Me­dio Ma­ra­tón de Va­len­cia

Runner's World (Spain) - - Sumario - Por Re­dac­ción Run­ner´s World

La ex­ce­len­cia del re­co­rri­do obró que el ke­niano Abraham Kip­tum ba­tie­ra el ré­cord del mun­do de los 21 km.

Co­mien­zan a ago­tar­se las pa­la­bras pa­ra des­cri­bir lo que su­ce­de en ‘La Ciu­dad del Run­ning’. Ca­da vez lo im­po­si­ble. Otra vuel­ta de tuer­ca. Ha­cer de lo ex­tra­or­di­na­rio pura co­ti­dia­ni­dad. La úl­ti­ma edi­ción del Me­dio Ma­ra­tón Va­len­cia Tri­ni­dad Al­fon­so vol­vió a con­ju­gar de ma­ne­ra bri­llan­te el mi­mo des­me­su­ra­do al co­rre­dor po­pu­lar con la pa­sión por el atle­tis­mo de éli­te. El triun­fo fue in­con­tes­ta­ble en am­bos cam­pos: al ré­cord de in­cri­tos y lle­ga­dos a me­ta se en­car­gó de po­ner­le la guin­da Abraham Kip­tum con un por­ten­to­so to­pe uni­ver­sal... ¡El ter­ce­ro en las ca­lles de la ur­be en 12 me­ses!

LA TEN­DEN­CIA, HAS­TA AHO­RA, de­cía que el fon­dis­ta vo­ca­cio­nal se des­pla­za­ba fue­ra de su ra­dio de ac­ción so­lo pa­ra em­bes­tir los 42 ki­ló­me­tros. Me­nos dis­tan­cia pa­re­cía no com­pen­sar el via­je. Pe­ro Va­len­cia, co­mo en tan­tos otros ám­bi­tos, la ha des­tro­za­do. Tie­ne mé­ri­to des­lo­ca­li­zar su me­dio ma­ra­tón, con­se­guir que fi­gu­re con la mis­ma con­sis­ten­cia en los pla­nes de un run­ner de Al­bo­ra­ya que de uno de Castro Ur­dia­les. Po­co más de la mi­tad de los que se vis­ten de cor­to (57%) re­si­den en la Co­mu­ni­dad Va­len­cia­na. El 25% (3.819) vie­ne de otros pun­tos de Es­pa­ña. Y del ex­tran­je­ro ni ha­bla­mos; 2.776 (18%), otro fan­tás­ti­co da­to.

La Fun­da­ción Tri­ni­dad Al­fon­so y la So­cie­dad De­por­ti­va Co­rre­ca­mi­nos desa­rro­llan una la­bor en­co­mia­ble en cuan­to a pues­ta en es­ce­na y co­mu­ni­ca­ción. Del res­to pa­ra­ce ha­ber­se en­car­ga­do el clá­si­co bo­ca a bo­ca. Por­que los ami­gos de los do­min­gos con dor­sal pue­den ser mu­chas co­sas, pe­ro no ton­tos.

Un com­pa­ñe­ro de en­tre­na­mien­to, un fa­mi­liar... te me­te el ve­neno en el cuer­po re­la­tán­do­te las bon­da­des de un tra­za­do alér­gi­co a los des­ni­ve­les, un pa­raí­so de avenidas am­plias y cur­vas abier­tas en las que con­se­guir que el crono te de la ra­zón.

Si ya de por sí el cir­cui­to era pro­pi­cio a rit­mos fre­né­ti­cos, es­ta vez la co­sa se fue de ma­dre. Los tra­di­cio­na­les 19 gi­ros (nú­me­ro ya es­ca­so) que­da­ron re­du­ci­dos a unos ri­dícu­los 13, aten­dien­do al cla­mor po­pu­lar sur­gi­do tras el Cam­peo­na­to del Mun­do de la dis­ci­pli­na (ce­le­bra­do el pa­sa­do mar­zo).

Gus­tó ese re­co­rri­do que en prin­ci­pio iba a ser flor de un día y de la esen­cia de ese éxi­to (con mí­ni­mas mo­di­fi­ca­cio­nes) sur­gió es­ta nue­va ver­sión aun más veloz. Y los co­rre­do­res, cla­ro, res­pon­die­ron en ma­sa, por­que cual­quie­ra que ten­ga un pie en es­te mun­di­llo sa­be que los que di­cen que se po­nen un dor­sal so­lo por di­ver­sión y no por me­jo­rar mar­ca, sue­len men­tir.

So­mos ho­mo cro­no­me­tri­cus, y no tie­ne vi­sos de cu­ra. Va­len­cia lo sa­be, y es­tá de nues­tro la­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.