la ca­rre­ra pa­ra ter­mi­nar ga­nan­do. O có­mo en 2013 se su­pe­ran los ¡50.000 lle­ga­dos a me­ta!, sien­do el ma­ra­tón más gran­de del mun­do en lle­gar a esa má­gi­ca ci­fra (52.701 ya en 2018), o que la me­dia de tiem­po en me­ta es 4:39:07, muy ale­ja­da de la me­dia de los ma­ra­to­nes en Es­pa­ña.

¿Más? Bus­ca en 2004 cuan­do Pau­la Rad­clif­fe ga­nó por so­lo tres se­gun­dos a la ke­nia­na Su­san Chep­ke­mei en el sprint más apre­ta­do que se co­no­ce en la his­to­ria del ma­ra­tón neo­yor­quino.

¿Has oí­do ha­blar de Wi­lliams­burg? Ale­ja­do del Wi­lliams­burg “nor­te”, el ma­ra­tón pa­sa du­ran­te al­go más de un ki­ló­me­tro por el ba­rrio del “si­len­cio”. Ca­lles se­mi­va­cías, mi­ra­das fur­ti­vas y nin­gu­na ani­ma­ción por par­te de la or­ga­ni­za­ción. Bien­ve­ni­do al te­rri­to­rio de los ju­díos ul­tra­or­to­do­xos. To­nos gri­ses y ne­gros, mu­je­res ca­sa­das con pe­lu­ca, ca­rri­tos de be­bé, ti­ra­bu­zo­nes, ven­ta­nas en­re­ja­das y el li­bro de la “To­rá” en la mano. Allí el ma­ra­tón des­apa­re­ce del cons­tan­te bu­lli­cio de Brooklyn. Así es la vi­da, así es Nue­va York.

ISO­TÓ­NI­CO, GE­LES, PLÁ­TA­NOS Y BRET­ZEL, ALI­TAS DE PO­LLO O VA­SOS DE CER­VE­ZA.

Ale­ja­do del aca­de­mi­cis­mo im­pe­ran­te pa­ra el ma­ra­to­niano pa­trio, Nue­va York te sor­pren­de con los mi­les de va­sos de pa­pel que ge­ne­ran una pas­ta en el sue­lo, so­lo evi­ta­ble por el tra­ba­jo en­co­mia­ble de cien­tos de vo­lun­ta­rios que, es­co­bón en mano, se ti­ran ho­ras ba­rrien­do allá por don­de pa­sas. Pri­me­ro el iso­tó­ni­co de ri­gor, lue­go el agua, allá unos plá­ta­nos o un pues­to de es­pon­jas. ¡Bas­ta!

Va­mos con los ni­ños per­tre­cha­dos de ca­jas de pa­ñue­los de pa­pel pa­ra se­car­te el su­dor, ca­la­ba­zas post Ha­llo­ween car­ga­das de ca­ra­me­los y cho­co­la­ti­nas, bret­zel clá­si­cos o re­cu­bier­tos de cho­co­la­te, ali­tas de po­llo al curry re­cién sa­li­das de la bar­ba­coa o la mo­da de 2018: vian­dan­tes per­tre­cha­dos de gran­des car­te­les anun­cián­do­te “free beer for run­ners”. Sí, co­mo lo leen, cha­va­le­ría va­ria­da in­vi­tán­do­te a cer­ve­za en más de un pun­to de la ca­rre­ra.

P.D.: Es­te año no he en­con­tra­do a mi amigo en Brooklyn que ofre­cía en 2017 va­si­tos de chu­pi­to con whis­key Jack Daniel’s. El hom­bre te­nía co­la y to­do, por­que te so­me­tía a una li­tur­gia en el ser­vi­cio y pos­te­rior brin­dis y diá­lo­go so­bre có­mo iba la ma­ña­na de tro­te por la ciu­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.